Tag Archives: Bonsai

10

Algunas Variedades de bonsái para comprar y vender

Si  ha decidido hacer crecer una planta bonsái, es importante saber acerca de los árboles bonsái para la venta. Estoy viviendo en un pequeño país de centro américa y para todos los entusiastas del bonsái y aficionados es mejor saber la variedad que deben elegir para una compra exitosa. Los siguientes son algunos de los árboles bonsái populares para compra venta en Panama, que se pueden buscar:
  • Juniper Bonsái – Es una variedad muy popular en muchos países. Mide alrededor de 9 pulgadas y puede vivir hasta 8 años. Este tipo de bonsái está generalmente en maceta y debe ser de 15 pulgadas, que está libre de vinilo-hormigón y aluminio reforzados con losa mixta. 
  •  Juniper Bonsái-Pequeño – Con precio que oscila alrededor de $ 75, Juniper Bonsái-Pequeño es el árbol de hoja perenne más popular. Este árbol de hoja perenne es una buena elección para los principiantes. Al crecer hasta 4 pulgadas y viviendo desde hace 3 años, este tipo de árbol requiere humedad y la bandeja de goteo para el crecimiento adecuado.
  • Juniper-Estilo Cascada – Crece hasta 9 centímetros y vive hasta los 7 años. Provenientes de Japón, este tipo de enebro enano es muy resistente, vive de largo y puede tolerar muchas condiciones adversas. Formado en el estilo de cascada, se recomienda para los aficionados. Estos árboles le costará alrededor de US $ 40.
  • Juniper azotado por el viento-Extra Grande – Una planta muy popular, el Enebro azotado por el viento Extra Grande está encapsulado en un contenedor de 12 pulgadas rectángulo marrón y pueden tolerar condiciones adversas, por lo tanto lo que es un árbol bonsái preferido para la venta. Esta es una opción ideal para los principiantes bonsái, requiere bandeja de humedad y goteo adecuado para el crecimiento perfecto.
  • Juniper ‘Karate Kid’ Bonsái-Mediano  – Con precios que van desde $ 75 a $ 145, Juniper ‘Karate Kid’ Bonsái-Mediano está entrenado en el estilo tradicional. Se ve típicamente como un bonsái tradicional y es popularmente conocido como árbol de la ‘Karate Kid’. Puede ser 11 pulgadas de alto y vive hasta los 8 años.

Sin embargo, recuerde que debe inspeccionar los árboles bonsái para la compra o venta de signos de infección y pudrición de la raíz. Todo lo que necesita es un kit de arranque. Este kit tendrá un recipiente de cerámica vidriada, alambre de cobre recocido de formación, el suelo de árboles, cubiertas de los agujeros de drenaje de fibra de vidrio, estatuilla en miniatura de cerámica, marcadores planta de plástico y pocas cosas más importantes.

banyan1

Conoce las bondades del Bonsai

Mucha gente se pregunta sobre el significado detrás del árbol de los bonsai. Bueno, vamos a empezar con el significado de la palabra misma. Bonsai, en primer lugar, es una palabra japonesa y se podría traducir como “un árbol en una maceta”. El arte de crecer bonsai  no se originó en Japón, sino en China. Todo comenzó hace más de mil años atrás,  en ese momento los árboles se llamaban “Pun-sai”.  
  
Se cree que en esos días, la gente estaba tratando de crear los árboles que parecen dragones, serpientes, pájaros y otros animales. Todas estas formas están profundamente enraizadas en los mitos y leyendas chinas.
  
Más tarde, cuando los japoneses aprendieron de esta nueva forma de arte, el significado cambia también. Los monjes budistas que llevaron a Japón el bonsai creciente vieron estos árboles como símbolo de la armonía entre la naturaleza, el hombre y el alma. Con ello, la forma de los árboles también han cambiado. Habían desaparecido las formas extrañas y grotescas de serpientes retorcidas y dragones feroces. A partir de entonces el bonsái eran todos acerca de la armonía, la paz y el equilibrio. Comenzaron a representar todo lo que era bueno.
  
Los monjes budistas tenían una gran influencia en el arte y la práctica del bonsai creciente de que nunca se ha desaparecer. Incluso en estos días una gran cantidad de libros que se dedican a la jardinería bonsái y aparecen en la comidilla del mundo occidental acerca de la meditación y el zen. Ellos describen cómo hacer crecer un bonsai requiere de un estado de meditación y cómo toda la poda y el corte debe ser abordado con un estado zen de la mente.
  
Dicho esto, la mayor parte de los sinificados del  árbol bonsai se perdió para el público en general en el último par de décadas. La mayoría de los occidentales ahora miran estos árboles como una mera decoración, un pequeño toque de Asia para poner en nuestros hogares.  
  
Sin embargo, si se convierten en un artista de bonsai y comenzar a crecer sus propios árboles, en vez de simplemente observar o comprar árboles que alguien más ha hecho por usted,  encontrará que el cuidado de los bonsai aún poseía una nota espiritual. Usted tendrá que conectar con el árbol, entenderlo, ver a dónde quiere crecer y luego dirigir suavemente en la dirección deseada. Usted tendrá que encontrar el equilibrio entre lo que quiere y lo que un árbol está dispuesto a dar. Usted tendrá que encontrar la paciencia dentro de ti y dejar a un árbol para dictar la rapidez con que quiere desarrollar. Y a través de todo este proceso, es posible descubrir algo nuevo dentro de vosotros. Usted podría descubrir que algo indescriptible que ha cautivado a muchos. Con eso, sólo debe encontrar su propio significado de árboles bonsái.
Si deseas dedicarte a esta practica del bonsai te recomendamos este libro electrónico que te muestra las técnicas más elaboradas para que puedas sacarle provecho a este fantástico arte milenario. Para ver mas información del libro electrónico puedes dar clic AQUÍ
bonsai_wypas1

Como cuidar el bonsai en invierno

Los bonsáis no dejan de ser árboles como los que vemos habitualmente en cualquier parque o jardín. Por eso, necesitan que en el invierno se les deje en paz. Si están en el exterior y los protegemos suficientemente, no hace falta ni que los llevemos dentro de la casa. 

De hecho, el sitio donde debe colocarse cada bonsái depende del tipo de árbol que se tenga y de sus necesidades concretas pero, de todos modos, una pauta a seguir para todos los bonsáis de exterior es que los protejamos de posibles heladas envolviéndolos en capas de espuma de poliestireno o tapando los tiestos con mantas. Otra buena opción es que los metamos dentro de un invernadero, siempre que éste no tenga calefacción incorporada.
En cuanto a los bonsáis de interior, simplemente con colocarlos en una habitación que no tenga excesivo calor, y con mucha luz, hay más que suficiente. Dosideasque no podemos olvidar son que nunca se abona un árbol en invierno y que hay que tener en cuenta su riego, porque también pueden secarse, aunque haga frío.
Si ha hecho mucho frío y se te ha muerto el tronco de tu bonsái favorito, aun no lo des por perdido. Si la raíz sigue viva y es una especie que saca brotes fácilmente (como el olivo o el olmo), todavía es posible que lo remodeles de forma y lo salves. Te puede quedar un árbol con estilo múltiple tronco realmente espectacular y completamente diferente al que tenías.
Si deseas conocer mas trucos para cuidar tu bonsai, acceder a este estupendo curso, que a un módico precio, podrás conocer todos los datos para mantener siempre tu bonsai con el máximo esplendor.
un-bonsai-mucho-mas-que_590x3951

La belleza del Bonsai

David Benavente es un experto conocido en todo el mundo entre los aficionados al cultivo del bonsái, tanto de Oriente como de Occidente, pero no por ello se olvida entre sus actividades de dedicar tiempo y atender a quienes se están iniciando en este arte o incluso a los que no saben nada de cómo cultivar un árbol en una bandeja (esto es lo que significa bon-sai), pero han caído en la tentación de emprender la aventura de cuidar una planta tan bella, de hacerse cargo de un árbol que cabe en cualquier habitación de la casa.
Además de organizar la exposición de su jardín, este maestro español ofrece cursos y seminarios sobre la iniciación del cultivo del bonsái y también otros más especializados sobre especies concretas, o sobre cómo trabajar la madera, para aficionados con un avanzado nivel de conocimiento.
“Yo lucho para evitar que el mundo del bonsái sea un ambiente cerrado”, explica Benavente, quien ha creado un jardín japonés, muy cerca de Madrid (España), un lugar en el que los amantes de la naturaleza, en general, y los aficionados al mundo del bonsái, en particular, pueden encontrar un espacio de tranquilidad donde contemplar unos excelentes ejemplares de pinos, sabinas, tejos, arces, hayas, azaleas… la colección de este maestro.
“Es un lugar un poco peculiar. He querido crear un espacio donde la gente pueda disfrutar de mi colección de árboles, para relajarse y escapar un poco de los problemas que sufrimos en las ciudades, y que nos afectan a cada uno en nuestras vidas”, explica.
Un bonsái para cada persona
Benavente considera que no es imprescindible ser propietario de un ejempla para darse el gusto de cuidar un árbol en la terraza de la vivienda. Hay árboles muy asequibles (aunque mejor evitar los que se venden en grandes centros comerciales no especializados) para comenzar a disfrutar con esta actividad.
David Benavente cree que cualquier persona con un mínimo de sensibilidad puede adentrarse en esta disciplina, pues “lo único necesario es perder el miedo”.  A juicio del experto, “lo que hace que los bonsáis mueran es básicamente el miedo, que además es  también lo que nos mata a las personas”. Según explica, hay gente que hace cosas rarísimas con los bonsais: “se olvidan incluso de que son plantas”.
“Y hay gente que tiene incluso buena mano para las plantas, que se le dan bien, pero con los bonsáis tiene dificultades, porque hacen cosas raras. Que si hay que regarlos no se cómo, que si un con pulverizador….  ¡Que no, que no! Son arbolitos en maceta, y entonces hay que tratarlos como una planta en maceta, como lo que son, con la misma lógica que aplicarías a cualquier otra planta”.
Lo más importante en el cuidado de un bonsái es el riego. “El 90 por ciento de los problemas vienen por el riego inadecuado. Por exceso, por defecto, o por ambas cosas, por combinaciones extrañas. Lo puedes tener aguachinado un mes y luego llega el buen tiempo, un fin de semana largo, me voy, lo dejo solo y le pego y secón, y luego vuelvo y otra vez, lo aguachino”.
Resumiendo
Primero, hay que tratar a un bonsái como a una planta normal. Después, atender al riego. “La tierra te dice cuando es necesario regar. Si la superficie se está secando, entonces hay que regar. Si está húmeda, no se riega”, puntualiza.
Eso sí, hay que mirar al árbol todos los días”, afirma David.
Y luego, poco a poco, según va aumentando la afición, se adentra uno en un mundo mágico en el que, se combina, el conocimiento de la jardinería y la botánica con unas técnicas definidas para buscar la belleza siguiendo una serie muy diferente de estilos de árboles, y unos cuantos principios filosóficos orientales. Quien es capaz de dominar esta combinación de elementos, puede llegar a encontrar en los bonsáis un excelente remedio contra la tensión que impregna la vida moderna.
La persona que aprende a cuidar los árboles, también recibe una serie de enseñanzas que le ayudan a vivir mejor. Según considera David Benavente, “el bonsái nos enseña que de un árbol hay que eliminar todo lo superfluo, reduciéndolo a lo esencial para encontrar la verdadera belleza, la auténtica esencia. En este sentido, la vida es igual que el bonsái. Hay que eliminar todo lo que está de más y llegar a ser capaz de reconocer las cosas realmente importantes”.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
BonsaiStan1

Las macetas o bandejas para los bonsai

Claro que a esta etapa llegamos cuando nuestro pre bonsai deja de serlo y se transforma definitivamente en bonsai. Vale decir que ese va a ser el tamaño y la estructura definitiva del pequeño árbol, sea de follaje y tronco como de la parte radicular.
Tengo que suponer que cuando quien se ha dedicado al arte del bonsai, en esta etapa no solamente habrá leído este curso, sino que habrá investigado y se habrá instruido en un sin fín de temas que hacen a esta actividad.
Por norma general, la maceta o recipiente que aloja a un bonsai forma un conjunto visual con el mismo y esta relacionado íntimamente con el estilo, el follaje y el tronco.
El buen gusto no basta para determinar color, forma y tamaño de la maceta.
Hay elementos del bonsai que son determinantes al momento de elegir la base del mismo.
Lo inicial de este curso hace que no hablemos de peso óptico, de carácter, de formas y profundidades. Este tema es para un curso posterior o para que ustedes investiguen al respecto.
Una guía general para cada estilo de árbol puede ser esta:
Cascada o semicascada: Macetas profundas que representan al ambiente donde se desarrollan. Además contrarrestan el peso de la parte aérea.
Bosques o grupos: macetas de poca profundidad. Este estilo suele acompañarse por una piedra laja o plana para resaltar el conjunto.
Literatos: tiestos pequeños que pueden ser angulares como cuadrados, hexágonos, etc.
Una guía general para determinar el tamaño de la maceta es la siguiente:
La altura debe ser igual al diámetro de la base del tronco y su largo 2/3 partes de la altura del árbol cuando se trata de árboles altos e igual proporción cuando tenemos árboles con copa mas importante que la altura.
Colores: En cuanto a los colores debemos, como criterio general, elegir colores suaves y que combinen con el follaje, el tronco y las flores y los frutos.
Para árboles de porte pesado o follaje intenso y tamaño considerable podemos elegir un color oscuro, sin barniz y la superficie puede ser rugosa o con suaves detalles en la superficie.
Para los árboles de hojas caducas es conveniente utilizar colores claros, como barro cocido, café claro, arena. Preferentemente sin barniz.
Para las coníferas pueden usarse macetas con barniz mate o brillante y colores naranja, café, arena.
Cada día la vida nos presenta la realidad en distintos formas y matices. Depende de los ojos del alma poder apreciarlos con sabiduría.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
tipos-de-bonsai1

Variedades de bonsai

Para iniciarnos con buenas posibilidades de éxito en el cultivo de bonsai, podemos elegir comenzar con variedades que presenten un fácil desarrollo, buenas posibilidades de darles formas diversas y que sus cuidados culturales no nos presenten grandes dificultades.
Vamos a ver algunas que son fáciles de conseguir o cultivar.
Ligustro o Ligustrino (Ligustrun lucidum)
Originario de China, lo hemos adoptado para la realización de cercos. Es muy difundido y tiene muchas variedades. Presenta hojas persistentes verde intenso y su floración es blanca y lo hace en verano. Se reproduce fácilmente de semillas. Posee variedades de hojas variegatas (verde y amarillo) Es de rápido crecimiento, fácil de cultivar y admite todos los estilos.
Acacia
Esta especie leguminosa es muy difundida. Las más comunes son Mimosa, Algarrobo, Acacia Negra (Gleditsia Triacanthus), Acacia Blanca o Falsa Acacia (Robinia Pseudo Acacia) y muchas más. Posee hojas compuestas, flores amarillas y frutos que van variando su color según su madurez (verde, azul, marrón casi negro) Se reproduce fácilmente por semilla y su crecimiento es rápido. Son muy atractivas por su follaje, flores, frutos y tronco.
Hibiscus
De las casi treinta variedades de estos arbustos, algunas son de hojas perennes y otras anuales. Los nombres más comunes son Rosa de la China, Rosa Siria, Rosa de Jericó, Suspiro. Florecen, la mayoría, desde la primavera hasta el otoño. Los colores de sus flores son muy variados y llamativos. Rojos púrpura, amarillos, blancos, violetas, rosadas, con matices de diversas tonalidades y pueden ser simples o dobles. Pueden multiplicarse por semillas y gajos.
Sauces (Salix)
Es del genero de la Salicáceas y comprende casi 280 especies. Sus nombres mas conocidos son Sauce Llorón, Sauce de río, Mimbre japonés, Sauce criollo, Sauce colorado, Sauce álamo. Ramas finas y largas. Hojas angostas color verde claro. Florece, generalmente, a fines de invierno y primavera. Necesita mucha humedad en sus raíces. Algunas variedades, como el Sauce tortuoso, tiene sus ramas y hojas retorcidas y dan una vista muy atractiva. Se reproducen fácilmente por estacas semileñosas que se obtienen al terminar el invierno.
De la familia de las Moráceas. Sus nombres mas comunes son Higuera. Gomero, Ficus Religiosa. Son, generalmente, de grandes dimensiones. Se caracterizan por el tamaño de las hojas y por la gran difusión de sus raíces. Se multiplican por gajos.
La elección de un camino nos lleva a la infinita posibilidad de elegir nuevos e impensados caminos.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
neagari1

Como podar las raíces del bonsai

Cuando hemos cultivado un pre bonsai desde la semilla, la primera poda de raíces se lleva a cabo, tal como lo hicimos con la parte aérea, en la época de reposo.
Tengamos la precaución de tener a mano el recipiente en el que vamos a colocar la unidad podada, las herramientas necesarias, la tierra húmeda a utilizar y agua suficiente para el trabajo.
En primer lugar debemos extraer el árbol del recipiente donde se encuentra y desprenderle todo el sustrato que se encuentra adherido a las raíces.
Es fácil hacerlo sumergiendo toda la zona radicular en un recipiente con agua limpia teniendo cuidado de que siempre las raíces permanezcan húmedas cuando trabajamos con ellas.
Las partes de tierras que se resisten a desprenderse con el agua debemos removerlas con un palito chino o brochet o pincel. Lo importante es no usar elementos punzantes para no lastimar las pequeñas raíces que han crecido y que, por lógica, son muy frágiles.
Cuando hemos desprendido todo el pan de tierra y las raíces se nos presentan limpias, vamos a cortar la raíz principal a la mitad de su longitud. El resto que se nos presenta es una cantidad de ramificaciones radiculares de distintos grosores y largos. Como norma general vamos efectuar la poda de todo lo que exceda los 5 cm. contando desde la unión del tronco y la raíz. Esto depende de las características del arbolito que tenemos.
Luego de efectuada la poda de raíces, llenamos con tierra hasta la mitad la maceta donde vamos a colocar el pre bonsai. Ubicamos el arbolito en ella y le agregamos sustrato hasta cubrir la totalidad de las raíces.
Para permitir que la tierra se introduzca por todas las partes y que la raíz quede bien adherida al pan de tierra utilicemos los palitos para remover y demos suaves golpes a la maceta.
Terminado este proceso, vamos a situar al pre bonsai en un lugar sombreado y protegido del viento y la lluvia. Lo regamos lo suficiente para que las raíces permanezcan húmedas.
No volveremos a regarlo hasta ver que no hay humedad en la parte superior del sustrato. Tener en cuenta que la planta esta en reposo y que sus necesidades y requerimientos de humedad se han reducido considerablemente.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
bonsai1

Como obtener el bonsai

SEMILLAS
Cuando lo hagamos así, plantemos, de ser posible, varias semillas. Esto obedece a que si existe algún problema germinación, tengamos mas posibilidades obtener al menos una unidad de ellas.
Una vez realizada la germinación, y cuando ya han aparecido el primer par de hojas definitivas, vamos a transplantar la unidad a una maceta mas grande e independiente. Es en este primer transplante que vamos a realizar la primer poda de la raíz y, como regla general, vamos a podar 1/3 del largo total.
Cuando iniciemos la siembra tengamos en cuenta la profundidad.
Es conveniente utilizar sustrato estéril para evitar la aparición de malezas.
GAJOS, ESQUEJES, ACODOS
Utilizando este método, es conveniente la utilización de hormonas de enraizamiento para asegurar que el material desarrolle raíces adecuadas. No todos los árboles permiten este procedimiento.
VIVEROS
Podemos optar por la compra de ejemplares en un vivero de confianza. No vamos a comprar un bonsai. Vamos a adquirir un ejemplar joven. Vale decir un árbol chico, de no más de 60 cm. de altura. Debemos estar seguros que sea sano, buen follaje y buen sistema radicular. Luego lo transformaremos en un pre bonsai.
NATURALEZA
Este sistema, a mi criterio, es el más apasionante y cautivante de todos. Podemos buscar árboles jóvenes en el lugar donde vivimos y transplantarlos para llevarlos a nuestro hogar, o al lugar donde vamos a trabajarlos.
Este método puede depararnos una agradable sorpresa:
En esta búsqueda de estos ejemplares jóvenes podemos tener la suerte de encontrar algún ejemplar adulto que se ha mantenido pequeño naturalmente. Acá es donde tenemos que extremar los cuidados de transplante para asegurarnos la supervivencia del ejemplar. Lo ideal es mantener el estilo que la naturaleza le ha dado sin importar cual sea. También podemos modificarlo según sea nuestro gusto o el estado en que se encuentra.
MATERIALES Y HERRAMIENTAS
Inicialmente, hasta afirmar nuestra vocación de cultivar bonsáis, tan solo debemos contar con elementos básicos para trabajar. Casi todos están a mano en nuestro hogar.
Estos son:
– Una cuchara ( que utilizaremos a modo de pala pequeña para mezclar o mover tierra)
– Un tenedor ( que será nuestro pequeño mini rastrillo y, algunas veces, usaremos como desmenuzador)
– Una pequeña tijera ( para efectuar las primeras podas de ramas jóvenes y de raíces)
– Palitos chinos o brochet ( para tratar con delicadeza las raíces al desprenderles la tierra adherida, para remover con suavidad la tierra de los pre bonsáis, etc. )
– Macetas de material rígido en distintos tamaños de acuerdo al porte de los arbolitos que vamos a trabajar.
– Balde, papel de diario, bolsitas de nylon (utilizados para el transplante y traslado de los arbolitos)

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
pinus-densiflora-bonsai1

Inicializacion en los cuidados del bonsai

Con los conocimientos básicos de botánica o del mundo vegetal que poseemos, para comenzar son suficientes.
La premisa que debemos tener en cuenta es que nuestra misión es adaptar a un vegetal determinado (árbol, arbusto, etc.) para que pueda vivir en una bandeja o en un recipiente pequeño y que, a su vez, pueda contar con las mismas condiciones que si viviera en la naturaleza.
Podemos hacer miniaturas tan diversas como novedosas. Quiero decir con esto que tanto podemos hacer bonsai de bambú como de coníferas, de arbustos, trepadoras, etc. Simplemente  hay que brindarles los elementos que necesitan (nutrientes, agua, temperatura, ventilación) en los niveles adecuados.
Para el inicio es conveniente elegir un árbol de fácil cultivo y de la zona donde habitamos y, mientras vamos avanzando en la practica, podemos ir aumentando los niveles de dificultad y probar con especies más diversas.
SI lo deseamos, podemos optar por obtener ejemplares de semilla, gajos, esquejes, acodos, siendo la más interesante y tradicional la obtención en la misma naturaleza en el tiempo y modo adecuado.
Cualquiera sea la opción el resultado va a ser el mismo: Satisfactorio.
RECOMENDACIONES PARA EL INICIO
– Una vez elegido el árbol con el que vamos a trabajar es conveniente ilustrarnos respecto a sus necesidades y cuidados culturales necesarios.
– De acuerdo a la especie elegida será el estilo que elegiremos para el árbol adulto.
– A los fines de resguardarnos de futuros sobresaltos es conveniente contar a mano con algún insecticida/acaricida de amplia cobertura.
– Cuidemos el árbol de los vientos fuertes, de los cambios bruscos de temperatura, del sol muy intenso, de accidentes caseros y de otros factores que perjudiquen nuestro trabajo.
– Recuerde siempre que si tenemos un animal de mascota en nuestro hogar, lo alimentamos, lo cuidamos, aprendemos de él todo lo necesario, lo llevamos al veterinario si es necesario, le ponemos un nombre, y, principalmente, lo amamos y forma parte de nuestra familia. Con nuestros bonsáis pasa exactamente lo mismo. Obviemos lo del veterinario lógicamente. Pero hay una diferencia: nuestras mascotas pueden, algunas veces, proveerse su propio alimento, a diferencia de nuestros bonsáis a quienes debemos proveérselos nosotros.
El Universo esta lleno de formas, imágenes y colores. Tan solo debemos admirarlas y tener la satisfacción interior de poder compartirlas.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
bonsai-olivo-p

Bonsai Olivo

El Bonsái olivo es un árbol de tamaño medio, capaz de alcanzar los 90 cm de altura. En invierno asume una coloración verde. Se trata de una planta siempre verde, que mantiene sus hojas durante todo el año. El bonsái olivo tiene un desarrollo en arbusto. El punto débil del olivo en bonsái es su baja tolerancia al frío. El problema reside en que éste produce raíces muy finas que no son capaces de soportar una helada prolongada. Las hojas pueden aguantar temperaturas de entre los 6 y los 8°C. Por ello, en las regiones más frías es aconsejable acolchar el suelo. Debemos colocar el Olivo en un lugar luminoso, donde le llegue la luz directa.
Bonsái Olivo
Cuidados del bonsái olivo
Es un bonsái capaz de tolerar el tiempo caluroso y seco, al igual que vientos calientes o fríos. Presenta un crecimiento lento, aunque vigorosamente. Durante los meses de verano debemos nutrir nuestro bonsái añadiendo estiércol específico, cada 20 o 25 días. En este período del año el estiércol debe ser rico en nitrógeno y potasio, para favorecer el desarrollo de la florescencia y de la nueva vegetación.
Controla frecuentemente el mantillo del bonsái, para evitar que se quede demasiado seco durante períodos prolongados de tiempo. Riega periódicamente, pero no frecuentemente, cada 10 u 11 días, con 2 o 3 vasos de agua (recuerda que estas medidas son orientativas), dejando que el terreno permanezca seco al menos dos días antes de repetir el riego. Durante el riego es aconsejable evitar los excesos, aunque si es necesario mojar bien el terreno.
Los trasplantes realízalos en primavera, retirando 1/3 de las raíces y eliminando las viejas hojas. Puedes trasplantar cada dos o tres años. Fertiliza con abono orgánico de descomposición lenta. Otro aspecto importante consiste en añadir oligoelementos, al menos una vez al año. Podemos utilizar un estiércol completo, con oligoelementos, o los oligoelementos mismos en forma de difusión lenta.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
bonsai-ficus-retusa-p

El Ficus Retusa, otro ficus bonsai

El Ficus Retusa es uno de los árboles más corrientes en bonsái. El Ficus presenta hojas alternas de aspecto ceroso. Lo distinguimos del Ficus Benjamina gracias a sus hojas más espesas. Su corteza es marrón oscuro grisácea y estriada o moteada de bandas blancas. La tala de este Ficus provoca el derrame de látex blanco. Atención con esto, pues es ligeramente tóxico irritando las mucosas. Una vaporización de agua limpia sobre las heridas del corte, favorecerá a la coagulación del látex.
El origen del Ficus Retusa es tropical, por lo que aparte de esas zonas, puede vivir en lugares de clima privilegiado, protegido de heladas y de vientos desecantes. Es un árbol de cuidados fáciles, de crecimiento rápido y que necesita luz. Además, es un bonsái que no soporta demasiado bien los desplazamientos. Este es un mal que afecta a muchos Ficus. De hecho, no es raro ver a un Ficus enfermar gravemente después de un desplazamiento. Debemos evitar las corrientes de aire y prefiere los ambientes húmedos. Su temperatura ideal oscila entre los 15 y los 35 grados centígrados, aunque es capaz de soportar temperaturas desde los 0 hasta los 45.
Bonsái Ficus Retusa
Cuidados del Ficus Retusa
Entre cada riego debemos dejar secarse el manto. Más vale regar no regar bastante, que regar demasiado. Un exceso de agua puede matarlo, mientras que un defecto es más subsanable. Vaporiza el follaje y el tronco cada día, preferentemente por la mañana y por la tarde. Podemos trasplantar un Ficus cuando sea, siempre y cuando el árbol esté sano. No obstante, lo ideal es hacerlo en primavera, con el fin de que goce de las mejores condiciones de iluminación y de temperatura. Como el Ficus es bastante exigente en cuanto a temperatura y luminosidad, espera a finales de la primavera para asegurarte una mayor fuerza de agarre de las raíces.
Para el substrato, 100 % de akadama o de grava seran ideales para favorecer el desarrollo de las raicillas del Ficus, que son muy sensibles a un exceso de humedad. No hay que olvidar que la elección del substrato depende también de la etapa de cultivo y de la región en la que el árbol se encuentra. Para los principiantes, un substrato compuesto al 100 % de akadama será perfecto. Conforme aprendamos más, podremos variar.
Dado su origen tropical, el Ficus crece durante todo el año, con una disminución de la velocidad en invierno por falta de luminosidad. La fertilización debe pues ser contínua, aunque con un cierto espaciamiento de los aportes entre diciembre y marzo. Si utilizas un substrato 100 % mineral, poténcialo con bolitas de abono orgánico, porque el ficus aprecia los suelos ricos. Evita los estiércoles demasiado nitrogenados al principio de la primavera, ya que provocarán entrenudos largos y un aumento de las hojas.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
bonsai-ficus-carica-p

Ficus Bonsai, Carica

El Ficus Carica es una especie de Ficus que produce higos comestibles. La higuera común es sólo una de las cerca de 700 especies que componen el género Ficus. El Ficus Carica tiene su origen en Italia (centro y sur), así como Grecia, el Próximo Oriente y el Noroeste de la India.
Sus grandes hojas de tacto bastante rugoso, son recortadas en tres o cinco lóbulos. Las flores, bastante poco notables, dan origen a frutos de entre verdosos y violetas, de sabor agradable, incluso en los bonsáis, si los pájaros lo dejan. Aunque posible, no es muy frecuente en los bonsáis, debido al gran tamaño  de sus hojas, que se reducen no obstante durante el transcurso de los años y los deshojes parciales en junio y julio.
Es un árbol de fácil cultivo y cuidado. Su crecimiento es rápido y necesita estar expuesto al sol.  Es un bonsái que si tolera las corrientes de viento. Tolera la falta de humedad, aunque crece más saludable en zonas de humedad ligera. No soporta las heladas, aunque sí es capaz de soportar temperaturas de incluso -5 grados centígrados.
Bonsái Ficus Carica
Cuidados del Ficus Carica
Este tipo de Ficus requiere de riegos sin excesos, para evitar las grandes hojas. Prefiere una humedad ligera, por lo que es recomendable reducir los riegos en invierno. Los trasplantes se deben hacer en primavera. Para este bonsái en particular, el substrato debe ser drenante con el fin de evitar el estancamiento del agua al nivel de las raíces lo que provocaría su pérdida.
Para evitar las grandes hojas, es preferible no darle estiércol nitrogenado en primavera y preferir una fertilización equilibrada 10.10.10 desde junio hasta la caída de las hojas. Para reducir las hojas, al principio un deshoje hasta mediados de junio dará excelentes resultados. Con el paso de los años, él mismo hará pequeñas hojas. De hecho, conforme la enramada sea fina, el árbol tendrá más yemas que alimentar por lo que las hojas disminuirán de tamaño.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
planta-de-bonsai

Ayuda para los Bonsais

Los sustratos para bonsái son una de las especialidades que podemos encontrar en los centros de jardinería, floristerías, grandes superficies y tiendas especializadas. Es el más adecuado para plantar o transplantar este tipo de plantas, que como característica común pasan toda su vida en macetas o tarrinas de escasas dimensiones con respecto a su tamaño, que en condiciones generales, deberían tener. En la mayoría de casos son árboles, miniaturizados en todas sus partes.
Planta de bonsái
Estos sustratos para bonsái, con su calidad determinan en gran medida la salud, vitalidad y apariencia del bonsái. Es básico que estos sustratos drenen bien. Si son muy sueltos y drenan demasiado… la planta no podrá recibir la humedad que necesita, por el contrario, si este está constantemente empapado las raíces pueden pudrirse con facilidad.
Los sustratos de cultivo para bonsái son las mezclas de materias primas empleadas con frecuencia en jardinería, como por ejemplo la arena, la turba, la tierra vegetal, la tierra de jardín, la tierra de brezo, la tierra de castaño, el estiércol, etc. Con ellos se pueden hacer un gran número de combinaciones y cada uno escoge la mezcla que cree más conveniente para obtener los mejores resultados, ya que todas las especies no responden igual ante un mismo sustrato.
Como base, estos sustratos para bonsáis deben de tener una mezcla homogénea y exenta de grumos, drenar bien pero reteniendo la suficiente humedad para evitar riegos frecuentes, que tenga la capacidad adecuada de retención de nutrientes (evitando lavados fáciles), estar ausentes de semillas de malas hierbas y organismos patógenos… y ser el adecuado al bonsái cultivado.
Desde el punto de vista de sustratos para bonsái en relación a la especie cultivada se pueden realizar cuatro grupos de tierras:
  • Sustratos para bonsái de coníferas.- Un 50% de arena, 25% de tierra vegetal y un 25% de arcilla, más elementos nutritivos.
  • Sustratos para bonsái de frondosas.- Un 30% de arena, 25% de tierra vegetal, 25% de turba y un 20% de arcilla, más elementos nutritivos.
  • Sustratos para bonsái de flores y/o frutos.- Un 30% de arena, 30% de tierra vegetal, 20% de turba y un 20% de arcilla, más elementos nutritivos.
  • Sustratos para bonsái de acidófilas.- Un 30% de brezo, 30% de tierra vegetal, 30% de hojas de pino y un 10% de arena, más elementos nutritivos.
Los sustratos para bonsái comerciales están especialmente formulado para adaptarse a las exigencias de la mayoría de los bonsáis, que por su especial forma de cultivo, necesitan una mezcla que sea muy estable en el tiempo, una nutrición débil pero equilibrada y una aireación en las raíces adaptada a contenedores pequeños.
La composición de estos sustratos comerciales es a base de turba rubia, arena silícea, compost vegetal, extracto de algas y abono orgánico.
Estos sustratos son ideales como tónica general. Pero podemos, partiendo de ellos y teniendo en cuenta las consideraciones anteriormente mencionadas, añadir alguna de estas materias primas para ajustarlo un poco más a las necesidades específicas de la especie que estemos cultivando.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
bonsai

Herramienta ideal para podar los bonsai





Tijeras de corte mariposa, herramienta para bonsái. Como sucede con la mayoría de actividades que decidamos emprender, para elcultivode bonsáis se requieren algunos últiles especiales, sin los cuales es bastante complicado obtener los los mismos resultados.





Estoy hablando de una serie de herramientas de suma utilidad -te diría que su uso es indispensable- para lapodadel bonsái. Y entre ellos, hoy quiero destacarte la importancia de las tijeras de corte mariposa.

Tijeras de corte mariposa
La forma bastante particular de estas herramientas de corte ayudamuchísimo a la hora de podar ramas pequeñas y raíces: dentro de su guarda amplia puedes introducir varios dedos, y así podrás ejercer la fuerza necesaria para podar lasplantassin dañarlas. A su vez, con su poderoso filo podrás realizar cortes limpios y precisos.
Te aconsejo que tengas especialmente en cuenta este tipo de tijeras a la hora de adquirir tus primeras herramientas para bonsái, porque los resultados que obtendrás con su uso difícilmente podrás lograrlos si improvisas lapodacon otros elementos.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
gr_79225_2363382_971675

Bonsai para la decoración interior o exterior?

“¿Debo cultivar mi bonsái en el interior o en el exterior?”. Sin duda, ésta es una pregunta que muchos se hacen al comienzo de su afición por estos árboles en miniatura. Realmente no existen bonsáis de interior o exterior, todos las plantas, y en este caso, todos los árboles han evolucionado y se han adaptado a unas condiciones ambientales que podríamos denominar como “externas”.
bonsái
El concepto “interior” surge en el momento en el que deseamos cultivar determinadas plantas en lugares con condiciones diferentes a las de su medio natural (por ejemplo, plantas tropicales en latitudes frías y/o secas), lo que nos obliga a encontrar una forma de crear un ambiente igual o parecido al original.
En muchas ocasiones ese ambiente que simula al medio natural se conseguirá simplemente dentro de nuestra casa, en un invernadero o un terrario, dependiendo de la resistencia de la especie o de la complicación para encontrar el ambiente más idóneo (con las condiciones de calor, luz y humedad adecuadas). Como podemos observar, el concepto “interior” deriva de la idea de no cultivar en el “exterior”, que es el natural.
Realmente deberíamos plantar sólo aquellas especies adaptadas a las condiciones ambientales de nuestra zona, es lo que generalmente denominamos bonsái autóctono y, por supuesto, cultivarlas sin excepción en el exterior.

Variedades tropicales

bonsáis

Hoy en día la oferta de las tiendas especializadas nos ofrece la posibilidad de tenerespecies de otras latitudes, es decir, que no son autóctonas, y, por tanto, adaptadas a un ambiente diferente al de nuestro lugar de residencia. Es en este caso cuando podríamos vernos obligados, y sólo durante alguna época del año (por ejemplo, invierno), a ayudar a nuestro bonsái con unas condiciones más favorables y parecidas a las de su hábitat.
El caso más habitual es cuando se trata de plantar árboles de origen tropical o subtropical en las zonas templadas o frías de ambos hemisferios. Durante la época en las que las temperaturas son más desfavorables (invierno y parte del otoño y la primavera), deben estar en el interior de casa o en un invernadero, pero sin descuidar sus necesidades de luz, agua, etc. Y sólo durante el tiempo estrictamente necesario, es decir, en el momento en el que las condiciones externas sean las adecuadas, el bonsái debe volver al exterior.
Esto, lógicamente, dependerá de las latitudes. Cuanto más cerca del ecuador, menos días del año necesitará vivir en condiciones de “interior” (ecuador = 0 días en el “interior”/365 días en el “exterior”); y cuanto más lejos del ecuador, más días al año necesitará vivir en el “interior” (polos = 365 días en el “interior”/0 días en el “exterior”).

El error más común

Podemos concluir, por tanto, que no existen los bonsáis de “interior”, como tal, sino simplemente especies con unas determinadas necesidades de cultivo que no se adaptan al clima de nuestra zona, y que éste se consigue mediante la utilización de un invernadero o la protección del interior de nuestra casa durante una determinada época del año y por el tiempo mínimo imprescindible. No debemos tener miedo al cultivo exterior, en el caso concreto de los árboles autóctonos: éstos necesitan pasar el ciclo de las estaciones del año, es decir, necesitan el frío, el viento, el calor, la lluvia, la caída de las hojas, etc.
bonsáiLamentablemente, el abuso del concepto “bonsái de interior” en los centros especializados, y algunos libros (suponemos que para animar a los aficionados que no poseen jardines o grandes terrazas y no se atreven a comprar un bonsái), hace pensar, sobre todo a los que se inician, que hay determinadas especies que se cultivan exclusivamente en el interior de nuestras casas durante todo el año (cosa que sería cierta si viviéramos en algún Polo o en Siberia). ¿Cuántos bonsáis habrán muerto por esta pequeña confusión?
Salvo que las condiciones del interior de nuestra casa fueran las de un invernadero que simula el hábitat original necesario, como en un jardín botánico, plantar un bonsái todo el año en el interior de casa, generalmente provoca:

– Debilitamiento general.

– Aumento del tamaño de las hojas.

– Ramas muy largas y desproporcionadas, con mucha distancia entre hojas.

– Enfermedades y plagas.
– Muerte segura si es autóctono
Todo esto se debe generalmente a la falta de ventilación, sequedad del ambiente, luz solar inadecuada (por exceso o por defecto), altas temperaturas por la calefacción, etc. En el caso de los árboles autóctonos, les estamos obligando a vivir en una “eterna primavera-verano” que les evita el paso natural de las estaciones, lo que les sobrecarga y estresa.

Sólo cultivaremos dentro de casa…

– en el caso de las especies que no sean autóctonas y requieran unas condiciones especiales de temperatura, humedad, etc.
– el tiempo estrictamente necesario, es decir, en cuanto sea posible, debe volver al exterior (si no tenemos terraza o jardín, el alféizar de una ventana será suficiente),
– con una buena ventilación,
– con una buena iluminación de acuerdo a las necesidades de la variedad, (si no tenemos ventanas o están lejos, debemos procurarle luz artificial que simule el espectro solar) ,
– y con un grado de humedad adecuado.
.
bonsáis bonsái
Cultivar en el “exterior” el mayor tiempo posible, y lo ideal es todo el año, especialmente en los árboles autóctonos, es la mejor forma de cuidar a nuestro bonsái: seguro que nos lo agradecerá.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
gr_79225_2363400_711420

Mantén afiladas las herramientas del bonsai

El bonsái tiene una simbología muy especial. En la mística oriental, concretamente en el budismo zen, es un instrumento para alcanzar la conjunción con la naturaleza. Esta conjunción se logra mediante la mera observación de un ejemplar. Su estampa debe ser perfectamente gemela a la de un árbol que se desarrolla libremente. Para ello debemos realizar ciertas tareas de jardinería y necesitamos hacernos con herramientas para bonsáis que nos ayuden a lograr nuestro objetivo. 

Si estás familiarizado con su mundo sabrás que, cuando adquirimos uno, debemos cuidarlo con especial atención, para que se asemeje lo más posible a sus hermanos mayores. Por esta razón los cuidados del bonsái son extremadamenteminuciosos y necesita herramientas especiales. No son aptos para personas con poca calma e impaciencia. Cuando te enfrentes a tu bonsái, tómatelo con tranquilidad, y recuerda que cada operación debe ser cuidadosamente realizada.

Herramientas específicas para trabajos minuciosos

tijeras poda bonsái
Requiere unas atenciones específicas, no sólo para su mantenimiento, sino también para la consecución de esa apariencia tan deseada, que, no es aleatoria. Las formas que adquiere un bonsái por medio de las distintas técnicas están perfectamente definidas (en cascada, en bosque, recto formal, etc.), al adquirir uno debemos decidir qué forma deseamos darle, siempre teniendo en cuenta la especie de la que se trate, y realizar las tareas de jardinería con arreglo a ese objetivo.
Existen herramientas específicamente fabricadas para ellos, aunque en casos muy concretos nos podemos valer de útiles de jardinería general. Hay que tener en cuenta el tamaño reducido del bonsái, por lo que las que utilicemos con ellos deben permitirnos llegar hasta el último de sus rincones.

Algunas imprescindibles

Existen múltiples enseres fabricados para el amante del bonsái, pero sólo algunos resultan realmente imprescindibles. A continuación, citamos varios que son básicos:
escobilla bonsái gubia bonsái
-Tijeras: sus hojas deben estar tremendamente afiladas para que el corte sea limpio. Son más cortas y estrechas que las de jardinería en general, para poder llegar a los rincones más escondidos. Existen varios tamaños para según qué tarea queramos realizar (poda de ramas, hojas, etc.)


– Palillos: se utilizan para desenredar las raíces del árbol a la hora del trasplante. Lo ideal es que sean de bambú, ya que es un material blando y no dañarán nuestro bonsái. Han de estar muy afilados.


-Gubia: la utilizaremos para tallar la madera muerta y conseguir así un aspecto más natural para nuestro árbol en miniatura.

– Escobilla: nos ayudan a mantener limpia la tierra. La utilizaremos para eliminar hojas secas y otros elementos.

– Cepillo: con él eliminaremos restos indeseables de la corteza como trozos muertos. Existen de varios grados de dureza.

– Tenazas: para podar. Las de bonsái tienen las hojas cóncavas, lo que permite que el corte sea limpio.

– Rastrillo y espátula: muy útiles para el trasplante. El rastrillo nos servirá para desenredar las raíces y la espátula para alisar la tierra después

Algo muy importante a tener en cuenta es que las herramientas han de estar siempre escrupulosamente limpias. Para ello se recomienda limpiarlas con alcohol. Siempre debemos hacerlo después de cada trabajo, para que no se acumule la suciedad.

Para empezar

bonsái

Para Pepa Martín Morales, especialista en bonsáis, aquel que se asome por primera vez al mundo del bonsái debe contar con tres herramientas imprescindibles,“tijeras largas pinzadoras, escobilla y espátula”. Según Martín Morales a la hora del trasplante podemos utilizar “cualquier tijera podadora de raíces, siempre que esté exhaustivamente limpia”, no es necesario que sea específica de bonsáis.
Como consejo, Martín Morales, nos dice que para un principiante es más fácil comenzar con un ejemplar más bien duro “por ejemplo un ficus retusa“, que es menos delicado para unas manos inexpertas.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
gr_79225_3893164_290383

Itrnoducete en el mundo del bonsai

Si nos atenemos a la traducción de la palabra bonsái (bon, bandeja, y sai, árbol o naturaleza), nos trasladamos a nuestra relación con el medio natural, a nuestro contacto con la naturaleza y sus distintos elementos: animal, vegetal o mineral. No sólo nos referimos a nuestra capacidad de disfrute con su contemplación, sino también a la interrelación de nosotros mismos formando parte de la naturaleza.

No podemos contemplar un bonsái como una rareza botánica. Al contrario, nos tiene que trasmitir las mismas sensaciones que podríamos sentir al contemplar a uno de sus hermanos mayores en plena naturaleza.
Conviene aclarar a los que no son aficionados o se están iniciando que no existen plantas especiales para bonsái, sino que cualquier planta leñosa, sometida a unas determinadas técnicas y siguiendo unas normas artísticas, es susceptible de convertirse en un bonsái que nos proporcione el placer de contemplar un árbol con toda su grandiosidad, a pesar de su pequeño tamaño.

Cultivo y estética

En el mundo del bonsái, hay que distinguir bien entre cultivo y estética. Con el cultivo atendemos a las necesidades de nuestro árbol para que viva y se desarrolle de manera saludable, proporcionándole una correcta situación, riego, sol, aire, abono, etc.
Por su parte, con la estética, proporcionamos al árbol la forma que él nos sugiere, intentando con técnicas, como la poda o el alambrado, reproducir los ejemplos que podemos encontrar en la naturaleza, trasmitiendo a esta auténtica obra de arte nuestra propia personalidad.
En el momento de la formación de un bonsái no ha hecho sino comenzar nuestra relación con él, y como ser vivo que es, tendremos que atender a sus necesidades a lo largo del tiempo. Todo ello nos da la satisfacción de contemplar día a día el cambio y desarrollo de cada uno de nuestros bonsáis, en cada estación y a lo largo de los años, aumentando nuestra sensibilidad y respeto a la naturaleza.
Utilizando cualquier método de reproducción de plantas, como semillas, acodos o esquejes, podemos comenzar a trabajar en la creación de un bonsái, siendo éstos, materiales de partida lentos, pero con grandes satisfacciones. Losplantones de vivero son también una buena solución, más rápida que otros métodos. En los centros especializados encontraremos las plantas apropiadas y, si lo necesitamos, consejo sobre cómo introducirnos en este arte.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
bonsay_grande_162855_t0

Conoce mas del bonsai

Es conveniente cultivarlos en el exterior durante todo el año. En el caso de las especies tropicales y subtropicales, éstos han de protegerse de las temperaturas bajas durante la época más fría, protegiéndolos en un invernadero frío muy bien iluminado. En todo caso, si se cultiva en el interior de casa, debe estar lejos de fuentes de calor y junto a una ventana muy luminosa, sin sol directo, sólo durante la época fría del año (otoño/invierno).

Riego

Se ha de regar cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y de forma abundante, es decir, hasta que salga por el drenaje. Esto suele suceder dependiendo de muchos factores (época del año, clima de la zona, actividad del árbol, situación, etc.) y, por tanto, el riego puede ser necesario varias veces al día en verano o cada dos o tres días en invierno.
Se debe emplear una regadera de agujeros finos, para así aportar más oxígeno, evitar degradar el sustrato y no alterar su granulometría ni el drenaje del mismo. La primera vez, se riega para humedecer la tierra por encima y una segunda vez al cabo de unos minutos, a fondo, hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje de la maceta, evitando el encharcamiento de la tierra.
La mejor agua que se puede utilizar es la de lluvia, ya que es la que absorben las raíces de los árboles en su estado natural. Al utilizar agua de uso corriente se recomienda dejarla reposar como mínimo 24 horas, ya que de este modo gran parte del cloro y demás elementos químicos nocivos quedan en el fondo del recipiente. También es recomendable el uso de agua con un pH de 6,5.
La pulverización de las hojas sólo debe emplearse cuando se haya aplicado un tratamiento fungicida preventivo en primavera y otro en otoño, de lo contrario aparecerán los hongos, especialmente si el cultivo es en interior o invernadero.
Si la maceta está muy seca, o el agua no penetra bien en el suelo, es conveniente sumergir la maceta en agua y dejarla reposar unos minutos. No obstante, este sistema de riego sólo se debe utilizar en caso de emergencia y nunca como un método habitual de riego.

Abono

El más adecuado es el abono orgánico sólido (hechos con harinas, de soja, de sangre o huesos). Hay que abonar especialmente durante los períodos de crecimiento y formación de yemas (primavera y otoño). Si se usa fertilizante químico líquido se deberían seguir las instrucciones del fabricante, ya que si se utiliza en exceso se pueden quemar las raíces. En período de reposo vegetativo, es preciso dejar de abonar, salvo que su cultivo sea en interior. No se deben abonar plantas débiles o enfermas, ni durante los treinta días posteriores a un trasplante o poda.

Poda

Se realizan de dos clases:
  • Poda de mantenimiento: sirve para formar poco a poco el bonsái y para acentuar las formas deseadas. Para hacerlo se podan las ramitas cuando tienen 7 u 8 pares de hojas, cortando por encima de los 2 ó 3 primeros pares de hojas. Se han de quitar las hojas amarillas y los brotes del tronco.
  • Poda drástica o de formación: consiste en podar drásticamente para darle la forma deseada. La forma de poda más drástica es la que se realiza a los ejemplares en escoba: cuando se quiere crear este estilo se debe cortar el tronco con una navaja afilada en bisel o cóncavamente para que las ramas que surjan lo hagan desde el mismo punto. Y para que éstas crezcan hacia arriba conviene rodear el corte con un cartón opaco que sobresalga unos 5 cm para que las ramitas se dirijan hacia arriba disimulando la cicatriz. La herida del corte se debe untar con una pasta cicatrizante.

Trasplante

Cuando la tierra se haya agotado (cada 2 ó 3 años) es necesario trasplantarlos, dependiendo de la especie y situación de cada ejemplar. Se ha de recortar a la vez parte de las raíces y podar las ramas en una proporción similar. En general, suele hacerse al comienzo de la primavera, justo cuando las yemas están hinchadas pero los brotes aún no han abierto, cortando entre 1/3 y 2/3 de las raíces, aunque puede haber casos en los que no sea necesario. Hay dos clases de raíces: las de sostén y las de alimento. Se deben cotar las primeras. Estas pueden reconocerse porque son largas y más gruesas. Las de alimento son más finas y con pequeños filamentos parecidos a cabellos. Estas no se deben cortar. Esta operación es delicada y si no se está seguro de que el bonsái sobreviva es mejor no podar las raíces o consultar con un profesional. En cualquier caso, el volumen de raíces que dejemos debe ser 1/3 superior al volumen de copa o parte aérea.

Musgo

El musgo es una parte decorativa opcional que aporta una textura sedosa a la superficie del suelo, aunque también es útil para mantener más la humedad en la tierra durante la época seca.
No obstante, aunque el musgo resulta agradable visualmente, es necesario que no cubra más del 50% de la superficie de la maceta para que las raíces puedan respirar adecuadamente y se pueda realizar un riego correcto observando la situación en la que se encuentra la superficie de la tierra. En ningún caso se debe cubrir parte del tronco.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai
1245326

Pasos para crear un Bonsai

Aqui te dejamos unos practicos pasos para crear un bonsai

1. Pyracantha angustifolia comprada en el vivero.
2. Cortar el envase hasta el nivel de la tierra, para ver bien la base del árbol.
3. Trabajar el árbol en el envase del vivero, buscarle el frente (marcarlo con una chapita para no perderlo de vista) y darle a forma deseada.
4. Sacar el árbol del envase y empezar a peinar el pan (interrumpir el riego dos días antes para evitar que la tierra esté barrosa). Al ver cómo está el sistema radicular se definirá el tamaño de la maceta. Un palito también ayuda a peinar las raíces.
5. Cortar la raíz principal, ya que lo que sirve son las raicillas que van a alimentar al árbol.
6. Sumergir el sistema radicular en líquido antishock para que no se sequen las raicillas mientras se prepara la maceta. Mojar la maceta en agua antes de prepararla para que no absorba la humedad de las raicillas.
7. Luego, poner en la base de la maceta un alambre mosquitero y sostenerlo con alambre para que no se corra.
8. Pasar un alambre (que puede ser de cobre recocido u otro alambre fino maleable) por el orificio de la maceta para atar la base del árbol antes de ponerle la tierra.
9. Colocar en la base de la maceta arena gruesa o grava para no tapar el drenaje.
10. Presentar el árbol en la maceta buscando el frente y la inclinación adecuada.
11. Atar el árbol (anclarlo) y acomodar las raíces.
12. Llenar con la mezcla (1 parte de turba, 2 de tierra tamizada y 2 de perlita). Apisonar la tierra en los espacios libres con el palito, llenar hasta el borde y sacar el excedente.
13. Colocar la maceta en un recipiente con agua (sin que el agua pase el borde superior de la maceta) y rociar con agua y antishock mezclados.
14. Colocar trozos de musgo sobre la tierra para impedir que con el riego se vacíe de tierra la maceta y para mantener la humedad del suelo.

Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).
Trucos para cuidar tu bonsai

Como comprar un Bonsai

Comprar un bonsái puede ser parte de un impulso, de una moda, de un gusto momentáneo o planeado desde hace tiempo, o incluso puede ser un hábito. Pero para la mayoría de las personas, comprar un bonsái es toda una novedad.
Por ello hemos pensado en compartir algunas consideraciones que ayudan a concretar una buena compra. El primer consejo es que te informes bien y sepas con la mayor exactitud posible qué es lo que quieres comprar.
El punto es que decir “un bonsái” es demasiado genérico; si empiezas a informarte bien, verás que por ejemplo existen varios estilos y comenzarás a familiarizarte con nombres tales como Mogoyi, Takozukuri,Shakan y Kengai entre otros. Internet te ofrece mucha información, consúltala.
Quien te venda un bonsái y sea responsable, debe venderte el pequeño árbol completo: es decir en su bandeja y con su sustrato. Observa que la bandeja tenga los dos orificios inferiores imprescindibles para drenaje y que el sustrato donde está plantado no sea simple tierra de jardín sino lo correcto: una especie de grava arcillosa llamada akadama.
Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).
Trucos para cuidar tu bonsai