Category Archives: Ornametos

Especies de Orquídeas: Coeloglossum viride

Coeloglossum viride es una especie de orquídea estrechamente relacionadas con el género Dactylorhiza en el que estaban incluidas anteriormente. Es la especie de orquídeas con un ámbito de distribución más extenso, se encuentran por todo el hemisferio Norte templado, llegando hasta Islandia y Groenlandia. Son de hábitos terrestres y tienen tubérculos.
El nombre Coeloglossum procede de las palabras griegas “coelo” (hueco, hoyo) y “glossum” (lengua). Esto es por la forma del labelo que tiene un hoyo en su base.
“Viride” = “verde” por el color predominante en la flor.

Hermosa planta ornamental, la Clivia

clivia3
Los cuidados de la Cliviason muy sencillos. A continuación les paso algunos consejos.
Esta especie necesita hierro, que se puede proveer mediante algún fertilizante líquido que contenga este mineral, diluido en el agua de riego. Una vez al año, es recomendable cambiarle el compost que está cerca de la superficie.
Pasados de dos a cuatro años, se puede pasar la planta a una maceta mayor, cuidando en este caso que las raíces de la clivia queden bien comprimidas, porque esto favorece la cantidad y calidad de las flores. Otro cuidado para tener mejor floración es cortar las flores existentes ni bien se sequen.
Mucho cuidado con la cochinilla algodonosa, que se puede combatir con alcohol metílico, malation o dimetoato; los hongos, fácilmente combatibles con oxicloruro de cobre, zineb o captan; y por último, lospulgones.

Cultivando el Laurel

El aromático laurel es una de las plantas de gran uso gastronómico, ornamental y medicinal.
Recuerdo la fragancia del laurel, cuando mi abuela cortaba de la planta algunas hojas, para sus sabrosas salsas. Nada como la frescura y calidad de cultivar nuestra propia planta.
Eso sí, era tradición… el que encontraba la hoja de laurel en su plato, mientras saboreaba la preparación, era el comensal que debía lavar todos los platos al finalizar la comida. 

Es MUY IMPORTANTE aclarar que estamos hablando del laurel cuyo nombre científico es Laurus nobilis y no se debe confundir con el Laurel-cerezo o Laurel real cuyo nombre es Prunus laurocerasus, que si bien son parecidos, éste último (Prunus laurocerasus) no se debe ingerir porque resulta tóxico.

Para que conozcamos un poco más del laurel, comenzamos por decir que se trata de un árbol originario del área mediterránea, donde crece en forma silvestre en diversos lugares. Su follaje es verde oscuro, perenne y sus hojas y flores son muy aromáticas.
Es de porte erecto y alcanza como máximo una altura de 10 mts. Pero no hay que alarmase sino tenemos tanto espacio en el jardín, porque es un factor que se controla con la poda.
No requiere grandes demandas en cuanto al suelo, sólo que tenga buen drenaje y se puede reproducir tanto por esquejes (de raíz o de tallo) como por semillas.
A lo que si es vulnerable es la las plagas (las más frecuentes son los pulgones y las cochinillas), por lo que hay que ser observadores y no minimizar su aparición.
Si lo haremos habitar en una zona fría, hay que protegerlo en un espacio interior en el otoño-invierno, ya que las heladas lo estropean. 
Con el buen clima lo mejor es que goce del sol en el jardín o en la terraza, sin exponerlo al sol directo en las horas de mayor calor, porque se puede quemar.

Se cultiva sin ningún problema en macetones y es habitual darle forma de esfera, pirámide, cono, etc. 
Si está plantado en tierra su riego es escaso. En maceta demanda un poco más.

Ornamentos para Jardines

Siempre me han fascinado los adornos para jardín, especialmente aquellos que son conocidos como faux bois, el término francés para los adornos de imitación madera. 
En alguna época de la década del ochenta comencé a advertir lo bello que era decorar el jardín con otras cosas además de objetos para plantas. Por supuesto, para esa época había visitado ya grandes jardines en Inglaterra, Francia, Italia y Japón y a través de Estados Unidos.
Y quedé enamorada de las fabulosas urnas y caprichos arquitectónicos y muros y verjas que muchos de esos jardines incorporaban al paisaje. 
Comencé a acumular, lentamente al principio, ciertos objetos que me parecían placenteros y también asequibles: bancos de hierro forjado early american en un remate; una urna o dos de metal de J. W. Fiske, la famosa fundición de la ciudad de Nueva York, en subastas rurales; un enorme cuenco de bronce, antiguo, de manufactura china, descubierto en un negocio de consignaciones, y un par de macetas de cemento creadas por Kenneth Lynch and Sons en Wilton, Connecticut.
El tesoro más preciado fue un par de macetas italianas de terracota hechas en el siglo XIX en Venecia, Italia. Las conseguí de remate a 75 dólares el par, en una venta de sucesión en New Canaan, Connecticut. El precio, tan barato, seguramente se debió a su enorme tamaño. 
Nadie podía pensar en la forma de transportarlas a su hogar. Pero yo estaba bien equipada con una camioneta y con mantas para embalar, y solo necesité un par de hombres fuertes y jóvenes para cargarlas en la parte trasera de la camioneta.
Al observar esos objetos en los jardines de mi hogar, en Turkey Hill Road, en Westport, Connecticut, y en mi casa de fin de semana en East Hampton, Nueva York, pude advertir la total belleza de esos objetos, así como el impacto que tenían en diferentes entornos.
Por ejemplo, en East Hampton, un par de urnas que flanqueaban las escaleras de un gran porche hacían la casa más atractiva. Y las gigantescas macetas en los extremos de la piscina de natación, repletas con plantas de enormes hojas como colocasia, banana o furcraea, alteraron totalmente el adusto aspecto de la rectilínea piscina.
Mientras mis jardines eran “decorados”, también comencé a poner otros grandes objetos en el interior, pues me encantaba el contraste del cemento y el bronce, y del plomo y de la arcilla contra muebles tapizados y mesas de madera.
En mi hogar de Maine, creo que tengo más objetos faux-bois en mi hogar que al aire libre, y continúo buscando más en negocios de antigüedades y en exposiciones.
Por cierto, en la ciudad de Nueva York hay un par de exposiciones de antigüedades de jardín que intento no perder. Una de mis favoritas es la exhibición de primavera en el Jardín Botánico de Nueva York. (Este año se realizará entre el 27 y el 29 de abril).
Siempre intento terminar el trabajo un poco más temprano para correr al Bronx a fin de encontrar uno o dos tesoros.
Los vendedores vienen de sitios como Florida, Maine e inclusive Londres y traen cosas increíblemente bellas. Siempre disfruto viendo lo que han encontrado para que podamos coleccionar y ubicar en sitios que definitivamente se beneficiarán de su belleza.