Tag Archives: Trepadoras

412_79225_2364626_9738831

Cultivo y Cuidado del Poto, una planta trepadora para interiores

Anuncios Patrocinados

A la hora de crear un ambiente acogedor en el hogar, los elementos vegetales son uno de los recursos fundamentales. Tallos cortados, arreglos con flores secas y, cómo no, todo tipo de plantas de interior nos ayudarán a crear un estilo propio en recibidores o salones. Entre las más populares encontramos el poto, del género epipremmum, que pertenece a la familia de las aráceas.
Si lo que buscamos es un ejemplar que no requiera excesivos cuidados, esta liana trepadora originaria de zonas tropicales de Asia y el Pacífico es una opción segura. Además, posee una alta resistencia a periodos de sequía y a la contaminación. Sus decorativas hojas de color verde con pequeñas manchas blancas o amarillas llenarán cualquier rincón en poco tiempo, gracias a su rápido crecimiento: puede alcanzar los 40 cm. en un solo año.
Un fácil cultivo
La reproducción de cualquiera de las variedades de poto, entre las que destacan la aureum y la pinnatum, se realiza en primavera, mediante esquejes. Para ello, cortaremos de la planta madre un tallo con nudo y varias hojas. A continuación, lo plantaremos en un recipiente, en un sustrato permeable preparado con mantillo, arena y turba.
Una opción más sencilla es introducir el esqueje en agua. La raíz aparecerá en unas tres semanas y ya podremos cultivarlo en la maceta. Cuando crezca, necesitará mayor espacio para desarrollarse; aunque no es necesario trasplantarlo anualmente, conviene realizarlo cada dos años, siempre en primavera. Asimismo, si colocamos un soporte alargado en el recipiente, los tallos irán trepando a medida que ganan altura.
Los cuidados adecuados
Para que el vegetal tenga un desarrollo óptimo es imprescindible la luminosidad, aunque no es recomendable exponerlo al sol directo, ya que las hojas perderían parte de su intenso color verde. Aunque el riego moderado es necesario, el exceso de agua y los encharcamientos no son apropiados para el poto: las hojas adquieren un tono amarillento y pueden llegar a pudrirse. 
Su salud será inmejorable si abonamos el sustrato durante el verano, para evitar la falta de minerales que provocarían enfermedades como la clorosis férrica. Además, las hojas lucirán todo su esplendor si limpiamos las hojas con un paño humedecido y si vaporizamos ligeramente. Para evitar que el crecimiento del follaje disminuya, podaremos regularmente los tallos
Atento a su salud
Aunque las plagas no suelen ser un problema para el poto, en ocasiones aparecen orugas o lombrices, que causarán agujeros en la superficie de las hojas, cochinillas, que las deforman y se combaten con alcohol o insecticidas, ácaros, que eliminaremos con acaricidas o rociando agua, y trips, a los que aplicaremos productos químicos específicos. 
Las enfermedades son más comunes en estos ejemplares de interior. Entre ellas destaca la clorosis férrica, una deficiencia en los niveles de hierro del sustrato que solucionaremos con abonos ricos en este mineral y regando de vez en cuando con agua de lluvia. Además, también le afectan el pynthium, una clase de hongo que provoca la putrefacción de la planta y erwinia, una bacteria que aparece por un aporte excesivo de abono o por la exposición a bajas temperaturas.

Datos de la menta variegada

Las trepadoras son ideales para cubrir paredes y las cubresuelos son su contraparte para los suelos, y la menta variegada es una de las plantas cubresuelos mas bonitas y decorativas, que gracias a su crecimiento rápido pueden adornar jardines enteros fácilmente.
Menta-Variegada1-400x300
Para que su crecimiento sea bueno es fundamental que el suelo sea húmedo y fértil, algo que podremos lograr abonándolo con compost y con riegos de forma regular, pero también hay que tener en cuenta de que pueden cubrir otras plantas.
Para protegerse de este crecimiento avasallador, se la suele plantar con macetas enterradas, cosa de que las raíces no puedan seguir creciendo y las dimensiones de a menta variegada queden restringidas, con la siempre presente opción de controlarla mediante la poda.
Esta característica hace que se la prefiera en canteros, donde puede combinarse con flores para obtener una buena fuente de decoración.
No le teme al sol ni a la sombra, pero es recomendable que se encuentren bajo una media sombra para no perder la humedad debido al sol.
plantas-trepadoras-2221

Las plantas trapadoras en nuestro hoga

Es sabido que las plantas guían sus raíces hacia la humedad y sus hojas hacia la luz, pero las trepadoras además de basarse en sus tallos para alcanzar la luz, cuentan con la particularidad de cubrir superficies para captar la mayor parte de la radiación solar posible.
La principal diferencia entre las plantas trepadoras y las tapizantes es quelas trepadoras utilizarán paredes, rejas, maderas, árboles y cualquier cosa que esté en su camino para crecer, generalmente hacia arriba, en busca del sol; mientras que las tapizadoras en cambio no suelen elevarse, y prefieren cubrir superficies lisas del suelo, lo que las ha hecho una alternativa muy buena al césped.
Este tipo de plantas son muy decorativas, funcionales, estéticas y económicas, ya que con una tapizadora podemos cubrir grandes superficies, o una pared entera con una trepadora.
Los principales usos de las trepadoras son para cubrir muros, vallas y rejas, ya que pueden alcanzar fácilmente los 15 metros.
Hay trepadoras frutales, como por ejemplo el kiwi, que además de su aspecto en la decoración, brindan sus frutos como alimento.
184740420_a5dfe045ca1

El cultivo de arbustos trepadores

Los arbustos trepadores deben estar presentes en todos los jardines, pues aportan un amplio colorido en muy poco espacio. Además pueden brindarnos su sombra, apoyados en estructuras de soporte. Existe una amplia gama de especies trepadoras, con diversas características.
Una presencia ineludible en todo jardín, son las plantas trepadoras. Aunque resulten más complicadas a causa de su necesidad de realizar estructuras de sostén, y por la tendencia invasiva que suelen tener.
Estas plantas se adaptan a su función: dar sombra, esconder, disimular paredes, formar galerías en la caminería, cubrir pergolados, etc.
Entre las trepadoras distinguimos las que trepan por sí mismas que poseen raíces aéreas para sujetarse de muros, piedras, árboles, etc. Con zarcillos o tallos reptantes, como los rosales, donde las espinas forman ganchos, que emplean para subir a los árboles, espalderas, etc.
El soporte más utilizado para las trepadoras son los muros y paredes, también hay elementos estructurales más elaborados, como pérgolas, arcos, que se colocan en jardines y parques.
La gama de arbustos trepadores es muy amplia, incluye variedades como: Bignonias, Campsis, Hiedra, Dama de la noche, Rosal trepador, Glicina, Madreselva, etc.
Los arbustos trepadores ofrecen una gran variedad de hojas, flores, perfumes y formas.
Uno de los usos más frecuentes es para cubrir muros, vallas, fachadas, celosías, etc., en mal estado, proporcionando un aspecto maravilloso a elementos constructivos, que de otra manera, se verían ruinosos.
Para cubrir pergolados, columnas, arcos, porches, emparrados, etc., proveen de sombra, colorido y perfume, permitiendo crear espacios íntimos dentro del jardín.
Hay trepadoras que sirven para formar setos, y constituyen una excelente opción para jardines pequeños, y ofrecen flores vistosas, como: Alemanda, Campsis, Buganvilla, Glicina, Hiedra, Madreselva, Rosal trepador, etc.
Estas plantas admiten el cultivo en macetones, empleando tutores, lo cual permite ubicarlas en terrazas y otros espacios pequeños.
Para jardines pequeños o terrazas, son ideales, por su crecimiento en vertical, lo que permite ofrecer una gran superficie de verdes alternando con colores vivos, sin restar espacio al jardín.
Hay arbustos trepadores de hoja caduca y de hoja perenne, elegiremos los que mejor se adapten a nuestras necesidades. Otras son de crecimiento rápido. También hay plantas de carácter anual, para cultivarlas y desecharlas luego.
DETA-141

Las plantas trepadoras

La Dutchman’s pipe es una trepadora verdaderamente bonita y que brilla particularmente en verano, y si bien está siempre verde durante todo el año, en las estaciones de calor toma una coloración violeta muy bonita.
Con una talla media alcanzando los 7 metros y un aspecto trepador, es una planta muy buena para decorar jardines de exterior y rejas.
Por su tamaño y su desarrollo rápido y trepador, esta planta necesita de un riego bastante seguido, de por lo menos unas 2 veces por semana hasta que el terreno se haya mojado en profundidad, pero sin mojar la planta o sus hojas para no opacarla.
El estiércol, abono y compost son los fertilizantes preferidos y que mejores resultados traen, y es recomendable agregarlos al agua del riego en verano y primavera.
Esta resistente planta soporta tanto temperaturas de algunos grados bajo cero y sol directo, ya que de hecho, necesita al menos unas 2 o 3 horas de radiación solar directa al día.
15-06-2010.trepadora-parra-virgen.1

Las trepadoras y el cesped

En general en los jardines de viviendas particulares es frecuente encontrar bonitos árboles que en su tronco están cercados por trepadoras o que en su base están rodeados por césped. Aunque son sistemas decorativos muy utilizados hay que saber que esto no beneficia en absoluto al árbol, es más en muchos casos puede llegar a perjudicarle seriamente.
Algunas trepadoras son tan vigorosas que realmente llegan a ahogar al tronco del árbol, de hecho muchas incluso provocan heridas en los propios troncos.
También es importante reconocer qué tipo de trepadora es la que está causando el problema, no es lo mismo una perenne como la hiedra, que las vivaces y anuales plantadas en las bases.
Más inconvenientes.- Hay que saber que además estas trepadoras son también el camino para que las plagas trepen hasta las copas de los árboles, alcanzando las hojas más tiernas.
Evitan también la transpiración del tronco, siendo además un cúmulo de humedad.
Los tallos de estas plantas impiden que el aire circule adecuadamente, propiciando que la base del tronco se pudra.
Algunas de ellas desarrollan raíces tan profundas y fuertes que compiten con el árbol sobre el que crecen, alimentándose de las raíces de éste. Consumiendo así parte importante de la vida del propio árbol.
Otro error.- Un frecuente y habitual error que cometemos en el trato hacia nuestros árboles es el de rodear la base con césped.
Lo ideal es dejar un círculo libre alrededor del tronco para evitar así la competencia por el agua y los nutrientes. Esto es muy importante sobre todo en zonas de suelos pobres y de sequías fuertes y duraderas.
La base limpia.- Si mantienes la base del árbol limpia conseguirás controlar y evitar la aparición de plagas. También puedes acolchar la base, sobre todo a partir de la primavera, para retener el agua de riego. Para ello puedes utilizar un material que sea limpio y decorativo, como es la corteza.
zebrina

Como cultivar la zebrina

Planta trepadora o colgante con largos tallos rojizos y nudos abultados, de los que nacen hojas verdes oscuras con dos bandas plateadas de brillo metálico por arriba y púrpuras por debajo. 
Tiene gran valor ornamental.
  • Origen: procede de Centroamérica. Da flores blancuzcas por el interior de los pétalos y rosas por el exterior. 
  • Suelo: bien drenado (mezcla de turba, tierra de jardín y arena, en la misma proporción).
  • Riego y humedad: abundante en verano, sin provocar charcos. Menos en invierno. No dejar que la tierra se seque.
  • Sol: mucha luminosidad, pero sin sol directo, para que las hojas muestren todo su colorido.
  • Transplante: en primavera, si es necesario.
  • Abono: quincenal, durante el verano.
  • Cultivo: en el jardín o en una maceta colgante, sobre una repisa, con reserva de agua y en un lugar luminoso. En interiores, mantenerla alejada del calor del radiador.
gr_79225_2365204_530151

Una linda planta, la clemátide

La clemátide es una planta muy apreciada: desde luego, motivos no le faltan. Cuando descubras los elegantes encantos de esta trepadora de rica floración, se abrirá un nuevo mundo para ti. Y es que florece con una riqueza impresionante: su abundancia de flores también hace de ella una excelente variedad tapizante.
La clemátide pertenece a una gran familia de plantas, subdividida en grupos que florecen en diferentes periodos. Las hay de flores pequeñas y grandes, y varían en lo que se refiere a la fuerza de crecimiento. Algunas tendrán una altura de 2 metros, otras alcanzarán incluso los 8 metros, como la clemátide Montana.
Además, prospera en casi todas partes. En el jardín prefiere estar en un lugar a media sombra, mientras que las raíces deben estar siempre frescas y lo suficientemente húmedas. Le gusta un hoyo de plantación bien preparado, amplio y profundo, lleno de tierra nutritiva.

  1. 1. Cava un agujero para cultivarla y haz ‘orificios de ventilación’ pinchando en el fondo y en los laterales del orificio. Apoya el pie en la maceta y saca la clemátide con cuidado de la maceta.
  2. 2. Sostén la planta con el cepellón de raíces y tira suavemente hacia abajo de las raíces inferiores. Coloca la clemátide en el hoyo, 6 cm. más baja de lo que estaba en la maceta.
  3. 3. Riega generosamente y vuelve a llenar el hoyo con tierra (de maceta) fértil. Aprieta la tierra con cuidado con la mano extendida. Riega de nuevo.
  4. 4. Cubre el pie de la planta con un poco de paja u hojas para dar sombra a las raíces. Suelta los tallos del palo de bambú y pon un palo más grande en su lugar.
A pesar de sus brotes con pecíolos foliares, la clemátide no es una planta trepadora autónoma, ya que necesita ayuda para trepar. Si quieres que crezca contra una pared, puedes tensar alambres de hierro galvanizado paralelos a la pared. Ténsalos bien, eventualmente con tensores para alambre, y fija el alambre en armellas. Éstas hacen que el alambre se mantenga a cierta distancia de la pared.

De esta manera la clemátide puede crecer enroscada al alambre. O elige un emparrado de madera, que se puede comprar prefabricado. Para atar la planta, usa material que no corte los tallos y que deje espacio para los brotes que engordan, como la rafia.
Ideal para un jardín pequeño es la clematis alpina, de flores menudas y poco crecimiento. Esto también es válido para las variedades de flores grandes Clematis ‘Miss Bateman’, Clematis ‘Nelly Moser’ y Clematis ‘Jackmanii’. Gracias a su modo de crecimiento compacto también son aptas por excelencia para plantar en jardineras amplias. Procura que dispongan de material de apoyo y riégalas con regularidad, aplicando un fertilizante líquido.

Muchísimas aplicaciones

Si al fondo del arriate construyes una pérgola sencilla de madera, sobre la que se guía una clemátide, obtendrás una bonita ‘cortina’ cerrada. También puedes dejar que un obelisco metálico se cubra de diversas variedades de clemátide cuyas épocas de floración se sucedan. De esta manera crearás un ‘árbol’ florido en cualquier lugar deseado, también en solitario en el jardín.
clemátide clemátide
Un tronco lampiño ofrece un excelente asidero y, de este modo, puede estar cubierto ricamente en cualquier estación del año. La hiedra combinada con diferentes variedades de clemátide se alegra con las coloridas flores. Muy sorprendente es el efecto de una combinación de hiedra, un rosal trepador y una clemátide. Hay tantas variedades de clemátide que desde la primavera hasta bien entrado el otoño podrás disfrutar de flores en el jardín.
220_79225_2365228_562857

Consejos para cultivar el kiwi

El otoño es la época ideal para plantar kiwis en España. El actinidia chinensis es una planta trepadora originaria de China. Su cultivo comenzó a extenderse a mediados de los años 70, con grandes plantaciones en Estados Unidos, pero fue su llegada a Nueva Zelanda, ya en los 80, la que impulsó al kiwi a adquirir su fama internacional. Sus hojas son alternas, simples, largas, redondas y caducas, de color verde claro en la zona trasera y más oscuro en la superior. Sus flores pueden ser masculinas, femeninas y hermafroditas. Estas últimas poseen a la vez ginoceo y androce, los dos órganos sexuales, permitiendo su autoreproducción.
Si conseguimos que germine bien y florezca, el kiwi nos obsequiará con unos frutos en forma de cápsula loculicida, de piel oscura y vellosa. Su fruto es una fuente natural de vitaminas C y E, además de ser rico en fibra y bajo en colesterol. Por si esto fuera poco, tiene efectos anticancerígenos, antioxidantes y refuerza las defensas de nuestro organismo. Sabiendo esto, es difícil resistirse a tener alguna planta de kiwi en nuestro jardín. Pero debemos saber que puede tardar hasta siete años en dar su primera cosecha. Tendremos que ser pacientes.

Cómo se cultiva

A la hora de cultivar el kiwi, podemos optar por sembrar semillas o comprar las plantas en un vivero. La primera opción es más lenta, ya que tendremos que lograr una buena germinación para conseguir ejemplares fuertes y resistentes. Las semillas podemos obtenerlas directamente del fruto. Las esparcimos por una maceta convenientemente preparada con tierra rica en materia orgánica, y las regamos abundantemente, tapando la maceta con plástico transparente para conservar bien la temperatura. Es importante dejar el contenedor en un sitio con luz, pero sin que incidan los rayos del sol directamente.
kiwi kiwi
Cuando empiecen a germinar las primeras plántulas, sácalas con mucho cuidado y plántalas en un tiesto individual. A partir de este momento, puedes dejar el kiwi en el exterior, pero ten cuidado porque las heladas fuertes pueden matarle si es demasiado joven. Evita también temperaturas muy altas, ya que es una planta de clima templado y no le vienen bien los excesos. El rango de 20º C a 30º C es su preferido.
A medida que vaya creciendo, es conveniente sacarla del tiesto individual y plantarla cerca de un árbol o estructura que le permita ir trepando. Es importante que esté protegida del viento, ya que puede convertirse en su peor enemigo. Busca un sitio cerca de una pared para ubicarla, será la mejor solución. Procura que sea un suelo sin presencia de cloruros; a ser posible franco arenoso, es decir, que retenga poca agua y drene rápido. Riega la planta con abundancia, especialmente en época de actividad vegetativa. Los expertos recomiendan el riego de microaspersión con baja presión, pero mide bien la cantidad de agua, ya que es sensible a la asfixia radicular.

Polinización del kiwi

Llegado el momento de plantar el kiwi, presta atención al sexo de cada planta. Si es hermafrodita, no tienes de qué preocuparte: ya se encargará ella sola de todo el trabajo. Hay que tener cuidado con algunos kiwis autofecundables que venden en los viveros, ya que suelen ser simples machos. Lo mejor a la hora de plantarles es poner un macho por cada cuatro o cinco hembras. De esta forma, siempre se poliniza alguna.
kiwi kiwi
Entre las 13:00 y las 17:00 horas es el momento en el que existe mayor cantidad de polen suspendido; por esta razón, el fruto del kiwi es muy sensible a la efectividad de la polinización anemófila o a través del aire, e influirá decisivamente en su forma y tamaño.

Consejos prácticos

  • Aprovecha el invierno para hacer la poda de formación.
  • Hay que ser paciente con el fruto del kiwi; no producirá en abundancia hasta pasado un mínimo de cinco años.
  • En verano, reduce las nuevas ramas hasta cinco yemas.
  • Busca el brote más robusto para conducirlo por el soporte.
  • Es una planta muy resistente a plagas y enfermedades, pero conviene protegerla con una pequeña malla metálica de medio metro de altura.
  • El viento puede arruinar tu plantación de kiwis: préstale mucha atención.
flores-de-rubia-peregrina

El cultivo de la peregrina

Botánicamente se llama Rubia peregrina y pertenece a la familia de las rubiáceas. También se le conoce más popularmente como Rubia silvestre, además de muchos otros como por ejemploagarrarropa, carrasquilla, enreosa, esparrilla, garanza brava, grapa, hierba pegajosa, hierba rasposa, lapa, luza, pegajosa, peganovios, pegatinas, rascalenguas, raspalengua, raspalenguas, roja, rubia, rubia brava, tinta huevos, yerba de serpiente, yerba pegajosa, zarzaparrilla, zarzaparrilla real, esgarrallengües, raspeta, rotgeta… Si nos damos cuentas, muchos de estos nombres hacen referencia a la facilidad de adherirse a la ropa cuando la rozamos a nuestro paso.
Flores de Rubia peregrina
La Rubia peregrina es una planta trepadora vivaz, típica del bosque mediterráneo, que no forma tallos leñosos, alcanzando una altura entre los 30 cm y los 2 metros. Es planta algo termófila que pierde buena parte de las ramas en invierno volviendo a brotar desde cepa en primavera. Su área de distribución incluye todo el suroeste de Europa y norte de África.
Comparte hábitats con las planta típicas del encinar termo y mesomediterráneo como Quercus rotundifolia, Quercus suber, Quercus coccifera, Pistacia lentiscos, Rhamnus alaternus, Smilax aspera
Sus tallos son cuadrangulares provistos de aguijones y sus hojas son coriáceas, persistentes, de forma ovada, elíptica o lanceolada que están reunidas en verticilos, normalmente en número de cinco o más, son mucho más largos y verdes que las de Rubia angustifolia. Es capaz de trepar enroscándose y adhiriéndose a otras plantas o paredones mediante unos ganchitos que posee en las hojas y tallos. En ausencia de un soporte se desarrolla de forma extendida.
Planta de Rubia peregrina
La Rubia peregrina puede crecer sobre suelos bastante decapitados lo que la hace una especie interesante para restauración paisajística. Florece en Mayo y Junio y produce pequeñas flores blanco-amarillo-verdosas entre los meses de abril y julio. Sus frutos son en forma de baya esférica de color negruzco.
También ha sido utilizada como planta medicinal, utilizando tanto la parte aérea como su raíz por sus propiedades astringentes y diuréticas. Está indicada para reducir las piedras y aliviar la inflamación de riñón, así como la diarrea y su medio de empleo es mediante decocción.
Jasminum-grandiflorum

La belleza del Jasmin

Bajo el nombre científico de Jasminum grandiflorum se conoce también al Jazmçin español, Jazmín real, Jazmín de España, Jazmín oloroso, Jazmín café, etc. Esta planta se reproduce normalmente por esqueje a nivel profesional, aunque últimamente también se realiza mediante la tecnología de cultivo in vitro como planta joven para su recultivo. Esta técnica permite a los viveristas obtener de partida plántulas uniformes y totalmente sanas. En este caso, se suministran para su recultivo en bandejas de 60 alvéolos normalmente.
Jasminum grandiflorum
El Jasminum grandiflorum se desarrolla como porte arbustivo y trepador, es de hoja perenne, opuestas con 5-7 folíolos ovados de unos 2 centímetros de longitud, siendo el terminal de mayor tamaño. Pertenece a la familia de las Oleáceas y es originaria del noreste de África y sur de Arabia.
Sus flores son blancas, a veces con tintes rojizos, muy perfumadas con un aroma fino y sutil. Estas son de corta duración pero su floración es continua desde final de primavera hasta principios e incluso finales de otoño.
Como anécdota, la infusión de sus flores se utiliza en medicina popular como sedante y contra cefaleas. Y sus aceites esenciales como aroma natural en perfumes.
Es una planta utilizada en jardinería en el marco de las plantas trepadoras, junto a zonas enrejadas, muros o celosías.
Es importante saber, que el Jasminum grandiflorum no resiste muy bien el frío y que se recomienda su plantación en suelos bien soleados, secos, arenosos y ricos en materia orgánica.
plantas-trepadoras-clasificacion-2

Conoce mas de las plantas trepadoras

Seguro que hemos visto alguna vez a unas plantas de hiedra como trepan por las vallas, unas verjas o por la pared de una casa por ejemplo. Hay muchos tipos de plantas que al igual que la hiedra les gusta agarrarse a cosas… e incluso otras plantas para trepar e ir cubriendo y conquistando nuevas zonas. A este grupo de plantas se les llaman ‘plantas trepadoras‘.
Una de las más populares es la hiedra, pero hay muchas más como la Ampelopsis, la Bignonia, laGlicinia, el Jazmín nudiflorum, la madreselva, la parra virgen, la Passiflora… incluso el rosal trepador. Cada una de estas plantas tienen unas características ornamentales concretas como es su tipo de hoja, el color de sus flores según las variedades, una forma de crecer… en definitiva, las hay para todos los gustos y por eso incluso podemos ver varias de ellas en un mismo jardín.
En el mundo animal vemos que hay jirafas que han desarrollado su cuello muy largo para alcanzar las hojas de los árboles, los osos hormigueros su larga lengua para capturar las hormigas en sitios difíciles de llegar, los pájaros con sus alas y plumas para poder volar… con las plantas pasa lo mismo. En su evolución constante desarrollan diferentes métodos para sobrevivir mejor. En este sentido, las plantas necesitan luz para vivir y la buscan de diferentes formas para situarse y recibirla lo mejor posible. Las plantas trepadoras han optado por extenderse lo más posible y en vez de crecer con un tronco fuerte y largo como las palmeras, por ejemplo… lo hacen con sus ramas más finas y largas, capaces de ‘agarrarse’ a donde pueden.
Pero todas las plantas trepadoras no utilizan los mismos métodos para ‘agarrarse mientras trepan’… ¿cómo lo hacen?. Pues hay varias opciones y cada grupo de estas plantas han elegido diferentes formas de hacerlo como por ejemplo:
Con zarcillos. Son como ‘pequeños látigos’ que crecen a lo largo de sus ramas que se enredan en alambres, verjas, las ramas de otras plantas… y con ellos se ayudan a sujetarse mientras crecen y avanzan. Los podéis ver en plantas como la vid.
Con raíces adventicias. Son pequeñas raicitas que crecen a lo largo de las ramas. Estas, cuando se encuentran tocando en una pared por ejemplo, se meten por cualquier pequeño espacio para agarrarse como si fuesen ‘deditos muy pequeños’. En la hiedra las veréis muy bien.
Retorciéndose.- Es una forma muy común. La planta se va ´liando alrededor’ del objeto sobre el que va creciendo (una valla, un poste, una verja… e incluso otras plantas como por ejemplo los árboles). Y si os dais cuenta… sus ramas siempre se enrollan en el mismo sentido.
Como vemos, las plantas trepadoras no sólo crecen extendiéndose por lugares difíciles, sino que además lo hacen de forma segura para que el viento no las tiren de donde han decidido estar.

Plantas de interior que trepan: Poto

Las plantas siempre son un elemento decorativo importantísimo dentro deldomicilio. Normalmente las plantas de interior, aunque son muy vistosas, tiene una presentación muy sencilla. El poto se encuentra dentro de este tipo, aunque nos dará un plus de originalidad ya que se trata de una planta de interiores que tiene como cualidad que es trepadora. El poto pertenece a lafamilia de las aráceas y su  nombre etimológicamente deriva del griego epipremmum.
esjardineria24082009
El poto además de ser una planta que no permitirá hacer unas decoraciones magníficas también es una planta que no requiere grandes cuidados. Su origen se sitúa en las zonas tropicales de Asia  y el Pacífico. A pesar de este origen se suele adaptar muy bien a cualquier tipo de clima. También es una planta que tiene una alta resistencia a las inclemencias del tiempo. Las hojas del poto son de color verde y tiene en las mismas diminutas manchas blancas. Es una planta que tiene un crecimiento muy rápido que puede hacer que en un solo años el poto haya crecido 40 centímetros.
Todas los tipos de poto tienen el mismo sistema de reproducción y se lleva a cabo en primavera. El sistema utilizado es el de esquejes. Para conseguir los esquejes necesitamos una planta madre a la cual cortaremos un tallo que tenga nudo y también cortaremos varias hojas. Después hay que plantar ambos elementos en un recipiente que tenga un sustrato permeable que haya sido preparado con mantillo, arna y turba. Posteriormente no habrá más que ver como el esqueje va generando una nueva planta.

como crear diseños con trepadoras

Sobrias como Hedera sp. (hiedra) o espectaculares como Boungainvillea glabra (bungavilla), siempre hay un lugar donde pueden ubicarse las trepadoras para que podamos disfrutar viendo cómo, poco a poco, van formando una especie de manto ornamental, como podemos admirar en la imagen.
Su presencia no tiene igual y su porte, nos deslumbra, pues siempre otorga a los paisajes o intenso verde, o intensas coloraciones otoñales o intensos colores.
Las limitaciones de su desarrollo, aparte del espacio, las marcan nuestras necesidades, solventadas por medio de unas tijeras de poda, que con paciencia darán la forma y el volumen que nosotros deseamos o necesitamos.
Distintos emplazamientos en una terraza o en un patio, una fachada e incluso en un balcón, posibilitan su crecimiento, teniendo siempre la precaución de realizar una selección previa en función de la orientación.
Del mismo modo y dependiendo del uso que demos a la zona que plantemos, no podemos olvidar que algunas tienen espinas, como en el caso de Rosa sp. (Rosal) y, nuevamente, Bougainvillea glabra (Bubanvilla), lo que por sentido común lleva a evitar colocarlas en lugares de paso para evitar que interfieran principalmente cuando hay niños y etc.

Como son las plantas trepadoras

Existen varios tipos de plantas trepadoras y en esjardineria.com queremos  comenzar por el principio.

Encontramos las enredaderas, que son trepadoras herbáceas o subleñosas, que tienen tallos delgados, y crecen principalmente en hábitat modificados o en bordes de bosques.
Las Lianas o bejucos, que son trepadoras leñosas, de tallos gruesos y
típicas de bosques y selvas maduros. Las estructuras de muchas lianas
pueden ser increíblemente complejas y hasta presentar crecimiento
secundario anómalo (Bauhinia (Leguminosae), Bignoniaceae, Sapindaceae).
Las Hemiepífitas leñosas, que comienzan su vida como epífitas y que
desarrollan tallos trepadores leñosos que crecen adosados a árboles que
los soportan (Marcgraviaceae, Melastomaceae, Solanaceae, Moraceae).
Para elevar sus hojas por encima de la sombra de los árboles, trepando sobre otros vegetales, muros o rocas, en tan poco tiempo, sus hojas utilizan varios recursos como: Zarcillos, Movimientos de circumnutación de los tallos con largos entrenudos, Aguijones y espinas, Raíces adhesivas, Ramas laterales, Hojas cortantes, Pelos rígidos.
Entre las plantas trepadoras más conocidas y utilizadas en la jardinería y decoración encontramos:
  • Aristoloquia (Aristolochia)
  • Cesalpina (Caesalpina sepiarla)
  • Clemátide (Clematis armandi)
  • Clemátide jackmanni (CIematis Jackmanni)
  • Clemátide montana (Clematis montana)
  • Higuera trepadora (Ficus repens)
  • Hiedra (Hedera helix)
  • Jazmín común (Jasminum officinale)
  • Jazmín amarillo (Jasminum revolutum)
  • Madreselva perfoliada (Lonicera caprifofium)
  • Madreselva siempreverde (Lonicera sempervirens)
  • Viña virgen (Parthenocissus quinquefolia)
  • Pasionaria (Passiflora coerulea)
  • Glicina (Wistaria sinensis)
  • Ojo de poeta (Thunbergia alata)
  • Jazmín azul – Plumbago (Plumbago capensis)
  • Viña trepadora Parthenocissus tricuspidata)
  • Momordica (Momordica charantia)
  • Madreselva (Lonicera implexa)
  • Guisante de olor (Lathyrus odoratus)
  • Jazmín de china (Jasminum polianthum)
  • Solano (Solanum wendlandi)
  • Trachelospermo (Trachelospermum jasminoides)
  • Campanillas (Ipomoea)
  • Gloriosa (Gloriosa rothschildiana)
  • Vidalba (Clematis vitalba)
  • Clemátide lasurstern (Clematis Lasurstern)
  • Clemátide henryi (Clematis Henryi)
  • Trompeta trepadora (Campsis x tagliabuana)
  • Bugainvilea (Bougainvillea glabra)