Tag Archives: Plagas

pest-600276_640

Consejos para contratar un servicio de control de plagas

Anuncios Patrocinados
Ha habido una
creciente demanda por los servicios de control de plagas, gracias a la
conciencia entre la gente acerca de la higiene y la limpieza. Estos
servicios se utilizan especialmente cuando hay infestación severa de plagas en
las oficinas, casas, jardines o huertos. Plagas crean estragos en el césped
y corroen las plantas sanas además de dañar su crecimiento. El importe de
las pérdidas son incalculables. Esto es cuando los servicios  de control de insectos deben ser contratados,
ya que ayudan a deshacerse de las plagas, mediante la adopción de las últimas
innovaciones y técnicas de control de plagas Madrid.
Las plagas pueden
tener efectos devastadores en la salud de la familia, si no se controla de la
forma correcta. Se multiplica muy rápido que puede tener efectos
desastrosos. Las plagas como las hormigas rojas, hormigas negras,
chinches, arañas crean estragos y necesitan ser eliminados mediante un control
efectivo de las medidas de plagas. Hay diferentes tipos de control   que se
pueden adoptar. Hay dos métodos orgánicos de control de plagas, así como
los que utilizan productos químicos que están disponibles tanto en gel como
forma de spray.
Los métodos simples
que incluyen la plantación de hierbas medicinales como la hierba de limón, el
neem, albahaca y menta en el césped son medidas eficaces de control de plagas y
va a evitar la entrada de plagas en el césped. Puede que se tenga que recurrir
a un  tratamiento químico en caso de
infestación severa. En el método químico de control de plagas, pequeños
agujeros se hacen en la pared. Los productos químicos se rellenan en los
agujeros que impiden la entrada de plagas.
Las plagas prosperan
en condiciones y lugares que son antihigiénicas. Los servicios de control
de plagas emplean personal profesional y experto e invertir en estos servicios
es definitivamente valorado por su dinero. Si contrata los servicios de
control de plagas para su hogar, la atención se tomará de manera que los niños no
se enfrentan a peligros para la salud, ya que los niños son propensos a atraer
a las infecciones con mucha facilidad.
Antes de firmar el
acuerdo, vuelva a comprobar si el control de plagas Madrid  está certificado y registrado y tener una
licencia válida. También, comprobar si utilizan formas ecológicas de
control de insectos. Por lo tanto, se puede resumir que el control de
plagas es la respuesta correcta para la eliminación de plagas por completo.
control-de-plagas

Consejos para evitar las plagas en tu propiedad

Las plagas pueden ser
muy molestas por una parte, pero en un lado más serio, las plagas pueden dañar su
propiedad y los objetos de valor y también pueden conducir a infecciones y
enfermedades cuando contaminan el medio ambiente y, posiblemente, la comida que
comen . Hay tantos pequeños animales e insectos que entran en la categoría
de plagas con las más comunes son cucarachas, ratas, ratones, moscas, abejas,
hormigas y termitas, entre otros. Las aves también pueden ser tratadas
como plagas cuando se convierten en una molestia en su propiedad.
Si se enfrentan a un
problema de plagas, las medidas de control de plagas deben ser tomadas para
darle paz a su mente y mantener su propiedad y objetos de valor bien
protegidos. Recuerde que algunos parásitos pueden causar daños
estructurales a su propiedad y que pueden invadir su casa o incluso locales
comerciales. Cuando invaden sus locales comerciales, su imagen y su
reputación se mantiene en situación de riesgo. Sin embargo, hay muy buenos
servicios de control de plagas Madrid que se pueden utilizar para su propiedad
comercial o residencial para deshacerse de las infestaciones.
Consejos para la
prevención de plagas
· Deshágase de todas
las fuentes de alimentos, refugio y agua en su propiedad. Recuerde que las
plagas prosperan y se reproducen en las zonas que son lo suficientemente
favorable para ellas. Al eliminar estas fuentes, no sólo se puede
administrar para deshacerse de las plagas, pero también de gran ayuda en la
prevención de la infestación en su propiedad.
  • Cubra sus botes de
    basura y mantenga la basura recogida.
  • Acabe con todo el
    desorden dentro de su propiedad para no dejar escondites y caldo de cultivo
    para las plagas. El desorden puede realmente hacer el control de plagas
    difícil.
  • Sellar todos los
    posibles puntos de entrada de plagas en su propiedad. Incluyen hendiduras
    y grietas en su casa, muro perimetral y otras áreas tales como zócalos y
    gabinetes. Agujeros también deben ser identificados y probablemente
    incluso cubiertos con malla de alambre para mantener las plagas bajo control.

Consejos de
Control de Plagas
  • Si es demasiado
    tarde para prevenir infestaciones y ya tiene las plagas en su propiedad, empiece
    por averiguar lo más posible acerca de las plagas que tiene y cómo exterminarlas. El
    comportamiento de plagas es muy importante y también quieren saber cómo manejarlos
    si decide controlar por su cuenta.
  • Elija los productos
    y métodos de exterminar las plagas que sea seguro y respetuoso con el medio
    ambiente. Los pesticidas se usan comúnmente, pero pueden ser muy
    peligrosos si no se utilizan de forma responsable. Hay productos de plagas
    orgánicos verdes que se pueden elegir con eficacia, pero de forma segura de
    deshacerse de las plagas.
  • Deje que una
    compañía profesional de control de plagas Madrid manejar sus problemas de plagas. Dejar
    que los expertos de plagas manejen sus problemas le traen un montón de
    beneficios. Los expertos saben qué productos son los mejores y las
    técnicas que son mejores para los tipos de plagas que tiene en su propiedad.
  • Al elegir una empresa
    de control de plagas, elija uno con experiencia y una empresa que esté
    certificada y ha capacitado a sus técnicos. Sólo se puede esperar que los
    mejores resultados de una empresa de este tipo.
412_113136_3053712_5175741

Cuida tus orquídeas de las plagas

Las orquídeas tienen tendencia a sufrir una serie deplagasy trastornos, que es mejor prevenir para evitar problemas importantes a posterior. Para empezar, es esencial que las compremos en lugares donde las plantas no estén demasiado forzadas a niveles de fertilización y humedad. Mejor que hayan pasado por algunos excesos, para que estén más fuertes.
Si queremos cultivar orquídeas, es importante que elijamos plantas sin manchas ni hojas amarillas, y sin raíces oscuras, para que nos aseguremos de que no tienen enfermedades. También puede ser una buena idea mantener las recién adquiridas aisladas de las demás, hasta que comprobemos que están sanas.
Lasplagasmás comunes que pueden sufrir las orquídeas son los pulgones, la araña roja y las cochinillas. Debemos tratarlas con insecticidas, asegurándonos de mojar bien la planta por todos los lados, y repetir el tratamiento a los 15 días. Para prevenir hongos se pueden pulverizar las Orquídeas con fungicida en otoño y primavera.
A parte de estas enfermedades, las orquídeas pueden sufrir algunos trastornos típicos, como los que provoca la luz insuficiente y que se centran en poco crecimiento y floración y hojas de color verde exageradamente oscuro.
Por su parte, la sequedad ambiental puede provocar que las hojas se arruguen, y las corrientes de aire pueden llevar a la caída de las flores. Procura, asimismo, no regar demasiado la planta para evitar que se pudran las raíces. Un problema similar lo puedes tener si la maceta de tu orquídea tiene un mal drenaje, o el sustrato está demasiado compacto.
cochinillas-02-450x3001

Plagas en nuestro jardin, Cochinillas

Se desarrollan mejor en ambientes secos, por lo que en invierno y otoño pueden aparecer en plantas de interior, y en veranos calurosos en el exterior (sobre todo cuando hay mucha densidad de hojas). Actúan fijándose a las plantas y succionando la savia.

Poco a poco van deformando las hojas y los nuevos brotes, pudiendo llegar a matar a la planta si se extienden mucho. 

A su paso dejan un reguero de manchas blancas o marrones que decoloran las hojas y las dejan pegajosas por la sustancia que producen, que además sirven de alimento para los hongos.

Al igual que los pulgones, se eliminan con la aplicación de insecticidas sistémicos apropiados para que cuando la planta los absorba y las cochinillas lo chupen, mueran envenenadas. 

De hecho, los que funcionan contra los pulgones también lo hacen con estos insectos. Ante ataques todavía leves, el agua jabonosa puede servir para que se desprendan de los tallos y las hojas
DSC_8865e1

Plagas en nuestro jardin, Pulgones y hormigas

Una de las que más se dejan ver en los jardines cuando empieza a hacer calor, es la de los pulgones. Estos diminutos insectos absorben la savia y toman así los nutrientes que deberían llegar a las células de las plantas. Se localizan en el reverso de las hojas nuevas, y si no se eliminan con celeridad, se reproducen velozmente y la planta va perdiendo color y deformándose hasta que muere.
Las hormigas también suponen un enemigo en tanto que propician la aparición de pulgones, ya que estos son cultivados y protegidos por las hormigas. Hay una especia de hormigas, las hormigas podadoras, que con la humedad y suaves temperaturas del otoño atacan los tallos.
Un método de eliminación de estas hormigas es la colocación de unos cilindros artificiales que despenden un olor atractivos a las hormigas pero que es tóxico. Cuando las hormigas se lo llevan al nido acaba con la vida de toda la colonia (huevos y larvas incluídos). Para los pulgones, si se han localizado rápido, basta con deshacerse de las zonas afectadas, pero si no es así, debería aplicarse un insecticida sistémico que acabe con ellos cuando piquen a las plantas.
39364caracoles_en_tu_jardin1

Cuídate de los caracoles en el jardín

Tras una lluvia, cuando el tiempo es agradable, es fácil ver como los caracoles salen a pasear por el huerto o el jardín. Les encanta la humedad y por ello debemos prestar una especial atención a los espacios alrededor de los estanques y lagunas, donde siempre tendremos un mayor grado de humedad aunque no llueva.
Como con la demás fauna del jardín, la presencia de algunos caracoles no debe de alertarnos mientras su población no sea elevada y adquiera la categoría de plaga, ya que entonces si pueden causar daños de importancia sobre la vegetación ornamental del jardín.
Los daños causados por estos caracoles de jardín son básicamente la pérdida de las hojas, brotes y tallos tiernos de las plantas que se producen como consecuencia de su alimentación.
Los caracoles de jardín son muy voraces y pueden llegar a defoliar totalmente una planta herbácea en muy poco tiempo. Y en arbustivas, dañar de tal forma las partes tiernas de sus ramas que les impida la posibilidad de brotación.
Estos daños producidos sobre los tejidos jóvenes y tiernos, son muy preocupantes durante el crecimiento de las plantas de temporada, la brotación de rosales… y por supuesto tras la siembra de cespitosas.
Los caracoles de jardín son un molusco gasterópodo provisto de una concha espiral. Existen diferentes géneros como por ejemplo el Helix pomatia, Helix aspersa, Otala punctata, Achatina fulica, Iberus gualtieranus alonensis, etc. siendo los caracoles más comunes del jardín el Helix aspersa, contando además con sus variantes Helix aspersa media y Helix aspersa máxima en función de sus tamaños.
Son pulmonados y su superficie interior está ricamente vascularizada con su base unida al pie. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil.
Centrados en los caracoles de jardín y los estanques, no siempre están activos por la humedad del medio ya que cuando llegan las condiciones desfavorables como bajas temperaturas en invierno o épocas muy secas como en el verano (hemisferio norte), se aletargan sellando su concha para su protección.
Curiosamente, esta protección se destruye cuando el entorno se hace más amigable para él. En España, este reposos se produce desde mediado o finales de otoño hasta el comienzo de primavera (en las zonas cálidas), con un paro intermitente en verano si las temperaturas son muy altas y la humedad baja.
Los caracoles de jardín se multiplican mediante huevos, poniendo alrededor de unas 100 unidades en cada ocasión y pueden llegar a hacerlo con carácter mensual. Los adultos son hermafroditas, por lo que cada individuo produce tanto espermatozoides como óvulos. El motivo de aparearse es porque no pueden auto fecundarse.
Se aparean normalmente durante los períodos lluviosos de primavera y otoño en las zonas templadas, durante la noche y con una duración entre 3 y 7 horas. Una vez fecundados los huevos, realizan un agujero de dos a 4 centímetros en la tierra donde introducen sus huevos. Entre dos y tres semanas después, eclosionan y salen los nuevos caracolillos.
En el caso de que contemos con estanques en los jardines, esta puesta se realizará preferentemente cerca de ellos por varios motivos. Uno porque la humedad es mayor, tanto de la tierra como del ambiente en este microclima. Y otro porque la vegetación reinante alrededor del estanque suele ser más tierna y con períodos de crecimiento más largos.
Es importante saber que los caracoles de jardín cuentan con muchos depredadores naturales como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, ciertas orugas, aves, ciempiés, etc. aunque por falta de presencia de estos en los jardines, su control por este medio es insuficiente para mantener un equilibrio aceptable.
Su control más eficiente es mediante la aplicación de productos helicidas. Suelen estar formulados como cebo, en forma de pequeños gránulos que contienen un atrayente, un apelmazante para evitar que el grano se deforme con la humedad… y el veneno eficaz para su eliminación.
Los helicidas se aplican repartiendo a voleo sobre el jardín una cantidad de gránulos determinado. Normalmente, la dosis se expresa por gramos de producto por metro cuadrado de superficie. ¡Cuidado en el momento de aplicación cerca de los estanques o lagunas! Los gránulos que caigan en el agua ocasionaría la muerte de la fauna acuática.Tras una lluvia, cuando el tiempo es agradable, es fácil ver como los caracoles salen a pasear por el huerto o el jardín. Les encanta la humedad y por ello debemos prestar una especial atención a los espacios alrededor de los estanques y lagunas, donde siempre tendremos un mayor grado de humedad aunque no llueva.
Como con la demás fauna del jardín, la presencia de algunos caracoles no debe de alertarnos mientras su población no sea elevada y adquiera la categoría de plaga, ya que entonces si pueden causar daños de importancia sobre la vegetación ornamental del jardín.
Los daños causados por estos caracoles de jardín son básicamente la pérdida de las hojas, brotes y tallos tiernos de las plantas que se producen como consecuencia de su alimentación.
Los caracoles de jardín son muy voraces y pueden llegar a defoliar totalmente una planta herbácea en muy poco tiempo. Y en arbustivas, dañar de tal forma las partes tiernas de sus ramas que les impida la posibilidad de brotación.
Estos daños producidos sobre los tejidos jóvenes y tiernos, son muy preocupantes durante el crecimiento de las plantas de temporada, la brotación de rosales… y por supuesto tras la siembra de cespitosas.
Los caracoles de jardín son un molusco gasterópodo provisto de una concha espiral. Existen diferentes géneros como por ejemplo el Helix pomatia, Helix aspersa, Otala punctata, Achatina fulica, Iberus gualtieranus alonensis, etc. siendo los caracoles más comunes del jardín el Helix aspersa, contando además con sus variantes Helix aspersa media y Helix aspersa máxima en función de sus tamaños.
Son pulmonados y su superficie interior está ricamente vascularizada con su base unida al pie. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil.
Centrados en los caracoles de jardín y los estanques, no siempre están activos por la humedad del medio ya que cuando llegan las condiciones desfavorables como bajas temperaturas en invierno o épocas muy secas como en el verano (hemisferio norte), se aletargan sellando su concha para su protección.
Curiosamente, esta protección se destruye cuando el entorno se hace más amigable para él. En España, este reposos se produce desde mediado o finales de otoño hasta el comienzo de primavera (en las zonas cálidas), con un paro intermitente en verano si las temperaturas son muy altas y la humedad baja.
Los caracoles de jardín se multiplican mediante huevos, poniendo alrededor de unas 100 unidades en cada ocasión y pueden llegar a hacerlo con carácter mensual. Los adultos son hermafroditas, por lo que cada individuo produce tanto espermatozoides como óvulos. El motivo de aparearse es porque no pueden auto fecundarse.
Se aparean normalmente durante los períodos lluviosos de primavera y otoño en las zonas templadas, durante la noche y con una duración entre 3 y 7 horas. Una vez fecundados los huevos, realizan un agujero de dos a 4 centímetros en la tierra donde introducen sus huevos. Entre dos y tres semanas después, eclosionan y salen los nuevos caracolillos.
En el caso de que contemos con estanques en los jardines, esta puesta se realizará preferentemente cerca de ellos por varios motivos. Uno porque la humedad es mayor, tanto de la tierra como del ambiente en este microclima. Y otro porque la vegetación reinante alrededor del estanque suele ser más tierna y con períodos de crecimiento más largos.
Es importante saber que los caracoles de jardín cuentan con muchos depredadores naturales como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, ciertas orugas, aves, ciempiés, etc. aunque por falta de presencia de estos en los jardines, su control por este medio es insuficiente para mantener un equilibrio aceptable.
Su control más eficiente es mediante la aplicación de productos helicidas. Suelen estar formulados como cebo, en forma de pequeños gránulos que contienen un atrayente, un apelmazante para evitar que el grano se deforme con la humedad… y el veneno eficaz para su eliminación.
Los helicidas se aplican repartiendo a voleo sobre el jardín una cantidad de gránulos determinado. Normalmente, la dosis se expresa por gramos de producto por metro cuadrado de superficie. ¡Cuidado en el momento de aplicación cerca de los estanques o lagunas! Los gránulos que caigan en el agua ocasionaría la muerte de la fauna acuática.
mantenimiento-fumigacion-fumigador1

Consejos para la fumigación del jardín

Sé que es un tema polémico y me arriesgo: hay quienes están muy afines a la idea de la fumigación como solución (o mejor aún como previsión de muchos problemas) y hay quienes están rotundamente en contra, argumentando que es posible e igualmente eficaz (aunque signifique un poco más de esfuerzo) el control natural de plagas e insectos.
Desde aquí, no tomamos una posición en especial: opinar no nos corresponde, pero sí informar, compartir conocimiento especialmente pros y contras con el sólo propósito de contribuir a tomar una decisión. Partiendo de esa base, lo primero que señalo es que la situación ideal es trabajar estos aspectos como forma de prevenir ya que en este caso, la “agresividad” es menos y se requieren menos dosis de químicos y/o tóxicos.
Entonces, si hablamos de prevenir, por cierto sí es muy buena idea, cultivar aromáticas de las que más repelen los insectos, entre ellas albahaca y lavanda. Obviamente, esto no tendrá buenos resultados si estás en plena crisis y los insectos están haciendo estragos ya.
En ese caso, el primer y fundamental paso es saber exactamente qué plaga te está azotando, es decir qué insecto o qué depredador (podrían ser caracoles, babosas u otros problemas). Determinarlo con precisión hará posible que compres el tóxico correcto y con el menor espectro de acción posible, para evitar dañar otros insectos beneficiosos u otras formas de vida que no quieras alterar ni perjudicar.
Una vez que halles el producto correcto, asesórate acerca de frecuencia y dosis necesarias a utilizar. De nuevo se trata de ser lo menos agresivo posible con el ecosistema y lograr los efectos deseados.
www.BancodeImagenesGratuitas.com-insectos1

Consejos para combatir los insectos de manera natural

Es un hecho: todos queremos tener cultivos de jardinería y especialmentehuertade forma segura, pero ala vez nadie quiere tolerar insectos y soportar el azote de enfermedades. El primer impulso es recurrir a plaguicidas eficaces, por más que ello significa adicionar sustancias químicas.
¿Sabías que hay alternativas interesantes? ¿Te animarías a probar algunos remedios caseros para el jardín cuya eficacia ha sido probada por varias generaciones? Te invito a conocer algunos de los más populares y gracias a ellos harás economía y ganarás en salud.
Infusiones de Pimientos, cebolla y ajo
Muy sencillo de preparar: toma unos cuantos chiles ( frescos o secos), la piel externa de cuatro o cinco cebollas y un par de cabezas de ajo. En un recipiente con unos tres o cuatro litros de agua, hierve durante unos diez minutos. Dejar enfriar, cuela y colocar el líquido en botellas de spray. Es eficaz contr moscas negras comunes y contra los áfidos de las rosas y las margaritas. Se le puede agregar corteza de limón.
Combatir las malas hirbas con sal
La sal de mesa trabaja de forma increíblemente eficaz en caso de querer eliminar las malas hierbas. La forma es muy sencilla: se coloca un poco de sal donde queremos que actúe y luego regamos. El único inconveniente es que también puede dañar a plantas cercanas que no queramos afectar si no somos cuidadosos al aplicar.
Compartiré más trucos y remedios caseros a lo largo de la semana. Toma nota, están más que interesantes.
561

Consejos para los insectos en el jardín

Trucos jardinería, control de hormigas y e insectos en el jardín. En estos días estamos compartiendo una serie detrucosy recetas  con remedios naturales para controlar aspectos negativos diversos en nuestro jardín. Te invito a releer algunos post anteriores, por ejemplo sobre el control natural de insectos en tu jardín.
Las hormigas son una de las pesadillas y desvelos cotidianos que más nos afecta cada primavera y cada verano. El truco es tan sencillo, como antiguo y natural: sólo debes usar algo de canela:  te invito a experimentar poniendo una línea de canela alrededor de una planta muy codiciada por las plantas; comprobarás con asombro que las    hormigas no lo cruzan.
¿Y qué hacer con los insectos en general? La receta casera es esta vez con hojas de menta, es aromática tan sencilla de cultivar (estoica por cierto) porque es capaz de sobrevivir con mínimos cuidados de tu parte.
Sólo haz una infusión fuerte (bien concentrada)., deja enfriar, cuela y pulveriza sobre el follaje más vulnerable. Verás que los insectos más complicados (especialmente masticadores y chupadores) brillarán por su ausencia.
plantas2-1

Flores que protegen contra las plagas

No necesariamente hay que gastar fortunas en insecticidas antiecológicos para alejar de su jardín los temidos insectos que atacan a sus plantas. Puede, como en este caso, cultivar ejemplares aromáticos que ahuyentan el crecimiento de estos peligrosos enemigos.
En el jardín, en su balcón o en el lugar que usted haya creado su espacio para contactarse con la naturaleza, seguramente estará atenta a determinados visitantes indiscretos. Diversidades de plagas pueden deteriorar la salud y belleza de sus plantas. Cuando alguna de ellas comienza a deslucirse y usted nota que sus hojas están arrugadas o sus flores mustias, ponga atención: las plagas pueden estar muy cerca. Para que no ganen terreno, existen muchas maneras de combatirlas, una de ellas es plantar ejemplares determinados que contribuyen a combatir los insectos y la podredumbre. Son las especies aromáticas las que resultarán de gran ayuda en la lucha contra hongos, arañas y pulgones.
Una planta para cada necesidad
Si usted tiene un jardín o una huerta, lo más conveniente será sembrar en el radio algunas hierbas aromáticas como lavanda, romero, salvia o ruda, que actúan como protectores contra las plagas. Con el mismo fin, también puede intercalar entre los cultivos ejemplares de menta, albahaca, estragón y tomillo. 
Con respecto al poder específico de cada cultivo, tenga en cuenta que la albahaca protege, estimula el crecimiento y el sabor de los tomates; el ajo, se puede asociar a las rosas y a las frambuesas para que no sufran el ataque de los pulgones. El romero y la salvia, plantados cerca de los repollos, repelen a las moscas que afectan a las zanahorias; los tacos de reina actúan igual pero además sirven como potenciadores de los zapallos. Las plantas de sésamo son excelentes hormiguicidas si se colocan en los extremos de las hileras de la huerta. También conviene asociar el taco de reina con rábanos, coles, zapallos o zapallitos y debajo de los árboles frutales para ahuyentar los pulgones, esos desagradables y temibles insectos de color verde amarillento, rojo o negro y las chinches. El romero y el ajenjo alejan a las polillas y las moscas blancas de las zanahorias, en tanto los berros favorecen el desarrollo de los naranjos.
jardin1

De que debemos cuidar las plantas

Los insectos dañinos.- Los pulgones, moscas blancas , arañas rojas y “thrips” se pueden combatir con pulverizaciones. Las cochinillas no se instalan tan rápidamente, pero son mucho más difíciles de eliminar. Quítenlas con un bastón.
Los parásitos vegetales.- Las begonias son particularmente sensibles a las placas polvorosas blancas. No las rieguen mucho, evítenles el calor y la luz solar. Las hojas se pueden manchar por el frío, la luz solar o las bacterias : en ese caso, tírenlas. Finalmente existen productos contra las manchas morenas de los tallos.
Mantenimiento.- Mantengan sus plantas limpias. Con una esponja húmeda quiten el polvo sobre las dos caras de las grandes hojas brillantes. El polvo detiene la luz necesaria para la fotosíntesis y, además, cierra los poros por debajo. Vaporicen las hojas frágiles o de tamaño pequeño.
Los productos abrillantadores.- Las plantas participan de la decoración de un interior, y las hojas bien verdes añaden una nota de alegría. Cuídenlas, pués, con un producto para abrillantarlas: existe en forma de toallitas especiales impregnadas, o de productos para vaporizar, y eliminan incluso eventuales huellas de calcio.
Tamaño de las raíces.- El tamaño de las raíces permite limitar el crecimiento de la planta. Saquen la planta de la maceta, corten una capa de raíces y de tierra . Limpien cuidadosamente la maceta y vuelvan a colocar dentro la planta, con tierra nueva. Riéguenla bien y déjenla algunas semanas en la sombra. Háganlo en primavera.
Poda del follaje.- La poda del follaje hace crecer nuevos tallos. La planta se vuelve más fuerte y más tupida. Pellizquen los tallos superiores y darán dos ramitas divergentes en vez de una. Más tarde pueden hacer esta operación sobre las dos nuevas ramitas.
412_79225_2363933_143741

Cuidado con la plaga del pino

Esta plaga afecta sobre todo a los pinos, de los que son su principal defoliador, pero también pueden verse afectados los cedros y los abetos. Existen muchos métodos para acabar con ellas y no tienen que suponer un gran problema si no contamos con muchos ejemplares en nuestro jardín (es mucho más preocupante en grandes pinares). Antes de decidirnos por cualquiera de los métodos de control de la plaga tenemos que conocer cómo se reproducen y viven estos insectos.
En estado de mariposa los ejemplares femeninos pueden tener una envergadura entre los 36 y los 49 mm, llegando a los 39 mm. en los ejemplares machos. Las alas interiores son de color gris, con intensidades variables en el caso de los machos, y las exteriores de color blanco, con el borde grisáceo. El tórax lo tienen recubierto de pelos, también de color gris. El abdomen, cilíndrico, presenta en las hembras escamas doradas en los extremos y resulta algo más delgado en los machos. La longitud de una oruga puede llegar a alcanzar los 6 mm. con manchas oscuras en el dorso.
Localización geográfica
La Thaumetopea pityocampa Schiff es conocida vulgarmente como ¿la procesionaria del pino¿ debido a su forma de desplazarse en hilera como si fuera una procesión. En España se encuentra tanto en la Península como en las Islas Baleares. También podemos encontrarlas en otros países mediterráneos como Italia, Argelia, Marruecos, Grecia, Turquía, Siria, Líbano, Palestina, Israel, Egipto y Túnez, además de en Francia y Portugal y en algunas zonas de Alemania, Suiza, Hungría y Bulgaria.
Reproducción y comportamiento

A mediados o finales del verano las mariposas hembras ponen los huevos en los pinos. Se guían por la vista y el olfato para localizar las especies, posándose en sus acículas (las hojas de las coníferas, finas y puntiagudas). Ponen entre 100 y 300 huevos, que recubren con las escamas del abdomen, quedando todo como un conjunto único.
En un mes, entre septiembre y mediados de octubre, nacen las orugas que se agrupan en bolsones, su refugio para pasar el invierno. Empiezan a alimentarse en el mismo lugar en el que nacen y según van acabando con la comida se trasladan a otras zonas donde construyen nidos provisionales de seda. Durante el invierno, al atardecer, salen en busca del alimento formando las hileras tan características de este insecto. Cuando llega el frío de la noche regresan a los bolsones donde se resguardan. Al terminar la época invernal descienden una vez más en línea, esta vez hasta el suelo donde se entierran y se convierten en crisálidas dentro de un capullo.
Llegado el verano, las mariposas salen de la cápsula y, tras la cópula, volverán a poner los huevos en nuestros pinos.
Los daños que producen en los árboles

Al alimentarse de la acícula de los pinos, el síntoma primero que observaremos será la pérdida de ésta al secarse y caer. El daño más importante se ocasiona cuando la oruga ya ha crecido y come con más avidez, lo que sucede entre el final del invierno y el principio de la primavera. En árboles adultos raramente se produce la muerte, sí que puede ocurrir en los más jóvenes y débiles que llegan a secarse. En cualquier caso, sí que los debilitará ocasionando que sean más vulnerable a otras plagas como la mosca sierra o el escarabajo Dendroctonus frontalis que afectan a varias especies de pinos y que harán estragos en nuestro jardín.
Aunque, en un principio, las orugas sólo las localicemos en un árbol, pueden extenderse a otros tan rápido como se les agote el alimento, pudiendo contagiar a todos los ejemplares de los que dispongamos.
Además, por su efecto urticante, delimita la posibilidad de disfrutar de las zonas recreativas con pinos y provoca alergias en humanos y animales. No es necesario que toquemos una procesionaria para que nos dé reacción, pues éstas sueltan al aire los pelillos urticantes que las recubren en cuanto se sienten amenazadas. Estas alergias ocasionan irritación de piel, ojos y nariz en los humanos e inflamación de labios, boca y cabeza en los perros.
Control de la plaga
La procesionaria no ataca por igual a todos los tipos de pino. Más afectados se ven tres especies determinadas: el pino canario, el silvestre y el laricio. Éstos serán los preferidos de las procesionarias por delante del pino pinaster, el carrasco y el piñonero. Plantar en casa las especies menos atrayentes a la plaga no es garantía de tener sanos los árboles pero puede resultar un método de prevención válido.
Existen en el mercado otros métodos entre los que elegir, teniendo siempre en cuenta el momento de actuación, el tamaño de la plaga y el impacto sobre el medio ambiente:
Destrucción de los bolsones:
Podemos acabar con ellos de manera manual. Cuando estén bien formados, entre mediados de noviembre y principios de diciembre, los retiraremos del árbol cortándolos para después quemarlos. Existen tijeras orugueras preparadas para ayudarnos en esta tarea y pueden resultar muy útiles ya que disponen de un brazo extensible para alcanzar los que están más alejados. Si el árbol tiene demasiada altura, y con esta herramienta tampoco alcanzamos, se pueden romper con una pistola de perdigones.
Eliminando su guarida, las orugas morirán cuando llegue el frío de las noches de invierno. Para que no les dé tiempo a rehacer el bolsón, es mejor que lo hagamos a última hora de la tarde, cuando han salido en busca de alimento.
Trampas de feromonas:

Pequeñas trampas con feromonas sexuales de la hembra en su interior, colocadas en las ramas de los árboles en la época de vuelo, atraen a los machos de procesionaria. Éstos quedarán atrapados en su interior impidiendo la fecundación y, por tanto, la reproducción de la especie. Aparecen como método válido sólo en caso de infestación baja o como complemento a la fumigación.
Pulverización de insecticidas químicos:
Se puede realizar a lo largo de todo el invierno, cuando las orugas aún jóvenes son más sensibles al producto. Mojando bien los bolsones con los productos químicos podremos acabar con los insectos, a la vez que eliminamos la posibilidad de urticaria, por lo que aparecen como la solución ideal para los jardines y zonas de ocio.
Inhibidores del crecimiento:
Están teniendo mucho éxito gracias a sus buenos resultados y a que son respetuosos con el medio ambiente. Estos productos trastornan algún proceso de desarrollo del animal evitando que termine el ciclo y se vuelvan a reproducir. Efectivos en la fase larvaria de la procesionaria, hay que utilizarlos poco después de que la hembra ponga los huevos.
Barreras naturales:
En la naturaleza podemos contar también con las herramientas necesarias para acabar con la plaga de la procesionaria del pino. Algunos animales se alimentan de ésta y nos ayudarán a mantenerla controlada. Entre las aves insectívoras más eficaces podemos contar con los carboneros y los herrerillos, e instalando cajas anidaderas en nuestro jardín conseguiremos tenerlos en nuestro jardín. Las hormigas, las cigarras y las avispas entre los insectos o las urracas, los cuervos y las abubillas resultan también ideales en esta tarea de eliminación de la plaga.
pulgones1

La Jardineria: Paso 6 – Eliminar las plagas

• Si cultivas tus plantas correctamente, con su riego, su abono, luz suficiente, etc., estarán fuertes y vigorosas y serán mucho más resistentes a los ataques de plagas y enfermedades.
• Inspecciona con frecuencia las hojas para descubrir la presencia de parásitos o cualquier signo de enfermedad. Cuanto antes los descubras, más fácil será su control.
• Atención a las plagas más frecuentes como son el Pulgón, la Cochinilla y la Mosca blanca.
• Si el año anterior ha habido fuertes ataques de alguna plaga u hongo, es lógico que vuelva a repetirse, por tanto, debes tratar preventivamente con insecticidas o fungicidas.
• Trata preventivamente los rosales una vez al mes con fungicida para evitar hongos como Oidio, Mildiu, Mancha negra y Roya.
• La Mariposa del Geranio hay que combatirla pulverizando cada 15 días; se vea síntoma o no.
• Captura a mano escarabajos, orugas, gusanos, caracoles, babosas… éstos últimos por la noche después de una lluvia o riego.
• Puedes usar Mariquitas para controlar parcialmente el Pulgón. Recoge todas las que veas (adultos y larvas), mételas en una caja y distribúyelas por las plantas atacadas de Pulgón.
• Corta y quema las hojas que hayan sido atacadas por hongos.
o_Bacterias-del-suelo-vivas-soils-USDA1

Cuidado con las bacterias en las plantas

La negrilla es un hongo que aparece sobre la melaza (líquido azucarado) que excreta pulgones, cochinillas y mosca blanca. Se ve como un polvo negro cubriendo hojas, ramas y frutos.
Da un mal aspecto estético y perjudican la función fotosintética de las hojas al cubrirlas de negro y perdiendo vigor.
Cómo controlar su aparición.- Por lo general, no se aplican fungicidas contra la negrilla, sino que se combaten las cochinillas, los pulgones y las moscas blancas, que son los insectos que la producen.
Se pueden usar caldos de cobre (por ej., Oxicloruro de cobre) o Zineb. Con estos productos protegemos las partes sanas pero lo dañado ya no puede recuperarse.
Bacterias.- Existen muchas especies de bacterias que atacan a plantas como por ejemplo Agrobacterium sp., Pseudomonas sp., Erwinia sp., Corynebacterium sp., Xanthomonas sp.. Aunque no son muy frecuentes, de vez en cuando se presentan estos parásitos.
Todas las plantas de jardín y de interior pueden sufrir ataques de bacterias. Los daños pueden ser poco importantes, más bien estéticos, o llegar a causar la muerte, como por ejemplo con la bacteria Erwinia amylovora que produce la enfermedad llamada “Fuego bacteriano” y mata a especies de la familia de las rosáceas.
Control de aparición.- Lo mejor contra las bacterias es prevenir. Veamos.
  • Elija plantas sanas en el vivero.
  • Mantenerlas sanas y fuertes, bien regadas, abonadas y tratadas.
  • No se deben producir heridas que es por donde entran las bacterias (poda, rotura de ramas, grietas por el frío, provocadas por insectos).
  • Recorte y elimine las partes afectadas, incluso eliminando la planta completa si es necesario.
  • En hortalizas cultivadas en invernadero (judía, tomate, guisantes) utilice semilla certificada, procure una buena ventilación, evite el exceso de humedad y el agua líquida sobre la planta.
  • Para una planta infectada no hay buenos productos que la curen. Los bactericidas o antibióticos vegetales se usan muy poco, sólo para casos especiales y además, son poco eficaces. El cobre tiene algún efecto bactericida (por ejemplo, Oxicloruro de Cobre). Se pueden hacer tratamientos en caso de desarrollo de la enfermedad con Oxicloruro de cobre, Mancozeb o Maneb.

Tumores del cuello o agalla.- Es una enfermedad causada por una bacteria que ataca sobre todo a árboles muy jóvenes en vivero o en los primeros años de plantación. También a rosales. En vivero, para protegerlos, se sumergen los plantones en el K-84, una cepa de Agrobacterium que lo combate (lucha biológica).
Existe en suelos húmedos y penetra a través de heridas. Los síntomas son un engrosamiento de la base del tallo (tumores en el cuello), como una paleta de tenis y muere a los 2-3 años. Es una enfermedad grave, cuyo único remedio es la destrucción de la planta.
tipula05b1

Cuidado con la Típulas, plagas del césped

Son unas larvas que se alimentan de las raíces y la base de los tallos del Césped. El insecto adulto es como un mosquito grande y no causa ningún tipo de daño a las plantas ni pica a las personas.

Se encuentra especialmente en zonas húmedas y de inviernos suaves, por ejemplo, Galicia y la Cornisa Cantábrica.

Se pueden desarrollar en verano gracias al riego. Cuidado con los suelos que tienen mal drenaje.

Los síntomas son la aparición de corros o rodales de hierba amarillenta o seca, en particular en verano por regar mucho o por suelo con mal drenaje. En tal caso, en las raíces habrá larvas de típulas. Búscalas.

No lo confundas con ataques de otros insectos del suelo como Rosquillas negras o Gusanos blancos.
Control: aplicando un insecticida al suelo en pulverización o bien, mediante cebos envenenados. Materias activas: carbaril, clorpirifos, diazinon, fonofos, fenitrotion, foxim, lindano, triclorfon, etc.

Los Bibiones (Bibio hortulanus).- Las larvas de estos dípteros viven en el suelo. Son de color gris, más pequeñas que las Típulas. Se alimentan de los detritus vegetales y atacan las raíces, principalmente en primavera, en suelos húmedos y ricos en humus. Sin embargo, los daños en el césped son poco importantes y normalmente no es preciso tratar con productos químicos.

Perros y gatos.- Los orines de los perros y gatos causan daños con los orines al marcar el territorio, los excrementos, los agujeros que escarban, los caminos que hacen al pasar siempre por el mismo sitio, etc.

Se pueden proteger las zonas que se quieran preservar con cercas. Existe también la opción de crear zonas diferenciadas en el jardín, destinando al perro un área privada que reciba algo de sombra y depositar ahí un montón de arena para que los perros puedan escarbar a gusto.

Los hoyos que vayan haciendo los perros si los rellenas con ladrillos, después de arañar unos cuantos ladrillos quizás se lo piensen.

También venden productos repelentes para perros y gatos. Estas son algunas de las plagas que pueden afectar al césped.
12-%281%29

Plagas del césped, un mamífero

Los topos son insectívoros ya que comen lombrices. gusanos, larvas e insectos. Si el suelo no contuviese gusanos ni larvas, sería una medida preventiva para protegerse de ellos. La especie más común es Talpa europaea.

Los topillos son herbívoros. Además de labrar galerías, salen por la noche y roen hojas, frutos y tallos de las plantas del jardín.

Ambos excavan galerías (toperas) destruyendo raíces de las plantas. Los pequeños montones de tierra en la superficie nos indican claramente que hay topos.
El daño estético en el césped es serio: montículos por aquí y por allá que desnivelan el terreno.

Un aspecto positivo es que comen Gusanos blancos y las galerías que excavan contribuyen a mejorar el drenaje.

Control: la lucha contra estos mamíferos puede consistir en ahuyentarlos.
  • Existen a la venta aparatos que emiten ultrasonidos. Se basa en un ruido intermitente muy molesto para ellos que los espanta. Se clavan en la tierra, van a pilas y tienen un radio de acción de varias decenas de metros. Es eficaz e inofensivo para perros y gatos.
  • Introducir un trapo empapado en gasolina en la entrada de sus madrigueras.
  • Ponerles bolitas de alcanfor en los túneles ya que huyen de este olor. Retira la tierra de todos los montoncitos y busca el agujero. Pon en cada uno una bolita de alcanfor o naftalina – de la que se usa para conservar la ropa- y vuelve a tapar con algo de tierra de la retirada.
  • Hay cartuchos que el topo hace estallar involuntariamente evacuando la tierra de sus perforaciones. Dicen que también es eficaz.
  • Venden unas trampas para cazarlos que no hieren al topo. Una vez atrapados, los sueltas lo más lejos posible de tu jardín.
  • Para su prevención es eficaz el control del exceso de lombrices y los gusanos del suelo que le sirven de alimento 
220_79225_2364811_5556911

Enfermedades del Cesped

Todo aquel que disfruta de césped en su jardín quiere que éste sea lo más verde posible. Lograr un hermoso prado donde poder disfrutar del día es el sueño de muchos aficionados a la jardinería. Pero, en ocasiones, este anhelo puede convertirse en pesadilla si no atajamos sus enfermedades desde el primer momento. Si somos descuidados y no atendemos sus necesidades, los hongos se cebarán con él.
Sin embargo, debemos ser conscientes de que no sólo la falta de atención puede perjudicar a nuestro prado: cualquieranomalía climática puede resultar fatal. Por ello, es necesario que seamos previsores y revisemos su estado con frecuencia. Lo mejor, sin duda alguna, es anticiparnos al problema poniendo en práctica una serie de consejos.

Cómo prevenir las enfermedades

Es conveniente regar el césped por la mañana, lo más temprano posible, evitando hacerlo los días con mucho aire para esparcir bien el agua. A la hora de cortarlo, debemos ajustarnos a su tipología y hacerlo únicamente cuando esté seco. Airear con frecuencia el prado aumenta su oxígeno y permite a las raíces disponer de más nutrientes.


césped con hongos césped con hongos

Es indispensable mantenerlo lo más limpio posible: retirar hojas caídas, ramas, restos de podas, etc. Se recomienda no plantar demasiados árboles y arbustos, ya que restan luz solar y crean zonas sombrías permanentes. Durante la primavera, evita la aplicación excesiva de fertilizantes nitrogenados. Es aconsejable revisar con frecuencia el filo de nuestra cortadora para lograr una buena poda. El césped joven es más propenso a la infección de hongos: mímalo mucho los dos primeros años.

Los temidos hongos

En el caso de que no hayamos seguido las indicaciones anteriores, nuestro prado puede enfermar. Lo primero que hará será mostrar una serie de síntomas que nos ayudarán a saber qué tipo de infección padece. Conocerla es vital para aplicar un remedio a base de fungicidas. A continuación te indicamos los hongos más comunes:

césped con hongos césped con hongos

Mancha de dólar: suele presentarse entre mayo y septiembre. Los síntomas son unas pequeñas manchas cobrizas, del tamaño de una moneda, que se agrupan y forman una más grande. La hoja permanece verde en la zona alta y baja, pero se seca por la mitad. Por suerte, el daño que produce no es permanente. 

Rizoctonia:
 frecuente entre julio y octubre. Se trata de un hongo que se desarrolla muy bien con el calor y la humedad. El síntoma principal que muestra el césped son unos anillos de color verde oscuro que oscilan entre los 10 cm. y los 40 cm. A lo largo del día, el interior va adquiriendo un tono marrón. 

Pitium:
 presente de junio a septiembre. Puede afectar a céspedes recién plantados, provocando grandes manchas oscuras que matan a las plántulas. En prados ya consolidados, las zonas enfermas muestran un color naranja que se va extendiendo y secando otras zonas sanas. Surge en terrenos con mal drenaje, húmedos y cálidos. 

Moho lamoso: habitual entre junio y noviembre. Se manifiesta con parches grisáceos de pequeño tamaño que dificultan el crecimiento de la hoja. Es fácil de retirar con un rastrillo. 

Marchitez de fusarium:
 propio de meses cálidos. Es uno de los hongos más frecuentes y peligrosos debido a su rápida expansión. Su síntoma principal es la aparición de ‘ojos de rana‘, es decir, zonas circulares de color pardo con hojas aún verdes en el centro. Muy amigo de las altas temperaturas y la humedad, conviene aplacarlo de inmediato con fungicidas. 

Fusariosis fría:
 aparece normalmente entre enero y abril. La enfermedad se reproduce en céspedes sometidos a frío intenso, especialmente aquellos cubiertos de nieve. Al igual que los anteriores, se presenta en forma de manchas, en este caso blanquecinas con bordes rosados. 

Antracnosis: de común aparición entre abril y noviembre, es uno de los hongos más agresivos. Se desarrolla con facilidad y puede secar todo nuestro prado. Cuando ataca, pueden observarse parches cobrizos sin forma determinada avanzando diariamente. 

Hilo rojo:
 puede afectar al césped durante todo el año, especialmente en épocas de fuertes lluvias. Sus síntomas son muy similares a la ‘mancha de dólar’, pero en este caso el tono es mucho más rojizo. Seca todas las hojas que infecta, y se propaga rápidamente.

césped con hongos césped

¡Acaba con ellos!

Para poner fin al problema de los hongos, lo mejor es que acudas a tu vivero con una muestra del césped afectado, y localices el fungicida más adecuado. Empresas como Massó, Compo, Bayer o Cerexagri tienen en sus catálogos distintas variantes que podrás adquirir para frenar en seco cualquiera de las enfermedades antes mencionadas.

Una vez esté esparcido el fungicida, no se debe regar el prado hasta pasados tres días. De este modo evitamos que se diluya con el agua y pierda su efecto. A la hora de podarlo, es bueno dejar el corte más alto que de costumbre; la planta lo agradecerá y será más fuerte a la hora de combatir la afección. También es conveniente esparcir el producto por la hoja del cortacésped para evitar la propagación del hongo por zonas sanas.
cochinillas

Cuidado con la cochinilla algodonosa

Pequeños parásitos cubiertos de una pelusa blanca y algodonosa. Pueden formarse grandes grupos en los tallos y debajo de las hojas de una gran variedad de plantas
Un ataque grave lleva a que las hojas se marchiten, se vuelvan amarillas y caigan. Una infección ligera es fácil de resolver: quítelas frotando con una paño húmedo o un bastoncilllo de algodón. Un ataque grave es difícil de controlar; rocíe semanalmente con malathion o un insecticida sistémico.
gr_79225_2365849_404914

Como cuidar la planta del Limón

Las plantas y las flores que componen nuestro jardín determinan su belleza. La atmósfera que pueden llegar a crear sus colores y aromas es una cualidad que tenemos que mantener, conservándolas sanas. Pero, al estar expuestas al exterior, sufren las inclemencias del tiempo, plagas y enfermedades, que debemos evitar siempre que sea posible. Los árboles, aunque parezcan más resistentes, también son vulnerables a infecciones que los vuelven débiles e incluso provocan su muerte. Mantén sano y cuida tu limonero conociendo sus problemas más comunes y aprendiendo a prevenirlos.

Plagas

Minador de los cítricos: es un microlepidóptero de la familia de las Gracillaridae. Ataca a las hojas jóvenes reduciendo el crecimiento del árbol y su cosecha; las hojas y los nuevos brotes mueren. El viento, las altas temperaturas y la humedad lo favorecen. Las plantas más propensas a ser dañadas son las de los viveros, los limoneros de riego localizado y cualquiera que esté en la etapa de floración.
limón malo
Tendremos que reducir el número de brotaciones, por lo que no lo abonaremos demasiado. Si la cantidad de larvas por cada hoja es importante, entonces emplearemos los productos químicos recomendados para su desinfección.

Pulgones: debilitan la planta si la infección está muy extendida. Los productos químicos empleados para erradicar estas plagas tienen que ser debidamente escogidos en función a la gravedad del contagio. Hemos de tener precaución porque existen unos ácaros (Fitoseidos) que de forma natural se encargan de su erradicación, y podríamos matarlos.
Chinchillas: perjudican a toda la planta porque absorben la savia del árbol. Viven en las hojas, las ramas y, en menor medida, en los frutos. Por su elevada mortalidad no suele suponer un grave problema, pero si no es suficiente, habrá que utilizar tratamientos específicos para su erradicación.
tronco limoneroÁcaro de las maravillas: se alimenta también de la savia. Deforma las hojas y las flores y reduce su crecimiento junto con el de los frutos, que se quedarán pequeños. El tratamiento deberá llevarse a cabo durante el periodo de floración; los productos químicos más adecuados son: Bromopropilato o Piridafention.
 
Prays o polilla de los cítricos: están presentes todo el año, pero los encontraremos especialmente en primavera y otoño. Se alimentan de los órganos de la flor hasta que éstas mueren y de los frutos nuevos. Los brotes jóvenes también se ven afectados. Las materias químicas y la proporción en que deben aplicarse son: flucitrinato (10%), tau-fluvalinato (24%) e isoxation (50%). Todas ellas en concentrado emulsionable.
 Enfermedades Nematodo de los cítricos: reduce el número y el tamaño de los frutos, provocando una depresión en la planta, aunque no llega a matarla. El nematodo se introduce por la raíz, que absorbe sus huevos. Existen hongos, bacterias y otros organismos vivos que lo destruyen. Si fuera necesario comenzar un tratamiento químico, es aconsejable que lo hagamos antes y después de la plantación. Evitar que nuestra planta sufra estrés, colaborar en su crecimiento, el riego por goteo o utilizar un agua limpia son factores que nos ayudarán a mantener sanos nuestros ejemplares.
 
Gomosis: es una enfermedad que provoca la podredumbre del árbol: tronco y raíces. La zona afectada se oscurecerá y se deshidratará hasta que la savia no pueda drenar esa zona y llegue incluso a secarse, como es el caso de las ramas y raíces infectadas. Las hojas amarillean y su forma es más puntiaguda, los brotes son débiles y sus frutos pequeños. La corteza del tronco se separa y se produce una sustancia pegajosa alrededor. La humedad favorece esta descomposición que se presenta, a veces, en una capa de moho blanca.
Para prevenir la podredumbre es importante evitar el exceso de humedad; así, tendremos que vigilar que el agua de la lluvia no se estanque o separar bien los aspersores entre sí cuando reguemos. Asimismo, cuidaremos de no lesionar la planta al trabajar con ella, procuraremos que la tierra esté suelta para que las raíces crezcan sin problemas y la prevendremos de cambios bruscos, como pasar de un periodo de sequía a otro de riegos abundantes. Si no nos queda más remedio que someterla a un tratamiento químico, usa un fungicida y espárcelo por toda la zona afectada para evitar que ningún hongo quede vivo.

Alternaria alternata: necrosa las hojas, los frutos y los tallos de las brotaciones casi por completo. Los limones llegan a presentar manchas negras y, una vez infectado, acabarán cayendo del árbol. Un abono demasiado agresivo (excederse en el nitrógeno, por ejemplo) o una poda inadecuada hacen a nuestro árbol más vulnerable. Nos desharemos de las partes afectadas y, si esto no es suficiente, nos ayudaremos de remedios químicos.
Virus de la tristeza: también llamado ‘Citrus tristeza virus’ (CTV), provoca una de las enfermedades más graves. Progresivamente la copa pierde volumen, las hojas y ramas se secan, disminuye la cantidad de frutos, que también ven afectados su color (más pálido), y finalmente el árbol muere. El pulgón pardo y el algodonero son los responsables de esta enfermedad. Existe una técnica, Elisa, que se utiliza para reconocer y controlar los virus de CTV. En ciertas ocasiones, se combina con mallas anti-pulgón que permiten la germinación de plantas libres de estos pulgones.
picudo-rojo

Plagas de las palmeras

El Picudo Rojo de las Palmeras (Rhynchophorus ferrugineus) es una de las plagas que más alarma crea, especialmente en el caso de España, en el género Phoenix (Phoenix canariensis, Phoenix dactilífera, etc.). Este año tiene lugar el 2º Encuentro PHYTOMA España sobre esta Plaga de alto riesgo y urgente control.
Picudo Rojo
Este segundo encuentro Internacional sobre El Picudo Rojo de las Palmeras (Rhynchophorus ferrugineus) se celebra en Valencia, los días 8 y 9 de febrero de 2011 en el Salón Paraninfo, Edificio Rectorado de la Universidad Politécnica de Valencia (España).
El picudo rojo de las palmeras (Rhynchophorus ferrugineus) fue detectado hace 25 años en el Norte de África (a través de Egipto), su expansión por el área mediterránea ha sido progresiva, llegado a afectar actualmente a países como Italia (2004), Grecia (2005), Chipre y Francia (2006), Malta y Portugal (2007), Eslovenia (2009) así como en Turquía, Marruecos… y, sobre todo, España en 1995.
Como dato a tener en cuenta de su extremada peligrosidad, en la región de Hofuf en Arabia Saudita, el picudo rojo ha matado más de 300.000 de palmeras en quince años, y sigue infestando con más fuerza nuevas palmeras.
Como consecuencia de ello, el MARM promulgó en 1996 una orden que prohibía las importaciones en España de palmeras proviniendo de Egipto.
Desafortunadamente, en el año 2000, el MARM modificó la orden de 1996 y volvió a autorizar la importación de palmeras de Egipto, sin que el grave problema se hubiera solucionado en España.
Tras estos 15 años de Rhynchophorus ferrugineus en España, ya existen resultados de experiencias de investigación en las condiciones de este país con técnicas eficaces y asequibles que intentan erradicar la plaga del picudo rojo de las palmeras.
Sin embargo, toda esta información, todas estas técnicas de control ensayadas, están “dispersas”, de ahí la urgente necesidad de reunir en un mismo punto de encuentro a todos los agentes implicados en este ámbito para que puedan difundir de una forma coherente sus conocimientos y resultados. Por ello este segundo congreso internacional.