Tag Archives: Agricultura

clover-with-nitrogen

Las ventajas de la agricultura ecológica

En la agricultura ecológica, los cultivos, la carne y otros
alimentos son producidos sin productos químicos. Los fertilizantes, pesticidas,
hormonas de crecimiento y antibióticos están prohibidos. Durante miles de años
de civilización de la producción de los animales y el cultivo de plantas
siempre han sido orgánico.

Métodos de agricultura orgánica

En lugar de productos químicos, la agricultura ecológica
utiliza una gran cantidad de materia orgánica para dar cultivos a los
nutrientes que se necesitan para crecer. El trébol, por ejemplo, tiene una gran
cantidad de nitrógeno  y los agricultores
lo utilizan para darle nitrientes al suelo. El estiércol de los animales y de
compost también se utilizan para enriquecer el suelo. Estos fertilizantes
también ayudan a conservar el suelo, no destruirlo después de unos años.
Los agricultores orgánicos también utilizan la rotación de
cultivos para preservar las buenas cualidades de los suelos y evitar el
monocultivo, esto complementado con el uso de semillas ecológicas que
garantizan que los productos resultantes sean de la mejor calidad.
Los químicos y pesticidas destruyen o debilitan muchas de
los enemigos naturales de las plagas, como las aves o ranas. También pueden
matar a los insectos que controlan un gran número de plagas.
La agricultura orgánica crea nuevas áreas de vida de
avispas, chinches, escarabajos y moscas, dándoles agua y comida.
Las malezas se controlan mediante el uso de máquinas
especiales. Heno, paja y virutas de madera se colocan entre las hileras de
plantas para detener el deshierbe.
Muchos productos agrícolas 
se pueden producir en una manera orgánica como el sustrato ecológico.
Carne, productos lácteos y huevos proceden de animales que son alimentados
orgánicamente y pueden pastar al aire libre. Viven en condiciones que son
naturales para ellos. Las vacas, por ejemplo, se mantienen en pastos y campos.
Las verduras y las frutas también son producidos con métodos orgánicos.
  

Agricultura ecológica vs. Convencional

Los agricultores convencionales
  • Aplican químicos fertilizantes al suelo para crecer cultivos
  • Pulverizan los cultivos con insecticidas y pesticidas para
    evitar que sean dañados por plagas y enfermedades
  • Utilizan herbicidas para detener el crecimiento de las malas
    hierbas

Los agricultores orgánicos
  • Desarrollan el suelo con fertilizantes naturales para crecer
    cultivos
  • Confian en los enemigos naturales de las plagas
  • Utilizan la rotación de cultivos para la conservación del
    suelo
  • Sacan las malas hierbas a mano

Practica la agricultura ecológica

En este artículo se describe qué es la Agricultura Ecológica y sus principios básicos, también llamada Agricultura Biológica u Agricultura Orgánica. Las técnicas te servirán para aplicarlas a tu huerto familiar.
En posteriores fechas se irán ampliando varios de los puntos aquí tratados, como por ejemplo, “Métodos de lucha contra plagas en agricultura ecológica”. 
Es sabido que el cultivo industrializado impacta en el entorno y tiene riesgos para las personas y la fauna.
Debido a esto, desde hace varias décadas se ha revitalizado la forma tradicional de producir basada en el respeto al medio ambiente y compatible con el desarrollo tecnológico: es la Agricultura Ecológica. 
Hoy en día, un pequeño porcentaje de los productos agrícolas y ganaderos que se ponen a la venta son productos que llevan la etiqueta de “ecológicos” y los consumidores poco a poco los van valorando y pidiendo más.
Existen en España cooperativas de consumidores de estos productos a través de las cuales se pueden obtener directamente de los productores a precios razonables.
Tienen una denominación de origen controlada, estando legislada a nivel de la Unión Europea. En España son las comunidades autónomas las responsables del control de la producción y del cumplimiento de la normativa.
La Agricultura Ecológica se caracteriza por lo que sigue:
1. Productos fitosanitarios usados en agricultura ecológica
No usa productos fitosanitarios de síntesis: insecticidas, acaricidas, fungicidas, herbicidas, etc. Estos, tienen ciertos riesgos e inconvenientes:
Los plaguicidas en su mayoría poseen diferente grado de toxicidad para las personas y la fauna. Una característica es suplazo de seguridad, es decir, los días que deben pasar desde que se aplica el producto hasta poder ser consumirlos, estando en manos del agricultor la responsabilidad del cumplimiento de estos plazos. Existen también unos límites máximos de residuos del plaguicidaque pueden quedar en el producto a consumir. El control recae en la Administración y puede fallar.
En la lucha contra las plagas, los productos mal empleados, estimulan la capacidad de mutación de éstas para adaptarse. Sus predadores naturales, como insectos que se alimentan de las propias plagas, mueren bajo los plaguicidas. El resultado es que las plagas se hacen más fuertes y resistentes.
2. Fertilizantes usados en agricultura ecológica
No se usan fertilizantes químicos convencionales porque los nitratos contaminan las aguas dulces. Son muy solubles los nitratos y se infiltran por el suelo alcanzando las aguas subterráneas. En la propia fabricación de los abonos se emiten agentes contaminantes (óxidos de nitrógeno, emisiones en polvo de flúor).
En agricultura ecológica se abona con:
ABONOS ORGÁNICOS ECOLÓGICOS
– Estiércoles de vaca, caballo, ovino, caprino, cerdo…
– Purines: deyecciones sólidas y líquidas junto con el agua de limpieza.
– Compost industrial (el que venden en los ‘gardens’)
– Compost casero
– Turba negra y turba rubia: pueden ser interesantes o que den problemas.
– Vermicompost (el llamado humus de lombriz)
– Residuos urbanos y lodos de depuradoras: cuidado con metales pesados (plomo, cadmio, mercurio…).
– Abonos verdes: Son cultivos realizados con la función principal de enterrarlos verdes al suelo como abono. Se usan Leguminosas para que aportan Nitrógeno. Altramuces para suelo ácido y en suelo calizo, veza, meliloto, guisante, habas, trébol y alfalfa.
– Enterrado de paja o matas de patata, cuellos de remolacha.
– Harina de sangre
– Harina de cuernos
– Harina de pescado
– Harina de carne
– Algas
– Guano
– Excrementos de murciélago
– Gallinaza 
– Palomina
– Orujo de uva
– Orujo de aceitunas
– Pulpas de destilería
– Serrín de frondosas (para hechar al montón del compost).
– Cenizas
ABONOS MINERALES ECOLÓGICOS
– Fosfatos naturales
– Rocas silíceas
– Cloruro potásico
– Dolomita
– Magnesita
– Sulfato de magnesio 
3. Variedades adaptadas
No se emplean semillas modificadas genéticamente ni plantas transgénicas. Las plantas transgénicas son modificadas genéticamente para ser resistentes a enfermedades y plagas o a suelos pobres. Estas manipulaciones, como la soja o el maíz, suscitan una gran preocupación sobre sus efectos en la salud, el medio ambiente, el futuro de la agricultura y el impacto en los países más pobres.
En agricultura ecológica se utilizan variedades de semillas adaptadas a las condiciones locales, mejorando los resultados y evitando la desaparición de variedades de plantas y razas ganaderas autóctonas.
4. Rotación de cultivos
Las rotaciones de cultivos son indispensables para mantener la fertilidad de los suelos y evitar los problemas de plagas y hongos del suelo y de malas hierbas que pueden suponer la repetición de los mismos cultivos en el mismo sitio. 
5. Alimentos de más calidad en agricultura ecológica
Los alimentos ‘ecológicos’ son de mejor calidad, más nutritivos, más sanos, sabrosos y con mejor aroma. Contienen menos agua que los que salen del empleo los abonos químicos, especialmente de los nitrogenados, que crecen muy rápido y son en su mayoría eso, agua, pues no han tenido el tiempo necesario para sintetizar los azúcares mediante el sol ni los nutrientes del suelo.
Los productos no ecológicos se caracterizan por su regularidad en forma, tamaño y color. Son muy bonitos y perfectos. Los del cultivo ecológico pueden ser frutos irregulares en forma y tamaño, indicativo de que han crecido de forma natural. 
6. Uso del agua en agricultura ecológica
• Se intenta hacer un uso eficiente del agua y no desperdiciarla.
• Se pueden reutilizar las aguas residuales urbanas e industriales para la agricultura. Otra alternativa es la desalación de aguas marinas o salobres. 
• La sobreexplotación de acuíferos provoca la salinización de aguas y suelos por la invasión de frentes marinos en zonas costeras, mientras que en las zonas interiores, resulta de la invasión de los frentes salinos en contacto con materiales salíferos y yesíferos. Tanto una como otra son de difícil solución.
7. Erosión del suelo y la agricultura ecológica
• La erosión y la degradación del suelo es uno de los grandes problemas ambientales.
• Para evitar la erosión del agua y del viento, labra poco, cubre el suelo con un mantillo a base de estiércol y paja, por ejemplo.
• Entre los frutales mantén cubiertas de hierba y siégala de vez en cuando. 
 • Disminuye la escorrentía mediante abancalamientos, sistemas de drenaje y caballones u obstáculos que rompan la continuidad de la pendiente.
8. Laboreo en agricultura ecológica
• En general, se debe de labrar con la tierra en tempero o sazón. Es decir, ni muy húmedo ni muy seco. Cuando se labra con poca humedad se obtiene una estructura demasiado desmenuzada o terrosa. Por el contrario, las labores hechas con demasiada humedad suelen amasar y cementar las partículas disgregadas al secarse el suelo. Aunque para siembra puede interesar hacerlo con la tierra más seca para que quede fina.
• No labrar por rutina, sino cuando sea necesario, reduciendo al máximo el número de labores.
• Evitar voltear el suelo o mezclar horizontes.
9. Malas hierbas y su control en agricultura ecológica
Los métodos de lucha más empleados en Agricultura Ecológica para combatir las hierbas adventicias son:
• Su agotamiento a base de escardarlas con labranza.
• Acolchados como paja, compost, estiércol, turba, grava, etc.
• En frutales, en la mayoría de los casos es preferible segar la hierba, dejando los restos como acolchado.