Tag Archives: Invierno

suelo-111

Como ayudar al suelo de nuestras plantas

Anuncios Patrocinados
Si nada más, tirar un poco de estiércol en el suelo en el otoño y el invierno vamos a hacer el trabajo de mezclar adentro. Pero el otoño es un buen momento para probar y modificar su suelo. Es una buena idea probar el pH del suelo cada dos años, con más frecuencia si usted está tratando de corregirlo. La razón de todo el mundo arpas de pH es que si el pH del suelo es demasiado alcalina o ácida, las plantas no podrán acceder a cualquiera de los nutrientes en el suelo, no importa cuán rico el suelo es o cuánto les das de comer. La mayoría de las plantas prefieren un pH neutro de alrededor de 6,3 a 7,0, pero algunas plantas prefieren realmente los extremos (como los arándanos), a fin de comprobar el pH por lo que está creciendo.
Usted puede comprar un kit de pH de la mayoría de los centros de jardinería o puede tener Extensión Cooperativa de la prueba para usted, por lo general por una tarifa nominal. Algunos centros de jardinería también ofrecen este servicio.
También podría haber probado el suelo para una variedad de otros nutrientes esenciales. Por lo general, tiene que enviar una muestra de suelo a un laboratorio para esto. Una vez más, la Extensión Cooperativa ofrece este servicio. Se enviará una copia de los resultados y recomendaciones para el fósforo, potasio, magnesio, etc, en su suelo. Esta es una buena información, pero no es esencial a menos que usted está teniendo problemas o el cultivo comercial. Si usted ha sido la adición de materia orgánica al suelo, es probablemente muy bien.
gioseppo-450221

La jardinería en Septiembre

Septiembre debe socorrer a los jardines en el hemisferio norte y señalar el comienzo de una nueva temporada para los jardineros en las áreas que han sido demasiado caliente para cualquier cosa menos tropicales, así como los jardineros del hemisferio sur. Así que si usted está comenzando el proceso de poner su jardín a la cama o se prepara para un nuevo comienzo, septiembre puede ser uno de los meses más activos en el jardín. Esperemos que el clima coopera.
Te presentamos una lista de tareas que puedes hacer para esta temporada, dependiendo de tu localidad y tu clima. 
Todo el mundo
Diverso
  • Detener la poda y la fertilización
  • Comprube las plagas que pueden afectar sus plantas
  • Iniciar la limpieza en los macizos de flores, recortando cualquier planta que haya acabado la floración o está enfermo
  • Cortar esquejes para pasar el invierno bajo techo
  • Iniciar winterizin su jardín acuático
  • Esté pendiente de aviso de frio y cubrir las plantas tiernas
  • Fotografiar sus jardines y contenedores para un récord de triunfos y frustraciones del año
  • Dar el abono de una última vuelta

Flores y otras plantas ornamentales

  • Divide y mueve los perennes
  • Cavar y almacenar bulbos blandos como: dalias, caladios, cañas y begonias tuberosas
  • Iniciar la plantación bulbos que florecen en primavera

Verduras

  • Cosecha verduras restantes, incluyendo tomates verdes.  
  • Espere una helada antes de la cosecha coles de Bruselas
  • Elige hierbas para secar o congelar
  • Cura la calabaza de invierno para el almacenamiento. Coloque en un lugar con sombra protegida fresco durante aproximadamente 1 mes.

Fruta
  • Limpie los frutos caídos

Árboles y Arbustos

  • Plantar árboles y arbustos. Mantenga bien regado, si no hay suficiente lluvia.

Plagas
  • Deseche todos los residuos de plantas enfermas o infestadas, para evitar pasar el problema al invierno 

Zonas más cálidas
  • Reinicie el huerto. Iniciar semillas de las plantas  amantes de calor como tomates y pimientos
  • Sembrar las semillas directas de lechuga , verduras , cebollas , guisantes , habas y brócoli
  • Semillas anuales de estación fría
  • Planta los bulbos de otoño
  • Mantenga las frutas cortadas a medida que maduran
  • Pode los arbustos que florecen en verano
Esperemos que estos consejos te sirvan para esta temporada.
semilleros-b1

Los semilleros y el invierno

Las plantas que sean más sensibles o aquellas que provengan de otros hábitats más exóticos y que sufran en mayor medida cuando se acabe el verano, estarán más resguardadas en el interior. Con un semillero y el sustrato adecuado sería suficiente. Los mejores emplazamientos son en las ventanas o cualquier otro sitio donde les pueda incidir la luz pero que queden alejadas de las heladas.
Plantar en semilleros es muy útil para adelantarnos al verano y así tener sembradas de antemano las especies que querramos tener cuando llegue el buen tiempo. Hay sustratos especiales para este tipo de siembras, ya que si no fuera por ellos, en el exterior no aguantarían y el trabajo no valdría para nada.
Proteger-plantas-de-heladas1

Aislamiento de las plantas para protegerlas del frío

Tanto las plantas más pequeñas, como los arbustos o los árboles, se ven amenazados por el hielo formado a primeras horas del día. Entre los remedios más tradicionales, se encuentra el empleo de arpillera, cartones, paja, tierra, o cualquier otra cosa similar (alfombras viejas, mantos, papel de periódico…). La idea es abrigar la base del nacimiento de las plantas y que no incida ahí el frío.
Con campanas o pantallas protectoras se consigue formar barreras que las aislan e impiden que contacten directamente con el frío. Básicamente evitan que las azote el viento, lo cual influye para que se forme una capa de hielo sobre las plantas. 
Pese a todo siempre pueden amanecer con una fina capa de escarcha, ya que no se puede evitar que no haya humedad entre el final de la noche y el comienzo de la mañana. En este caso, el problema es menor y de fácil solución. Nosotros mismos podemos quitarla suavemente.
heladas1

Consecuencias de las heladas en nuestro jardín

Tras noches especialmente frías, la humedad del ambiente y el rocío de la mañana se forman las heladas. No siempre tienen por qué afectar por igual a las plantas, todo depende de la intensidad y la duración de estas condiciones. La situación menos dañina es en la que se hiela la superficie y se forma escarcha. Las plantas más sensibles y frágiles son las que se ven afectadas en este caso, ya que tienen además del frío tienen que soportar un peso añadido que las puede romper. 
Si la helada ha sido más potente, habitualmente bajo un ambiente más seco, puede congelar los líquidos de las células vegetales y romper sus tejidos. Las daña desde dentro y quedan destruidas. Lo curioso es que no se forma hielo, pero atacan igualmente a nuestras plantas. Se conocen como heladas negras, y dado que se desarrollan bajo condiciones de poca humedad, basta con regar antes un poco para evitarlas. 
Además de las heladas en sí, igualmente peligroso es una rápida exposición al sol, ya que supone un cambio brusco de temperatura que también las hace sufrir. Por ello, tanto para prevenir las heladas como estos cambios de temperatura, hay varios trucos y mecanismos de protección que nos ayudarán a cuidar el jardín.
bonsai_wypas1

Como cuidar el bonsai en invierno

Los bonsáis no dejan de ser árboles como los que vemos habitualmente en cualquier parque o jardín. Por eso, necesitan que en el invierno se les deje en paz. Si están en el exterior y los protegemos suficientemente, no hace falta ni que los llevemos dentro de la casa. 

De hecho, el sitio donde debe colocarse cada bonsái depende del tipo de árbol que se tenga y de sus necesidades concretas pero, de todos modos, una pauta a seguir para todos los bonsáis de exterior es que los protejamos de posibles heladas envolviéndolos en capas de espuma de poliestireno o tapando los tiestos con mantas. Otra buena opción es que los metamos dentro de un invernadero, siempre que éste no tenga calefacción incorporada.
En cuanto a los bonsáis de interior, simplemente con colocarlos en una habitación que no tenga excesivo calor, y con mucha luz, hay más que suficiente. Dosideasque no podemos olvidar son que nunca se abona un árbol en invierno y que hay que tener en cuenta su riego, porque también pueden secarse, aunque haga frío.
Si ha hecho mucho frío y se te ha muerto el tronco de tu bonsái favorito, aun no lo des por perdido. Si la raíz sigue viva y es una especie que saca brotes fácilmente (como el olivo o el olmo), todavía es posible que lo remodeles de forma y lo salves. Te puede quedar un árbol con estilo múltiple tronco realmente espectacular y completamente diferente al que tenías.
Si deseas conocer mas trucos para cuidar tu bonsai, acceder a este estupendo curso, que a un módico precio, podrás conocer todos los datos para mantener siempre tu bonsai con el máximo esplendor.
tulipanes-III1

Los bulbos como plantas de invierno

Hay gran variedad de bulbos que se adaptan bien a las condiciones invernales. En realidad, el bulbo es la parte subterránea del vegetal que sirve para acumular nutrientes que les permitan crecer y que darán lugar a las plantas bulbosas que nosotros podemos ver.
El tulipán pertenece a esta clase de plantas y es un clásico en las macetas de los jardines durante el invierno. Empiezan a florecer durante el mes de enero, y los hay de muchos colores distintos, por lo que no tenemos que renunciar al colorido durante el invierno. 
El crocus es otro bulbo que crece muy bien en esta época del año. Su color oscila entre distintas tonalidades del violeta y del malba fundamentalmente, pero también pueden ser amarillos o blancos.
Flores-de-Bach-Heather-Brezo1

El brezo como planta de invierno

El brezo es un arbusto pequeño con unas hojas de color verde oscuro y que en invierno destaca por el color morado o blanco de sus flores
Puede alcanzar bastante altura, más de un metro, pero eso depende del suelo donde lo plantemos y de cómo dejemos que crezcan sus raíces.

Crecen con fuerza sobre suelos frescos y estando a pleno sol, aunque también toleran la sombra. Si el suelo es ligeramente ácido, favorecerá su crecimiento.

Jazmin-cuidados1

El jazmin para el invierno

Se desenvuelve bien en ambientes cercanos a los 10ºC, por lo que si vivimos en zonas con temperaturas suaves en invierno donde por las noches tampoco baje mucho la temperatura, podemos tener un jazmín sin miedo a que se estropee. En general, si se trata de frío o calor, prefieren desarrollarse en el clima frío.

 Aunque tolere bien el invierno, es en otoño cuando mejor florece: entre finales de agosto hasta todo el mes de octubre. Es una planta trepadora, así que es conveniente plantarla para que crezca apoyada en una pared o muro. Otra ventaja para tenerla durante las estaciones frías es que solo hace falta salir a regarlas una o dos veces por semana, y que se adapta a gran variedad de suelos.
4652_2009-0059_b1

Que hacer con las heladas del invierno en nuestras plantas 2012

Si la helada ha sido más potente, habitualmente bajo un ambiente más seco, puede congelar los líquidos de las células vegetales y romper sus tejidos. Las daña desde dentro y quedan destruidas. Lo curioso es que no se forma hielo, pero atacan igualmente a nuestras plantas. Se conocen como heladas negras, y dado que se desarrollan bajo condiciones de poca humedad, basta con regar antes un poco para evitarlas. 
Además de las heladas en sí, igualmente peligroso es una rápida exposición al sol, ya que supone un cambio brusco de temperatura que también las hace sufrir. Por ello, tanto para prevenir las heladas como estos cambios de temperatura, hay varios trucos y mecanismos de protección que nos ayudarán a cuidar el jardín.
Aislamientos y cubiertas
Tanto las plantas más pequeñas, como los arbustos o los árboles, se ven amenazados por el hielo formado a primeras horas del día. Entre los remedios más tradicionales, se encuentra el empleo de arpillera, cartones, paja, tierra, o cualquier otra cosa similar (alfombras viejas, mantos, papel de periódico…). La idea es abrigar la base del nacimiento de las plantas y que no incida ahí el frío.
Con campanas o pantallas protectoras se consigue formar barreras que las aislan e impiden que contacten directamente con el frío. Básicamente evitan que las azote el viento, lo cual influye para que se forme una capa de hielo sobre las plantas. 
Pese a todo siempre pueden amanecer con una fina capa de escarcha, ya que no se puede evitar que no haya humedad entre el final de la noche y el comienzo de la mañana. En este caso, el problema es menor y de fácil solución. Nosotros mismos podemos quitarla suavemente.
Semilleros
Las plantas que sean más sensibles o aquellas que provengan de otros hábitats más exóticos y que sufran en mayor medida cuando se acabe el verano, estarán más resguardadas en el interior. Con un semillero y el sustrato adecuado sería suficiente. Los mejores emplazamientos son en las ventanas o cualquier otro sitio donde les pueda incidir la luz pero que queden alejadas de las heladas.
Plantar en semilleros es muy útil para adelantarnos al verano y así tener sembradas de antemano las especies que querramos tener cuando llegue el buen tiempo. Hay sustratos especiales para este tipo de siembras, ya que si no fuera por ellos, en el exterior no aguantarían y el trabajo no valdría para nada.
Algunos trucos contra las heladas
Además de estas recomendaciones, hay algunos consejos que siempre pueden ayudar a complementar nuestra labor de protección. Todo lo que sea sumar es bienvenido: no orientar las macetas hacia el norte para evitar heladas más fuertes, no regar si la temperatura es inferior a cero grados ni dejar la tierra mojada cuando anochezca, los tallos externos se pueden atar (si se puede) a los del interior para que no queden tan expuestos al viento y al frío, o forrar una maceta grande con materiales aislantes e introducir en ella la maceta donde tengamos la planta. 
El invierno es la época más dura del año para los jardines, pero prestando atención a los cuidados y con un poco de paciencia para aplicar estas medidas conseguiremos superarlo y llegar en buenas condiciones a la primavera para que vuelva a recuperar su esplendor.
acacia-baileyana1

Conoce la Acacia de Baile

– Nombre científico o latino: Acacia baileyana F. von Muell.
– Nombre común o vulgar: Mimosa, Acacia de Baile, Mimosa de Baile.
– Familia: Mimosaceae.
– Origen: Australia (Nueva Gales del Sur).
– Árbol pequeño (5-8 m).
– Arbol de follaje semipéndulo.
– Hojas: de aspecto plumoso, persistente, de color glauco.
– Su floración es de color amarillo-cobrizo brillante.
– Floración: invierno (enero-febrero), con ligero olor a violeta.
– Frutos: legumbres verdes con borde reticulado, pardas cuando maduran.
– Posee numeros cultivares.
– Para formación de masas y en pequeñas alineaciones.
– Muy recomendada para todo tipo de litoral mediterráneo y para primeros términos de vegetación.
– Situación: sol o semisombra.
– Soporta heladas de corta duración (-5ºC).
– Suelo pobre, drenado, fresco o seco.
– Resiste los terrenos calcáreos.
– Agradece una poda de limpieza y formación que se ha de realizar después de la floración.
– Le viene bien una poda después de la floración.
– Multiplicación: en primavera por semillas metidas en agua con anterioridad; en verano por esqueje o por injerto en Acacia retinodes.
cedro-negro1

Consejos para sembrar un cedro en invierno

El cedro es un árbol de hoja perenne de lafamiliade las pináceas que se planta durante el invierno. Sucultivoes muy fácil.
El cedro es una de las coníferas más ornamentales cuando alcanza su máximo desarrollo. A continuación veremos cómo plantar y cultivar el cedro, así como los cuidados necesarios para su desarrollo. 
El cedro se reproduce a través de semilla o injerto, que se siembra o planta durante el invierno. El trasplante hay que hacer antes de que la planta alcance 1 metro de altura. La reproducción a través de semilla es muy lenta, por lo que normalmente se realiza a través de injertos de la mano de especialistas.  La floración se produce durante el otoño, aunque no tiene ningúnvalorornamental.
Para su cultivo, el cedro necesita buena tierra de jardín, exposición a pleno sol yriesgosmuy abundantes. El cedro no soporta los terrenos húmedos y compactos, en los cuales amarillea y termina muriendo. Es más aconsejable regarlo abundantemente, para que crezca rápidamente, en un terreno con un buen drenaje para que no se acumule la humedad.
4347275-campo-de-arroz-en-invierno-en-corea1

El cultivo del huerto en la temporada fria

Si disponemos de un jardín de medianas dimensiones en nuestra casa, además de llenarlo de flores y plantas, podemos decidirnos por cultivar algunos alimentos que llevar a nuestra mesa. No te proponemos una gran plantación, pero si tienes tiempo para dedicarle, podrás sembrar tomates, patatas, verduras y hortalizas, o incluso algún árbol frutal, que harán las delicias de la familia. Aunque el invierno no es el momento de máximo esplendor en nuestros huertos, sí es el ideal para acondicionar el terreno y a la vez, disfrutar de algunos productos de esta época.
Verduras y hortalizas para todos los gustos
El invierno nos permite cultivar una variedad no despreciable de vegetales con los que llenar nuestras neveras. La mayoría de ellos los comenzaremos a plantar en otoño, por lo que será en estos meses de frío, cuando den sus mejores frutos.
El mes de enero nos traerá berzas, coliflores, repollos, acelgas y espinacas. Será cuestión de gusto lo que decidas llevar a tu huerta. En febrero podemos añadir brécol, berenjena, remolacha, coles de Bruselas… con los que elaborar sanos y suculentos platos de alto valor nutricional. Con la mejora de las temperaturas, ya en marzo, empezaremos a cultivar patatas tempranas, acelgas, tomates, cebolletas, zanahorias y lechugas para combinar en nuestras ensaladas.
El lugar que seleccionemos para crear nuestra propia huerta debe ser soleado, de esta forma nos aseguraremos los buenos resultados. Si nuestra región es propensa a las heladas, quizás debamos tapar nuestros cultivos con plásticos para que no se estropeen, una vez que los frutos hayan empezado a aflorar. Es conveniente que no estén expuestos a fuertes rachas de viento que dificulten su crecimiento.
Preparar el terreno para el cultivo
El huerto, aunque sea pequeño, requiere una serie de cuidados, incluso cuando no hay nada plantado. El invierno será la mejor época para prestárselos, ya que es el momento de menos productividad.
Estas labores consisten principalmente en preparar el terreno, hacer la siembra o plantación… Algo a tener en cuenta es la rotación de cultivos. No es bueno sembrar todos los años lo mismo y en el mismo lugar. Cada cultivo necesita unos nutrientes que coge del suelo. Si siempre plantamos lo mismo, las necesidades serán también las mismas y la tierra se agotará sin poder aportar ningún beneficio.
La rotación también nos permite eliminar algunos insectos perjudiciales. La mayoría de ellos tienen un ciclo vital de un año. Si antes de que trascurra este tiempo cambiamos el cultivo, éstos morirán y evitaremos el daño para nuestros productos.
En cultivos pequeños no suelen darse plagas, por lo que no será necesario emplear ningún producto químico que perjudique la calidad de nuestros alimentos. Si vemos que en nuestra región hay una determinada plaga en una cosecha, lo mejor será que ese año nos decantemos por otro cultivo, así evitaremos el problema a la vez que daremos un respiro a la tierra.
Cavando la tierra en invierno y haciendo rotaciones lograremos la protección suficiente, que completaremos con la eliminación manual de larvas o insectos que aparezcan ocasionalmente sobre nuestras hortalizas.
Árboles frutales
Si dispones de espacio suficiente, plantar frutales en tu jardín será una buena elección. Además de recompensarnos con deliciosas frutas, proporcionarán sombra que agradeceremos en los meses de más calor.
No todos los climas son aptos para todas las especies. Los cerezos, por ejemplo, no se desarrollarán bien en climas tropicales, ya que necesitan retener frío para un adecuado crecimiento. El suelo debe ser fértil, con buen drenaje, rico en materia orgánica y sin exceso de caliza. Deberemos tener presente si nuestras especies necesitan polinizadores. El melocotonero, por ejemplo, no los necesita, y puede plantarse en solitario. Los manzanos, perales y ciruelos deben emplazarse junto a uno o más cultivos que florezcan al mismo tiempo. De esta forma los insectos polinizan las flores para que haya frutos.
El invierno es la mejor época para plantarlos, retrasándolo hacia finales de la estación si las heladas son muy duras. Debemos procurar que el lugar donde los pongamos sea amplio y soleado.
Llevar una vida saludable será más fácil si te alimentas con los productos que tú mismo cultivas. Si te gusta la naturaleza, dispones de espacio y de tiempo para dedicarle, crear un huerto en tu jardín será una buena opción para darle a tu organismo alimentos ricos y sanos.
rgh1286335462b1

Como cuidar los bulbos en el invierno

Hay gran variedad de bulbos que se adaptan bien a las condiciones invernales. En realidad, el bulbo es la parte subterránea del vegetal que sirve para acumular nutrientes que les permitan crecer y que darán lugar a las plantas bulbosas que nosotros podemos ver.
El tulipán pertenece a esta clase de plantas y es un clásico en las macetas de los jardines durante el invierno. Empiezan a florecer durante el mes de enero, y los hay de muchos colores distintos, por lo que no tenemos que renunciar al colorido durante el invierno. 
El crocus es otro bulbo que crece muy bien en esta época del año. Su color oscila entre distintas tonalidades del violeta y del malba fundamentalmente, pero también pueden ser amarillos o blancos.
macetas1

Como ayudar y proteger las plantas en este invierno 2011

Cómo proteger las plantas contra el frío. Ya llega el invierno y con él uno de los principales causantes de la muerte de las plantas. Si bien las especies autóctonas suelen resistir el frío bastante bien, aun éstas son susceptibles de morir ante fuertes heladas.
Por eso te contamos paso a paso cómo proteger las plantas contra el frío, tanto las que tienes en el interior como en el exterior de tu hogar, para que puedas disfrutar detodosu colorido y frescor incluso en elmáscrudo invierno.
El mayor cuidado lo requieren las plantas de exterior, ya que estarán expuestas al frío y las nevadas. En el caso de que tengasplantasen macetas, es importante que las protejas lomásposible del viento directo y de aquellos lugares donde se acumula nieve. Ciertasplantasdeberás introducirlas durante esta temporada en el interior del hogar, especialmente si no son autóctonas, como las plantas exóticas de lugares cálidos.
Las raíces son muy delicadas y debes protegerlas especialmente del hielo, por eso deberás cubrirlas con una tela o fibra que encontrarás en los viveros; en el caso de que directamente hayas plantado en el suelo éste debes cubrirlo con un material aislante, como las hojas de árboles.
Las plantas de interior también debes protegerlas contra el frío. A diferencia de lasplantasde exterior, su cuidado debe ser el habitual, aunque tomando la precaución de que no les lleguen algún tipo de corriente y alejándolas de estufas y radiadores, ya que lo mejor es que reciban el calor de la casa sin exponerlas directamente.
En el caso de que tengas plantas aromáticas o de usos medicinales te recomendamos que durante la noche las introduzcas en el interior, ya que las fuertes heladas nocturnas pueden matarlas. Si tienes algunaplantaen especial que no sepas cómo cuidar coméntanoslo y te diremos como protegerla del frío.
1_17092008190109_g1

Las plantas en Invierno, conoce que hacer

Durante esta estación resaltan las formas de las especies, las diferentes tonalidades de los colores verdes, las texturas de las hojas, los diferentes tipos de troncos de árboles (texturas, siluetas y cortezas), los tallos de los arbustos, sin olvidar que los verdaderos colores van a ser aportados por las especies que nos brindan abundantes frutos y bayas, como es el caso de algunos árboles frutales. 
La importancia de las especies perennes -también serán las que se destaquen- ya que son las encargadas de dar estructura al espacio, por lo cual es importante haber planificado con antelación y atentamente el cultivo de estas especies para que el jardín no quede desequilibrado ni pierda su estructura durante los meses más fríos. 
Los árboles y arbustos proterantes (florecen sobre sus ramas desnudas, antes que broten las hojas) son muy importantes a tenerlos en cuenta, y siempre recomiendo, al menos tener una especie en nuestro jardín, no solo son muy gratificantes, porque nos anuncian que la primavera está por llegar, sino que son de un altísimo valor ornamental y dan color en el jardín, cuando es difícil encontrar una especie en flor. 
Es el ejemplo de los Prunus cerasifera y dulcis, los primeros en florecer, en el último mes del invierno, le siguen la Magnolia liliflora, los Chaenomeles speciosa y luego ya entrando en la siguiente estación, la primavera, las Forsythias.
No tenemos que olvidarnos, de la función de comodín, que cumplen los plantines de temporada, aportando colores y alegría, en las diferentes estaciones; siempre son de ayuda extra y es muy importante tener alguna área designada para cultivarlos en macizos de éstos o combinados con otros ejemplares de diferentes magnitudes, e ir cambiándolos a medida que van pasando las estaciones. En esta época del año, podemos contar con Prímulas, Violas y Cyclamen, entre las más cultivadas.
liquidambar1

Plantas y arboles ideales para la temporada fría (II Parte)

Arbustos
Los arbustos que aporten color llamativo con sus hojas o sus frutos se constituyen en puntos focales en otoño. Sin embargo, también es importante elegir algunas plantas que permanezcan relativamente inalterables durante todo el año para que sirvan de trasfondo mientras que el interés va cambiando de un punto a otro del jardín con los cambios de estación.
Algunas especies recomendadas son: Berberis (las especies caducifolias toman coloridos espectaculares); Cotoneaster (por el color otoñal de las especies caducifolias y los frutos de colores brillantes); Nandina domestica (en otoño produce ramilletes de frutos de color rojo y la variedad ‘Firepower’ toma color rojo púrpura); Parra virgen (Parthenocissus), trepadora que toma bellos colores; Sedum spectabile, que ofrece bronces y castaños antes de marchitarse.
Flores
Sedum ‘Autumnn Joy’, Crisantemos, Brezos (Erica carnea, Erica vulgaris), Aster, Violeta de los Alpes (Cyclamen), Liriope muscari, Bignonia rosada (Podranea ricasoliana).

Las estrellas del invierno
Para contrarrestar la monotonía que se produce cuando la mayoría de las plantas se encuentran en descanso es importante la elección de especies que tengan atributos destacados en esta época.
Para ello debemos tener presente que durante el invierno el interés floral del jardín es mínimo. Las formas, tanto de las especies perennes como de las caducas, tienen un papel fundamental. Los colores y texturas son más sutiles, aportados por los frutos y cortezas de las ramas de especies caducas.
Árboles
En invierno la atención se centra principalmente por el color y textura de los frutos, bayas y cortezas. Sin olvidarnos de las coníferas que proporcionan interés todo el año por su rica variedad de colores, formas y texturas.
Dentro de las variadas opciones, podemos mencionar: Manzanos silvestres (Malus), muérdago (Ilex), limoneros (en lugares protegidos), Sorbus, Arce ssp., abedul (Betula ssp.), Myrtus lurna, sauce (Salix alba), eucaliptos.
Arbustos
Son componentes de mucha importancia en el jardín invernal al proporcionar principalmente masas de color y textura con su follaje: Hebe, Elaeaguns, Erica carnea (brezo), Mahonia, Viburnun tinus, Photinia davidiana. Estas últimas, además de follajes, aportan también flores atractivas en invierno. Los arbustos con tallos decorativos proporcionan colores brillantes: Cornus alba ‘sanguínea’ y ‘stolonifera’, Abelia triflora, Kerria japonica, Salix, Avellano, Deutzia.
Los frutos ornamentales pueden rivalizar o superar a las flores en cuanto a belleza y colorido: Ilex, Cotoneaster, Pyracanta.
Flores
Resultan especialmente valiosas en este momento en que la mayoría de las plantas se encuentran con su menor atractivo. Las bulbosas de floración invernal son muy interesantes para ocupar los espacios vacíos que dejan las herbáceas.
Hortensia de invierno (Bergenia crassifolia), lirio de invierno, helleborus, acanthus, daphne odora ‘aureo marginata’ con deliciosas flores perfumadas, rosadas y blancas a mediados del invierno, cyclamen, galanthus, narcisus, crocus son algunas de las flores que alegran los jardines en esta época del año.
jardinenotono1

Plantas y arboles ideales para la temporada fría (I Parte)

En la zona patagónica las estaciones están bien diferenciadas. Además del frío hay otras señales que nos anuncian la llegada del otoño o el invierno. Paulatinamente vemos que la luz que se filtra entre las ramas es más suave, creando sombras y contrastes, la vegetación va cambiando de color tornándose sus hojas amarillas, ocres, anaranjadas y rojas. 
Y al caer esas hojas, de a poco vamos descubriendo el invierno, donde los protagonistas son los troncos desnudos y el plateado de la escarcha que los recubre.

Para reproducir en el jardín este espectáculo natural, basta con una acertada elección de especies. 

Con una buena planificación, combinando plantas que tengan características que se destaquen en estas épocas del año tendremos la posibilidad de disfrutar del jardín a pesar del frío, la escarcha o la nieve.
El color de las hojas en el otoño, que pasan desde el dorado a los verdes amarillentos llegando hasta los púrpuras más intensos, visten los jardines, parques y veredas.

Y en el invierno, muchos árboles y arbustos perennes, se destacan por sí mismos, sea por su forma, follaje, tallos, troncos, bayas, frutos y flores. 

Sin olvidamos de las flores (de arbustos, bulbosas, perennes y herbáceas) que consiguen aportar una nota de color en el momento en el que el resto de las plantas pierden sus hojas o se secan. 
 Los destacados en el otoño
 En primer lugar, no se moleste en recoger las hojas caídas, éstas formarán una alfombra multicolor que lo hará sentir como en un bosque. Al final del otoño podrá juntarlas para aprovecharlas como mantillo o para compostar. 
 Árboles 
Los árboles de hojas caducas son sin duda los auténticos protagonistas. Si el jardín es pequeño se elegirá un solo ejemplar, en cambio en los jardines grandes pueden agruparse creando bosquecillos con combinaciones contrastantes.
Por el bello color de sus hojas otoñales podemos nombrar: Arce japonés (Acer palmatum y A. japonicum), Rhus tiphina, Liquidambar, Ginkgo biloba, Abedul (Betula ssp.), Roble (Quercus coccinea), Alamos (Populus ssp.), Crataegus; Ciprés calvo (Taxodium).
Plantas-resistentes-heladas

Algunas flores que soportan el frio

Plantas resistentes heladas
Hay varias maneras de proteger nuestras plantas de los daños ocasionados por las bajas temperaturas y las heladas en invierno. Sin embargo, es mucho más sencillo -sobretodo cuando vivimos en climas fríos- elegir especies adecuadas a estas condiciones climáticas.
A continuación tienes un listado con algunas de las más indicadas especies para los jardines de invierno: una recopilación de plantas que, además de ser mucho más resistentes, conservan toda su belleza y esplendor en los meses más fríos del año. ¿Quieres saber cuáles son?
Pernettia
Hay especies muy recomendables para el frío, porque justo en esta época florecen o se vuelven más bonitas. Si donde vives abunda el frío, no dejes de cultivar: col ornamental, brezo, brecina, agracejo, rododendro, pernettia, hiedra, caléndula del Cabo, campanilla de invierno, narciso, heleboro negro y crocus.
Otras plantas resistentes a las heladas son hamamelis, forsitia, membrillo del Japón, cotoneaster y torvisco. ¿Ves que aún enfrentando las adversidades del clima es posible tener un jardín hermoso y variado?
Col ornamental
botritis

Cuidado con las plagas de invierno

Botrytis cinerea, plaga de invierno
Es un hongo patógeno de muchas especies vegetales, aunque su hospedador económicamente más importante es la vid. En viticultura se conoce comúnmente como podredumbre de Botrytis; en horticultura normalmente se llama moho gris.
El hongo ocasiona dos tipos diferentes de infecciones de las uvas. Por una parte, la podredumbre gris, que es el resultado de una infección de plantas empapadas o en condiciones de humedad, y típicamente produce la pérdida de los racimos de uva afectados. El segundo tipo de  infección es , podredumbre noble, ocurre cuando a unas condiciones de humedad le suceden otras de sequedad.
Las características de Botrytis en la vid, es durante el crecimiento de la misma, probablemente la Botrytis esta siempre disponible para parasitar la planta. Hay que preocuparse de controlar este hongo cuando la planta esta más susceptible.
El hongo inverna como esclerocios, restos de micelio y esporas en sarmientos y residuos infectados de la temporada anterior, también puede estar en maderas y rastrojos. Las posibilidades de infección por Botrytis cinerea son tan numerosas que resulta inevitable el ingreso de abundante inóculo al parronal cada año.
Las esporas producidas en los residuos infectados son diseminadas por las gotas de lluvia y viento, desde donde infectan los tejidos susceptibles: hojas, flores y frutos. La infección primaria ocurre en los estigmas de las flores , donde  las hifas del hongo crecen dentro de los estilos hasta alcanzar los ovarios.