Category Archives: Cuidado de Plantas

Amapolas-viento

Consejos para proteger las flores del viento

En ocasiones, aunque dispongamos de una buena superficie de terraza o jardín donde cultivar nuestras plantas preferidas, los factores ambientales se vuelven en nuestra contra y, como el viento, acaban con nuestros más preciados tesoros florales. Un contratiempo para el que solo existen dos soluciones: una buena defensa o aliarse con el enemigo.



Si nos decantamos por una buena defensa y queremos mantener intactas nuestras plantas preferidas, sean o no resistentes al viento, lo primero que hemos de hacer es protegerlas. Para ello, podemos usar pantallas protectoras naturales, como es el caso de los setos o los arbustos, o artificiales, como los paneles de plástico o rejillas de madera que venden ya confeccionados en las tiendas de jardinería. Si, además, agrupamos las macetas, se refugiarán unas a otras contra el viento de mejor forma que estando aisladas, una variante con la que también mejoraremos la decoración en el jardín o la terraza.

Las palmeras son otra solución óptima frente al viento y, en maceta, podemos utilizar varias a modo de barrera protectora consiguiendo además un aspecto claramente tropical en el ambiente. Una elección que podemos combinar con otras plantas también resistentes al viento entre las que encontramos las coníferas, un grupo en el que resaltan por su tamaño y forma las enanas. Las variedades cupressus lambertiana, cupressus arizonica y thuya esmeralda también juegan un papel importante en la protección de nuestro jardín o terraza frente a los azotes del viento. En cuanto a las especies de plantas que podemos usar para decorar, la erinacea anthyllis, con flores de color azul-violeta, quedará perfecta en cualquier rincón al aire libre, gracias a una demostrada resistencia al viento, algo de lo que también presumen las verbenas y algunas gramíneas. Un amplio tapiz para que ningún gusto quede por cubrir a la hora de decorar una terraza o jardín con plantas resistentes al viento.
IMAGEN-11959870-2

Conoce un poco sobre los nutrientes en las plantas

Abonar las plantas es uno de los procesos esenciales para conseguir que nuestras plantas esten siempre sanas, pero además si queremos que estas se puedan desarrollar con toda normalidad,  evitando así el ataque de plagas, siempre nos vendrá bien el saber cuáles son los mejores nutrientes para ellas y de este modo sabremos cómo cuidar nuestras plantas de interior.

Nutrientes en las plantas:
  • Las plantas necesitan una serie de 13 elementos químicos que son esenciales para vivir y desarrollarse. Principalmente, la planta obtiene sus nutrientes del suelo y a través del agua que absorben por las raíces.
  • Estos 13 elementos podemos agruparlos en dos grupos diferentes de nutrientes. Estos son el grupo de los Macronutrientes y Micronutrientes.



Nutrientes macronutrientes:
  • En el grupo de los macronutrientes, encontramos aquellos que las plantas absorben en grandes cantidades y son esenciales para que puedan crecer de un modo sano y seguro.
  • Entre ellos encontramos al Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Magnesio y Azufre, todos ellos se suelen encontrar en el agua, aunque en una cantidad muy pequeña por lo que podemos aportarlos a nuestras plantas con el uso de fertilizantes.
  • De entre todos, los fertilizantes que podemos considerar como más “comunes” y que contienen loso macronutrientes serán aquellos que se conoce cómoMAP, y que cuentan con la dosis o cantidad necesaria de  sulfato de potasio, nitrato de amonio, nitrato de potasio.
  • En cuanto al calcio, magnesio y azufre y que son también del grupo de los macronutrientes necesarios, tenemos que decir que también los encontramos en concentraciones de agua, aunque depende de si esta está estancada o no, puede que provoque una reacción adversa para la planta.
  • Podemos encontrar fertilizantes que cuentan con estos nutrientes aunque siempre deberémos controlar mucho la cantidad utilizada ya que por ejemplo, un exceso de zinc puede que provoque efectos adversos e incluso limitar el consumo de nitrato.



Nutrientes micronutrientes:
  • Por otro lado tenemos el grupo de los Micronutrientes, que si bien son absorvidos en menor cantidad, son tan necesarios como los macronutrientes. En este grupo podremos encontrar el Hierro, Zinc, Manganeso, Boro, Cobre, Molibdeno y Cloro.
  • De todos ellos quizás el hierro es el que muchas veces podemos considerar en el grupo de los macronutrientes ya que son muchas las plantas que necesitan de este nutriente para crecer fuertes y sanas. De hecho muchas veces notamos que las hojas más jóvenes se vuelven amarillas o blancas y se secan y eso es por falta de hierro.
  • Por otro lado la ausencia de Boro en las plantas provocará el que las plantas puedan crecer de una manera mucho más lenta.
  • Consecuencias de la falta de nutrientes en las plantas:
  • Si bien todos estos elementos se encuentran en el suelo, a veces la concentración de alguno de ellos puede disminuir o bien la planta no logra absorverlos.
  • Así es como comienzan a aparecer algunos síntomas, como en el caso en el que las hojas comienzan a decolorarse y se tornan de color amarillento mientras que sus nervios continúan verdes.
  • En este caso estaríamos frente a una clorosis férrica o también llamada carencia de hierro.
  • Recuerden que con el abonado, aportamos lo necesario.

abeto-familia-de-las-coniferas

Algunos datos curiosos de las coníferas

Las coníferas son un grupo de árboles y arbustos gimnospermas conocidos como pinidas que podemos encontrar en muchos de nuestros bosques desde hace 300 millones de años.

Se denominan coníferas porque la mayoría tienen las semillas en forma  de cono (por ejemplo la piña). 
Generalmente, son árboles o arbustos ramificados con hojas sencillas con forma de punta, son hojas que asimilan agujas y son perennes (menos el genero Taxodium y Larix). Son de color oscuro por norma general y se encuentran impregnadas por una resina que evita la perdida de agua.

Estas plantas son bastantes resistentes  y sus cuidados son muy básicos si queremos tener una en nuestra jardín. Además, existen especies de coníferas enanas que son ideales para tener en jardineras y dar un toque especial a nuestro hogar.
Sus usos
Aunque las coníferas dominan muchos de los bosques del planeta, han sido sustituidas en algunos países por otro tipo de árbol o arbusto.

A pesar de eso, estos árboles son muy valorados a nivel ornamental y tienen diferentes usos en la sociedad. Por ejemplo, su madera es muy utilizada para crear papel y para la construcción ya que es bastante blanda.
Especies
Existen alrededor de 600 especies de coníferas que se encuentran en bosques de zonas frías. Aquí os dejamos las más comunes.

Pináceas: Son los pinos, cedros, abetos…
Araucariáceas: Son muy bellas y la más conocida es la araucaria excelsa o pino de Norkfolk. Puede medir 60 metros de altura y tiene forma de pirámide.

Sciadopitiáceas: Solo posee el género pino parasol o pino sombrilla de Japón.

Podocarpáceas: Los más representados son Podocarpus y Dacrydium.

Cupresáceas: Como los cipreses, enebros…
Cephalotaxáceas: Tiene unas 20 especies y son arbustos o árboles más pequeños muy ramificados.

Taxáceas: El ejemplo más representativo es el Tejo.

Curiosidades

Son muy resistentes al fuego. El grosor de su corteza hace que este no queme sus partes vitales y, además, algunas tienen la capacidad de regenerar las zonas dañadas con mucha facilidad.


412_680532_5787644_641543

Conoce la Caladio bicolor

Hojas: Nacen directamente del tubérculo y son muy largas en comparación a la planta. Además, varían de color, que es lo más bonito que tiene esta original planta. La base es verde y tiene manchas de colores como rosa, blanco, rojo…



Altura: Puede llegar a alcanzar casi un metro de altura.

Cuidados

Luz: Necesita mucha luz, pero no le gusta la exposición directa al sol. Es de climas cálidos.

Riego: Es una planta a la que no le gusta el contacto directo con el agua, de ahí que su cultivo sea bastante complicado. Por eso, hay que colocarla en una superficie mojada o poner un humificador cerca. Son muy sensibles al encharcamiento.

Temperatura: Necesita temperaturas altas que ronden los 20 grados. Prefiere ambientes húmedos y no aguanta las corrientes de aire.

Cultivo: Como planta de interior, ya que no la puede dar el sol directamente ni soporta los cambios de temperatura. Es perfecta para decorar.

Otros datos de interés
Es una planta que se puede utilizar a nivel ornamental. Es común como arreglo floral y se puede cultivar en casa, lo que pasa que son cuidados son bastante complicados.



Curiosidades

– Las hojas del Caladio son tóxicas si se ingieren, con lo que debéis tener cuidado a la hora de colocarla sobre todo si tenéis mascotas y niños.

– Aunque sus hojas son una de las más bonitas del mundo, también son muy frágiles y se rompen con facilidad.

– Es muy sensible al ataque de la araña roja.

– No tiene perfume
plantas-aromaticas-y-encantadoras_323x216

Las plantas para tus sentidos

Parece sencillo, pero no lo es, elegir las plantas apropiadas de manera que cada estación no las estropee y disponer de un espacio para el retiro, por muy pequeño que sea, siempre es un aliciente para desear estar en casa. Los paisajistas saben bien cómo sacar partido a cualquier espacio, por lo que merece la pena seguir sus recomendaciones.

“Atreverse a integrar la naturaleza en una casa no es sólo decorar con plantas, es algo más: es despertar los cinco sentidos”, así lo creen Mar Romero, Ycíar Beltrán y Olga López, las fundadoras de Fronda, un espacio dedicado a la venta de plantas, al paisajismo y a los complementos de jardín y de hogar.

Según las especies que elijas, conseguirás efectos distintos, argumenta Mar Romero. “Las plantas dan vida, alegran la vista, recrean el olfato, aderezan sus mejores recetas, son sensibles al tacto y, combinadas con el rumor del agua, pueden trasladarle al mejor de los paraísos”, concluyen las expertas, cuando se refiere a la creación que presentaron en Casa Decor 2012, un lugar en el que cada año los interioristas dejan la impronta de sus propuestas.

Las plantas purifican el aire y transmiten todo tipo de sensaciones, de manera que nos transportan y relajan. Con la intención de que sirvan como un oasis de tranquilidad y paz, sin importar que nos encontremos en el centro de la ciudad o en pleno campo, se puede tomar nota para adaptar las propuestas a cada lugar concreto.

“Hemos realizado unas ideas  para jardín, pero se pueden adaptar a la perfección a una terraza de dos por seis o dos por cinco metros. Lo fundamental es jugar con los volúmenes para crear pequeños rincones y conseguir que nuestra terraza sea distinta”, comenta Romero.



El encanto de la sobriedad

En su propuesta se han rodeado de plantas sobrias, pero llenas de encanto: araucarias, cúrcumas, crasas, palmeras, musas, plataneras…

“Hay una gran colección de helechos, jazmines, una gran variedad de orquídeas, distintas opciones de cómo se puede adaptar a cada casa una propuesta como esta. Hemos hecho una pared vertical para intentar realizar pequeños cuadros, por ello hemos jugado con musgo y con plantas muy básicas”, todo un aporte de ideas de las paisajistas de Fronda. 

También han utilizado colecciones de arce, un árbol que cambia mucho su coloración y eso “le lleva a generar distintas percepciones del espacio. La intención era crear un jardín dinámico”, señala Mar Romero.

Esta especialista reconoce que se han decantado por unas determinadas plantas, porque “la flor tiene una caducidad. Hay muchas plantas que tienen flor, pero quizá las más espectaculares, las más grandes tienen una flor imperceptible como, por ejemplo, la buganvilla, que se llena de flores en primavera. Queríamos jugar con los volúmenes y, si recargas el espacio de flores, aparece el desorden”, un argumento que sostiene el hecho de que hayan colocado ficus por lo generosidad de tamaño y su brillo.

En esa misma línea, tiene razón de ser la incorporación de la murralla, que tiene una flor “que huele fenomenal pero a la vista es prácticamente imperceptible, o el calanchoe o las bromelias… Las orquídeas no necesitan tanta tierra como se cree, pero necesitan luz y humedad; de ahí que hayamos apostado por ellas”. 

Reciclado

En la creación de este espacio también se ha planteado utilizar materiales reciclados, como palés con los que han construido unas mesas rústicas muy especiales. 

“Hemos hecho mesas con plantas, rústicas. Entre las maderas hemos colocado macetas. Son mesas que pueden servir tanto para interior como para exterior, todo depende de las plantas elegidas”, dice la paisajista. 

En una época de crisis como ésta, no querían renunciar a utilizar material reciclado; de ahí el uso de palés que han servido para mucho más que para ser acumulados como material de deshecho. “Los hemos utilizado para crear espacios como si fueran  jardineras. Y hemos querido que la parte del oído también se sintiera implicada. Por eso aparece el rumor del agua gracias a una pequeña fuente, pues es un sonido que tranquiliza y serena”.
png

El adecuado cuidado de los gardenias

Este es un tupido arbusto perenne de unos 2 m de altura y muy ramificado, perteneciente a la familia de las Rubiáceas. Existen muchas especies de Gardenias pero la G. jasminoides es una de las más conocidas.
El mayor atractivo de la gardenia es su empleo como planta ornamental en macetas debido a su aroma y la belleza de sus flores.
Sus flores son de color blanco-crema y que a medida que se marchitan pueden alcanzar una tonalidad mas amarilla. El aspecto es similar a las rosas y se usan comúnmente como plantas ornamentales de jardín. Una flor, colocada en un vasito con agua, puede perfumar con un intenso y agradable aroma una habitación durante un par de días.
Las hojas crecen opuestas, tienen una forma lanceolada y son de color verde oscuro con un brillo extraordinario, su longitud ronda los 5-10 cm.

Prefiere situaciones soleadas, pero puede crecer sin problemas con un sombra ligera. Se desarrolla preferentemente en regiones húmedas o lluviosas, en los climas secos y demasiado cálidos no evoluciona bien.
El sustrato debe mantenerse húmedo, sin excesos y la parte aérea hay que humedecerla con bastante frecuencia. Normalmente el riego se realiza con agua templada y con un pH de 4-4,5.

Para favorecer el desarrollo del botón floral se recomienda someter las plantas a temperaturas nocturnas frescas de últimos de septiembre y octubre. Con ello se asegura obtener flores en los meses de invierno.
Las temperaturas altas inhiben el desarrollo de los botones florales, pero permiten obtener plantas jóvenes de gran tamaño rápidamente.

Las gardenias necesitan un suelo fuertemente ácido, con un alto contenido de hierro, que será rápidamente utilizado por ellas, por lo que deberá tenerse en cuenta en el abonado. Las gardenias se consideran plantas de bajas exigencias nutricionales.
La clorosis férrica es un problema común que consiste en un desorden caracterizado por el amarilleamiento de las hojas y retraso en el crecimiento de la planta; puede evitarse usando quelato de hierro a la dosis recomendada por el fabricante o sulfato férrico a razón de 30 g por cada 11,5 l de agua cada 2 ó 3 semanas.
El pinzado regular de los vástagos largos promueve la ramificación lateral. Para plantas que van a florecer en Navidad, el último pinzado se realiza el 21 de julio y el 1 de septiembre si florecen después de Navidad. Se podan después de la floración, eliminado 2/3 del nuevo crecimiento.

Los botones florales amarillean y se caen normalmente justo antes de abrirse, debido a un ambiente excesivamente seco, cálido y falto de luz. Para evitarlo se deben tener las gardenias durante el invierno en ambientes frescos y bien iluminados.

Justo después de que la planta finalice su floración se le debe practicar una poda, cortando los brotes más vigorosos a fin de estimular la floración.

La propagación de la gardenia se puede realizar por esquejes, se toman esquejes terminales desde noviembre a marzo y las plantas enraizadas en diciembre-enero se trasplantan en abril a macetas definitivas
En un sustrato compuesto de arena, turba de musgo y perlita) con un pH inferior a 6. Las plantas obtenidas de esquejes pueden tardar hasta 2 años en alcanzar la madurez floral.
Su fragancia es muy empleada en la elaboración de perfumes pero también es portadora de sustancias con diversas propiedades.

Hierba-luisa

Planta medicinal para las enfermedades del hombre: Hierba Luisa

Las propiedades medicinales de las plantas se usaron durante siglos como principal recurso para prevenir o atajar las enfermedades del hombre. De hecho, durante la Edad Media se llegó a un conocimiento muy amplio de sus propiedades. Se guardaban secas en recipientes exclusivos para ellas en los monasterios, siendo en la mayoría de los casos los monjes los únicos que conocían estas propiedades. Así, las cultivaban en sus huertos para poder fabricar remedios contra las dolencias tanto del cuerpo como del espíritu.

Estos conocimientos han llegado hasta nuestros días, y se puede asegurar que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos beneficiado de las propiedades de alguna planta. ¿Quién no se ha tomado alguna vez una infusión de manzanilla o le han ofrecido una tila cuando sus nervios estaban a punto de saltar?

Un caso especial
Vamos a ver una de estas plantas medicinales: La ‘Lippia triphylla Kuntze’, más conocida como Hierba Luisa. Se trata de una planta que puede alcanzar hasta dos metros de altura, cuyas hojas alargadas son puntiagudas y sus flores de color lila pálido se forman en espigas. Necesita un lugar cálido y resguardado para poder sobrevivir en invierno y hay quien las cultiva en maceta en verano para poder situarlas en un lugar resguardado en los meses fríos.

Sus hojas, un poco rugosas y con un perfume penetrante a limón, se recolectarán al final del verano. Se pueden utilizar tanto secas como frescas y tienen diversas aplicaciones tanto culinarias como medicinales e incluso industriales, pues se suelen añadir trituradas a los polvos de talco. Como hierba medicinal cabe destacar su gran valor como tónico estomacal. Y es que resulta muy eficaz en los problemas digestivos, cuando hay gases o flatulencias, en las digestiones lentas, dolor de estómago, vómitos, dolor de tripa y también, debido a su poder tranquilizante, en las palpitaciones o vértigos que proceden de estados de nervios o ansiedad.
En España es muy fácil cultivarla sobre todo en las zonas con clima mediterráneo.
semilleros-b

Los semilleros y el invierno

Las plantas que sean más sensibles o aquellas que provengan de otros hábitats más exóticos y que sufran en mayor medida cuando se acabe el verano, estarán más resguardadas en el interior. Con un semillero y el sustrato adecuado sería suficiente. Los mejores emplazamientos son en las ventanas o cualquier otro sitio donde les pueda incidir la luz pero que queden alejadas de las heladas.

Plantar en semilleros es muy útil para adelantarnos al verano y así tener sembradas de antemano las especies que querramos tener cuando llegue el buen tiempo. Hay sustratos especiales para este tipo de siembras, ya que si no fuera por ellos, en el exterior no aguantarían y el trabajo no valdría para nada.
Proteger-plantas-de-heladas

Aislamiento de las plantas para protegerlas del frío

Tanto las plantas más pequeñas, como los arbustos o los árboles, se ven amenazados por el hielo formado a primeras horas del día. Entre los remedios más tradicionales, se encuentra el empleo de arpillera, cartones, paja, tierra, o cualquier otra cosa similar (alfombras viejas, mantos, papel de periódico…). La idea es abrigar la base del nacimiento de las plantas y que no incida ahí el frío.

Con campanas o pantallas protectoras se consigue formar barreras que las aislan e impiden que contacten directamente con el frío. Básicamente evitan que las azote el viento, lo cual influye para que se forme una capa de hielo sobre las plantas. 

Pese a todo siempre pueden amanecer con una fina capa de escarcha, ya que no se puede evitar que no haya humedad entre el final de la noche y el comienzo de la mañana. En este caso, el problema es menor y de fácil solución. Nosotros mismos podemos quitarla suavemente.
685px-Sunflower_seedlings

Eliminar la humedad excesiva en las plantas


Aunque tenga unos amplios conocimientos de las plantas que posea y por muchos cuidados y atenciones que les preste, siempre puede producirse un descuido a la hora de proporcionar el agua a las plantas. La precariedad y abundancia en el riego suele producirse también cuando durante un espacio determinado de tiempo los ejemplares deben dejarse forzosamente a cargo de otras personas.

Sea cual sea el motivo, en este ocasión se va a centrar la atención en los casos en los que se produce un exceso de riego, es decir se administra demasiada agua a una planta que bien por sus características o por la etapa de desarrollo en la que se encuentra precisa muy pocos riegos.

Como este hecho puede producir la muerte de la propia planta se debe actuar de la siguiente manera para retirar ese exceso de humedad en su sustrato: transplante el ejemplar a una maceta de mayores dimensiones, rellene el recipiente con tierra nueva y no proporcione agua durante algunos días. El sustrato nuevo absorberá la humedad de la tierra que se encuentra más cercana a las raíces de la planta, eliminando así la posibilidad de perecer del ejemplar en cuestión.
412_113136_3053712_517574

Cuida tus orquídeas de las plagas

Las orquídeas tienen tendencia a sufrir una serie deplagasy trastornos, que es mejor prevenir para evitar problemas importantes a posterior. Para empezar, es esencial que las compremos en lugares donde las plantas no estén demasiado forzadas a niveles de fertilización y humedad. Mejor que hayan pasado por algunos excesos, para que estén más fuertes.

Si queremos cultivar orquídeas, es importante que elijamos plantas sin manchas ni hojas amarillas, y sin raíces oscuras, para que nos aseguremos de que no tienen enfermedades. También puede ser una buena idea mantener las recién adquiridas aisladas de las demás, hasta que comprobemos que están sanas.

Lasplagasmás comunes que pueden sufrir las orquídeas son los pulgones, la araña roja y las cochinillas. Debemos tratarlas con insecticidas, asegurándonos de mojar bien la planta por todos los lados, y repetir el tratamiento a los 15 días. Para prevenir hongos se pueden pulverizar las Orquídeas con fungicida en otoño y primavera.

A parte de estas enfermedades, las orquídeas pueden sufrir algunos trastornos típicos, como los que provoca la luz insuficiente y que se centran en poco crecimiento y floración y hojas de color verde exageradamente oscuro.

Por su parte, la sequedad ambiental puede provocar que las hojas se arruguen, y las corrientes de aire pueden llevar a la caída de las flores. Procura, asimismo, no regar demasiado la planta para evitar que se pudran las raíces. Un problema similar lo puedes tener si la maceta de tu orquídea tiene un mal drenaje, o el sustrato está demasiado compacto.
Clivia_AureaxTropicalSunset

Conoce la Clivia

Es una planta herbácea de la familia de las amarilidáceas perfecta para interiores. Se caracteriza por sus hojas gruesas, planas y trenzadas de color verde, y unas grandes flores anaranjadas. Estas crecen normalmente en febrero y marzo y requieren un período de dos meses de frío previos a su floración.

Esta planta es muy resistente y puede llegar a medir hasta 50 cm si la atendemos bien. Si queremos decorar nuestra casa con alegría, solo habrá que diferenciar sus cuidados durante el verano y el invierno. En verano hay que tener cuidado con los rayos de sol. Aunque su temperatura ideal es de 18 a 20ºC, es mejor que la resguardemos a la sombra y que la reguemos abundantemente. En invierno el riego debe ser moderado para proteger las bayas verdes que nos ha dejado la floración. No soporta la calefacción, pero tampoco puede aguantar grandes heladas. Con temperaturas bajo 0ºC empieza a perder sus hojas.

La Clivia no suele sufrir enfermedades ni plagas, pero hay que tener cuidado con las cochinillas, hongos y pulgones.
cochinillas-02-450x300

Plagas en nuestro jardin, Cochinillas

Se desarrollan mejor en ambientes secos, por lo que en invierno y otoño pueden aparecer en plantas de interior, y en veranos calurosos en el exterior (sobre todo cuando hay mucha densidad de hojas). Actúan fijándose a las plantas y succionando la savia. Poco a poco van deformando las hojas y los nuevos brotes, pudiendo llegar a matar a la planta si se extienden mucho. 

A su paso dejan un reguero de manchas blancas o marrones que decoloran las hojas y las dejan pegajosas por la sustancia que producen, que además sirven de alimento para los hongos. Al igual que los pulgones, se eliminan con la aplicación de insecticidas sistémicos apropiados para que cuando la planta los absorba y las cochinillas lo chupen, mueran envenenadas. 

De hecho, los que funcionan contra los pulgones también lo hacen con estos insectos. Ante ataques todavía leves, el agua jabonosa puede servir para que se desprendan de los tallos y las hojas
DSC_8865e

Plagas en nuestro jardin, Pulgones y hormigas

Una de las que más se dejan ver en los jardines cuando empieza a hacer calor, es la de los pulgones. Estos diminutos insectos absorben la savia y toman así los nutrientes que deberían llegar a las células de las plantas. Se localizan en el reverso de las hojas nuevas, y si no se eliminan con celeridad, se reproducen velozmente y la planta va perdiendo color y deformándose hasta que muere.

Las hormigas también suponen un enemigo en tanto que propician la aparición de pulgones, ya que estos son cultivados y protegidos por las hormigas. Hay una especia de hormigas, las hormigas podadoras, que con la humedad y suaves temperaturas del otoño atacan los tallos.

Un método de eliminación de estas hormigas es la colocación de unos cilindros artificiales que despenden un olor atractivos a las hormigas pero que es tóxico. Cuando las hormigas se lo llevan al nido acaba con la vida de toda la colonia (huevos y larvas incluídos). Para los pulgones, si se han localizado rápido, basta con deshacerse de las zonas afectadas, pero si no es así, debería aplicarse un insecticida sistémico que acabe con ellos cuando piquen a las plantas.
Flores-de-Bach-Heather-Brezo

El brezo como planta de invierno

El brezo es un arbusto pequeño con unas hojas de color verde oscuro y que en invierno destaca por el color morado o blanco de sus flores

Puede alcanzar bastante altura, más de un metro, pero eso depende del suelo donde lo plantemos y de cómo dejemos que crezcan sus raíces. Crecen con fuerza sobre suelos frescos y estando a pleno sol, aunque también toleran la sombra. Si el suelo es ligeramente ácido, favorecerá su crecimiento.
Jazmin-cuidados

El jazmin para el invierno

Se desenvuelve bien en ambientes cercanos a los 10ºC, por lo que si vivimos en zonas con temperaturas suaves en invierno donde por las noches tampoco baje mucho la temperatura, podemos tener un jazmín sin miedo a que se estropee. En general, si se trata de frío o calor, prefieren desarrollarse en el clima frío.


 Aunque tolere bien el invierno, es en otoño cuando mejor florece: entre finales de agosto hasta todo el mes de octubre. Es una planta trepadora, así que es conveniente plantarla para que crezca apoyada en una pared o muro. Otra ventaja para tenerla durante las estaciones frías es que solo hace falta salir a regarlas una o dos veces por semana, y que se adapta a gran variedad de suelos.
cqs1304459798c

Las Anémonas primaverales

La anémona es una planta universal. Su nombre procede de la antigua Grecia, anemos: viento. Cuenta con un gran número de variedades y florece en todas las zonas templadas de la Tierra con más de 60 especies: hay anémonas que forman tubérculos, otras presentan solamente engrosamientos tuberculiformes en las raíces y, por último, unas terceras tienen el sistema normal de raíces propio de las plantas vivaces. Se pueden encasillar en tres grandes e importantes grupos: de flor de primavera, de flor de otoño y las especies mediterráneas, que florecen en el invierno como plantas de interior y en verano al aire libre.
Sus especies son muy agradecidas y nada exigentes. Resisten perfectamente el invierno, gustándoles un sitio bien sombreado y florecen a menudo a principios de marzo. Con pocas excepciones, las anémonas de primavera son plantas tuberáceas.
Las principales especies son: la anémona de los Apeninos, que puede llegar a alcanzar los 30 cm de altura. Tiene tubérculos y flores en estrella, azul cielo -rara vez blancas- vellosas hacia fuera. Sus hojas asemejan las de una forma arbustácea; la anémona de monte griega, con hojas más anchas que la anterior. Sus flores aparecen ya a principios de marzo-abril y son azules, blancas o rosas. La Anemone nemorosa (Flor del Viernes Santo) tiene hojas verde oscuro y flores blancas con brillantes estambres amarillos. La variedad “Robinsoniana”, conocida también como planta de maceta, tiene hojas color lavanda, mientras la “Royal Blue” presenta sus grandes flores en un azul reluciente.
acacia-baileyana

Conoce la Acacia de Baile

– Nombre científico o latino: Acacia baileyana F. von Muell.

– Nombre común o vulgar: Mimosa, Acacia de Baile, Mimosa de Baile.

– Familia: Mimosaceae.

– Origen: Australia (Nueva Gales del Sur).

– Árbol pequeño (5-8 m).

– Arbol de follaje semipéndulo.

– Hojas: de aspecto plumoso, persistente, de color glauco.

– Su floración es de color amarillo-cobrizo brillante.

– Floración: invierno (enero-febrero), con ligero olor a violeta.

– Frutos: legumbres verdes con borde reticulado, pardas cuando maduran.

– Posee numeros cultivares.

– Para formación de masas y en pequeñas alineaciones.

– Muy recomendada para todo tipo de litoral mediterráneo y para primeros términos de vegetación.

– Situación: sol o semisombra.

– Soporta heladas de corta duración (-5ºC).

– Suelo pobre, drenado, fresco o seco.

– Resiste los terrenos calcáreos.

– Agradece una poda de limpieza y formación que se ha de realizar después de la floración.

– Le viene bien una poda después de la floración.

– Multiplicación: en primavera por semillas metidas en agua con anterioridad; en verano por esqueje o por injerto en Acacia retinodes.
rgh1286335462b

Como cuidar los bulbos en el invierno

Hay gran variedad de bulbos que se adaptan bien a las condiciones invernales. En realidad, el bulbo es la parte subterránea del vegetal que sirve para acumular nutrientes que les permitan crecer y que darán lugar a las plantas bulbosas que nosotros podemos ver.

El tulipán pertenece a esta clase de plantas y es un clásico en las macetas de los jardines durante el invierno. Empiezan a florecer durante el mes de enero, y los hay de muchos colores distintos, por lo que no tenemos que renunciar al colorido durante el invierno. 

El crocus es otro bulbo que crece muy bien en esta época del año. Su color oscila entre distintas tonalidades del violeta y del malba fundamentalmente, pero también pueden ser amarillos o blancos.
39364caracoles_en_tu_jardin

Cuídate de los caracoles en el jardín

Tras una lluvia, cuando el tiempo es agradable, es fácil ver como los caracoles salen a pasear por el huerto o el jardín. Les encanta la humedad y por ello debemos prestar una especial atención a los espacios alrededor de los estanques y lagunas, donde siempre tendremos un mayor grado de humedad aunque no llueva.



Como con la demás fauna del jardín, la presencia de algunos caracoles no debe de alertarnos mientras su población no sea elevada y adquiera la categoría de plaga, ya que entonces si pueden causar daños de importancia sobre la vegetación ornamental del jardín.

Los daños causados por estos caracoles de jardín son básicamente la pérdida de las hojas, brotes y tallos tiernos de las plantas que se producen como consecuencia de su alimentación.

Los caracoles de jardín son muy voraces y pueden llegar a defoliar totalmente una planta herbácea en muy poco tiempo. Y en arbustivas, dañar de tal forma las partes tiernas de sus ramas que les impida la posibilidad de brotación.

Estos daños producidos sobre los tejidos jóvenes y tiernos, son muy preocupantes durante el crecimiento de las plantas de temporada, la brotación de rosales… y por supuesto tras la siembra de cespitosas.

Los caracoles de jardín son un molusco gasterópodo provisto de una concha espiral. Existen diferentes géneros como por ejemplo el Helix pomatia, Helix aspersa, Otala punctata, Achatina fulica, Iberus gualtieranus alonensis, etc. siendo los caracoles más comunes del jardín el Helix aspersa, contando además con sus variantes Helix aspersa media y Helix aspersa máxima en función de sus tamaños.

Son pulmonados y su superficie interior está ricamente vascularizada con su base unida al pie. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil.

Centrados en los caracoles de jardín y los estanques, no siempre están activos por la humedad del medio ya que cuando llegan las condiciones desfavorables como bajas temperaturas en invierno o épocas muy secas como en el verano (hemisferio norte), se aletargan sellando su concha para su protección.

Curiosamente, esta protección se destruye cuando el entorno se hace más amigable para él. En España, este reposos se produce desde mediado o finales de otoño hasta el comienzo de primavera (en las zonas cálidas), con un paro intermitente en verano si las temperaturas son muy altas y la humedad baja.

Los caracoles de jardín se multiplican mediante huevos, poniendo alrededor de unas 100 unidades en cada ocasión y pueden llegar a hacerlo con carácter mensual. Los adultos son hermafroditas, por lo que cada individuo produce tanto espermatozoides como óvulos. El motivo de aparearse es porque no pueden auto fecundarse.

Se aparean normalmente durante los períodos lluviosos de primavera y otoño en las zonas templadas, durante la noche y con una duración entre 3 y 7 horas. Una vez fecundados los huevos, realizan un agujero de dos a 4 centímetros en la tierra donde introducen sus huevos. Entre dos y tres semanas después, eclosionan y salen los nuevos caracolillos.

En el caso de que contemos con estanques en los jardines, esta puesta se realizará preferentemente cerca de ellos por varios motivos. Uno porque la humedad es mayor, tanto de la tierra como del ambiente en este microclima. Y otro porque la vegetación reinante alrededor del estanque suele ser más tierna y con períodos de crecimiento más largos.

Es importante saber que los caracoles de jardín cuentan con muchos depredadores naturales como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, ciertas orugas, aves, ciempiés, etc. aunque por falta de presencia de estos en los jardines, su control por este medio es insuficiente para mantener un equilibrio aceptable.

Su control más eficiente es mediante la aplicación de productos helicidas. Suelen estar formulados como cebo, en forma de pequeños gránulos que contienen un atrayente, un apelmazante para evitar que el grano se deforme con la humedad… y el veneno eficaz para su eliminación.

Los helicidas se aplican repartiendo a voleo sobre el jardín una cantidad de gránulos determinado. Normalmente, la dosis se expresa por gramos de producto por metro cuadrado de superficie. ¡Cuidado en el momento de aplicación cerca de los estanques o lagunas! Los gránulos que caigan en el agua ocasionaría la muerte de la fauna acuática.Tras una lluvia, cuando el tiempo es agradable, es fácil ver como los caracoles salen a pasear por el huerto o el jardín. Les encanta la humedad y por ello debemos prestar una especial atención a los espacios alrededor de los estanques y lagunas, donde siempre tendremos un mayor grado de humedad aunque no llueva.



Como con la demás fauna del jardín, la presencia de algunos caracoles no debe de alertarnos mientras su población no sea elevada y adquiera la categoría de plaga, ya que entonces si pueden causar daños de importancia sobre la vegetación ornamental del jardín.

Los daños causados por estos caracoles de jardín son básicamente la pérdida de las hojas, brotes y tallos tiernos de las plantas que se producen como consecuencia de su alimentación.

Los caracoles de jardín son muy voraces y pueden llegar a defoliar totalmente una planta herbácea en muy poco tiempo. Y en arbustivas, dañar de tal forma las partes tiernas de sus ramas que les impida la posibilidad de brotación.

Estos daños producidos sobre los tejidos jóvenes y tiernos, son muy preocupantes durante el crecimiento de las plantas de temporada, la brotación de rosales… y por supuesto tras la siembra de cespitosas.

Los caracoles de jardín son un molusco gasterópodo provisto de una concha espiral. Existen diferentes géneros como por ejemplo el Helix pomatia, Helix aspersa, Otala punctata, Achatina fulica, Iberus gualtieranus alonensis, etc. siendo los caracoles más comunes del jardín el Helix aspersa, contando además con sus variantes Helix aspersa media y Helix aspersa máxima en función de sus tamaños.

Son pulmonados y su superficie interior está ricamente vascularizada con su base unida al pie. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil.

Centrados en los caracoles de jardín y los estanques, no siempre están activos por la humedad del medio ya que cuando llegan las condiciones desfavorables como bajas temperaturas en invierno o épocas muy secas como en el verano (hemisferio norte), se aletargan sellando su concha para su protección.

Curiosamente, esta protección se destruye cuando el entorno se hace más amigable para él. En España, este reposos se produce desde mediado o finales de otoño hasta el comienzo de primavera (en las zonas cálidas), con un paro intermitente en verano si las temperaturas son muy altas y la humedad baja.

Los caracoles de jardín se multiplican mediante huevos, poniendo alrededor de unas 100 unidades en cada ocasión y pueden llegar a hacerlo con carácter mensual. Los adultos son hermafroditas, por lo que cada individuo produce tanto espermatozoides como óvulos. El motivo de aparearse es porque no pueden auto fecundarse.

Se aparean normalmente durante los períodos lluviosos de primavera y otoño en las zonas templadas, durante la noche y con una duración entre 3 y 7 horas. Una vez fecundados los huevos, realizan un agujero de dos a 4 centímetros en la tierra donde introducen sus huevos. Entre dos y tres semanas después, eclosionan y salen los nuevos caracolillos.

En el caso de que contemos con estanques en los jardines, esta puesta se realizará preferentemente cerca de ellos por varios motivos. Uno porque la humedad es mayor, tanto de la tierra como del ambiente en este microclima. Y otro porque la vegetación reinante alrededor del estanque suele ser más tierna y con períodos de crecimiento más largos.

Es importante saber que los caracoles de jardín cuentan con muchos depredadores naturales como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, ciertas orugas, aves, ciempiés, etc. aunque por falta de presencia de estos en los jardines, su control por este medio es insuficiente para mantener un equilibrio aceptable.

Su control más eficiente es mediante la aplicación de productos helicidas. Suelen estar formulados como cebo, en forma de pequeños gránulos que contienen un atrayente, un apelmazante para evitar que el grano se deforme con la humedad… y el veneno eficaz para su eliminación.

Los helicidas se aplican repartiendo a voleo sobre el jardín una cantidad de gránulos determinado. Normalmente, la dosis se expresa por gramos de producto por metro cuadrado de superficie. ¡Cuidado en el momento de aplicación cerca de los estanques o lagunas! Los gránulos que caigan en el agua ocasionaría la muerte de la fauna acuática.