Tag Archives: Agua

Consejos para regar las plantas en vacaciones

El cuidado de las plantas en vacaciones no tiene porque ser algo “imposible” o que no podamos realizar aunque nosotros mismos no estemos en casa. Existen varios trucos, más allá de lo “típico” de pedirle a un vecino o familiar que se haga cargo de ellas.



Cuerda y plato con agua:
Uno de los trucos más sencillos, es el de coger un trozo de cuerda y colocarlo en un plato o recipiente con agua (por ejemplo dos litros da para un mes).

El otro extremo de la cuerda deberémos llevarlo hasta la planta y clavarlo profundamente y de este modo será la planta la que a través de la cuerda se irá “alimentando” de ese agua que tenemos en el plato.

Botella de agua:
Otro buen truco para regar las plantas en vacaciones será el de colocar una botella de agua clavada en la tierra de la planta.

Para ello cortamos la base de la botella, y clavamos la parte de la boca de esta en la tierra. De manera que quede colocada como si estuviera del revés.

LLenamos la botella con agua, y poco a poco la planta irá tomando la que necesite durante el tiempo que estemos fuera.

Balleta mojada:
Otra buena solución para que a las plantas no les falte agua durante las vacaciones es colocar la planta en cuestión sobre una balleta que esté humeda.

Para mantener la balleta humeda tan sólo será necesario el colocarla cercana a la pica de la cocina que tendremos llena de agua hasta arriba y que mojará uno de los extremos.

Barreño con agua:
Se dice que colocando un barreño lleno de agua en la habitación en la que esté la planta, podremos evitar que esta pierda humedad o que sufra las consecuencias de la calor.

Además, tenemos que procurar que las plantas estén siempre en la habitación más fresca de la casa y orientadas hacia el norte.

Por otro lado, tenemos algunos trucos que permitirán que mientras estamos fuera de vacaciones, las plantas se conserven sin problemas y más allá de que las reguemos.

Otros trucos para cuidar las plantas en vacaciones
Abono para plantas:
Uno de los mejores trucos, sobretodo para aquellas plantas de interior y que necesitan de cuidados varios, es el de colocar abono que mantenga a la planta durante todos los días de nuestra ausencia.

Lo mejor es que les echemos abono de liberación lenta o compost, y que se mantendrá en la tierra de la planta durante varios días, esperando que sean los suficientes para que a nuestra vuelta, las plantas sigan vivas.

Podar las plantas:
Todas aquellas plantas que veámos con tallos, hojas o que necesiten una pequeña poda antes de irnos de vacaciones, es necesario que lo hagamos con toda seguridad.

De este modo la planta podrá mantenerse sin problemas ya que consumirá menos cantidad de agua y nutrientes, además de propiciar el que puedan desarrollarse y crecer sin problemas.

Cuidado plantas de exterior:
Para las plantas de exterior, es aconsejable que las agrupemos todas bajo la sombra de un buen árbol de modo que no les falte la luz, pero además no sufrirán las consecuencias del sol, o de posibles lluvias y viento.

Importancia del agua en los jardines orientales

El agua es uno de los principales elementos en los jardines orientales, y debe dar la sensación de que brota de la vegetación. Los conocidos como ‘sansui’ eran unos jardines grandiosos que se podían recorrer en barca, surcando el agua del arroyo o de los lagos artificiales con islas . El estanque era el centro de atención, de forma que todo el diseño del jardín giraba a su alrededor y, aunque éste no se encontrase necesariamente en el medio, sí ocupaba un lugar privilegiado.



En los lagos, tiene suma importancia el lugar por donde penetra el agua, normalmente en forma de cascada, que debe ser un punto de interés donde se centre la atención. Además, no es conveniente que pueda verse totalmente desde ningún punto del jardín.

Las cascadas son otro de los elementos característicos de este tipo de jardines, ya que introducen el sonido y el movimiento en el diseño general, de forma complementaria a la del viento que mueve los árboles y el follaje.

Y, por supuesto, también relacionados con el agua, están los puentes, siendo el más característico el constituido por una única laja de piedra o sustituyéndola por un material más barato y menos noble como la madera. Las islas sirven también para crear otros focos visuales de interés.

También existen los jardines secos, que sustituyen el agua por la grava, marcando en ellas formas naturales, simulando arroyos, etc. Las piedras que sobresalen en grupos son, ni más ni menos, las islas donde reposan los elegidos en paz. Son las rocas las que cobran especial importancia y el concepto fundamental es el del equilibrio, equilibrio implícito, asimétrico de formas y esquemas, el equilibrio entre las formas y los colores, el agua y el follaje, entre lo vacío y lo lleno.

El agua de lluvia en el jardín

Entre los cuidados que realizamos a nuestras plantas en el jardín se encuentra el riego. Y si nos damos cuenta, podemos regar nuestras plantas de muchas formas como por ejemplo con una manguera, una regadera, con aspersores… pero estaremos de acuerdo que la forma más natural de hacerlo es mediante… la lluvia.

Cada vez que llueve podemos afirmar que es un regalo para las plantas del jardín. Debemos de saber que hay muchas ventajas entre el agua de lluvia y el riego que realizamos nosotros, y entre los más importantes se encuentran:

El agua de lluvia no tiene cloro, como sí lo tiene el agua potable y a ellas no les gusta.

También, al ‘golpear las gotas de lluvia sobre las hojas’ las limpian, arrastrando el polvo acumulado durante los días más calurosos y secos. Es como si se duchasen y se encontraran mucho mejor.

Si el periodo de lluvia se prolonga mucho tiempo, al filtrarse el agua más profundamente en la tierra, arrastra con ella a los nutrientes que se encuentran en las zonas más superficiales del terreno para acercarlo a las raíces más profundas.

Y si nos fijamos, los animalitos del jardín también saben los beneficios que trae la lluvia. Cuando termina… los caracoles salen a pasear, si hay mariposas vuelan para lamer en las gotas de agua, los pájaros revolotean por el jardín… y si paseamos por él y respiramos profundamente… oleremos un aroma especial que siempre nos recordarán a los días agradables de lluvia que pasamos en el campo o el jardín.

Técnica de Goteo para Riego

Te propongo conocer un poco más a un sistema de riego altamente recomendable para todo tipo de cultivos y jardines, debido a que ostenta dos ventajas o beneficios irrefutables en su favor: su gran eficacia y un ahorro significativo de agua.



Eso lo constituye en la mejor opción en suelos secos y áridos. En palabras sencillas se instala un sistema de tuberías y goteros cuyo objetivo es mojar la tierra, de manera uniforme, dosificada y sin desperdicio de agua. Este sistema consigue mantener la tierra bien húmeda sin anegarla y promueve un aprovechamiento de las aguas salinas y permite la utilización de fertilizantes.

¿Qué pasos dar para instalarlo? en las tiendas del ramo puedes adquirir un set propio para este uso, que se compone básicamente de los siguientes elementos: un temporizador, una tubería y la cantidad de goteros necesarios según la dimensión del terreno. Estamos de acuerdo: requiere una inversión inicial lo que se traduce en una desventaja inicial.

Pero a largo plazo el gasto se amortiza debido a la importante economía de agua, importante tanto para nuestro bolsillo como para preservar este recurso tan valioso. Si estás decidido pero es imprescindible que ahorres costes, es posible implementar en tu jardín un sistema “casero” inspirado en el funcionamiento del goteo.

Algunso consejos para alargar la vida de las flores

A todos nos gusta tener ramos de flores frescas en ciertas zonas de la casa, por una parte porque son decorativas y por otra, porque aportan alegría, aroma y color.
1
Lo malo de las flores naturales, es que tienden a marchitarse muy pronto, sin embargo, aplicando algunos consejos de expertos pueden alargarles la vida para disfrutarlas por un tiempo más prolongado.
Hojas: Las hojas que irán debajo del agua, deben cortarse, porque además de ocupar un espacio vital dentro del florero, también son la causa del mal olor y escasa ventilación del agua.
2
Tallos leñosos: Las flores con tallos leñosos como las lilas, las rosas y los crisantemos tienen tallos muy duros, por lo que es conveniente cortarles un trocito en la parte que irá cubierta con agua, por la mitad, de modo que esa parte del tallo quede abierta en dos.
Tallos lechosos: Hay tallos de flores, como los de as amapolas y las dalias, que expelen un jugo blanco. Estos tallos se benefician al ponérseles durante 20 segundos en un centímetro de agua hirviendo. Este tratamiento dispersa el jugo y les ayuda a absorber mejor el agua. Hay que proteger las flores con un trapo de cocina mientras se hace el tratamiento. Si la raíz se ve fea luego del tratamiento, no hay que preocuparse, luego se recuperan.
Tallos pegajosos: Las flores que tengan tallos con jugos pegajosos, como los narcisos, tienen que pasarse por agua tibia para sacarles esa sustancia pegajosa, y así absorberán mejor el agua.
3
Agua: Siempre hay que arreglar las flores sobre agua tibia, y si se coloca un trocito de carbón al fondo del recipiente, el agua se mantendrá limpia más tiempo.
Con excepción de las flores de tallos pegajosos, la mayoría de las flores dura más tiempo si se añade un poco de azúcar al agua donde van a estar.
Si están cortando flores para irse de viaje, en primer lugar hay que envolver los tallos con paños de algodón, luego un periódico y a continuación, con papel aluminio.
Secretos hay por montones, y lo cierto es que nada perdemos con probarlos, después de todo, estos y otros secretos de conservación de las flores, son producto de la experiencia de personas que aman tener flores en su casa.

Como tener un jardín que ahorre agua

Los cambios climáticos nos obligan a buscar alternativas para disfrutar de un estilo de jardinería hasta ahora desconocido. Michèle y Jean-Claude Lamontagne se embargan en el proyecto de proponer un modelo de jardín inteligente, teniendo en cuenta los nuevos tiempos que se avecinan y que tiene como finalidad principal optimizar los recursos de agua para adaptarlos a las zonas con sequía.



En su libro “Un jardín (casi) sin agua” ofrecen no sólo la posibilidad de optimizar los recursos de agua, seleccionando especies adaptables a climas secos, además proponen analizar bien el suelo y planificar y diseñar el espacio.

Según ellos mismos indican, lo más importante del tipo de jardinería que proponen es que resulta  “más ecológica y permite ahorrar tanto agua como trabajo y productos” químicos.

Las sequías obligan a reducir el riego en plantas y jardines por ello hay que aprender a plantar macizos, conocer las reacciones de las plantas y retener el agua de lluvia, niebla o rocío para poder aprovecharla.

Los autores inciden en que conocer la tierra te permitirá elegir correctamente las especies que mejor se adapten y limitar así el número de errores sobre su irrigación.

“Para crear un conjunto de vegetación duradero empieza por hacer una lista de plantas que reúnan el mayor número de cualidades para crecer en tu jardín tiendo en cuenta el clima y la incidencia del sol. Opta por las especies de follaje ornamental, textura interesante y que capten la luz”, indican.

La mezcla de follajes perennes le ofrecerá floraciones durante todo el año. Pruebe a colocar un fondo de matorrales donde destaquen matas frondosas y estructuradas. Te sorprenderá la mezcla natural que consigas crear.

¿De qué suelo hablamos?

El suelo arenoso retiene poco el agua, se calienta rápidamente en verano y se enfría en invierno. Lo mejor para mantenerlo en buenas condiciones es removerlo. El brezo, la retama, tojo y helecho se dan bien en este ambiente.

El tomillo, la campanilla, el olmo o la encima son algunas de las plantas recomendadas si dispones de suelo calcáreo.

El suelo arcilloso acoge estupendamente a la malva, el diente de león o el tusilago, entre otros. Este suelo conviene abonarlo con humus para darle consistencia y elasticidad. Es el jardín más difícil de lograr, pues una de las características de este suelo es que retiene gran cantidad de agua en primavera y verano, justo cuando las plantas están adaptadas a la sequía.

Según Jean-Claude Lamontagne las plantas desarrollan estrategias que les permiten soportar periodos más o menos largos de sequía sin sufrir en exceso. “Lo primero que hacen es reducir la transpiración sin obstaculizar los procesos necesarios para la fotosíntesis”. De la misma manera que hay especies que desvían sus hojas del sol colocándolas en vertical para que los rayos no sean tan directos como las yucas o los eucaliptos.

Plantas aromáticas como el tomillo, la salvia o la lavanda desprenden aceites esenciales que protegen el follaje, con lo que podrás comprobar que no tienes porqué prescindir del color y del aroma en tu jardín si sabes elegir con acierto lo que más le conviene.

Los autores recomiendan que optes siempre por plantas autóctonas combinándolas con macizos, “tal y como lo hace la propia naturaleza en linderos de los bosques o en su cuencas”. Elige plantas sencillas y robustas y huye de las híbridas.

Algunas opciones

Como sugerencias se decantan por plantas como la amapola, la cesta de oro, caléndula, hinojo, nomeolvides, moneda del Papa o la capuchina. Y para acompañar los bordes de los macizos recomiendan la salvia, artemisa, el boj, el romero, la melisa o el tomillo.

Los auténticos pulmones verdes del jardín, los árboles y arbustos son indispensables pero sin olvidar las flores. Aunque poco conocidos, si hay flores adaptadas a la escasez de agua y a los suelos rocosos, un ejemplo son los bulbos botánicos, puedes disponer de todo un vergel en un jardín, sin riego. Los pequeños narcisos también son unas de ellas. La azucenita del río es una especie de color blanco, muy perfumada y con follaje perenne; o las especies del género Oxalis: falsos tréboles de cuatro hojas que se cubren de flores blancas o rosas.

La grava es una excelente aliada en caso de que decidas o no puedas plantar césped, pero no renuncies a él, se le han reconocido, por su color y textura, propiedades anti-estrés. Las plantas rastreras que crecen a ras de suelo realzan y constituyen una opción con grandes posibilidades.

Cascadas para decorar tu jardín

Las cascadas naturales siempre han sido un elemento atractivo de la naturaleza para cualquier vista. Ahora, tenemos la posibilidad de tener nuestra propia cascada en casa, siendo un ornamento decorativo para nuestras piscinas, ideales para armonizar nuestros ambientes.

El hecho de escuchar el sonido y ver el espectáculo del fluir del agua, no solo lo podremos presenciar a diario o cuando utilicemos nuestra piscina. Sino que podremos aprovechar esta virtud para hacer destacar nuestra decoración, en la celebración de una fiesta o una reunión al aire libre.
Modelos de cascadas para piscina
    • Modelo escalera:
    Este modelo es uno de los más atractivos y a la vez más simples. Su forma en escalera hace que el agua fluya de manera descendente y ordenada, siendo un show para quien la admire.
    Puede ser utilizado como ornamento decorativo tanto en piscinas como cascadas para fuentes de agua. Su instalación de luces alrededor de las piedras para iluminar, harán de este ornamento llamativo de noche, sobre todo en una recepción elegante en nuestro jardín.

    • Modelo lámina:
    Si deseamos un modelo no solo para mirar, sino para relajarnos cuando estemos en contacto con nuestra piscina, el modelo lámina será el indicado. Esta cascada será un deleite cuando estemos debajo de ella, refrescándonos del calor del verano o simplemente pasar un momento de relajación.
    Su composición por pequeñas baldosas la hacen una pieza sencilla y bonita, además de funcional, ya que el muro no solo está para incluir la cascada, sino sirve como soporte para la bandeja de bebidas frías o lanzarse para darse un chapuzón.
    Otro modelo lámina es el siguiente, en donde podemos exponer hasta 3 cascadas a la vez. Este modelo colectivo es ideal para decorar el fondo de una piscina y compartir la cascada con la compañía de amigos.
    Si consideramos anexar iluminación en el piso de la piscina a la altura de la caída de cada cascada, haremos de este ornamento una pieza notoria, agradable y admirable.
    • Modelo spa:
    Esta clase de cascadas son muy comunes en los spa, por su modelo y por el hecho de que su caída de agua ayudará a la persona a aliviarse de sus dolencias físicas o simplemente a relajarse.
    Este modelo es uno de lo más modernos y llamativos, y si deseamos ambientar nuestra piscina como si fuera realmente un lugar para tratar nuestro cuerpo, podríamos incorporar uno en cada lado de nuestra piscina.

    El Agua en nuestro jardin

    Un factor esencial para ahorrar agua en el jardín es establecer de la forma más eficiente los métodos de riego. En este sentido, es importante recordar que el agua que debe suministrarse a las plantas ha de ser, sólo, la estrictamente necesaria de acuerdo a sus necesidades y a las características de cada especie. Por ello, hay que establecer correctamente las frecuencias, tiempos y dosis de riego, así como evitar los riegos excesivos y los que produzcan encharcamientos en el suelo.
    Además, y puesto que las temperaturas y régimen de lluvias varían en función de la época del año, también es importante adaptar el riego a las variaciones climáticas estacionales. Por lo que, no es necesario regar el jardín en caso de lluvia y sí el riego que tienes en el jardín está automatizado no hay que olvidar desconectar el programador, ya que si no en este caso estarías desperdiciando una gran cantidad de agua.

    Trucos para ahorrar en el consumo de agua

    Cada especie necesita una cantidad de agua determinada, por eso para que sea más fácil regarlas, la mejor solución es agruparlas en diferentes zonas del jardín según la cantidad de agua que requieran y regarlas de forma independiente. También, cabe recordar que los sistemas de riego más oportunos para ahorrar agua son el riego por goteo, ya que va aportando la cantidad de agua necesaria y por lo tanto no derrocha en la misma.

    AguaJardín
    En el caso de utilizar riego por aspersión, es importante dimensionar correctamente el sistema de tuberías y aspersores en función de las superficies donde se encuentren las especies, para que no riegues en otras zonas donde no necesiten agua. La manguera hay que utilizarla lo menos posible, sólo en casos de riegos muy localizados o excepcionales, pero la mejor alternativa sigue siendo aportar agua a nuestros ejemplares con las regaderas, ya que se aprovecha el agua justa y necesaria.

    Consejos para un mantenimiento económico

    Es muy fácil ahorrar agua, sólo tienes que concienciarte de que el agua es un bien muy importante en nuestro jardín y que la naturaleza lo necesita para crecer. Por ello, hay muchos consejos que puedes realizar en tu vida cotidiana y que te ayudarán a disminuir el consumo de agua.

    Muchos piensan que el césped necesita mucha agua y en cierto modo es cierto, pero hay que saber cada cuanto tiempo está acción debe realizarse. Como regla general, el césped sólo necesita ser regado cada 4 ó 7 días en verano y cada 10 ó 14 días en invierno. Tras una buena lluvia no necesita ser regado durante 2 semanas. Además, el césped se debe regar por la mañana temprano, cuando la temperatura es baja y no hace a penas viento, así se reducirá la evaporación del agua.
    PlantasAgua
    Además, no cortes el césped a muy baja altura, ya que si el césped está algo más largo sus raíces serán más profundas, estas aprovecharán mejor el agua y el tallo mantendrá mejor la humedad del suelo. Es necesario que evites el abuso de fertilizantes, estos aumentan los requerimientos de agua.
    Por otro lado, cuando vayas a lavar el coche utiliza lavaderos que reciclen el agua. Si lo lavas tu mismo, hazlo sobre el césped, de esta manera aprovecharas el agua que usas para lavar el coche. Si tienes piscina en tu hogar es importante que instales nuevos filtros ahorradores de agua, ya que una piscina gasta mucha agua y de esta forma conseguirás no gastar tanto dinero.

    El césped sintético, una forma muy útil de ahorrar

    En la actualidad, esta teniendo muy buena aceptación, la colocación de césped sintético en jardines particulares, zonas residenciales e incluso en zonas industriales. Este tipo de céped no necesita ser regado, pero si se recomienda limpiarlo cada cierto tiempo para evitar que el polvo lo deteriore. Además, no necesita ser abonado, por lo que no sólo ahorrarás económicamente, si no que también conseguirás ser más respetuoso con el medioambiente.

    A diferencia del césped convencional, el césped sintético no necesita tantos cuidados, sólo una limpieza superficial cuando lo requiera. No le afectan los cambios climáticos, por lo que siempre lo verás en perfectas condiciones.
    En estos tiempos que corren se necesitan utlilizar otras alternativas para ahorrar y así poder disfrutar de unas vacaciones dignas. Porque es muy fácil conseguir un jardín cuidado con poco dinero, sólo hay que estar más pendiente de nuestras especies y concienciarnos que la naturaleza es fundamental para que podamos vivir con calidad de vida.

    Algunos trucos para cuidar las planas en el próximo verano


    Muchas personas ya se encuentran en sus destinos estivales disfrutando de las ansiadas vacaciones. Pero no por ello debemos olvidar nuestras obligaciones, por lo que hay que intentar dejar todo listo en nuestro hogar. Las plantas de tu jardín y de tu hogar necesitan ser cuidadas para que no te las encuentres marchitas al llegar de las vacaciones. Una de las alternativas más utilizadas es darle las llaves a tu vecina y que las riegue mientras no te encuentras en tu hogar.
    Pies Planta
    Pero si esta opción no es posible, hay otros trucos para tener tus plantas cuidadas durante tu ausencia. Lo primero que debes hacer es colocarlas en una zona donde el sol no sea un inconveniente, por lo que es mejor dejarlas en un sitio más resguardado. Necesitan lugares frescos, para que conserven la humedad y, sobre todo, es fundamental agruparlas a todas en un mismo lugar.       

    Preparativos previos antes de disfrutar del periodo estival

    Unas semanas antes de irte, deberías dejar de abonarlas y quitarles las flores, para detener su crecimiento y que aguanten mejor sin agua. También se recomienda que el mismo día que te vayas de casa, sumerjas las macetas en agua durante 30 minutos para que la tierra absorba la mayor cantidad de líquido posible y, después, escurrirlas correctamente. Es importante no dejarlas en la bañera llena de agua, ya que solo lograrías que se pudran las raíces.
    Regadera Niñas
    Otra opción que se puede utilizar para conservar las plantas frescas es regándolas abundantemente y ponerles una bolsa de plástico. Para que se mantenga húmeda y fresca hay que atar la bolsa al tallo, para que pueda absorber toda el agua y dure varias semanas sin tener que regar esa planta.

    El riego, factor fundamental para el mantenimiento de las plantas

    La ausencia de agua provoca que nuestros ejemplares se marchiten y se deterioren. Por ello, antes de que nos vayamos a nuestros destinos vacacionales es conveniente programar el riego automático, para que nuestras especies sean regadas el tiempo que ellas necesiten. Pero muchos hogares no tienen riego automático y las plantas de interior necesitan también ser regadas. Para ello hay una serie de trucos muy eficaces para que nuestras especies estén en perfectas condiciones.
    Una alternativa muy útil es ponerle a nuestras macetas una botella llena de agua con un pequeño agujero que vaya soltando el agua poco a poco, simulando el riego por goteo. Si la maceta es más pequeña una idea muy apropiada es poner bolsitas de té en el sustrato a modo de mantillo y aplicarles agua, ya que las hierbas que tienen las bolsitas van humedeciendo el suelo en su justa medida. De esta manera podrás irte varias semanas sin necesidad de preocuparte.
    La mejor manera de asegurarse de que nuestras plantas están en perfectas condiciones es que te las cuide alguien de confianza, de esta manera siempre estarás informado de todo lo que les pueda ocurrir. Pero los consejos y trucos que hemos dado son muy efectivos si te vas unas semanas de vacaciones, y no tienes a nadie a quien dejarles su cuidado.

    el agua salada en las plantas

    El agua salada mata las plantas, porque cuando hay agua salada, la tierra y las raíces de las plantas, compiten por la misma agua, de modo que las plantas, no se pueden alimentar del mismo modo que cuando recibe agua dulce y se degenera ese proceso conocido como osmosis.
    2
    Aún así, hay plantas que soportan perfectamente condiciones de alta salinidad, y una cierta dosis de sal no es mala, aunque hay plantas que son muy sensibles a la presencia de ella. La sal es un nutriente de las plantas, sin embargo, en exceso, puede cambiar la composición química de las plantas, dando lugar a graves desequilibrios nutricionales si se riega con ella.
    Debido a estos desequilibrios que les menciono a causa de la sal, las plantas pueden presentar síntomas de sequía, como si no las regaran nunca, cosa que podría llegar a confundir a quien las cuida ya que puede estar viendo el suelo húmedo y a la vez, ver una planta seca.
    4
    Esto sucede por este fenómeno que les explicaba antes, que aunque haya agua, la planta no puede asimilarla, porque la sal la chupa y la tierra se convierte en el campo de batalla, entre la planta y la sal.
    Los climas mas cálidos son por lo general, los más negativos para las plantas que se ven sometidas a riego con aguas saladas, ya que en los climas fríos, los efectos de la sal podrían no ser tan notorios y las plantas quizás solo presenten un retraso en el crecimiento, pero no algo tan grave como sequía o muerte.