Tag Archives: Frutas

la-mejor-naranja-1

Las ventajas de la Naranja para nuestro cuerpo

Para mantenerse en forma y en forma, todos deberíamos estar comiendo más frutas y verduras – especialmente frutas de color naranja. En un estudio reciente realizado por el Hospital Universitario de Copenhague, las mujeres redujeron significativamente la cintura de tamaño comiendo naranjas en lugar de granos refinados como el pan blanco.
Ahora bien, donde podemos en contrar este maravilloso fruto que nos da la naturaleza? en muchos lugares, desde luego en los supermercados, en las tiendas, y ahora tambien se puede hacer compra de naranjas por internet. Este meravilloso medio que está revolucionando nuestras vidas también nos da al posibilidad de comprar una fruta tam completa como la naranja.
Muchos saben que las naranjas son ricas en fibra, que ayuda en la digestión y por lo tanto ayuda a acelerar la limpieza de nuestros sistemas. Pero la creciente evidencia muestra que las naranjas promover la pérdida de peso por otras razones que sólo la fibra. Los investigadores sospechan alto contenido de vitamina C y beta caroteno naranjas ‘también protegerse de la grasa del vientre. Las naranjas son grandes aliadas para la pérdida de peso!
Deseo de tomar un aperitivo para que lo recoja y aumentar su energía? Coge una naranja o un poco de jugo de naranja recién exprimido. Los nutricionistas dicen, que el jugo de naranja en realidad tiene más impulsores de la energía que una taza de café.
Si usted se siente perezoso a medio día y comienza a anhelar una taza de café, optar por el de naranja o jugo fresco en su lugar. Pruébalo y verás por ti mismo si lo que los nutricionistas dicen es verdad.
No sólo aumenta su energía por comer naranjas, también estará alimentando así su cuerpo. Las naranjas están llenas de nutrientes, minerales y fitoquímicos – pero sólo le costará tan sólo 60 calorías por naranja.
Es bien sabido que las naranjas contienen cantidades significativas de vitaminas A, B y C. También se ha demostrado que el consumo de naranjas le ayudará a absorber más calcio, magnesio y otros minerales. Los científicos no saben exactamente por qué comer naranjas hace esto, pero sospechan que es porque estimula el flujo de los niveles más altos de ácido clorhídrico en el estómago.
El ácido clorhídrico superior que viene de comer naranjas tiene un gran efecto en la desintoxicación del cuerpo también. Por ello, una tendencia cada vez mayor en este momento es la dieta de desintoxicación de naranja.
Pero comer naranjas no tienen que hacerse sólo para una dieta especial de desintoxicación. Todos deberíamos estar comiendo naranjas todos los días como parte de una dieta balanceada y saludable – con un montón de frutas y verduras, así como la grasa limitada, el azúcar y los carbohidratos refinados.
Las naranjas no sólo son buenos para nuestra salud. Naranjas nos pueden ayudar en nuestros objetivos de pérdida de peso! Pero, los expertos en nutrición consejo: es mejor comer la fruta de naranja. La muy buena fibra soluble adicional se puede encontrar en la membrana de la piel entre los segmentos de naranja. Esta es la fibra soluble que absorbe a las grasas en nuestro torrente sanguíneo.
Jugo, recién exprimido también es bueno. 87.000 enfermeras y enfermeros fueron rastreados en el Estudio de Salud de la enfermera de Harvard. Entre ellos, los que bebieron un vaso de jugo de naranja al día tenían un riesgo 25% menor de apoplejía.
Para las damas en concreto, las naranjas pueden ayudar a su régimen de la piel. La vitamina C contribuye a la producción de colágeno hacer que nuestra piel luzca más joven, suave y tersa. Es por esto que las cremas y pociones de vitamina C han estado golpeando los mejores tiendas de cosméticos.
Los expertos están convencidos naranjas reducen el riesgo de cáncer – en particular el cáncer del estómago, la boca, el esófago y la laringe en un sorprendente 50%.
Naranjas reducen el colesterol, por lo tanto, la prevención de enfermedades del corazón. Además de esto, las naranjas alimentos súper pueden mantener el asma y la artritis en la bahía. Pero si su principal preocupación es la pérdida de peso – las naranjas ayuda a prevenir la diabetes y la obesidad.
Estoy muy agradecido de que puedo disfrutar de este gran súper degustación y no tener que preocuparse de embalaje en las libras, y obtener todos los beneficios para la salud como un bono.
venta-de-plantas-en-monterrey-51

Por que un árbol de frutas no da frutas

Muchas personas se sienten frustrados cuando los árboles frutales se plantan en sus jardines parecen no llegar nunca a dar sus frutos. Puede tomar años para que un árbol frutal para convertirse en lo suficientemente establecido para producir flores, y mucho fruto por sí sola y puede tomar más tiempo para que el árbol para soportar un cierto cultivo. Antes de renunciar en su huerto, ejecute a través de estos puntos de control.
Tamaño y edad: Melocotones y albaricoques son algunos de los primeros portadores. Un durazno tamaño estándar o albaricoque pueden empezar a producir fruta cuando es de 3-5 años de edad. El tamaño estándar de manzana, pera, cereza, albaricoque y ciruela árboles toman un poco más de tiempo, 3-5 años.
Las variedades enanas de árboles frutales deben comenzar a producir antes, muchos dentro de la segunda o tercera temporada de crecimiento después del trasplante. Pero todos estos números son promedios. Hay otros factores que afectan cuando el árbol empiece a soportar.
Exposición al sol: Un árbol en su totalidad a la sombra parcial está luchando una batalla cuesta arriba. Los árboles frutales pueden sobrevivir en la sombra parcial, pero se necesitará más tiempo para comenzar a dar sus frutos.
Fertilidad del suelo: Frutales, como todas las plantas, requieren algunos nutrientes para sobrevivir. Pero los suelos excesivamente rica o la fertilización pesada pueden alentar la rama y crecimiento de las hojas, a expensas de la producción de fruta.
Poda: Todos los árboles frutales se benefician de la poda anual, si se hace con moderación. La poda de árboles frutales rejuvenece y estimula el crecimiento de las ramitas con frutas. La eliminación de más de un tercio de los árboles podría tener el efecto contrario que ibas para estimular y más ramas, como el cuerpo se repara de árboles y frutos. La falta de poda moderada regular es una de las causas más comunes de la no producción de fruta.
Muchas Frutas: Demasiada fruta no parece que debería ser un problema, pero hay dos inconvenientes con la  abundancia. En primer lugar, un conjunto de frutas grande significa que los recursos de árboles están estresados??. Generalmente, tiene que elegir entre una gran cosecha de frutas pequeñas o una pequeña cosecha de buenos frutos de tamaño.
En segundo lugar, algunas variedades de árboles frutales lidiar con el estrés de una gran cosecha, tomando un descanso del año después de una cosecha pesada. Parecen convertirse bienal en fructificación, produciendo una gran cosecha de un año y poco o nada la próxima.
Puede corregir ambos problemas por el adelgazamiento de la cosecha, mientras que los frutos son todavía pequeñas, unas tres semanas después de la época de floración. Deje únicamente una fruta de cada una de las espuelas o vástagos pequeña sucursal donde se produce el fruto. Deja los más grandes, más fuertes en busca de frutas para sobrevivir. Algunas frutas van a hacer esto por su cuenta. Puede ser alarmante para ver la caída de frutos en el suelo, pero es un fenómeno común llamado junio gota
Plagas y Enfermedades: Si han pasado al menos 5 años y que ha proporcionado el árbol frutal con buena atención y las condiciones de crecimiento y aún nada, valdría la pena llamar a la oficina de Extensión Cooperativa local para preguntar acerca de los posibles problemas de plagas o enfermedades. Puede haber un hongo que afecta a su área o puede ser algo tan grande como un problema de los ciervos.
Es difícil ser paciente cuando sólo tienes una oportunidad al año para dar fruto en sus árboles. Pero una vez que el ir, tendrás muchos, muchos años de cosechar las recompensas.
gioseppo-450221

La jardinería en Septiembre

Septiembre debe socorrer a los jardines en el hemisferio norte y señalar el comienzo de una nueva temporada para los jardineros en las áreas que han sido demasiado caliente para cualquier cosa menos tropicales, así como los jardineros del hemisferio sur. Así que si usted está comenzando el proceso de poner su jardín a la cama o se prepara para un nuevo comienzo, septiembre puede ser uno de los meses más activos en el jardín. Esperemos que el clima coopera.
Te presentamos una lista de tareas que puedes hacer para esta temporada, dependiendo de tu localidad y tu clima. 
Todo el mundo
Diverso
  • Detener la poda y la fertilización
  • Comprube las plagas que pueden afectar sus plantas
  • Iniciar la limpieza en los macizos de flores, recortando cualquier planta que haya acabado la floración o está enfermo
  • Cortar esquejes para pasar el invierno bajo techo
  • Iniciar winterizin su jardín acuático
  • Esté pendiente de aviso de frio y cubrir las plantas tiernas
  • Fotografiar sus jardines y contenedores para un récord de triunfos y frustraciones del año
  • Dar el abono de una última vuelta

Flores y otras plantas ornamentales

  • Divide y mueve los perennes
  • Cavar y almacenar bulbos blandos como: dalias, caladios, cañas y begonias tuberosas
  • Iniciar la plantación bulbos que florecen en primavera

Verduras

  • Cosecha verduras restantes, incluyendo tomates verdes.  
  • Espere una helada antes de la cosecha coles de Bruselas
  • Elige hierbas para secar o congelar
  • Cura la calabaza de invierno para el almacenamiento. Coloque en un lugar con sombra protegida fresco durante aproximadamente 1 mes.

Fruta
  • Limpie los frutos caídos

Árboles y Arbustos

  • Plantar árboles y arbustos. Mantenga bien regado, si no hay suficiente lluvia.

Plagas
  • Deseche todos los residuos de plantas enfermas o infestadas, para evitar pasar el problema al invierno 

Zonas más cálidas
  • Reinicie el huerto. Iniciar semillas de las plantas  amantes de calor como tomates y pimientos
  • Sembrar las semillas directas de lechuga , verduras , cebollas , guisantes , habas y brócoli
  • Semillas anuales de estación fría
  • Planta los bulbos de otoño
  • Mantenga las frutas cortadas a medida que maduran
  • Pode los arbustos que florecen en verano
Esperemos que estos consejos te sirvan para esta temporada.
rgh1294016910c1

Pasos para plantar una semilla de Mango

Los arboles de mango son uno de los arboles más fáciles de crecer y cuidar. El tamaño y el sabor de la fruta dependen en la variedad que escojas, así que asegúrate de escoger una variedad que hayas probado y quieras cultivar. Puedes cultivar un árbol de mango en una maceta para mantenerlo pequeño, o puedes plantarlo en el suelo para que crezca grande.
 Aquí te decimos cómo plantar una semilla de mango. 
  1. Escoge el mango más maduro que puedas encontrar de la variedad que decidas cultivar. Escoge un mango que se sienta pesado para su tamaño. Debes poder hundir un poco la fruta con tu pulgar sin que se sienta pulposo. El mango también debe tener fragancia al ponértelo cerca de la nariz.
  2. Quita la pulpa lo más que puedas de la semilla del manto.
    • Corta el mango en tres partes a lo largo. Evita cortar el centro donde está la semilla.
    • Corta los dos extremos de las piezas de mango en cubos, luego quita la carne del mango usando una cuchara.
    • Usa un cuchillo para pelar la piel de la sección del centro del mango. Puedes cortar la carne de la semilla o comértela para exponerla.
  3. Haz un pequeño corte a la semilla de mango o frota el exterior de la semilla con una lija o esponja de lana de acero para atravesar la piel exterior de la semilla.
  4. Coloca la semilla en una pequeña jarra con agua, y coloca la jarra en un lugar tibio como una alacena o en un estante. Cambia el agua de la jarra una vez al día por 2 semanas.
  5. Quita la semilla de la jarra de agua y plántala en una maceta con una mezcla de tierra/fertilizante o en el suelo.
  6. Planta tu semilla de mango en una maceta lo más grande posible para mantener la semilla y con suficiente mezcla de tierra/fertilizante para cubrirla.
  7. Coloca la maceta en el exterior parcialmente bajo el sol; esto permite que la semilla se acostumbre al sol, o se endurezca, antes de trasplantarla para que le de el sol directamente. 
  8. Deja la semilla en la maceta si no quieres que crezca mucho el árbol, o trasplántalo cuidadosamente a un área que le de el sol directamente, ten cuidado de no dañar el sistema de raíces.

KIWI-PLANTACIÓ

Como se cultiva el Kiwi

El otoño es la época ideal para plantar kiwis. El actinidia chinensis es una planta trepadora originaria de China. Su cultivo comenzó a extenderse a mediados de los años 70, con grandes plantaciones en Estados Unidos, pero fue su llegada a Nueva Zelanda, ya en los 80, la que impulsó al kiwi a adquirir su fama internacional. Sus hojas son alternas, simples, largas, redondas y caducas, de color verde claro en la zona trasera y más oscuro en la superior. Sus flores pueden ser masculinas, femeninas y hermafroditas. Estas últimas poseen a la vez ginoceo y androce, los dos órganos sexuales, permitiendo su autoreproducción.
Si conseguimos que germine bien y florezca, el kiwi nos obsequiará con unos frutos en forma de cápsula loculicida, de piel oscura y vellosa. Su fruto es una fuente natural de vitaminas C y E, además de ser rico en fibra y bajo en colesterol. Por si esto fuera poco, tiene efectos anticancerígenos, antioxidantes y refuerza las defensas de nuestro organismo. Sabiendo esto, es difícil resistirse a tener alguna planta de kiwi en nuestro jardín. Pero debemos saber que puede tardar hasta siete años en dar su primera cosecha. Tendremos que ser pacientes.
 A la hora de cultivar el kiwi, podemos optar por sembrar semillas o comprar las plantas en un vivero. La primera opción es más lenta, ya que tendremos que lograr una buena germinación para conseguir ejemplares fuertes y resistentes. Las semillas podemos obtenerlas directamente del fruto. Las esparcimos por una maceta convenientemente preparada con tierra rica en materia orgánica, y las regamos abundantemente, tapando la maceta con plástico transparente para conservar bien la temperatura. Es importante dejar el contenedor en un sitio con luz, pero sin que incidan los rayos del sol directamente.
Cuando empiecen a germinar las primeras plántulas, sácalas con mucho cuidado y plántalas en un tiesto individual. A partir de este momento, puedes dejar el kiwi en el exterior, pero ten cuidado porque las heladas fuertes pueden matarle si es demasiado joven. Evita también temperaturas muy altas, ya que es una planta de clima templado y no le vienen bien los excesos. El rango de 20º C a 30º C es su preferido.
A medida que vaya creciendo, es conveniente sacarla del tiesto individual y plantarla cerca de un árbol o estructura que le permita ir trepando. Es importante que esté protegida del viento, ya que puede convertirse en su peor enemigo. Busca un sitio cerca de una pared para ubicarla, será la mejor solución. Procura que sea un suelo sin presencia de cloruros; a ser posible franco arenoso, es decir, que retenga poca agua y drene rápido. Riega la planta con abundancia, especialmente en época de actividad vegetativa. Los expertos recomiendan el riego de microaspersión con baja presión, pero mide bien la cantidad de agua, ya que es sensible a la asfixia radicular.
Polinización del kiwi
Llegado el momento de plantar el kiwi, presta atención al sexo de cada planta. Si es hermafrodita, no tienes de qué preocuparte: ya se encargará ella sola de todo el trabajo. Hay que tener cuidado con algunos kiwis autofecundables que venden en los viveros, ya que suelen ser simples machos. Lo mejor a la hora de plantarles es poner un macho por cada cuatro o cinco hembras. De esta forma, siempre se poliniza alguna.
Entre las 13:00 y las 17:00 horas es el momento en el que existe mayor cantidad de polen suspendido; por esta razón, el fruto del kiwi es muy sensible a la efectividad de la polinización anemófila o a través del aire, e influirá decisivamente en su forma y tamaño.
Consejos prácticos
Aprovecha el invierno para hacer la poda de formación. Hay que ser paciente con el fruto del kiwi; no producirá en abundancia hasta pasado un mínimo de cinco años. En verano, reduce las nuevas ramas hasta cinco yemas. Busca el brote más robusto para conducirlo por el soporte. Es una planta muy resistente a plagas y enfermedades, pero conviene protegerla con una pequeña malla metálica de medio metro de altura. El viento puede arruinar tu plantación de kiwis: préstale mucha atención.
Uvas21

Conoce algunas variedades de uvas y su uso en las gastronomía

La uva es una de las mayores influencias en la obtención de vinos de calidad. Detrás de cada caldo hay siempre una o más variedad de uva que ceden lo mejor de sí mismas: olor, cuerpo o color.
Cada vino tiene características especiales que le son dadas por el tipo de uva utilizada para su elaboración. Existen dos tipos fundamentales de uvas para hacer vino: las rojas (o tintas) y las blancas.
Tipos y variedades de Uvas rojas (tintas):
  • Cabernet Sauvignon: La Cabernet Sauvignon es la uva roja más famosa del mundo. Los aromas más típicos de este vino son a violetas, bayas, frambuesa, moras y café sin tostar. Acompaña bien a las carnes roja, asadas o a la parrilla, así como pimientos rellenos, entre otros.
  • Merlot: Originaria de Francia, esta uva se ha popularizado mucho en California y Argentina. Sus vinos tienen un color rubí muy intenso, de graduación mediana y envejece rápidamente sin perder calidad. Vino fino y suave, sin dejar de ser aromático y carnoso. Se puede combinar perfectamente con platos de arroz y carnes rojas.


  • Tempranillo: Uva utilizada sobre todo en España. Se suele mezclar con otras uvas tipo Garnacha, Cabernet Sauvignon, entre otras. Posee un color es rojo rubí y sus aromas más representativos son los de frutos del bosque, bayas, ciruela y tabaco, además acompaña bien a las carnes rojas, guisos, quesos manchegos y platos picantes.


  • Pinot Noir: Elegante uva originaria de Borgoña (Francia). Este tipo de uva se adapta bien a distintos climas y cuyo cultivo se ha extendido por todo el mundo (desde Francia, Alemania, Australia, Surafrica, entre otros). Posee un color rojo rubí cuando son jóvenes, y color teja u ocre en su maduración. Pinot Noir produce un vino extremadamente suave, fresco y frutado, que se combina bien con queso fresco, carnes blancas, pastas, champiñones, entre otros.
  • Syrah: El origen de la uva también conocida como Shiraz, Sirah o Syrac, es incierto. Los vinos que produces son sabrosos, de color intenso y de aroma a frutas silvestres y a violetas. Va bien con quesos maduros, carnes de caza, cordero, entre otros.
  • Nebbiolo: Es originaria del Piemonte italiano. Da vinos muy duraderos, fuertes con una nota de cereza en el aroma. Ideal para carnes rojas, caza, pato y pastas con salsas espesas.
  • Otros variedades son: Malbec, Garnacha, Lagrein, Zinfandel, Cabernet Franc, Corvina, Pinotage, Sangiovese, Trollinger, entre otras.




Tipos y variedades de Uvas blancas:

  • Chardonnay: El origen de la uva blanca más famosa es Francia, concretamente, la región de Borgoña donde es ampliamente empleada. Tiene un color de reflejos verdosos. Presenta un olor a piña , melón y  vainilla. Es ideal para acompañar  platos con pescado frescos, además de la pizza, pollo, carnes de ave, y quesos azules.


  • Riesling: Típica uva alemana difícil de cultivar y que es una de las más buscadas por el consumidor. Su color es amarillo paja con reflejos verdosos. Presenta aromas a manzana verde, durazno y cítricos. Sus vinos se pueden tomar tanto como aperitivo, como para acompañar carne de pollo, carne de cerdo, platos orientales o postres.


  • Sauvignong Blanc: Procedente de Francia (Burdeos), se encuentra también en vinos SurAmericanos y Australianos. Se combina tradicionalmente con pescados, quesos de cabra y ahora con platos picantes asiáticos.


  • Palomino: Uva de la que sale el famoso Jeréz (Sherry). Apto como aperitivo, para tapas con queso, aceitunas, entre otros, y para postres.


  • Albariño: Uva de Galicia y Norte de Portugal. Su sabor es fresco y suave, con aromas frutados, ideal para tomar con marisco y platos de pescado.

  • Verdejo: Uva blanca española, de alta calidad. Sus vinos muestran tonos amarillos verdosos y son  muy aromáticos a florales tipo jazmín, rosa, nardo, entre otras, y es apto para aperitivo y postres.
  • Otros variedades son: Chenin Blanc, Sémillon, Airen, Albillo, Godello, entre otras.

klz1340075368d1

Conoce el Mamón, una fruta tropical

El mamón es un árbol frutal de la familia de las sapindáceas, natural de las regiones tropicales de América. Se lo aprecia por sus frutos comestibles, unas drupas de agradable sabor.
El mamón es un bello árbol frutal autóctono, que crece preferentemente en las regiones calientes del norte del país. El árbol de mamón es de gran desarrollo, puede alcanzar los 20 o 30 metros de altura, y crece de forma casi silvestre por todo el país, en patios y fincas.
Los frutos de color verde y de unos 2 cms. de diámetro, presentan un mesocarpio blanco-amarillento o rosado de aspecto gelatinoso y de sabor agradable.
El mamón es una fruta redonda y pequeña, que crece en racimos compuesto por varias decenas.
La cáscara lisa, protege una semilla redonda a la cual envuelve una pulpa amarillenta, traslucida y muy jugosa.
Esta fruta se puede comer fresca, simplemente sacando la pulpa de la cáscara (este proceso es muy fácil). Del mamón también se obtiene un jugo delicioso al extraer el jugo de la pulpa.
El líquido del mamón es un gran enemigo de la tela, pues provoca unas manchas color marrón que son casi imposibles de eliminar. Sin embargo, además de delicioso es muy bueno contra algunos malestares estomacales.
La temporada de producción de esta fruta es a mitad de año, sobre todo en los meses de junio y agosto.
am_79225_5920669_8552251

Las bondades del kiwi

El nombre científico del Kiwi es Actinidia chinensis y proviene de la familia de las Actinidiáceas, de origen chino. Sus hojas son redondeadas y verdes y florece en primavera, donde antes de regalarnos sus increíbles frutos, nos deleita con la fragancia exquisita de sus blancas flores.
Os recomendamos cultivar kiwi en vuestro jardín porque no sólo podréis disfrutar de esta deliciosa fruta, sino que además, a nivel ornamental es perfecta para cubrir paredes, vallas, pérgolas… cualquier soporte donde pueda enredarse y soporte un gran peso. Puede llegar a medir hasta 9 metros de altura.
El kiwi y la salud
Evitar los resfriados y procesos gripales es uno de los principales objetivos durante las estaciones de otoño e invierno. Para ello, no hay nada mejor que consumir productos naturales que favorezcan el buen funcionamiento del sistema inmunológico y que, por lo tanto, potencien la capacidad de las defensas.
La vitamina C y sus propiedades antioxidantes tienen un papel determinante en este sentido, por lo que en esta época del año es importante asegurar que proveemos a nuestro organismo de, al menos, el mínimo recomendado.
De entre las frutas de las que se puede obtener vitamina C, destacan los kiwis como una opción exquisita, saludable y baja en calorías. Además de ricos en vitamina C, los kiwis poseen fibra, ácido fólico y un índice glucémico bajo. Son perfectos para tomar a cualquier hora del día, ya sea como tentempié a media mañana o tarde, o como postre tras alguna de las comidas principales. Gracias a que se pueden partir en dos mitades y comer con una cuchara al igual que un postre lácteo, son perfectos para llevar en el bolso o mochila y consumirlos en cualquier sitio.

412_79225_5662485_4363401

Algunos datos del árbol de Mango

Distribución: en todas las áreas tropicales y subtropicales del mundo. Puede cultivarse también en algunas zonas mediterráneas.
Hojas: perennes y de gran follaje. De color verde oscuro y amarillento, largas y lisas.
Flores: amarillas y olorosas crecen en los extremos de las ramas.
Fruto: la fruta del mango, carnosa y semi-ácida. Normalmente de color  verde, amarilla o anaranjada y con un extraordinario sabor, olor y color perfecta para el consumo.
Tamaño: Mediano-grande. Puede superar los 30 metros de altura si sus condiciones son buenas y el clima es cálido. Pero se pueden cultivar mangos medianos con facilidad. Cuánto más pequeño sea, más fáciles serán sus cuidados y su cosecha.
Cuidados
Riego: No requiere mucho riego, pero dependerá del clima en el que se encuentren. No necesita mucha agua y aguanta bastante bien la sequia. Los riegos deberán ser periódicos y más abundantes cuando está recién plantado.
Suelos: se adaptan bien a casi todos los suelos siempre que su drenaje sea bueno y haya el suficiente espacio como para plantarse y que se desarrolle (mínimo un metro).
Temperatura: El mango es un árbol amante de los trópicos, por lo que prefiere climas cálidos donde los inviernos no sean muy fríos y el verano sea caluroso.
PH: 5.5 aproximadamente.
Multiplicación: la propagación se puede realizar por semillas ó por injerto.
Cosecha: los mangos se recolectan mano a mano.
Plagas y enfermedades: los árboles frutales son muy atractivos para las plagas. El mango es muy susceptible a la mosca de la fruta o la cochinilla entre otras.
Curiosidades
No se incendia: Una planta de mangos difícilmente podría quemarse en épocas de sequía.
Agresivo: sus ramas se extienden por todos los lados y ocupa mucho espacio siendo agresivo con el resto de árboles.
Propiedades mango: bajo en calorías, lleno de vitaminas y con propiedades antioxidantes y laxantes. Perfecto para aliviar problemas en la epidermis.
frutas-hortalizas1

Las mejores frutas y hortalizas para el verano

Con la llegada del buen tiempos es el momento perfecto para degustar mezclas de frutas en zumos, batidos y granizados. El objetivo es más que saludable: proveer al cuerpo de nutrientes de alta calidad y protectores de las radiaciones solares, hidratar al organismo y procurar el consumo de alimentos sanos. Además, la mezcla de hortalizas con frutas se suele utilizar mucho para recetas con fines terapéuticos, solución a distintos malestares y dolencias, desde sequedad de la piel a la depuración de la sangre, que fortalece las defensas frente a infecciones o resfriados.
Para los días que tomamos mucho el sol, a parte de una buen protección, recomendamos tomar frutas y hortalizas coloridas, como sandía, cerezas, melocotones y ciruelas rojas, zanahorias, tomates, remolacha, pimientos (rojos, verdes y amarillos), acelgas verdes y guisantes frescos. Estos alimentos son ideales para la elaboración de mezclas en forma de zumos, licuados, batidos o cremas. La concentración en antioxidantes y variedad de vitaminas (A, C, E) les convierten en alimentos idóneos para esta época del año.
Por otro lado, si queremos el tomate como protagonista, podemos preparar platos tan refrescantes como la sopa de tomate aromatizada con pimientas variadas, la sopa fría con pimiento rojo, con camarones salteados o con judías verdes. Tampoco puedes dejar pasar el gazpacho que incluye también pimiento verde y pepino. De postre una sandía es lo mejor para recuperar el agua perdida con el calor, esta fruta dulce y compuesta básicamente por agua sirve de elemento principal para elaborar deliciosos zumos como el de sandía y naranja o de piña.
Otras frutas deliciosas son las fresas, que pueden servir para elaborar licuados por su contrapunto agridulce, como el zumo de fresas con naranja, kiwis o la mezcla con ciruelas rojas. Las vitaminas antioxidantes de la naranja se complementan a las mil maravillas con las frambuesas, cerezas y la granada. Aunque esta última no es de temporada, su zumo es rico en polifenoles, potentes antioxidantes.
1227365896853_f1

Datos del Limonero II Parte

El limonero es un árbol que necesita mucha luz y bastante humedad. La temperatura idónea se encuentra entre los 17 y los 28º C. No tolera el frío, el viento, la sequedad y las heladas. En zonas donde el invierno sea muy duro, se aconseja cubrirlo; el material con el que lo hagamos, deberá facilitar su transpiración.
Su multiplicación se lleva a cabo por semillas, aunque es muy habitual que se realice mediante injertos y en invierno. Ésta es la época que se aconseja porque es cuando el limonero descansa de la floración. La tierra que más se adecúa a sus necesidades es la semiligera, con pH neutro y rica en materia orgánica. Es fundamental que filtre bien el agua (permeable) así que es recomendable evitar a toda costa los terrenos arcillosos.
Desde su cultivo hasta la recolección
Abonado: necesita mucho abono y tiene que ser rico en macronutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio) y micronutrientes. Comenzaremos a fertilizar en la segunda floración, desde marzo hasta septiembre, aumentando progresivamente la cantidad cada mes. Lo haremos en cada riego con cuidado de no sobrepasar los dos kilos de abono por cada metro cúbico de agua. Esta actividad contribuye a solventar las carencias nutricionales (cinc, magnesio o hierro) que puede experimentar el limonero. La mejor época para compensar déficits, sobre todo el de hierro, es la primavera.
Riego: tiene que ser abundante y deberá coincidir con el abono. Se realizará durante todo el año, procurando que en verano sea a diario y en invierno, al menos unas dos o tres veces por semana. Evitaremos utilizar aguas salinas en épocas de sequías y nos ayudaremos de fertilizantes para mejorar la calidad de la irrigación. Existen cuatro tipos de riego: por inundación (apropiados para los terrenos reducidos), localizado, por aspersión (para zonas frías y parcelas amplias) y enterrado. Éste último disminuye la contaminación y mejora la eficiencia de los fertilizantes. A través del riego podemos controlar las floraciones y obtener una buena cosecha. Para ello, dejaremos de regar durante 45 días y, luego, lo retomaremos en abundancia.
Poda: se realizará cada primavera. No será excesiva, sobre todo durante los primeros años de crecimiento. Llevaremos a cabo tres tipos de poda: de floración, de limpieza y de rejuvenecimiento. Eliminaremos las ramas secas, las enfermas, débiles y las que se cruzan. Despejaremos el centro del árbol para que así nuestro limonero pueda captar la luz también por el interior.
Recolección: la realizaremos con las manos y la ayuda de unos alicates; evitaremos dar tirones. No es recomendable un ambiente húmedo durante la recolección, por lo que si hay niebla o aún conservan el rocío de la mañana, esperaremos a que desaparezcan para comenzar a trabajar. Los limones amarillos están más maduros que los verdes, así que los consumiremos primero; los segundos duran más tras la cosecha.
limones1

Datos del Limonero

Los árboles frutales son un recurso idóneo si quieres decorar tu jardín como se merece. Todos, en su conjunto, portan un aire mediterráneo que, al que más y al que menos, recuerda a los patios árabes que siglos atrás adornaban los hogares. Hoy, el protagonista es el limonero. Sus flores de azahar, sus frutos y el aroma que desprenden traen consigo una esencia especial que revitaliza cada lugar de tu rincón verde. Si quieres conocer las propiedades y los trucos para cuidar y mantener tu árbol vigoroso, presta atención a todos los consejos que te brindamos.
Descripción
El limonero es un árbol cítrico y perenne. Procedente del sureste asiático, los árabes lo trajeron a España durante la Edad Media. Característico de las zonas mediterráneas, son los preferidos para que adornen nuestros jardines.
Su tronco está muy ramificado, no es muy grueso y posee una tonalidad amarilla. Puede llegar a vivir 70 años y, durante este tiempo, alcanzar los 6 metros de altura. Sus ramas poseen unas espinas gruesas y duras que le sirven como sistema de defensa. Las tres guías principales surgen del tronco y se extienden en un ángulo de 120º. A partir de aquí, se forma la copa del árbol.
Las hojas son grandes y dentadas. Tienen unas medidas de entre 6 y 12 cm. de largo y de 3 a 6 cm. de ancho. Presentan un color rojizo cuando son jóvenes y un verde más brillante en su madurez. Son muy aromáticas.
Con las flores ocurre lo mismo: al nacer son rojas pero conforme crecen, sus cinco pétalos se vuelven blancos en la parte superior y púrpuras por debajo. Contienen unos 20 ó 40 estambres y su olor es intenso. Son conocidas como las “flores de azahar”.
Su fruto es el limón. Tiene una forma ovalada y una cáscara gruesa y porosa. Amarillo y muy vistoso, su pulpa es ácida y viscosa y sus semillas pequeñas y puntiagudas. Contiene mucha vitamina C y actúa como desinfectante a la vez que aporta sales minerales y vitaminas. Existen varios tipos; el tipo de limonero determinará sus características.
  •   Verna: Es un árbol de pocas espinas y de corteza rugosa. Florece en primavera y otoño. Su fruto es grande, con mucho zumo y tiene pocas semillas.
  •   Eureka: Procede de California y se recolecta de octubre a febrero. Por lo demás, tanto el árbol como los limones son similares a los Verna.
  •   Fino: Es una variedad española, vigoroso y de ramas muy espinadas. El limón es un poco más pequeño y la corteza es más fina y lisa. Tiene bastantes semillas y contiene mucho zumo.
  •   Lisbon: Los frutos son grandes, ácidos y con mucho zumo, y el árbol, que procede de Portugal, es vigoroso y espinado.

ArboldeNspero1

Frutas para otoño, el nispero

Árboles frutales para plantar en otoño: el Níspero. La época apropiada para plantar el níspero se comprende entre finales del otoño y mediados del invierno. El níspero se multiplica por injerto, y por lo general tarda poco en florecer, pudiendo hacerlo hasta  mediados de enero, depende del momento de la plantación. La recolección de losfrutosse realiza a mediados de abril, aunque depende las variedades. Para cultivarlo es necesario plantarlo en buena tierra de jardín.
El níspero pertenece a lafamiliade las rosáceas. Es un árbol de hoja perenne, con muchovalorornamental por su hojas y su presencia. Además, es muy interesante desde el punto de vista alimenticio, ya que susfrutosson muy apreciados. A continuación vemos conmásdetalle cómo cultivar y cuidar el níspero y su utilización.
Las flores del níspero se agrupan en inflorescencias colgantes formando ramilletes blanquecinos que aparecen poco después de su plantación y hasta mediados de enero, según la variedad de níspero.
Los frutos tienen forma oval, con semillas gruesas y una pulpa de color amarillo-rosáceo, de gusto ácido y muy sabroso.
Losfrutosse utilizan para suconsumofresco por su agradable y exquisito sabor.
La multiplicación del níspero se realiza a través de injerto sobre portainjertos determinados, que suelen ser el níspero de semilla y el níspero albar. Lasvariedadesque se injertan habitualmente son: “Santa Rosalía”, “Tanaka”, “Pelosilla” y “Vainilla”.
El cultivo del níspero suele llevarse a cabo en zonas de clima suave, donde las temperaturas no bajen de 0ºC. Necesita mucho sol, un riego moderado y una adecuada fertilización a comienzos del otoño que incluya estiércol.
Este árbol no necesita ser podado, pero si requiere la limpieza de las hojas inferiores y de la copa para darle forma.
El níspero es un árbol rústico fácil de cultivar,  sin problemas desde el punto de vista sanitario. Basta con tratamientos preventivos para mantenerlo protegido de enfermedades y plagas.
21438_sandia1

Como cultivar la Sandia (II Parte)

La mejor forma de sembrar es en las tradicionales hileras y usando las semillas que podemos encontrar dentro de la pulpa de la sandía. Dejaremos espacio suficiente entre plantas, y en cada golpe, introduciremos unas seis semillas. En zonas cálidas, la mejor época de siembra es en noviembre.
Los climas templados, ligeramente calurosos, son los mejores para el desarrollo de la sandía, que germina en una semana perfectamente con 25º C de temperatura. El desarrollo de la planta será bueno si hace calor, aunque la floración requiere temperaturas más frescas que no superen los 20º C. Una humedad del 60% es óptima para estas plantas.  
La cosecha de la sandía es manual. Sabremos que una sandía está madura para ser recolectada si la piel brilla y si la parte que se posa sobre la tierra adquiere un tono amarillento y consistencia dura. Otro truco infalible es golpear la corteza con la mano: si la fruta está madura, la corteza vibra. Si la sandía cumple estos requisitos, coséchala por la mañana y córtala a 3 cm. de distancia del pedúnculo.
Suelos y abono para la sandía
Esta planta se desarrolla adecuadamente en suelos fértiles y profundos, mejor si son levemente ácidos. Normalmente la sandía tiene dificultad para crecer en suelos arcillosos y alcalinos.
A la hora de aplicar fertilizantes, es mejor recurrir a productos que no incrementen el pH del suelo y, a ser posible que sea abono de fondo, para que la planta se vaya dosificando poco a poco los nutrientes que necesita. Comúnmente, estas plantas necesitan potasio en abundancia, más que nitrógeno.
La sandía puede verse seriamente perjudicada por un exceso de agua. La escasa floración, una producción escasa y un desarrollo vegetativo exagerado suelen ser síntomas de algunas carencias o excesos en su cultivo.
Consumo de sandía
El 93% de la sandía está compuesta de agua, de ahí que sea una de las frutas de verano más conocidas y más consumidas. Sus propiedades refrescantes hacen de ella un producto ideal para el calor. Además, tiene vitaminas y antioxidantes, es nutritiva y su aporte calórico es mínimo, por lo que se la considera un aliado importante en las dietas de adelgazamiento.
dia11

Como cultivar la Sandia (I Parte)

Las frutas estivales destacan por ser frescas y deliciosas. Sin duda, entre las reinas del verano está la sandía, un alimento exquisito en esta época del año. ¿Sabías que sembrar esta fruta es una tarea muy sencilla? Sólo necesitas un pequeño terreno y aprender a cuidarla como se debe.
La sandía es una planta de secano. Su origen lo encontramos en las áridas tierras de África, de hecho, los egipcios fueron ávidos consumidores de esta fruta. Desde el valle del Nilo viajaría a China y Europa, donde sería muy apreciada, especialmente por los comerciantes, que encontraban en ella un sustento refrescante para los largos días de viaje.
En el Viejo Continente, la sandía comenzó a cultivarse fundamentalmente en la cuenca del Mediterráneo. Aunque se cree que durante la Baja Edad Media se extendería su consumo por toda Europa y que los conquistadores la llevarían a Las Indias, algunos expertos coinciden en afirmar que el verdadero origen de la sandía está en América y que fueron los franceses los que la descubrieron en las tierras fértiles del Mississippi.
Las distintas variedades de sandía
Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que existen numerosos tipos de sandías, muchos más que las tradicionales sandías de color verde oscuro y pulpa roja, o las de piel rallada. Hoy en día, gracias a la investigación de agricultores y productores, podemos encontrar en el mercado muchas variedades: alargadas, redondas, jaspeadas, lisas, de pulpa roja, anaranjada o amarilla, incluso cuadradas. El gusto del consumidor es el que tiene que elegir en estos casos.
Para muchos, las semillas de la sandía son una incómoda molestia a la hora de degustar esta fruta. Los avances científicos permiten hoy encontrar en la frutería sandías sin pepitas, donde toda la pulpa se aprovecha y no hay problemas a la hora de masticarla. A pesar de esta ventaja, las sandías sin semillas no acaban de cuajar en el mercado, porque a la mayoría de los consumidores les resulta extraño comerla sin el ritual de quitar las pepitas de la pulpa.
Oto%C3%B1o-Barrado

Los arboles frutales en Otoño

Llega el otoño y los árboles, igual que las personas, se vuelven más propensos a contraer enfermedades. Con las heladas nocturnas, los días fríos y la disminución de horas de sol, nuestro jardín se ve afectado. Las fibras fotosintéticas no reciben tanta luz como en verano, y el frío provoca estragos, ya que las hojas se caen y dejan de proteger a nuestras plantas
No todos los árboles reciben al invierno con la misma actitud. Algunos notan más la ausencia de luz y de calor. Un ejemplo de esto son los frutales, que por sus componentes energéticos requieren una mayor absorción de éstos. Por eso, en otoño se ven afectados por ciertas enfermedades. Pero aquí vamos a aprender a tratarlas, o a evitarlas en la medida de lo posible. 
Fases de crecimiento
Los frutales determinan su crecimiento en base a las temperaturas externas. Por eso, existen dos fases de desarrollo. La primera, conocida como fase vegetativa, va desde el principio de la primavera hasta que llega el otoño. Durante esta época, las plantas renacen, aparecen sus flores y sus frutos, y vuelven a verse cubiertos de hojas. El final de esta fase llega cuando las hojas se tornan de nuevo de un color terráqueo, y sus ramas vuelven a quedar desnudas.
A la fase vegetativa le sigue la de reposo. Se extiende desde el final del verano hasta la llegada de la primavera siguiente. Durante esta etapa los árboles permanecen dormidos, las yemas están cerradas, y no existe ninguna actividad vegetal.
Son las propias plantas las que, a pesar de este contraste continuo entre frío y calor, regulan su crecimiento a través de un balance interno. Pero no dependen sólo de ellas mismas: a veces se ven afectadas por los factores climáticos, que también establecen cómo y cuánto debe crecer una planta.
Con el calor activan el crecimiento. Con el frío caen las hojas, e igual que una persona que no se abriga puede caer enferma, al árbol le ocurre lo mismo. Además, al desprenderse las hojas, se abre una herida en la rama, desde la cual puede contraer infecciones imperceptibles. 
im170659716-cerezas11

Datos importantes para el cultivo del cerezo

El cerezo tiene una gran capacidad de adaptación a distintas áreas edafoclimáticas de la zona templada. Se trata de una especie muy delicada en cuanto a climatología, aunque tolerante al frío.
Puede cultivarse desde la mínima altura sobre el nivel del mar hasta los 500 m de altitud, aunque su cultivo es más propio de situaciones más bajas, para poder garantizar la cosecha.
Es uno de los frutales más resistentes a las bajas temperaturas invernales.
Las yemas florales durmientes mueren con temperaturas entre -22 y -35ºC. Las flores son dañadas con temperaturas de -2ºC.
Requiere muchas horas-frío para la floración (900-1.800), de forma que florece muy tarde, escapando a las heladas primaverales a las que es sensible. Presenta escasas necesidades de unidades de calor para el desarrollo del fruto, que es muy rápido (100 días desde la floración a la recolección), lo que le permite ser el primero en el mercado.
Es el único fruto de hueso no climatérico, por lo que si se recolecta con antelación, no madura fuera del árbol. Prefiere inviernos largos y fríos y veranos cortos y calurosos pero de noches frescas y primaveras templadas, pues a partir de la floración y del cuajado del fruto un cambio brusco de temperatura puede comprometer la cosecha.
La exposición de las yemas a las altas temperaturas o a la radiación directa del sol durante la inducción floral tiene como resultado la formación de pistilos dobles. Si ambos pistilos de flores afectadas son polinizadas y los óvulos son fertilizados, los ovarios con semillas se funden a lo largo de las suturas ventrales y se hacen dobles. Algunos cultivares son más propensos a la duplicación que otros. El riego por aspersión cuando la temperatura pasa de los 30ºC ha reducido el problema.
Cuando las precipitaciones toman valores próximos a 1.200 mm/año es posible su cultivo sin llevar a cabo riegos, aunque el empleo de distintos patrones modifica los requerimientos hídricos, pudiendo cultivarse tanto en secano como en regadío. También hay que tener en cuenta los factores climáticos que afectan a las abejas para que se lleve a cabo una correcta polinización.
Cuando las precipitaciones son excesivas durante la maduración del fruto puede producirse su agrietado: el agua se mueve a través de las células epidérmicas y entran en el mesocarpo por ósmosis. Las células del mesocarpo aumentan rápidamente de volumen, provocando que la epidermis se estire, una vez que llegan a su límite de elasticidad se raja. El cultivar Lambert es el más resistente al agrietado. Las pulverizaciones de calcio solubles, orgánicas e inorgánicas, tiende a reducir el agrietado. El empleo de máquinas removedoras de aire (como las utilizadas para controlar las heladas) para eliminar el agua de la cavidad pedicelar de las frutas ha ayudado también a solucionar este problema.
Son preferibles los suelos con buen drenaje, ligeramente calizos, exposiciones con buena iluminación y aireación, laderas suaves de montaña y secanos frescos. Entre los factores edafológicos limitantes se encuentra la abundancia de suelos pesados y calizos con pH elevado, que ocasionan problemas de clorosis y asfixia radicular.
Los cerezos francos prefieren suelos ricos y profundos. Si el suelo es arenoso y de escasa profundidad es más apropiado el patrón Santa Lucía y en suelos pesados el guindo.
412_79225_2366398_1925011

Aprende a sembrar y cultivar las fresas

La fresa es la variedad de fruta más popular en los meses estivales; de hecho en los Países Bajos es llamada ‘la pequeña reina del verano’. Son sabrosas, fáciles de cultivar e incluso se pueden cosechar en macetas en la terraza o el balcón. A los niños, sobre todo, les parece emocionante contemplar cómo las bonitas florecitas blancas se transforman en deliciosos frutos rojos.
Estas pequeñas frutas se comen desde tiempos inmemoriales. Si bien en la Prehistoria se recolectaban como fresas silvestres, desde la Edad Media se empezó con el cultivo organizado. A partir del siglo XVII, gracias a hibridaciones con el fresal salvaje de América y las variedades con frutos más grandes de Chile, surgieron poco a poco las especies que conocemos hoy en día.
Condiciones para una rica cosecha
La planta gusta de un tipo de suelo ligeramente ácido, con un buen drenaje. Sobre todo en los meses estivales, no se puede quedar agua alrededor de las raíces, ya que esto causaría inmediatamente su putrefacción. Si cultivas los fresales en arriates en el huerto, resulta práctico levantar un poco el terreno.
Para evitar enfermedades, es aconsejable crear cada año un arriate nuevo y dividir los ejemplares, quitar las partes más viejas y cultivar las plantitas recién formadas. Para obtener una rica cosecha es imprescindible abonar bien. En el otoño puedes aplicar un abono orgánico como estiércol o un granulado de estiércol seco.
Los fresales en arriates se suelen plantar en filas, con una distancia intermedia de aproximadamente 25 cm. La mejor época para crear un arriate nuevo es el mes de agosto. En la plantación es muy importante que el corazón de la planta (la parte leñosa más gruesa, justo debajo del punto donde brotan los tallos), se encuentre por encima del suelo.
Después del cultivo, es necesario pisar bien la tierra y regar. Con un tiempo muy soleado, es mejor cubrir temporalmente las plantitas jóvenes con unos periódicos viejos, por ejemplo. Vuelve a quitarlos por la noche, porque si no, las plantas se secarían.
Durante los meses invernales, hay que cubrir las plantas con paja, por ejemplo. En la primavera debes quitar las hojas viejas que se han vuelto marrones. Tan pronto como empiecen a florecer, hay que regar con regularidad. Durante la floración puedes abonar adicionalmente con un abono potásico diluible en agua. Cuando los frutos empiecen a madurar, es buena idea echar una capita de paja alrededor que mantenga limpias las fresas.
El fresal también se deja cultivar muy bien en macetas o jardineras. Las recomendaciones arriba nombradas también son válidas para este modo de crecimiento. Puedes elegir el fresal común, pero, sobre todo, en la terraza y el balcón se recomiendan los fresales colgantes. Debes tener en cuenta los siguientes puntos:
Procura que haya buenos agujeros de drenaje. Usa tierra de maceta de calidad. Existe incluso tierra especial para fresales. Riega diariamente, sobre todo en la época de floración. Con un tiempo caluroso las macetas pueden secarse en un solo día. Coloca los tiestos y jardineras en un lugar soleado y no expuesto al viento. Durante los meses invernales sí que tendrás que meter dentro de casa las jardineras.
Época de cosecha
Dependiendo de la variedad, puedes cosechar la fruta desde finales de junio y hasta bien entrado agosto. Especialmente en el caso de las variedades de larga fructificación, la cosecha está garantizada.
Recolecta con cuidado las que ya están maduras, es decir, sólo las que estén totalmente rojas. Coge siempre las fresas incluyendo los petalitos. Esto evita enfermedades en la planta y conserva la fruta durante más tiempo, si es que esto es posible. Porque, ?quién es capaz de resistir la tentación de meterse inmediatamente a la boca este cálido fruto maduro del sol con su rico aroma? !Que aproveche!
manzanas_01

Como sembrar manzanas en viveros

Para desarrollar los brotes y sembrar la semilla previamente enfriada, se utilizan dos métodos o
sistemas para hacer el vivero; uno es en bolsa y el otro es directamente en el suelo.
El sistema en bolsas, tan utilizado en el país, no es recomendable, dado que la manzana es una
planta caducifolia, que necesita tratamiento de frío para romper el reposo y fomentar la producción de
brotes, dado que nuestro país no tiene condiciones naturales de frío invernal y las plantas criadas en
bolsas, además de que pueden conllevar problemas en las raíces (en tamaño y con formas curvas),
lo cual incide directamente en una lenta reacción del árbol en el campo, que atrasa la producción un
año o más o pueden causar la muerte, también dificultan el tratamiento con frío. 
Si no es posible
realizar el vivero directamente en el suelo, se deben usar bolsas de no menos de 35 cm de altura.
El sistema de vivero de siembra directa en el suelo, tiene la ventaja de que la planta desarrolla una
raíz fuerte y de forma apropiada (raíces abundantes y rectas) y al ser extraídas del suelo permiten el
lavado de sus raíces, detectar problemas de deformación de raíces, agallas causadas por
Agrobacterium tumefaciens, problemas que a menudo se presentan en este tipo de plantas; detectar
el pulgón lanígero y escamas y el tratamiento con fungicidas e insecticidas para evitar la
diseminación de plagas y enfermedades. 
Agrobacterium tumefaciens, problemas que a menudo se presentan en este tipo de plantas; detectar
el pulgón lanígero y escamas y el tratamiento con fungicidas e insecticidas para evitar la
diseminación de plagas y enfermedades.
Una vez que los brotes han sido extraídos del suelo, su raíz debe ser lavada y el corte tratado con
una solución de fungicida e insecticida y el tallo se defolia.
En esta condición, se procede a su estratificación en cajas, alternando capas de brotes con capas de
burucha húmeda y se someten a un tratamiento con frío (4-5ºC) durante un período entre uno y un y
medio mes.
Inmediatamente después de este período de frío, se trasplantan al vivero, pero aquellos brotes que
tienen el grosor adecuado para ser injertados, aproximadamente el de un lápiz, se injertan a 15 cm
de altura con yemas de la variedad Ana, previamente sometidas a tratamiento con frío. 
Los brotes se siembran en surcos separados 70 cm y las plantas 30 cm, agrupando los brotes por
tamaño, para evitar la desuniformidad, tanto en el vivero como en la futura plantación.
El brote del patrón se mantiene hasta que la yema injertada haya iniciado su crecimiento y
producción de hojitas. 
A partir de este momento, el patrón se despunta y posteriormente se va
eliminando poco a poco el resto, durante el período en que el injerto tarda en alcanzar un grosor
similar o mayor al del patrón y su madera se ha endurecido, momento en que el resto del patrón se
elimina totalmente. El corte debe ser bisel, a nivel de la unión patrón-injerto, y debe pintarse con
pasta cubre cortes. 
Esta etapa ocurre poco antes de que el arbolito esté listo para salir del vivero.
El arbolito debe crecer un año en el campo y se debe cuidar de que el brote injertado conste de un
solo eje. Cuando éste tenga un grosor de 12 mm de diámetro y unos 60 cm de altura, se puede
extraer del vivero para el trasplante. La raíz debe ser podada a aproximadamente 25 cm de largo,
lavada y sumergida o asperjada con una solución de fungicidas e insecticidas para prevenir
problemas de escamas, enfermedades o pulgones. 
Usualmente mucho viverista vende arbolitos cuyo injerto tiene menos de 50 cm, lo cual obliga al
agricultor a terminar la fase de vivero en el campo, lo cual retrasa el inicio de la producción de frutos
un año más, lo cual es un año de pérdidas para el productor.
La falta del tratamiento con frío o en su defecto del uso de compensadores de frío, produce una
deficiencia en la producción de brotes, tanto en número como en vigor, lo cual atrasará también la
entrada en producción del árbol.
zumo-de-manzana-y-caqui-para-poner-en-forma-el-cerebro1

Como debe prepararse el suelo para cultivar la manzana

En la actualidad se destinan a este cultivo principalmente suelos montañosos muy quebrados. En
este caso se deberá preparar el suelo en terrazas de banco trazadas en curvas de nivel con un ancho
de 2 a 2,50 m. 
 La pendiente de estas terrazas debe ser entre 1 a 2% a lo largo, con desagüe y
gaveta que rompan la fuerza del agua de lluvia que correrá, también deben tener pendiente hacia la
pared de la terraza para evitar la erosión y evitar en lo posible, el empozamiento de agua alrededor
del árbol. Los bordes de las terrazas se deben proteger con plantas apropiadas, si es posible con
tréboles, cubaces, zacate de limón y otros. 
En todos los casos se deberá eliminar previamente las malezas, sobre todo el zacate kikuyo.
En suelos que lo permitan, se deberá arar a profundidad, rasterar, emparejar y luego preparar los
hoyos de plantación.
El tamaño del hoyo deberá ser de unos 60 cm x 60 cm x 60 cm de profundidad por l menos,
preferiblemente más.
Por ser muchos de los suelos del Valle Central ácidos y pobres en calcio, se recomienda mezclar el
suelo con, por lo menos 250 gramos de un abono completo, que contenga magnesio y boro, un
kilogramo de cal apagada y unos kilogramos de boñiga seca u otro material orgánico. 
Esta mezcla se
coloca en el fondo del hoyo y se cubre con una capa de suelo de la superficie que evite, el contacto
directo con las raíces del nuevo árbol.directo con las raíces del nuevo árbol.