Tag Archives: Suelo

suelo-111

Como ayudar al suelo de nuestras plantas

Si nada más, tirar un poco de estiércol en el suelo en el otoño y el invierno vamos a hacer el trabajo de mezclar adentro. Pero el otoño es un buen momento para probar y modificar su suelo. Es una buena idea probar el pH del suelo cada dos años, con más frecuencia si usted está tratando de corregirlo. La razón de todo el mundo arpas de pH es que si el pH del suelo es demasiado alcalina o ácida, las plantas no podrán acceder a cualquiera de los nutrientes en el suelo, no importa cuán rico el suelo es o cuánto les das de comer. La mayoría de las plantas prefieren un pH neutro de alrededor de 6,3 a 7,0, pero algunas plantas prefieren realmente los extremos (como los arándanos), a fin de comprobar el pH por lo que está creciendo.
Usted puede comprar un kit de pH de la mayoría de los centros de jardinería o puede tener Extensión Cooperativa de la prueba para usted, por lo general por una tarifa nominal. Algunos centros de jardinería también ofrecen este servicio.
También podría haber probado el suelo para una variedad de otros nutrientes esenciales. Por lo general, tiene que enviar una muestra de suelo a un laboratorio para esto. Una vez más, la Extensión Cooperativa ofrece este servicio. Se enviará una copia de los resultados y recomendaciones para el fósforo, potasio, magnesio, etc, en su suelo. Esta es una buena información, pero no es esencial a menos que usted está teniendo problemas o el cultivo comercial. Si usted ha sido la adición de materia orgánica al suelo, es probablemente muy bien.
zumo-de-manzana-y-caqui-para-poner-en-forma-el-cerebro1

Como debe prepararse el suelo para cultivar la manzana

En la actualidad se destinan a este cultivo principalmente suelos montañosos muy quebrados. En
este caso se deberá preparar el suelo en terrazas de banco trazadas en curvas de nivel con un ancho
de 2 a 2,50 m. 
 La pendiente de estas terrazas debe ser entre 1 a 2% a lo largo, con desagüe y
gaveta que rompan la fuerza del agua de lluvia que correrá, también deben tener pendiente hacia la
pared de la terraza para evitar la erosión y evitar en lo posible, el empozamiento de agua alrededor
del árbol. Los bordes de las terrazas se deben proteger con plantas apropiadas, si es posible con
tréboles, cubaces, zacate de limón y otros. 
En todos los casos se deberá eliminar previamente las malezas, sobre todo el zacate kikuyo.
En suelos que lo permitan, se deberá arar a profundidad, rasterar, emparejar y luego preparar los
hoyos de plantación.
El tamaño del hoyo deberá ser de unos 60 cm x 60 cm x 60 cm de profundidad por l menos,
preferiblemente más.
Por ser muchos de los suelos del Valle Central ácidos y pobres en calcio, se recomienda mezclar el
suelo con, por lo menos 250 gramos de un abono completo, que contenga magnesio y boro, un
kilogramo de cal apagada y unos kilogramos de boñiga seca u otro material orgánico. 
Esta mezcla se
coloca en el fondo del hoyo y se cubre con una capa de suelo de la superficie que evite, el contacto
directo con las raíces del nuevo árbol.directo con las raíces del nuevo árbol.
9be96_suelo-111

El suelo y las plantas

La idea de hoy es algo así como soñar un poco y explicitar lo que podríamos llamar el top ten de las características ideales de los suelos.
1. Buena estructura; por ésta entendemos un suelo poroso, que permita un buen drenaje y una correcta aireación.
2. pH adecuado; siempre en el entorno del neutro (7), es decir ni ácido ni básico: los valores extremos aceptables podríamos fijarlos entre 5,5 y 8.
3. Suelo sano; es decir que cuente con una buena profilaxis de modo que no prosperen las infecciones por hongos, nemátodos, bacterias etc.
4. Equilibrado; como el concepto es amplio me apresuro a aclarar que este punto hace referencia a la buena recepción de aguas de riego pero óptimo drenaje de las misma, de modo de excluir la posibilidad de anegamiento y pudrición de raíces.
5. Adecuada profundidad; cuanto mayor pueda ser el desarrollo radicular, más sanas y vigorosas crecerán las plantas.
6. Riqueza en nutrientes; especialmente hablo de humus y materia orgánica lo suficientemente descompuesta como para que pueda ser fácilmente absorbida por las plantas. Buena capacidad para retener nutrientes minerales
7. Riqueza en minerales; sin mayores aclaraciones el concepto es claro y complemento indispensable del requerimiento anterior.
8. Adecuado equillibrio de composición mineral; a pesar de la riqueza anterior, el suelo no puede ser salino, ya que el mismo es netamente hostil.
9. Homogeneidad; la heterogeneidad de partículas puede llegar a ser un verdadero problema
10. Carente de malezas; como sabemos ellas son una verdadera plaga y muchas veces nos vemos obligados a adicionar químicos para eliminarlas.
jardin1

El estudio del suelo antes de crear un jardín

Les recomendable realizar un estudio del suelo para poder determinar sus características y adaptarse a ellas a la hora de empezar a plantar. En los casos en los que ya haya un jardín previo y se pretenda modificar, conviene tener en cuenta las plantas o árboles y la estructura del jardín anterior para aprovechar al máximo todos los elementos posibles.

Además, conviene tener siempre presente el presupuesto del que se dispone tanto para ponerlo en pie como para su posterior mantenimiento. Asimismo, hay que pensar en otros factores, como son la presencia habitual de niños y animales o si se pretende instalar una piscina o cualquier otro elemento ornamental.

Cuando el jardín va a pertenecer a una casa y el terreno está todavía sin construir es conveniente que el arquitecto y el diseñador elaboren un proyecto conjunto casa-jardín, para que las vistas desde la misma se relacionen con la zona verde. El paso siguiente es el empleo de la tierra donde se va a construir para nivelar el terreno del jardín. Además, en los terrenos más alejados de la construcción, es posible plantar árboles o plantas antes de la finalización de ésta, para que se vayan adaptando al terreno.
problemas-de-suelo-en-huertas-y-jardines

Cuidados del Suelo para la huerta y el jardín

Las mejores  condiciones de suelo, es decir el mejor escenario  posible en una huerta o en un jardín, son por ejemplo que el agua drene apropiadamente, que se retenga la humedad, que posea  partículas de tierra blanda o friable, sea rico en materia orgánica y que haya buena la presencia de microbios benignos en el suelo.
Pero la realidad marca, que la fertilidad del suelo difiere significativamente a lo largo y ancho de nuestro planeta y que muchas veces sea necesario pensar en técnicas de corrección de suelos para solucionar la mayoría de los problemas. Para saber de qué estamos hablando y estar preparados te propongo hacer una lista de los problemas de tierra de jardínhuerta que son más comunes. ¿Vamos al listado?
* Tierra empapada de agua
* Suelo compactado y pesado
* Ausencia de espacios de aire entre las partículas del suelo
* El agua que se escurre demasiado rápido
* La sequedad y no retención de agua
* Bajo recuento microbiano
* Poca materia orgánica o humus
* Deficiencia de nutrientes vegetales
* Ph altamente ácido del suelo
* Ph altamente alcalino del suelo
* Exceso de sal
* Suelos demasiado desnivelados
* Presencia de enfermedades transmitidas por microbios dañinos que moran en el suelo

Cuidar el suelo de las plantas con flores

Los suelos a menudo se dividen en varias categorías, tales como arcillosos y arenosos, aunque en realidad, hay varios tipos y subtipos de suelos, debido a que estos varían en función de su materia orgánica, piedras grandes y pequeñas, minerales, nivel de PH y otros factores.
El PH contenido en los suelos, es una escala utilizada para medir la concentración de iones de hidrógeno en una solución. La escala de PH va de 0 a 14. Las sustancias ácidas tienen un PH de menor número y más iones de hidrógeno. La piedra caliza es un ejemplo de un mineral muy alcalino, mientras el azufre es un mineral muy ácido.
Si bien las escalas de PH parecieran tener leves fluctuaciones, en realidad, esta es una escala logarítmica que mide grandes diferencias, cosa que podemos asemejar por ejemplo a la escala que mide los terremotos (Richter), donde un grado de diferencia en bastante significativo respecto al grado anterior.
Para hacer pruebas de PH en el suelo, hay que excavar muestras a partir de varios lugares, de modo de ver el estado general del suelo. Un suelo que no se ha trabajado nunca antes, raramente sirve para poner nuevas plantaciones. En las tiendas de floristerías hay cintas que ayudan en la tarea de medir el PH del suelo. Hay suelos que son por ejemplo, demasiado arcillosos, y tienen el problema que no drenan bien, entonces, es difícil que las raíces penetren, incluso el agua.
Cuando el suelo está muy ácido, que puede ocurrir en zonas donde ha habido lluvias muy fuertes o cuando el suelo ha sido sometido a sobredosis de fertilizantes químicos, hay que añadir piedra caliza para “endulzar” el suelo. El compost es un gran aliado para mejorar los suelos que vamos a cultivar con flores.
Otro aspecto critico de los suelos, es mantener buen drenaje. El humus y el compost, como les decía, son críticos para mantener un buen suelo, y el humus no es complicado de hacer, simplemente muelen las hojas secas, y hacen una capa que disponen sobre las raíces de las plantas, de modo que se reproduzca ese ambiente que hay en la tierra de los bosques.
el-suelo

El PH del Suelo y las plantas

pH del suelo, un concepto acerca del cual debes escuchar a menudo y que no es un punto que debe ser considerado en forma superflua. ¿Tienes claro de qué se trata? ¿Deseas aprender un poco más?
El pH del suelo, es un valor que determinará si un suelo es ácido o alcalino. El mismo se mide en una escala de valores y se considera que el suelo ideal para el cultivo de las plantas posee un pH entre 5,5 y 6,5.
La medición del pH puede hacerse mediante el análisis de una muestra de suelo en un laboratorio o in situ, si se dispone del uso de un kit de medición, que se puede comprar en las tiendas de productos agrícolas. Los valores clave indican que hablamos de un suelo neutro si el pH es 7, será alcalino si el valor es superior a 7 y de perfil ácido si es inferior a 7.
No obstante, es posible visualmente poder tener alguna percepción del tipo de suelo en este sentido. El suelo ácido tiene una superficie mayormente oscura, y forma charcos barrosos ante abundancia de humedad. Los suelos alcalinos, en general, tiene una tono de superficie tendiendo a blanquecino.

Como mejorar el drenaje del suelo

Consejos para mejorar el drenaje del suelo
Consejos para mejorar el drenaje del suelo. Un mal drenaje del sustrato es la causa de muchos problemas en el jardín, como una absorción ineficaz de los nutrientes y una mayor propensión de las plantas a adquirir hongos y enfermedades.
Sin embargo, una vez que identificas este gran inconveniente para el desarrollo de tus cultivos podrás realizar algunas sencillas tareas para mejorar el suelo. Como crear pendientes en el terreno que permitan una mejor absorción del agua de riego. ¿Sabes de qué se trata?
Mediante las pendientes evitamos que el agua se acumule en algunas áreas del suelo; es la labor ideal para guiar correctamente el riego, destinando mayor cantidad de agua hacia los lugares donde ésta tiene mayores dificultades en llegar. Es importante dotar a las pendientes de algunas canaletas que reciban el agua excedente.
Otra manera de mejorar el drenaje del suelo es emparejando el terreno, así se suprimen las ondulaciones de la tierra que impiden que el agua llegue más a algunas zonas del jardín que a otras. Además, si creas lomitas de tierra justo donde están cultivadas tus plantas favorecerás el drenaje del suelo.
Si tienes un gran jardín donde el mal drenaje del suelo está entre sus principales características, considera la instalación de tubos de drenaje. Aunque se trata de una medida más costosa

Suelo ideal para las plantas

A continuación tienes las características ideales que debería tener un suelo para el cultivo de plantas. Repásalas e intenta mejorar cada una de ellas en tu caso particular. 
1. Profundo
A veces hay una roca dura no atravesable por las raíces (por ejemplo, a 40 cm. de profundidad) ouna capa compacta de arcilla. Esto es malo. Cuanto más suelo tengan las raíces para extenderse sin limitaciones, más tamaño alcanzarán las plantas.
Cava con la azada y comprueba si hay una capa dura o no; ésta puede ser la causa de que muchos árboles y arbustos no prosperen adecuadamente.
» Mejora: añade tierra vegetal y labra en profundidad para romper la capa impermeable si es que ésta es muy somera. 
2. Estructura migajosa, mullido, aireado
» Mejora: aportar materia orgánica. En los suelos arcillosos, además de la materia orgánica, es conveniente mezclar también arena de río. 
3. Fácil de trabajar
Los suelos arcillosos son difíciles de trabajar porque la tierra mojada es una masa densa, y cuando están secos es demasiado duro.
» Mejora: aporta materia orgánica y arena. 
4. Buena capacidad para retener agua
Los suelos arenosos son secos; no almacenan el agua como los arcillosos y hay que regar bastante. Con los arcillosos no hay problema en este aspecto, incluso puede ser negativo si retienen demasiada agua.
» Mejora: en tierras arenosas, y por tanto, con baja capacidad de retención, puedes darle cohesión añadiendo unos 100 kilos por cada 100 m2 de turba u otro tipo de materia orgánica e, incluso, añadiendo algo de tierra arcillosa.
» Si retiene poca agua, riega con menos cantidad pero con más frecuencia. El riego por goteo en suelo arenoso es ideal. 
5. Buen drenaje
Los suelos arcillosos tienen tendencia a encharcarse, lo cual pudre las raíces. Aunque no todos los suelos arcillosos drenan mal. Cuidado en las zonas bajas, que es donde se acumula más agua.
» Mejora: para mejorar un mal drenaje, puedes hacer lo siguiente:
1. Instalar tubos de drenaje. 
2. Dar pendientes al terreno para evitar charcos.
3. Aportar arena: unos 2 ó 3 metros cúbicos por cada 100 m2 de superficie. Cuanta más, mejor. 
4. Aportar materia orgánica al suelo: airea.
5. Eligir especies que resistan mejor sus condiciones asfixiantes. Consulta esta lista. 
6. Buena capacidad para retener nutrientes minerales
Al igual que sucede con el agua, los suelos arenosos retienen pocos nutrientes. El Nitrógeno, Potasio, Azufre, Hierro, etc. son arrastrados fuera del alcance de las raíces por la acción del agua del riego y la lluvia, perdiéndose estos elementos nutritivos.
Los suelos arcillosos en este aspecto son mejores, ya que almacenan muchos nutrientes minerales; tienen “grandes bolsillos”. Pero los nitratos sí que se lavan en ambos tipos de suelos.
» Mejora: aporta materia orgánica. Por ejemplo, estiércol, mantillo, compost o turba entre 1 y 3 Kg. por m2 y mezcla con la tierra.
» En suelos arenosos usa fertilizantes de lenta liberación en lugar de los minerales solubles tradicionales, para que se vayan disolviendo poco a poco y se pierda menos. 
Suelo arcilloso: buena capacidad para retener nutrientes
Fertilizante de lenta liberación
7. Rico en materia orgánica (humus)
Cuando hablamos de materia orgánica del suelo nos referimos al humus. El humus es una sustancia muy beneficiosa para el suelo y para la planta:
1. Esponja el suelo.
2. Retiene agua y minerales.
3. Aporta nutrientes minerales poco a poco para las plantas a medida que se descompone (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio, etc.).
» Mejora: para aumentar el nivel de materia orgánica de un suelo se necesita tiempo. De la noche a la mañana no se puede pasar de un 1% de humus al 2%; se consigue a lo largo de años.
» Lo mejor es echar materia orgánica año tras año. Por ejemplo: estiércol, mantillo, compost casero, turba, guano, humus de lombriz, etc..

Características del suelo arcilloso

Luego de haber profundizado en los conceptos de suelo, sustrato y tierra podemos seguir indagando en otros conceptos que se suelen utilizar regularmente en la jardinería.

Se trata de los tipos de suelos arcillosos, es decir que cuentan con una característica que definen el tamaño de las partículas que lo forman, modificando también su textura.
Están compuestos en gran parte por el mineral conocido como arcilla. Esto los convierte en un suelo de textura pesada, pegajoso cuando está húmedo y muy duro ante carencia de agua.
Por sus características se los suelen utilizar en tareas de alfarería.
No todos, pero suelen tener un mal drenaje. Esto se transforma en un serio problema en las zonas bajas, que es donde se acumula más agua. La mayoría de las plantas se pudren en estas condiciones.
es por eso que hay que controlar el riego, para que no se encharquen.

Una buena característica es que por su almacenamiento de minerales
, no requieren tanto abonado, y al realizarlo se puede hacerlo de una vez, se pierde mucho menos fertilizantes que si fuera uno arenoso, en que tienes que repartirlo en más oportunidades.
En el caso de los nitratos, se lavan en ambos tipos de suelos arenosos y arcillosos.
Para el césped, hay que eliminar el “fieltro” , que es una capa fina de 2 ó 3 cm. que se forma en la superficie del suelo con los restos de hierba y raíces y se hace impermeable.
Esto dificulta que el agua llegue abajo. Lo ideal es eliminar estas hierbas realizando escarificados, como mínimo una vez por año, en la primavera.