Tag Archives: Arboles

Algunos consejos para comprar arboles o arbustos

Anuncios Patrocinados

Recientemente hablábamos de cómo al comprar árboles o arbustos en maceta debemos fijarnos que no se haya trasplantado a la maceta demasiado recientemente, ya que si no ha echado raíces, puede traernos problemas, pero si en cambio el árbol ha pasado mucho tiempo en su maceta, tampoco es una buena señal.
raiz_apinada_maceta
Si han pasado mas del tiempo debido en una maceta, los árboles habrán crecido y echado raíces hasta cubrir toda el área disponible dentro de su contenedor, lo que al trasplantarlo nos dará un pésimo desarrollo de las raíces, siendo posible que el árbol no se agarre bien (siendo muy problemático, principalmente con los ejemplares de gran tamaño o muchas hojas en zonas de mucho viento) o también que las raíces salgan a la superficie.
El modo de chequear esto es el mismo que en el caso anterior: cogemos el árbol de la base del tronco y levantamos la maceta, y si vemos que la tierra se mueve junto con el árbol, de forma independiente a la maceta, no es un árbol que convenga trasplantar sin tratamiento de raíces de por medio.
Muchas veces inclusive podemos ver las raíces saliendo por los agujeros de la maceta, así que hay que estar atentos.
Anuncios Patrocinados
liquidambar1

Plantas y arboles ideales para la temporada fría (II Parte)

Anuncios Patrocinados
Arbustos
Los arbustos que aporten color llamativo con sus hojas o sus frutos se constituyen en puntos focales en otoño. Sin embargo, también es importante elegir algunas plantas que permanezcan relativamente inalterables durante todo el año para que sirvan de trasfondo mientras que el interés va cambiando de un punto a otro del jardín con los cambios de estación.
Algunas especies recomendadas son: Berberis (las especies caducifolias toman coloridos espectaculares); Cotoneaster (por el color otoñal de las especies caducifolias y los frutos de colores brillantes); Nandina domestica (en otoño produce ramilletes de frutos de color rojo y la variedad ‘Firepower’ toma color rojo púrpura); Parra virgen (Parthenocissus), trepadora que toma bellos colores; Sedum spectabile, que ofrece bronces y castaños antes de marchitarse.
Flores
Sedum ‘Autumnn Joy’, Crisantemos, Brezos (Erica carnea, Erica vulgaris), Aster, Violeta de los Alpes (Cyclamen), Liriope muscari, Bignonia rosada (Podranea ricasoliana).

Las estrellas del invierno
Para contrarrestar la monotonía que se produce cuando la mayoría de las plantas se encuentran en descanso es importante la elección de especies que tengan atributos destacados en esta época.
Para ello debemos tener presente que durante el invierno el interés floral del jardín es mínimo. Las formas, tanto de las especies perennes como de las caducas, tienen un papel fundamental. Los colores y texturas son más sutiles, aportados por los frutos y cortezas de las ramas de especies caducas.
Árboles
En invierno la atención se centra principalmente por el color y textura de los frutos, bayas y cortezas. Sin olvidarnos de las coníferas que proporcionan interés todo el año por su rica variedad de colores, formas y texturas.
Dentro de las variadas opciones, podemos mencionar: Manzanos silvestres (Malus), muérdago (Ilex), limoneros (en lugares protegidos), Sorbus, Arce ssp., abedul (Betula ssp.), Myrtus lurna, sauce (Salix alba), eucaliptos.
Arbustos
Son componentes de mucha importancia en el jardín invernal al proporcionar principalmente masas de color y textura con su follaje: Hebe, Elaeaguns, Erica carnea (brezo), Mahonia, Viburnun tinus, Photinia davidiana. Estas últimas, además de follajes, aportan también flores atractivas en invierno. Los arbustos con tallos decorativos proporcionan colores brillantes: Cornus alba ‘sanguínea’ y ‘stolonifera’, Abelia triflora, Kerria japonica, Salix, Avellano, Deutzia.
Los frutos ornamentales pueden rivalizar o superar a las flores en cuanto a belleza y colorido: Ilex, Cotoneaster, Pyracanta.
Flores
Resultan especialmente valiosas en este momento en que la mayoría de las plantas se encuentran con su menor atractivo. Las bulbosas de floración invernal son muy interesantes para ocupar los espacios vacíos que dejan las herbáceas.
Hortensia de invierno (Bergenia crassifolia), lirio de invierno, helleborus, acanthus, daphne odora ‘aureo marginata’ con deliciosas flores perfumadas, rosadas y blancas a mediados del invierno, cyclamen, galanthus, narcisus, crocus son algunas de las flores que alegran los jardines en esta época del año.
jardinenotono1

Plantas y arboles ideales para la temporada fría (I Parte)

En la zona patagónica las estaciones están bien diferenciadas. Además del frío hay otras señales que nos anuncian la llegada del otoño o el invierno. Paulatinamente vemos que la luz que se filtra entre las ramas es más suave, creando sombras y contrastes, la vegetación va cambiando de color tornándose sus hojas amarillas, ocres, anaranjadas y rojas. 
Y al caer esas hojas, de a poco vamos descubriendo el invierno, donde los protagonistas son los troncos desnudos y el plateado de la escarcha que los recubre.

Para reproducir en el jardín este espectáculo natural, basta con una acertada elección de especies. 

Con una buena planificación, combinando plantas que tengan características que se destaquen en estas épocas del año tendremos la posibilidad de disfrutar del jardín a pesar del frío, la escarcha o la nieve.
El color de las hojas en el otoño, que pasan desde el dorado a los verdes amarillentos llegando hasta los púrpuras más intensos, visten los jardines, parques y veredas.

Y en el invierno, muchos árboles y arbustos perennes, se destacan por sí mismos, sea por su forma, follaje, tallos, troncos, bayas, frutos y flores. 

Sin olvidamos de las flores (de arbustos, bulbosas, perennes y herbáceas) que consiguen aportar una nota de color en el momento en el que el resto de las plantas pierden sus hojas o se secan. 
 Los destacados en el otoño
 En primer lugar, no se moleste en recoger las hojas caídas, éstas formarán una alfombra multicolor que lo hará sentir como en un bosque. Al final del otoño podrá juntarlas para aprovecharlas como mantillo o para compostar. 
 Árboles 
Los árboles de hojas caducas son sin duda los auténticos protagonistas. Si el jardín es pequeño se elegirá un solo ejemplar, en cambio en los jardines grandes pueden agruparse creando bosquecillos con combinaciones contrastantes.
Por el bello color de sus hojas otoñales podemos nombrar: Arce japonés (Acer palmatum y A. japonicum), Rhus tiphina, Liquidambar, Ginkgo biloba, Abedul (Betula ssp.), Roble (Quercus coccinea), Alamos (Populus ssp.), Crataegus; Ciprés calvo (Taxodium).
arboles-frutales1

Consejos para cuidar los arboles frutales

Para que los árboles frutales puedan desarrollarse correctamente hay que cuidarlos bien y procurar que su ambiente y espacio sea el que necesita por especie y características. Toma nota de los siguientes consejos para cuidar los árboles frutales:

  • En primer lugar, calcula el tamaño que alcanzará en el futuro para ubicarlo en el mejor sitio posible. Cada especie alcanza unas medidas aproximadas, aunque siempre puedes controlar su tamaño podando las ramas que llegan a molestar si están cercad e una ventana o bloquean una zona de paso.
  • Para que puedan desarrollarse correctamente, cuando los plantes debe ser en un lugar muy luminoso, ya sea en maceta o en tierra, pero debe recibir la luz aunque tampoco los rayos del sol de manera directa ya que podrían quemarse sus hojas.
  • Un buen lugar para su ubicación puede ser cerca de una pared, sobre todo si es de color blanco, ya que así la luz solar se repartirá por toda la superficie del árbol y no únicamente por la zona que la pared no cubre.
  • Ten en cuenta que si los colocas cerca de la tapia de la casa es muy probable que las ramas sobresalgan a la calle cuando crezcan, así que vigila su poda para que no entorpezca el paso de quien transitan la calle.
  • Hay que tener en cuenta también la temperatura de la ubicación elegida, ya que los árboles frutales necesitan un ambiente cálido y estable que no sufra drásticos cambios de temperatura.
  • Debes mantener la humedad de la tierra siempre en el mismo nivel e impedir que se seque completamente, aunque ten cuidado que no se encharque ya que es malo que haya sequedad pero también lo es que su superficie se encharque.
mango1

El árbol de mango

El mango típico constituye un árbol de tamaño mediano, de 10-30 m de altura.
El tronco es más o menos recto, cilíndrico y de 75-100 cm de diámetro, cuya corteza de color gris – café tiene grietas longitudinales o surcos reticulados poco profundos que a veces contienen gotitas de resina.
Las hojas son alternas, espaciadas irregularmente a lo largo de las ramitas, de pecíolo largo o corto, oblongo lanceolado, coriáceo, liso en ambas superficies, de color verde oscuro brillante por arriba, verde-amarillento por abajo, de 10-40 cm de largo, de 2-10 cm de ancho, y enteros con márgenes delgados transparentes, base agua o acuñada y un tanto reducida abruptamente, ápice acuminado.
Las hojas jóvenes son de color violeta rojizo o bronceado, posteriormente se tornan de color verde oscuro.
Las flores polígamas, de 4 a 5 partes, se producen en las cimas densas o en la últimas ramitas de la inflorescencia y son de color verde-amarillento, de 0,2-0,4 cm de largo y 0,5-0,7 cm de diámetro cuando están extendidas.
– Fruto:
Se trata de una gran drupa carnosa que puede contener uno o más embriones. Los mangos de tipo indio son monoembriónicos y de ellos derivan la mayoría de los cultivares comerciales.
Generalmente los mangos poliembriónicos se utilizan como patrones. Posee un mesocarpo comestible de diferente grosor según los cultivares y las condiciones de cultivo.
Su peso varía desde 150 g hasta 2 kg. Su forma también es variable, pero generalmente es ovoide-oblonga, notoriamente aplanada, redondeada, u obtusa a ambos extremos, de 4-25 cm. de largo y 1.5-10 cm. de grosor.
El color puede estar entre verde, amarillo y diferentes tonalidades de rosa, rojo y violeta.
La cáscara es gruesa, frecuentemente con lenticelas blancas prominentes; la carne es de color amarillo o anaranjado, jugosa y sabrosa.
El mango es también conocido como ‘melocotón de los trópicos’ por su anaranjado color y agradable sabor.
El fruto es rico en vitamina A y muy apreciado en los países tropicales.
Se consume en fresco y con él se elaboran conservas dulces.
El más fiable signo revelador de su madurez es su olor.
Cuando el fruto está maduro al ser presionado con los dedos cede fácilmente.
Por su extraordinario sabor, aroma, color y textura resulta ideal para consumir solo, en macedonias, elaborar sorbetes, tartas y mermeladas, mezclar en ensaladas e incluso cocinar como condimento de carnes y pescados.
En la India, el mango verde es el ingrediente básico para elaborar el tradicional chutney.
Los mangos son laxantes y altamente nutritivos.
También son una importante fuente de vitamina A y algo menor de B y C.
images1

Consejos para plantar un arbol

Los árboles son elementos que jerarquizan el jardín, mejoran el microclima y benefician a la naturaleza.
El primer paso de como plantar un arbol es seleccionar el sitio donde se ubicará el árbol, si cuenta con el asoleamiento necesario para la especie, si no tiene construcciones muy cerca, que puedan originar problemas futuros cuando el árbol se desarrolle completamente, o sus raíces. Sobre todo, es necesario alejarlos de las fincas linderas, para evitar posibles problemas legales en caso de que el árbol se desarrolle de forma invasiva.
Es muy importante tener en cuenta que un árbol toma muchos años para alcanzar un tamaño respetable y brindar sombra.
Las características del suelo son importantes para saber como plantar un arbol, el pH debe ajustarse a la especie elegida, y de no ser así, deberemos corregirlo con aditivos naturales, o elegir especies que se adapten al mismo. Debemos preparar el terreno antes de plantar el árbol, removiendo la tierra, enriqueciéndola, y librándola de plagas y malas hierbas.
Como plantar un arbol puede hacerse de varias maneras: a raíz desnuda, en cepellón, o en maceta. Como plantar un arbol a raíz desnuda: los árboles con raíz desnuda están en estado latente y deben plantarse rápidamente. Es necesario remojar las raíces antes de plantarlos. Si no es posible plantarlos de inmediato, se envolverán las raíces en papel de periódico o turba, humedecidos.
Como plantar un arbol en cepellón: estos árboles son más pesados que los que se plantan a raíz desnuda. Se realiza un hoyo de mayor ancho que el cepellón, pero de igual altura, de modo que al plantarlo, quede al mismo nivel del suelo que tenía anteriormente.
Como plantar un arbol en maceta: se procede igual que con los cepellones, pero debemos retirar la maceta. El inconveniente es el peso de estos árboles.
Los árboles en cepellón o en maceta, son más caros y difíciles de manipular que los de raíz desnuda, pero ofrecen resultados más seguros y tardan menos en adaptarse a su nuevo emplazamiento.
Como plantar un arbol, la mejor época es otoño y primavera, permite que las plantas se adapten al entorno antes de que lleguen las temperaturas extremas (invierno, verano).
1208271409_01

Conoce el árbol mas antiguo de mundo

En las montañas de Dalarna (Suecia) se descubrió el arbol mas antiguo del mundo, de trata del Abeto rojo. Según los estudios recientemente realizados en Miami, se comprobó que hay ejemplares que superan los 9550 años de edad.
Desde el año 2004 que se venían desarrollando investigaciones sobre los árboles denominados “abetos” que se encuentran en la provincia de Dalarna en Suecia.
Según el informe más reciente de los científicos se pudo comprobar que el arbol mas antiguo del mundo se encuentra en esta zona del planeta y corresponde a un abeto rojo que tiene aproximadamente 9550 años de edad.
Los habitantes de esta zona siempre creyeron que esta especie de árboles había crecido en estos terrenos montañosos desde no hace mucho tiempo, lo que se demostró que no estaban en lo cierto.
El abeto puede sobrevivir y enfrentarse a inclemencias climáticas adversas, lo que demuestra que haya pasado varias generaciones en este territorio donde en el transcurso del tiempo se registraron enormes cambios de temperaturas. Su composición hace que puedan empujar el tronco hacia fuera una vez que está muerto, creando un nuevo tronco en su interior y siguiendo así normalmente su vida, lo que explica que puedan encarar fríos extremos y cambios de temperatura normalmente.
El ejemplar más longevo de todos los que se descubrieron se encontró en lo más alto de la montaña Fulu de Dalarna, donde además se pudo comprobar que hay 4 generaciones de estos ejemplares que tienen la capacidad de multiplicarse por la ruptura de sus raíces, naciendo nuevos árboles idénticos a los anteriores. El árbol más antiguo fue descubierto por un grupo de investigadores suecos y se analizó su composición en una prueba de carbono-14 en la ciudad de Miami, donde se comprobó que supera los 9550 años.
Hasta este momento se creía que los árboles más antiguos de todos eran los pinos de América del Norte que tienen entre 4000 y 5000 años, pero en esta zona de Suecia ya se descubrieron más de 20 abetos rojos que los superan ampliamente. Los pinos erizos ubicados en las Montañas Blancas de California, también conocidos bajo el nombre de Matusalén, figuraban en el libro Guiness de los Records como los más longevos con unos 4800 años.
Si bien no se sabe bien cual es el origen de los abetos, se supone que la especie no es originaria de esta zona y que posiblemente emigraron hacia allí hace muchísimos años. La hipótesis que tiene más fundamentos es que los abetos son originarios del norte y que se instalaron en esta región cuando se inició la época del deshielo, adaptándose a estas nuevas tierras y creciendo para siempre en estos lares.
No se han encontrado aún ejemplares de características similares en ninguna otra parte del mundo como para poder investigar un poco más a fondo de donde provienen, así que por el momento hay que cuidar estos increíbles árboles que son únicos en nuestro planeta y esconden los misterios que el hombre no puede terminar de descifrar
13824351

Que hacer con los amarillamientos en los arboles

Especies arbóreas susceptibles: Roble de los pantanos, liquidámbar, pinos, tulipanero, ciprés calvo.
Síntomas: la lámina de las hojas se ve color verde claro o amarillento, con nervaduras oscuras. Rojizas hasta blanquecinas con deficiencias muy importantes. Brotes, ramitas y ramas secas.
Diagnóstico: clorosis férrica.
Causas: el hierro no queda disponible para ser absorbido por las raíces ante condiciones de suelos compactados, con mal drenaje, frescos, húmedos y con pH alcalino.
QUÉ HACER
* Mejorar la aireación del suelo y el drenaje.
* Evitar el pisoteo y estacionamiento de vehículos en la zona de influencia de las raíces, fundamentalmente luego de lluvias.
* Regular el riego. Evitar el uso de agua alcalina; pulverizando el follaje con una solución de sulfato de hierro se logra revertir la carencia por poco tiempo.
* Corregir el pH del suelo con una mezcla de azufre en polvo y sulfato de hierro distribuyéndolo en el perfil, en la zona de influencia de las raíces en una proporción relacionada con el diámetro del tronco del árbol ó de la superficie que cubre la copa; logran un efecto muy duradero.
ctsrq081

El árbol de la pimienta

La especie Schinus molle es también conocida como árbol de pimienta o árbol de pirú. Este último término refiere a su lugar de origen, siendo Pirúuna deformación de Perú. De todas maneras no termina en Perú su cultivo, sino que se ha extendido hacia todo el territorio latinoamericano y más allá, llegando a Europa y el resto del mundo por su adaptabilidad a distintos suelos, y su resistencia a diversos climas.
Dentro de sus características principales, como decíamos se encuentran su resistencia y su adaptación a diferentes suelos y climas. A su vez, también se caracteriza por su rápido crecimiento y por su aromática y frondosa copa, la cual regala una linda sombra para disfrutar en verano.

Cómo cultivar y mantener el Schinus molle

Como todos sabemos, toda planta que decidamos cultivar en nuestro jardín deberá contar con cuidados y tareas de jardinería de mantenimiento, así como adaptarse al clima y el entrono natural de la región. En el caso particular del árbol de pimienta, estas posibles dificultades de adaptación se ven reducidas, haciendo más simples los cuidados a darle.
El tamaño del Schinus molle puede alcanzar los 8 metro de altura, por lo que deberemos elegir bien u lugar de plantación. Lo ideal es cultivarlo en zonas cálidas, ya que resiste de buena manera a las sequías y las altas temperaturas, más no la heladas.
Más allá de lo mencionado, las exigencias del árbol de pimienta son mínimas. El suelo, de hecho, no exige mayores nutrientes ni buen drenaje, sino que crece en la gran mayoría de lo entornos.
A su vez, es difícil que sufra enfermedades o plagas, por lo que lo transforma en una muy buena opción para nuestro jardín, disfrutar de su sombra y su singular aroma.
normal_26jardin_interior_rectorado-univ.alcala1

Consejos para plantar un árbol en el jardín

Tan pronto tienes la intención, los siguientes pasos son elegir el árbol que vas a cultivar y para ello es recomendable tomar algunos cuidados que evitarán dolores de cabeza, especialmente en la etapa de desarrollo y crecimiento de los mismos.
Como primer paso valora si deseas hacerlo en áreas compartidas con vecinos o en una propia; si hablamos del primer caso, asesórate bien acerca de la legislación vigente en tu municipio respecto al arbolado, ya que la misma puede restringir aspectos como tamaño, especies y espacios. Si se trata de tu propio espacio, imagina el árbol en su etapa madura, ya que será la única forma de saber si cuentas con el espacio apropiado.
Una vez cumplidos estos pasos, elige la especie que se adapte a las condiciones de suelo, luz y temperatura que puedes prodigarle. A la hora de comprarlo, debes saber que éstos adquirirse de distintas formas: en envase, en terrón (o cepellón) y a raíz desnuda. En el primer caso debes plantarlos en su época de reposo vegetativo, vale decir a principio de invierno.
Si lo compras en cepellón, asegúrate de hacer un hoyo con suficiente espacio para que las raíces crezcan cómodas y -por supuesto- retira el envoltorio antes de plantarlo. Por último, asegúrate de enriquecer el suelo donde plantarás el árbol: agrega compost y fertilizantes para asegurarte un crecimiento sano y vigoroso.
GRANADA-11

El árbol del Granado

El granado se utiliza como árbol frutal, pero, además, también puede servir como planta ornamental. De hecho, se trata de una excelente opción para pequeños jardines.
¿Cómo es?.- Se trata de un árbol que puede medir desde sesenta centímetros hasta dos metros de altura.
Da unas flores con un cáliz persistente que en otoño se transforma en un fruto. Hay variedad en cuanto a sus flores: pueden ser de color blanco, Albaplena, o rojo escarlata, Pleniflora.
El fruto del granado.- Es conocido como granada. Tiene un color amarillo anaranjado, es redondo, con una piel coriácea, bastante grande y comestible.
-Lo más habitual es que estos árboles den unos 8 ó 10 kilos de fruta, pero esto sólo sucederá si el ejemplar está bien asentado y con fuerza.
-En cualquier caso, no te precipites a la hora de recolectar. Debes hacerlo cuando al tocar el fruto, éste resulte algo blando.
-No está de más que sepas que, entre otros, las semillas de las granadas se utilizan para hacer siropes y gelatinas.
Los mejores consejos para su cultivo.-
Es un ejemplar que requiere de ciertas condiciones para que su desarrollo se produzca sin problemas.
– Exige un clima bastante templado.
– Los terrenos donde lo vayas a plantar han de ser permeables y bastante profundos.
– Necesita multitud de nutrientes y una gran cantidad de agua.
– El suelo has de acolcharlo con estiércol y compost en primavera y regarlo con mucha regularidad, sobre todo durante su crecimiento.
– Siempre es mejor plantarlo a finales de primavera, así se evitarán riesgos de heladas.
– Recuerda atar sus ramas y guiar el tronco con tutores en su crecimiento.
– Una vez haya crecido, debes cortar las ramas más débiles e ir acortando los tallos principales.
– Como norma general, habrás de despuntar los brotes laterales.
arboles-21

La siembra de arboles jóvenes

Los árboles jóvenes necesitan un soporte mientras sus raíces y ramas se van formando. Con esto se evita que sean arrancados por el viento, además de ayudarles a crecer erguidos.
Cuándo y cómo debe llevarse a cabo.- El estacado o sujeción puede realizarse los dos o tres primeros años desde su plantación.
Debe hacerse con sumo cuidado, ya que cualquier alambre o material de sujeción que entre en contacto con el árbol puede herirlo.
Es también importante permitir un poco de movimiento en los alambres de las estacas para que los árboles desarrollen raíces fuertes y soporten algo de viento por sí solos.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que una vez transcurrido este periodo de maduración del árbol, en vez de ayudar, las estacas pueden realmente lastimar al árbol a lo largo de su crecimiento, por lo cual es necesario retirarlas.
Técnicas de estacado.- Lo fundamental en este proceso es situar el tutor o estaca en el lado de los vientos más fuertes y realizar ataduras que permitan al tronco un ligero movimiento sin dañarlo. Existen distintas técnicas, según el tipo y el tamaño del árbol, para sujetar bien los troncos:
– Estaca baja: mide menos de un tercio de la altura del árbol. Es importante situar entre la estaca y el tronco un espaciador para evitar daños en la corteza.
– Estaca inclinada: se trata de una estaca corta e inclinada aproximadamente unos 45º en la dirección en que sopla el viento más fuerte. Hay que fijarla al suelo entre las raíces del árbol.
– Tutores: no permiten al árbol tener movilidad, pero es un buen sistema para árboles con ramas muy pesadas y péndulas. También son muy recomendables en zonas especialmente ventosas.
– Entutorado doble: este sistema se recomienda principalmente para los árboles comprados en cepellón. Hay que colocar una estaca a cada lado del tronco y fijarlas a éste con cintas flexibles.
– Envoltura: es otro procedimiento utilizado muy a menudo. Una tira larga de arpillera (yute), papel u otro material es enredada alrededor del tronco para evitar quemaduras de sol y para protegerle en el invierno.
Este sistema se recomienda únicamente para árboles jóvenes o algunos mayores pero de corteza delgada. Como norma, este vendaje debe ponerse en noviembre y quitarse en mayo. Si permanece en primavera y verano limitará el crecimiento del tronco y puede resultar un lugar perfecto para insectos y enfermedades.
arbol-de-arce1

El árbol del Arce

Un Arce es un árbol que en condiciones naturales puede alcanzar los seis metros de altura. Si por el contrario te gusta y lo quieres tener en tu pequeño jardín o terraza, plántalo en una jardinera o macetón. Lograrás un bonito ejemplar que no superará los dos metros. Existe además una especie que se cultiva habitualmente como Bonsái.
Sus preciadas hojas palmeadas, tienen de cinco a siete lóbulos, de textura suave. Su característica más conocida es el cambio de tonalidad con las estaciones del año, principalmente en la primavera, cuando nacen son de color rojo y en otoño sus hojas se vuelven de tono granate.
Cómo cultivarlo.- Deberás colocarlo en un lugar protegido durante el invierno, sobre todo no debe darle el viento. Éste podría quemar las hojas, su mayor atractivo en esta época del año. La tierra que debes utilizar en la maceta o jardinera debe ser una mezcla de mantillo de hojas, turba y tierra de jardín. Es recomendable que sea una tierra sin cal y con un buen drenaje.
Para conseguir una bonita forma de este árbol, deberás eliminar las ramas muertas. Hazlo con unas tijeras de podar bien afiladas.
Muy importante: recuerda siempre incluir, a la hora de plantar un nuevo árbol, un poco de abono, a ser posible de liberación lenta. Conseguirás que empiece a hacer efecto cuando suban las temperaturas y no interrumpirás el ciclo natural de crecimiento.
Dónde adquirirlo.- Encontrarás fácilmente este tipo de arbolito en cualquier vivero y por precios muy asequibles, dependiendo, eso sí, del tamaño con el que quieras adquirirlo. Puedes comprar uno en una maceta de 25 centímetros desde 40 euros.
almendro-a1

Amygdalus dulcis Mill, el Almendro

El almendro, también denominado Amygdalus dulcis Mill, es de la familia Rosaceae, tiene su origen en el oeste de Asia y se encuentra muy presente en toda la cuenca Mediterránea. Éste es un tipo de árbol caducifolio, que puede llegar a alcanzar los diez metros de altura y cuyo tronco es de color ceniza y casi nunca se encuentra en posición recta. Por su parte, las hojas son simples y ensanchadas en la parte inferior. Además, este árbol es muy apreciado por la belleza de sus flores y por su fruto, la almendra.
La flor y el fruto.- La flor del almendro es de gran belleza y puede aparecer de forma aislada o formando grupos de dos a cuatro. Su tamaño es de entre tres y cinco centímetros de diámetro y su color es el blanco, aunque presentan ciertos matices rosados. Estas flores suelen aparecer muy pronto, incluso antes que las hojas, por lo que en muchas ocasiones el almendro comienza a florecer en invierno.
Por su parte, el fruto del almendro posee una forma elipsoidal y es de color verde. Su tamaño es de entre tres y seis centímetros de longitud y se caracteriza por tener un hueso leñoso con pequeños hoyos en el que se encuentran una o dos almendras. Este árbol presenta dos tipos de almendras la amara (amarga) y la dulcis (dulce), de la cual se extrae un aceite muy utilizado en medicina.
Plantación y cuidados.- El almendro debe ser plantado preferentemente en un suelo franco o ligero, aunque admite caliza. Dependiendo de si se cultiva en regadío o en secano, se obtendrá un tipo de árbol dulce o amargo. Normalmente, el almendro se multiplica por injerto sobre patrón de almendro amargo, ya que éste es más resistente a la sequía y a los suelos calizos. Asimismo, hay que indicar que los injertos más utilizados son los de yema, mientras que la semilla para patrones ha de ser de un año. Por otro lado, hay que señalar que este árbol no tolera las heladas con facilidad, por lo que en estos climas es preferible plantar variedades de floración tardía.
En lo que a la poda se refiere, es conveniente saber que este árbol fructifica sobre madera del año anterior y que ese ramo ya no vuelve a florecer, motivo por el cual es necesario renovarlo. En cuanto a los cuidados que requiere, hay que subrayar la necesidad de aportar al árbol materia orgánica y minerales, así como abono verde, durante el otoño o el invierno siempre que se quiera asegurar la brotación y la cosecha. También conviene saber que el almendro es una árbol que soporta muy bien la sequía y que el exceso de agua le hace mucho daño, así como que es muy sensible a los ataques de algunos insectos, como los pulgones.
Utilidad del almendro.- La principal utilidad de éste árbol es la alimenticia, ya que su semilla, la almendra, es comestible y es muy habitual encontrarla en forma de fruto seco y utilizarla en confitería o en la elaboración de sopas y verduras. Además, y debido a su valor nutritivo, la leche de la almendra se ha empleado tradicionalmente como complemento alimenticio en caso de anemias o, incluso, durante el embarazo.
Sin embargo, este árbol posee otras cualidades, como las propiedades medicinales. Y es que algunas variedades de almendras son empleadas para tratar enfermedades de la piel, así como para elaborar mascarillas con efectos faciales nutritivos y revitalizantes. Asimismo, se emplea la almendra para fabricar productos con el fin de tratar quemaduras superficiales y dermatosis. Por último, hay que indicar que la variedad amarga contiene ácido cianhídrico, por lo que ya no se emplea en hostelería por ser peligroso para la salud.
t067967a1

Informacion sobre castaño de Inidas

Hay quien ha apodado a este magnífico árbol como ‘falso castaño’, probablemente porque las castañas que produce no son aptas para el consumo humano. De hecho, el nombre de este árbol tiene que ver con el forraje utilizado para alimentar a los caballos.
Etimológicamente, el nombre científico del castaño de indias proviene de dos términos latinos. El primero de ellos, ‘aesculus’ significa encina y el segundo, ‘hippocastanum’, guarda relación con el antiguo uso de los frutos de este árbol: servir de alimento para los equinos.
Las opiniones sobre su origen son controvertidas pues algunos expertos lo asocian a las regiones de Grecia, Albania o Bulgaria, mientras que otros lo ubican aún más al este, en el continente asiático. En la actualidad podemos encontrarlo en muchas avenidas, parques y alineaciones urbanas como un árbol de sombra muy extendido.
Características.- Se trata de un árbol de hoja caducifolia. Llama la atención por su gran corpulencia, un aspecto que, unido a una altura que puede llegar hasta los 30 metros, hace de este árbol una especie de porte excepcional. Su tronco es rodeado por una corteza de tono grisáceo. Esta corteza presenta un aspecto liso en los árboles de corta edad pero con el paso del tiempo va tornándose escamosa y se llena de grietas.
La copa de este árbol tiene una forma ovalada y abundantes ramas lo que le aporta densidad. Algunos calificativos atribuidos a las hojas tienen que vez con su disposición opuesta, el color verde oscuro en el haz que se vuelve mucho más pálido en el envés. Estas hojas se diponen en 5 ó 7 folíolos de tamaño variado. Por último, señalar que las flores de esta especie de castaño se muestran en racimos con 4 ó 5 pétalos desiguales de color blancos que disponen de 7 estambres. El fruto presenta una forma encapsulada cubierta de púas.
cerezo1

Los cuidados del Árbol del Cerezo

El cerezo, técnicamente denominado Prunus Cerasus, es un bello frutal que llega a alcanzar los 25 metros de altura. Es muy recto y el tronco tiene una madera muy lisa y de color marrón, aunque los árboles más valorados poseen el tono rojizo. Su copa es amplia y piramidal, mientras que sus hojas se caracterizan por ser caducas, simples y doblemente dentadas.
Además, es valorado por la belleza de su flor, de la cual surge el fruto. La cereza es un fruto globoso y carnoso de color rojo. Este frutal es del tipo denominado de carozo, que requiere del frío invernal para romper su receso.
El fruto.- Su floración se produce en primavera, desde finales del mes de marzo, mientras que los frutos maduran desde mayo hasta julio. La cereza es comestible y se caracteriza por proporcionar múltiples aplicaciones, desde su consumo como fruto de mesa, hasta la elaboración del famoso ‘Kirch’, una especie de aguardiente.
Se pueden distinguir cuatro clases diferentes de cerezas. La primera de ellas es las guinda, de pulpa tierna, de un tono colorado y de un sabor dulce. Se suele utilizar para realizar compotas, así como de fruto de mesa o para elaborar algunos tipos de bebidas alcohólicas.
El segundo tipo de cereza es la denominada gordal, que se caracteriza por ser roja, amarilla o negra. Su pulpa es firme y crujiente, aunque no proporciona apenas zumo. Se suele utilizar para consumir como postre.
En tercer lugar, hay que mencionar las cerezas inglesas, de un rojo intenso y oscuro. De todas las utilizadas para la mesa, ésta es la más sabrosa.
Por último, están las denominadas cerezas de cabillo corto, globulosas. Su color es casi marrón y la pulpa proporciona un sabor amargo. Se emplean, sobre todo, en la repostería y para elaborar aguardiente.

Como Cuidar el Naranjo Enano

La mayoría de los árboles frutales más comunes (naranjo, limonero, granado, cerezo, etc.) son perfectos para cultivar en maceta. Por ejemplo, los cítricos, como el naranjo enano, plantados en grandes macetas son ideales para decorar una terraza o un jardín. Sus flores, que empiezan a brotar en primavera, además de aportar un gran colorido, perfuman el ambiente durante semanas.
Variedades.- Existen distintas variedades de naranjos especialmente indicadas para cultivar en maceta. Buenos ejemplos son:
– Citrus aurantium “Bouquet”, de frutos amargos y hojas puntiagudas. El alto valor ornamental del naranjo amargo reside en el atractivo y alegre colorido de sus frutos, el denso follaje verde oscuro y sus flores aromáticas.
– Citrus sinensis “Navelina”, de fruto dulce. Es un árbol de pequeño tamaño, de forma muy redondeada, con muy pocas espinas, follaje denso, de hojas muy pequeñas y alargadas.
– Citrus mitis “Bunge”, que no necesita poda de mantenimiento. Se trata de un pequeño árbol de copa densa, con tendencia a la verticalidad, inerme o con cortas espinas. Sus hojas son pequeñas y elípticas.
Lo que necesitan.-
– Tierra y abonado de calidad, y a ser posible abonada todo el año. En verano tienen que utilizarse productos ricos en nitrógeno. Los abonos de invierno deben tener microelementos, como hierro, magnesio, zinc y potasio. Esto evitará que la fruta se caiga antes de estar madura.
– Agua: hay que regar de forma abundante desde la primavera al otoño y moderarlos en invierno. También es importante evitar regar con agua caliza y rociar con cierta frecuencia.
– Luz: es preferible situar las plantas todo el año en un lugar claro y soleado, incluso soportan el sol directo.
– Poda: los cítricos no necesitan una poda regular, pero los arboles plantados en maceta deben mantener la forma; para ello, corta los brotes nuevos a principio de la primavera, así crecerán más frondosos.
– Temperatura: en invierno es preferible tenerlo en interior, con una temperatura entre 15º y 18º. En verano, lo mejor es sacarlo al exterior.
Consejos.-
– Recuerda que los árboles frutales no son resistentes a las heladas, pero al cultivarse en maceta son más fáciles de proteger que los cultivados en un huerto.
– La maceta donde plantes el naranjo enano debe ser grande y profunda, y el suelo, rico en nutrientes y con buen drenaje.
– Los frutales, aunque sean enanos, necesitan espacio para que los frutos maduren a pleno sol.
Eucalipto%281%29

Como cuidar el Eucalipto

El nombre científico de este árbol es Eucalyptus, de la familia de las Mirtáceas, aunque comúnmente se conoce como de Eucalipto u Ocalipto. Ésta es una especie que llega a alcanzar los ciento cincuenta metros y que cuenta con una enorme presencia en todo el mundo, ya que ocupa cuatro millones de hectáreas plantadas en más de noventa países.
Y es que este árbol no solo tiene una función ornamental, sino que añade múltiples ventajas, como la buena calidad de su madera o sus fines medicinales. Además, su gran abundancia se debe a la capacidad de adaptación que posee el Eucalipto, que se desarrolla en muy diferentes ambientes climáticos.
Utilidades.- El eucalipto es un árbol que alcanza una altura considerable, por lo que es muy útil, no sólo como elemento ornamental, sino también para proporcionar amplias sombras, ya sea en jardines o en parques. Además, este árbol es especialmente apreciado por la calidad de su madera y la variedad que proporciona, dependiendo de la especie de que se trate. Así, se puede obtener de su tronco madera aserrada, paneles, aglomerados, postes, chapas, pulpa, etc.
Otra característica que hace del eucalipto un árbol útil es su capacidad medicinal, en especial, para tratar afecciones pulmonares, catarros o ataques de asma. El hombre se puede beneficiar de estas capacidades a través de infusiones, mediante la cocción de sus hojas, o mediante inhalaciones. Todo esto es posible por la sustancia que contiene este árbol, el eucaliptol, cuyas propiedades expectorantes y antiinflamatorias son sobradamente conocidas.
Tipos de eucalipto.- El primer tipo es el denominado Eucalyptus Cinerea, un árbol de hoja perenne y de color verde azulado. Se caracteriza por ser resistente a las heladas y a las sequías, siempre que no sean muy prolongadas. Asimismo, es capaz de soportar con facilidad los ataques de hormigas. Se suelen plantar sobre los bordes de los cursos de agua, con el fin de moderar la erosión. La madera que proporciona se emplea, sobre todo, para la carpintería rural y su principal función es ornamental o actuar como cortina de viento.
En segundo lugar, se encuentra el Eucalyptus Dunnii, que se caracteriza por la belleza que le proporciona su color verde intenso, aunque, aún no se encuentra muy desarrollado y no es muy conocido. También es de hoja perenne y se encuentra difundido, sobre todo, por Francia y Reino Unido. Además, es resistente a las heladas y a los vientos del sur y su uso es, fundamentalmente, forestal y ornamental.
Finalmente, hay que hablar del Eucaluptus Globulus, otro árbol de hoja perenne, cuya principal característica es su perfume, por lo que se emplea habitualmente con fines medicinales. Está muy difundido en Buenos Aires, donde es apreciado por su rápido crecimiento. Además, su madera es útil para emplearla como leña, para parqué y para la realización de pasta celulósica.
19565_1_producc11

Los arboles Cítricos

Los cítricos son una de las especies arbóreas más cultivadas en todo el mundo. Sus deliciosos frutos son la causa de su gran éxito y, por ello, llevan siendo cultivados desde hace 4.000 años. Las numerosas especies de cítricos se desarrollan en casi todas las regiones del mundo dentro de la banda delimitada por la línea de 40º de latitud.
En la mitología griega se habla ya del naranjo como un árbol vinculado directamente con las divinidades. Éste árbol formaba parte del jardín de Hespérides, ubicado en el monte Atlas, que estaba poblado de naranjos según cuenta la leyenda. La importancia que le otorgaba una civilización tan antigua como la griega a las naranjas queda reflejada en los múltiples mitos y leyendas de este pueblo.
Orígenes orientales.- El género al que pertenecen los cítricos es el Citrus. Proviene de las zonas tropicales y subtropicales de Asia y del archipiélago Malayo. Las especies del género Citrus, han ido extendiéndose desde su lugar de origen hasta todas las regiones del mundo donde se cultivan en la actualidad. El área en el que parecen haber surgido los cítricos está ubicada en el sudeste de Asia, incluyendo el este de Arabia, el área oriental de Filipinas y desde el Himalaya hasta el sur hasta Indonesia.
El cultivo de cítricos se lleva practicando desde tiempos inmemoriales. Los primitivos pobladores de la región asiática en la que surgieron fueron los primeros en cultivarlos antes de su llegada a Europa. Los pioneros occidentales en la exploración de Asia, quedaron maravillados con los cítricos, sus olores y sus flores y ellos fueron los encargados de extender estos árboles a lo largo y ancho del planeta. La llegada aproximada de estos frutos a Europa tuvo lugar hacia el 310 a.C. Eran del grupo de las cidras y provenían de la región comprendida entre el sur de China y la India.
La limas surgieron al este de la India y se extendieron a través del Mar de Omán, mientras que el origen de los limones, uno de los cítricos más conocido y empleados para la cocina, es totalmente desconocido y se especula con la teoría de que se trata de un híbrido entre la cidra y el limón. La naranja dulce, que es uno de los postres más famosos en la gastronomía española, tuvo su origen en el sudeste de China y, como hipótesis más acertada, se cree que fueron los romanos los que exportaron el fruto a Occidente. Por otra parte, la naranja agria es original del sudeste asiático, probablemente de la India.
Cupressus_sempervirens_jardin_estanque1

Los cuidados del Ciprés

Las leyendas que rodean a este árbol le imprimen, por encima de todo, un aire enigmático. Si la mayoría de los árboles nos prestan su sombra gracias a sus ramas abiertas, el ciprés columnar por el contrario, lanza sus ramas hacia arriba proyectando una sombra recta y egoísta, que se mueve como si de un reloj de sol se tratara. En su versión extendida, parece que sus ramas salieran del mismo suelo.
En la antigüedad le han marcado con un fuerte carácter sagrado, pero también cercano a la magia de los ritos, los hechizos y a la muerte, ya que no resulta difícil encontrar el camino de los camposantos con cipreses a modo de parapeto, en las avenidas del lugar donde reposan los que ya no están con nosotros, además de representarse en multitud de tumbas como llamamiento a la esperanza de la vida tras la muerte.
A lo largo de la historia.- Las interpretaciones que se le adjudican son múltiples ya que su forma estilizada y alargada, despierta las simbologías más controvertidas: desde símbolos relacionados con la potencia sexual a la sugerencia de la inmortalidad debido a su gran resistencia a las bajas temperaturas. En los inviernos más duros podemos disfrutar de la majestuosidad de los cipreses que continúan, impasibles, intentando tocar el cielo con sus, en alguno casos, hasta 30 m. de altura.
Desde los tiempos más remotos, han llegado a nosotros diferentes atribuciones divinas y sanatorias de esta conífera. En la época clásica en la que los romanos extendían sus territorios a lo largo y ancho de Europa, se adoraba a varios dioses. A algunos de ellos se les representaba con elementos de la flora y de la fauna. Así pues, el olivo era un árbol consagrado a la diosas romana de la sabiduría, Minerva, el ciprés era venerado en los cultos a la divinidad de los infiernos, Plutón.
Si miramos hacia la parte oriental del mundo y nos adentramos en el fascinante mundo de la medicina natural, veremos que al ciprés se le asociaba la idea de la eternidad. Los frutos y semillas del mismo eran utilizados como remedios para otorgar al cuerpo una mayor fortaleza y protección.
Serían los chinos los que aprovecharían del ciprés su lado más espiritual, si bien los japoneses emplearían su resistente y longeva madera en rituales y en templos. Por tanto, los conceptos de la vida y de la muerte están íntimamente ligados, desde antaño, con la figura de los cipreses.