Category Archives: Huerta

Como hacer un huerto organico

orgánico Quién no ha deseado alguna vez salir a su jardín y recoger con sus propias manos los alimentos que va a cocinar? Hoy en día, gracias a la agricultura orgánica, este sueño es toda una realidad. Basándonos en los principios naturales del uso de la tierra, y evitando la utilización de productos químicos, tener un huerto para consumo propio está al alcance de cualquiera. ¿El truco? Usar compost natural, rotar los cultivos y ser pacientes con los resultados.



¿Cómo empezar?

Lo primero es preparar el terreno. Limpia las malas hierbas, moja el suelo y remueve la tierra al día siguiente con una azada. Si lo haces con uno o dos meses de antelación, mejor, así se aireará el terreno. Extiende una buena capa deabono orgánico de unos seis centímetros, mézclala con la tierra y vete preparando los surcos para el cultivo. En el caso de que quieras automatizar el riego, es buen momento para instalar los tubos y dejarlo todo listo.

huerto   huerto

Los franceses son expertos en este tipo de huertos, hasta el punto de crear una técnica conocida como el ‘potager‘ que sirve para crear un jardín totalmente práctico y funcional a partir del cultivo de hortalizas. Este tipo de jardines son ideales para terrenos de reducido tamaño en los que tenemos que sacrificar las plantas convencionales para poder disfrutar de las ventajas de un huerto. Grandes jardines como los de Vilandry (Francia) tienen una parte dedicada exclusivamente al ‘potager’ .

¿Qué podemos plantar?

huertoSi de verdad queremos que nuestro huerto sea totalmente orgánico, conviene plantearse desde un principio la rotación de cultivos. En primer lugar, porque así respetamos la tierra que estamos labrando, evitando la aparición de plagas y enfermedades propias de determinados cultivos que, con el paso del tiempo, pueden quedarse de por vida en nuestro suelo. Por otro lado, con la rotación también alejaremos a las malas hierbas de nuestro huerto, un problema que puede convertirse en un futuro quebradero de cabeza.

   

Lo ideal a la hora de rotar nuestros cultivos es hacerlo una vez al año. A la hora de distribuir las plantaciones, te aconsejamos seguir un esquema similar a éste:

  •  Bancal 1: berenjena, remolacha, zanahoria, pimiento, patata, nabo, tomate y boniato.
  •  Bancal 2: col, repollo, coles de Bruselas, coliflor, brécol, brócoli y achicoria.
  •  Bancal 3: habas, judías verdes, guisantes y espárragos.
  •  Bancal 4: cebollas, ajos, cebollino, cebolleta y puerro.

Cuidados orgánicos

huertoAhora que ya tenemos nuestro huerto ecológico a pleno rendimiento, no podemos descuidar en ningún momento los cuidados que éste va a necesitar. A la hora de regar, es casi imprescindible pensar en la instalación de un riego por goteo, un sistema que ahorra gran cantidad de agua. Es importante prescindir del uso de una bomba de agua ya que ésta consume energía: mejor un grifo cercano o, sino, un depósito elevado que utilice la propia gravedad para regar nuestro huerto. En este último caso, podemos usar el agua de lluvia o la bajante de los tejados para almacenarla y no tener que recurrir a la red de agua potable.
   
huerto
También debemos prestar atención a un detalle muy importante en este tipo de huertos: el abonado. Lógicamente, es obligado huir de cualquier tipo de producto químico o elaborado que no tenga una procedencia 100% natural. Una idea excelente pasaría por instalar un compostador en nuestro propio hogar. De este modo, podremos aprovechar todos los desechos orgánicos generados en casa para nutrir nuestros cultivos.
Siguiendo estos sencillos pasos, cualquier persona que disponga de un pequeño terreno en su propia casa podrá hacer sus primeros pinitos en el mundo de la huerta orgánica.

Como crear un huerto en otoño

Comienzo por decirte que un jardín de otoño tiene un potencial importante que hay que aprovechar.
Las semillas se plantan en un suelo que ha sido calentado por el sol durante los meses de verano. Esto acelerará la germinación y las semillas no se pudrirán con tanta frecuencia como lo hacen en las condiciones de humedad de la primavera. Para tener la certeza de que muchas plantas crecerán, te recomiendo que siembres el doble que lo que normalmente lo harías, eso sí: siempre respetando los espacios de siembra.
Es más fácil tomar esta sencilla medida, que lamentar después, porque es un hecho que los pájaros, las ardillas y otros animales son voraces comedores de las semillas.
  • Donde plantar un jardín de otoño
Lo más recomendable para esta época es plantar el huerto de otoño en camas elevadas. Rastrilla el suelo en “camas” y haz caminos entre las plantas para facilitar el acceso al cosechar o desyerbar. Los canteros deben ser aproximadamente de unos 30 cms de alto. Su extensión puede variar, dependiendo del rendimiento que deseas de la cosecha. Mantén el suelo en canteros con suelo alivianado y toma medidas que aseguren un buen drenaje, ya que se puede llegar caminando por los caminos.

Como preparar tu huerta para otoño

Cuando llega el otoño hay que preparar la huerta para el invierno, por lo que es el momento idóneo de recoger semillas y de dejar todo dispuesto para la próxima temporada. En esta época del año, se recomienda el cultivo de lechugas, remolachas, coles, repollos, zanahorias y vegetales verdes en general, para poder tener verduras frescas en nuestra mesa.
También se aconseja la preparación de los semilleros que ayudan a que nuestra cosecha crezca más rápido y sin apenas cuidados. Una vez que los cultivos aumenten de tamaño, serán transplantados para que su ciclo de desarrollo siga su curso.

Trabajo y dedicación en la huerta

En otoño hay que realizar tareas para elimninar todas las malas hierbas y mejorar la calidad del terreno y una preparación de invernaderos en donde se puedan refugiar las especies más delicadas. Asímismo, se deben hacer labores de abonado, plantación de árboles frutales, revisar los sistemas de riego, seleccionar las herramientas oportunas para realizar una tarea diaria de mantenimiento de la huerta, etc.
Jardín Esqueje
Las hortalizas de otoño deben recibir luz solar durante al menos seis horas al día, per ello es fundamental posicionarlas en un lugar donde reciban calor y deben ser protegidas de las habituales lluvias, heladas y granizos. Además, es el momento propicio para recoger los restos de la cosecha y utilizarlos para elaborar un compost natural.

Plagas otoñales

Respecto al control de plagas debemos tener cuidado especialmente con las orugas en tomates, coles, lechugas, durante todo el verano y otoño. La mosca blanca también ataca a tomates, pimientos, berenjenas, judías, etc. Es detectada esta plaga por el amarilleo y decoloración de las hojas.
Los remedios naturales para eliminar a la mosca blanca son bastante eficaces. Por ejemplo, las aplicaciones coninfusiones de productos empleados en agricultura ecológica, los lavados de la planta con agua jabonosa y la colocación de placas amarillas con pegamento en los invernaderos. Esto se usa para que el insecto se quede pegado atraído por el color. Éstas son soluciones óptimas que habitualmente consiguen acabar con el problema. 
 Orugas Caracol
Por último, los pulgones, presentes sobre todo en primavera y otoño en lechugas, habas, guisantes y pepinos, se pueden controlar eficazmente aplicando cada 10 días una solución jabonosa en los brotes dañados y, si el ataque es muy fuerte, se debe extender un insecticida específico.
Hay que cuidar adecudamente nuestro huerto no sólo en otoño, sino también durante todo el año, ya que los cultivos pueden sufrir el ataque de plagas y se pueden deteriorar con las enfermedades peculiares de cada especie. Además, es importante recordar que el exceso de lluvia provoca un deterioro de la cosecha, por lo que en todo momento debemos estar al tanto y proteger lo mejor posible la huerta en otoño, cuando es habitual sufrir la temida gota fría.

Un huerto en tu jardín

¿Quién no ha deseado alguna vez salir a su jardín y recoger con sus propias manos los alimentos que va a cocinar? Hoy en día, gracias a la agricultura orgánica, este sueño es toda una realidad. Basándonos en los principiosnaturales del uso de la tierra, y evitando la utilización de productos químicos, tener un huerto para consumo propio está al alcance de cualquiera. ¿El truco? Usar compost natural, rotar los cultivos y ser pacientes con los resultados.



¿Cómo empezar?

Lo primero es preparar el terreno. Limpia las malas hierbas, moja el suelo y remueve la tierra al día siguiente con una azada. Si lo haces con uno o dos meses de antelación, mejor, así se aireará el terreno. Extiende una buena capa deabono orgánico de unos seis centímetros, mézclala con la tierra y vete preparando los surcos para el cultivo. En el caso de que quieras automatizar el riego, es buen momento para instalar los tubos y dejarlo todo listo.

Los franceses son expertos en este tipo de huertos, hasta el punto de crear una técnica conocida como el ‘potager‘ que sirve para crear un jardín totalmente práctico y funcional a partir del cultivo de hortalizas. Este tipo de jardines son ideales para terrenos de reducido tamaño en los que tenemos que sacrificar las plantas convencionales para poder disfrutar de las ventajas de un huerto. Grandes jardines como los de Vilandry (Francia) tienen una parte dedicada exclusivamente al ‘potager’ .

¿Qué podemos plantar?

Si de verdad queremos que nuestro huerto sea totalmente orgánico, conviene plantearse desde un principio la rotación de cultivos. En primer lugar, porque así respetamos la tierra que estamos labrando, evitando la aparición de plagas y enfermedades propias de determinados cultivos que, con el paso del tiempo, pueden quedarse de por vida en nuestro suelo. Por otro lado, con la rotación también alejaremos a las malas hierbas de nuestro huerto, un problema que puede convertirse en un futuro quebradero de cabeza.


Lo ideal a la hora de rotar nuestros cultivos es hacerlo una vez al año. A la hora de distribuir las plantaciones, te aconsejamos seguir un esquema similar a éste:

  •  Bancal 1: berenjena, remolacha, zanahoria, pimiento, patata, nabo, tomate y boniato.
  •  Bancal 2: col, repollo, coles de Bruselas, coliflor, brécol, brócoli y achicoria.
  •  Bancal 3: habas, judías verdes, guisantes y espárragos.
  •  Bancal 4: cebollas, ajos, cebollino, cebolleta y puerro.


Cuidados orgánicos

Ahora que ya tenemos nuestro huerto ecológico a pleno rendimiento, no podemos descuidar en ningún momento los cuidados que éste va a necesitar. A la hora de regar, es casi imprescindible pensar en la instalación de un riego por goteo, un sistema que ahorra gran cantidad de agua. Es importante prescindir del uso de una bomba de agua ya que ésta consume energía: mejor un grifo cercano o, sino, un depósito elevado que utilice la propia gravedad para regar nuestro huerto. En este último caso, podemos usar el agua de lluvia o la bajante de los tejados para almacenarla y no tener que recurrir a la red de agua potable.

También debemos prestar atención a un detalle muy importante en este tipo de huertos: el abonado. Lógicamente, es obligado huir de cualquier tipo de producto químico o elaborado que no tenga una procedencia 100% natural. Una idea excelente pasaría por instalar un compostador en nuestro propio hogar. De este modo, podremos aprovechar todos los desechos orgánicos generados en casa para nutrir nuestros cultivos.

Siguiendo estos sencillos pasos, cualquier persona que disponga de un pequeño terreno en su propia casa podrá hacer sus primeros pinitos en el mundo de la huerta orgánica.

Como cultivar hinojo

    El hinojo (Foeniculum vulgare var. dulce) es originario de la costa mediterránea de Europa meridional. Allí crece en forma espontánea, en los campos sin cultivar, cerca del mar o al costado de los caminos. Esta umbelífera vivaz se cultiva como anual para su consumo crudo en forma de ensaladas, braseado o como un ingrediente más en sopas y saludables platos de la dieta mediterránea. Sus semillas son muy apreciadas en la cocina del Medio Oriente y de la India. Tienen propiedades digestivas y carminativas, entre otras, debido a la presencia de anetol y estragol en su aceite esencial. 

Es una de las hortalizas más ornamentales, ideal para cultivar en los bordes de la huerta a modo de cerco vivo, ya que tiene una interesante función biológica. Durante el otoño-invierno será el refugio de las vaquitas benéficas, predadoras de pulgones, como Cycloneda sanguinea, y en la primavera, su floración amarilla atrae avispitas parásitas, otro importante controlador de plagas de la huerta. 

Aún hoy, es muy frecuente escuchar en Italia “finocchio” (hinojo, en italiano) en calidad de insulto para referirse a un hombre afeminado o a un homosexual. Su origen se remonta a tiempos de la Inquisición, cuando los homosexuales eran quemados en la hoguera y, para que el suplicio durara más tiempo, se cubría a la víctima con hojas frescas de hinojo. 

Esta hortaliza es una herbácea erecta, de color verde intenso, que puede alcanzar los 2 metros de altura. Sus hojas finamente divididas poseen un pecíolo alargado y envainado, y en la parte inferior forman un engrosamiento del tamaño de un puño. 


Conocé las características de esta hortaliza de color verde intenso y aprendé a cultivarla.
Para su cultivo requiere un suelo bien horquillado y rico en materia orgánica. Es exigente en cuanto a riegos durante su desarrollo vegetativo. La siembra puede hacerse directamente en el tablón o en almácigos, desde noviembre hasta abril. Si se siembra en almácigos, se trasplanta entre los 40 y los 70 días posteriores, a una distancia de 40cm entre plantas. Al momento del trasplante, es recomendable cortar las hojas y dejar el brote central. 

La cosecha para el consumo de los “falsos bulbos” se realiza cuando tienen un tamaño de 5cm de ancho y 10cm de largo. Diez días antes de cosecharlos, es conveniente aporcarles tierra con compost alrededor del cuello para blanquearlos y protegerlos de las heladas. Para la recolección de las semillas debemos dejar transcurrir un año y, con tijera, cortar las inflorescencias y ponerlas a secar a resguardo de la luz. 

Cosechando hiervas de nuestra huerta

Es común que tengamos mucha producción de algunas hierbas aromáticas, ya sea porque se desarrollaron demasiado o porque hemos puesto muchas por su capacidad de ahuyentar ciertas plagas. Es buena idea cortarlas antes de que se sequen, desmejoren, o empiecen a molestarse entre ellas; así podremos conservarlas para las épocas de escasez o, simplemente, para tenerlas mas a mano. 

Para conservarlas secas, hay que cosecharlas por la mañana, después de que se seca el rocío. Se pueden colocar en bandejas o colgarlas de una viga en ramilletes, lejos de la luz del sol. Además, también se pueden poner a secar sobre una cocina, aprovechando el calor residual que dé al apagarse, o dentro de una alacena ventilada. 
Para guardarlas, se sacan los tallos más gruesos y se guardan dentro de bolsos de papel madera encerado, nunca en papel común, porque pierden su esencia, ni en plástico, lo que las haría traspirar. 
También se pueden secar rápidamente en el microondas: se coloca un puñado de hojas junto con un vaso de agua y, en 30 segundos, están listas para guardar. 
Para conservarlas frescas, se cosechan del mismo modo, pero se pueden poner en un frasco con aceite o usarse en bouquets combinados o de una sola especie. Otra variante es picarlas y colocarlas en cubeteras con agua que irán al freezer para usarlas en una futura ocasión.

Como crear una huerta en macetas

    El principal desafío que deben enfrentar las plantas en macetas es la competencia por agua, espacio y nutrientes, de manera que deberemos poner especial cuidado en la preparación de la tierra. 
Una buena mezcla para macetas estará formada por una parte de compost, una de arena gruesa, una de turba y una de tierra abonada, todo bien mezclado y colocado sobre una base de 5 a 10 cm de leca o canto rodado en el fondo de las macetas. También se puede incluir un fertilizante de fondo aperdigonado, tipo triple 15, o alguno de liberación lenta. 
Conocé los cultivos aptos para crecer en macetas. Consejos para conseguir una mejor cosecha en casa.

En cada estación o temporada de crecimiento es fundamental una renovación parcial de la tierra, ya que el desgaste y el lavado dentro de las macetas son muy rápidos. Hay ciertas especies que se dan mejor que otras en las macetas. Tal es el caso de las aromáticas que, por su necesidad de buen drenaje, se ven muy favorecidas en esta situación. Por lo general, los cultivos anuales de huerta se dan muy bien en macetas, principalmente aquellos que no se desarrollan demasiado y que no requieren un gran espacio para sus raíces. Los envases, macetas o contenedores deberán ser bien grandes para que nuestras hortalizas cuenten con la mayor disponibilidad posible de nutrientes y espacio para crecer cómodas. 
Conocé los cultivos aptos para crecer en macetas. Consejos para conseguir una mejor cosecha en casa.
La exposición será a pleno sol, o con al menos medio día completo de sol. En el primer caso habrá que prestar especial atención al riego (en primavera y verano habrá que regar todos los días) y al tamaño del envase para que la tierra no se recaliente. Tal vez los rendimientos no sean tan cuantiosos como en el caso de las huertas a pleno campo, pero el desafío habrá valido la pena a la hora de cosechar los frutos. 

Algunos concejos para mantener tu huerta

El buen desarrollo y crecimiento de una huerta, conlleva consigo una serie de tareas y labores apropiadas. Los problemas que se presentan y las soluciones que se deban llevar a cabo, se aprenderán en base a la experiencia y a la búsqueda de información, pues hay soluciones naturales a las dificultades naturales que se presentan.
Existen plantas u hortalizas aliadas, así como plantas y hortalizas enemigas. Las calidades de aliadas, refiere a la capacidad o virtud de ayudar, proteger y potenciar el crecimiento de una planta hacia otra al estar ubicadas cercanas. En cambio, las plantas enemigas afectan y perjudican a algunas especies al estar cercanas entre ellas.
Estas combinaciones o formas de plantar teniendo en cuenta como afectan unas especies de plantas a otras, siendo  bien utilizadas repercuten de buena manera en nuestra huerta. A continuación le daremos la información de estas hortalizas, las que tienen consecuencias positivas y las que tienen consecuencias negativas.

Hortalizas aliadas y hortalizas enemigas

En primera instancia, aconsejamos la combinación del apio con acelga. Combinados ahuyentan a los pulgones, mientras que no se recomienda plantarlos cercanos a la zanahorias. Por otro lado, la especie caléndula de berenjena repele a los gusanos del suelo.
La calabaza, combinada con la borraja ahuyenta gusanos, mejorando sabor y ayudando al crecimiento; a su vez, la calabaza junto a la caléndula y el orégano repelen plagas. No se recomienda plantar junto a la papa. Por otro lado, la cebolla es enemiga de los porotos y las habas.     
El tomate es aliado de la albahaca, el ciboulette y la menta. No se aconseja plantar cercanos al maíz, pues son atacados ambos por la misma plaga, estando juntos el riesgo es mayor. Las arvejas son buenas junto a la menta y al ciboulette, y no junto al ajo y la cebolla.
Por último, la lechuga, el pimiento, la remolacha, el perejil y el maíz, van bien con el ajo, en tanto no se deben vincular con las remolachas.