Category Archives: Invierno

Consejos para cuidar las plantas en invierno

Como prevenir los daños de las heladas
 La llegada de los meses fríos -y la consecuente caída del termómetro a menos de cero grados- es sumamente perjudicial para el jardín: aparecen las heladas y con ellas, los inevitables daños a nuestras plantas.
Aunque todo vegetal se protege ante las temperaturas adversas -por medio de la concentración de sus jugos celulares y de la reducción de sus actividades vitales- a veces la protección natural no es suficiente, y resulta necesario que actuemos rápida y eficazmente para evitar consecuencias fatales.
Helada
Para evitar que esto suceda, el primer consejo -esencial- es elegir bien las plantas del jardín. A menos que las cultivemos en invernadero o en un terrario, si vivimos en lugares fríos debemos inclinarnos únicamente por las especies más resistentes a las heladas.
Una buena manera de prevenir los daños de las heladas es a través del riego. ¿Sabías que la buena hidratación de las plantas en el otoño es fundamental para que puedan concentrar sus jugos y tener mayor protección natural? Sin embargo, hay que evitar hacerlo cuando las temperaturas estén muy bajas o haya pronóstico de heladas, porque el agua se congelará y perjudicará a las plantas.
Protegiendo las plantas con el acolchado (mulching): si antes que comiencen las heladas cubrimos el suelo del jardín con una capa de entre 5 y 10 centímetros de materiales como gravilla, corteza de madera o marmolina, evitaremos pérdida de temperatura y humedad en nuestras plantas, fundamental para resguardarlas de los daños estructurales que derivan de este fenómeno climático característico del invierno.

Datos sobre el abeto

Hojas: Es un árbol de hojas perennes, de 2 a 3 mm de ancho, son brillantes y con dos bandas blancas bien diferenciadas.
  • EstiloÁrboles decorativos de interior y exterior.
  • Altura: Tiene una altura de entre 30 y 50 metros.


Cuidado:


  • Siembra: Estratificación en frío a 4 °C, Siembra directa.Se recomienda comprarlo en maceta para mantenerlo como planta de interior o para transplantarlo fuera. Las macetas tienen que ser grandes y capaces de drenar el exceso de agua.
  • Abono: Hay que aplicarle fertilizantes órganominerales.
  • Riego: Se suele regar diariamente, pero sin excesos, por lo que también se puede hacer esta acción cada tres días. Además necesita aire fresco constantemente.
  • Luz: No es muy exigente con la luz.
  • Temperatura: Crece en climas frías-templados, sin grandes oscilaciones térmicas. Resisten bajas temperaturas, por lo que requiere alta humedad ambiental y no reiste aires secos.
  • Poda: no se puede hacer la poda cuando el árbol está mojado.
  • Sustrato: Se suele encontrar en suelos ricos, frescos y profundos, pero también se adapta a vivir en suelos pobres. No se desarrolla ni en los suelos arenosos, ya que le resultan demasiado secos, ni en los compactos.
  • Trasplante: Es recomendable realizar una poda durante el transplante y varias posteriores para lograr mayor densidad y uniformidad del follaje y evitar las enfermedades causadas por hongos y bacterias.
  • Multiplicación: Se reproduce por esquejes,semillas e injertos..
  • Floración: Tiene lugar entre Abril y Mayo
  • Plagas y enfermedades
  • Las plagas del abeto suelen ser ácaros o araña roja y el pulgón, ambos dañan toda la estructura del árbol.

Otros datos de interés:


¿Jardin o macetero?: Aunque es una planta de exterior, durante las fiestas navideñas se puede colocar en el interior de los hogares.

Curiosidades:
 La madera es blanca, ligera, poco resinosa, fácil de trabajar, es muy usada en la construcción, en ebanistería fina, para la confección de instrumentos musicales como órganos y en la fabricación de papel.

  • Sus yemas se han usado en medicina popular contra la tos y el catarro en infusiones.
  • Antiguamente los médicos aconsejaban sus hojas a los convalecientes de enfermedades pulmonares y asmáticas. Es muy aconsejable para los asmáticos pasear por bosques de abeto.

Plantas que puede florecer en el frio:Crocus

crocus en nieve
Si crees que invierno es sinónimo de ausencia de flores bellas y coloridas, estás en un gran error. Precisamente, comenzaré a dedicar espacio en estos días a aquellas flores más vistosas de la época fría.
Si ya las conoces, coincidirás conmigo en que una de las primeras elegidas merecen ser las bellísimas Crocus. Son bulbosas  y se destacan por una fuerte y vigorosa floración invernal, aún en presencia de nieve. Te invito a conocerlas un poco mejor a través de la siguiente ficha.
Crocus_vernus
Nombre científico: Crocus spp
Nombre común: Croco
Familia: Iridáceas
Características anatómicas: se caracterizan por poseer un órgano subterráneo que funciona como reservorio, cuyo nombre es cormo. Alcanzarán en plena floración unos 12 a 15 cms de altura.
Requerimientos de cultivo: No requiere cuidados muy especiales; con buena luz solar y disponibilidad de riego, crecerá saludable.
Multiplicación: como dijimos antes es una bulbosa y cuidando correctamente el bulbo puedes plantarla varias temporadas. Debes hacerlo  entre fines de Octubre y primeros quince días de Noviembre.
Floración: temprana, aún en invierno y pueden ser cultivadas tanto en maceta como en tierra plena.
Utilidades: especialmente recomendada para borduras y como elementos decorativos para arriates.

Una planta para clima frio: la violeta Africana. Aprende a cuidarla

violeta africana
¿Estas buscando plantas de interior fáciles de cuidar y que soporten cómodamente las condiciones invernales? Pues la propuesta de hoy es exactamente la solución que necesitas: si les prodigas bien los pocos cuidados que requieren, disfrutarás del hecho de que florecen continuamente a través de todos los meses largos y oscuros. Su nombre científico es Saintpaulia  ionantha.
Veamos cuáles son esos cuidados:
Requerimientos de temperatura; muy sencillos de contemplar, ya que ellas necesitan las mismas temperaturas que las personas: soportará bajas temperaturas interiores en las noches y gozará de una temperatura en el entorno de los 20C.
saintpaulia_ionantha herbario
Requerimientos de luz; son bien tolerantes porque no necesitan luz solar directa. Sí necesita buena luz, pero no directa: una ventana hacia el Este y es lo mejor.
Requerimientos de riego; fíjate que sencillo te lo digo: la forma más rápida de matar una violeta africana es que le sobre el agua. Ël truco es regar poco y sólo cuando esté seca la tierra en la parte superior.Eso sí: no puedes regar directo en la tierra sino dejar agua en el plato inferior sobre el que se apoya la maceta (la planta tomará lo que  necesita).
Requerimiento de fertilizante; como muchas plantas de interior la violeta tiene la necesidad de ser fertilizada regularmente. Existen fertilizantes específicos para estas plantas, asesórate bien en la tienda de tu confianza.
¿Cómo se multiplican? El método más común de propagación es el corte de hojas en primavera. Cualquier hoja sana servirá siempre que esté sana y que retires toda la hoja con peciolo (tallo de la hoja).

Como preparar el césped para invierno

El invierno es una estación muy dura para las plantas y para el césped. Por ello, el otoño es el momento ideal para que el buen jardinero lleve a cabo una serie de operaciones de acondicionamiento. Estas tareas harán posible que la vegetación sobreviva al viento, a la lluvia, a la nieve y a las bajas temperaturas, de forma que vuelvan a brotar con vigor y belleza la primavera siguiente.


A lo largo del invierno, el césped, al igual que el resto de la flora, permanece vegetando. El mes de octubre es el más adecuado para prepararlo de cara al invierno. Con este fin se realizarán los siguientes trabajos: siega, abono, aireado y drenaje de la tierra y, por último, replantado.

Segar el césped

Durante los primeros días de octubre se llevará a cabo la última poda del césped. Se ha de procurar no cortar en exceso para evitar que éste sufra. Segarlo demasiado puede debilitarlo y ayudar a que crezcan el musgo y las malas hierbas. La temperatura media y la humedad característica de esta estación propiciarán que brote.

Es muy importante quitar las hojas que hayan caído de otros árboles y flores. Si el césped es fino se debe segar cada dos o tres días, si es medio, a intervalos de tres y cinco días. Y si es de otra clase, al menos una vez a la semana. Una vez se haya cortado, hay que retirar los restos con la ayuda de un rastrillo.

También hay que prestar atención a la dirección en la que se siega, para evitar solapamientos, dobles pasadas y cambios bruscos de dirección. Es necesario asegurarse de que el césped está seco, ya que la humedad atasca la máquina y la caja de la hierba por lo que la segadora tardará más. Cuando soplen vientos fríos no hay que cortarlo, ya que éstos pueden quemar los extremos de la hierba.

Cómo preparar la tierra

El aireado favorece el crecimiento del césped a través de la oxigenación. Se realiza con una horca de jardín introduciendo sus dientes hasta unos 7,5 cm. de profundidad. Hay que remover hasta que el césped se levante un poco y repetir la operación cada cuarto de hora. Se puede airear siempre que se crea necesario, aunque se suele realizar en otoño.

Además, se debe alimentar el césped con un fertilizante adecuado. La cantidad exacta de la que no se debe exceder es de 100 gr. por cada 0,8 m². En el otoño se aplica un abono con bajo contenido en nitrógeno en relación con el ácido fosfórico y el potasio.

Cómo replantar el césped

Las zonas del jardín que estén poco pobladas, necesitan una replantación. Ésta se puede llevar a cabo de dos maneras diferentes. Es posible sembrar a mano, para ello hay que conseguir unas estacas y unas cuerdas. Con ellas se ha de marcar el césped, formando franjas de 1 m. de ancho. La cantidad de semillas que se han de sembrar varía de un suelo muy fértil a un suelo menos rico. En el primer caso, a cada 0,8 m² le corresponde 16 gr. de semilla. En el segundo, se dobla la cantidad. También se pueden plantar tepes.

Los ficus y el Frio

Los Ficus, sobre todo los más comerciales en Europa como son los Ficus benjaminaFicus lyrata,Ficus decora, etc. son por lo general comercializados como plantas de interior que pasado un tiempo, en climas de inviernos no muy duros, suelen terminar muchos de ellos plantados en el exterior del hogar. También en muchos casos, estos Ficus son plantados directamente al exterior, como sucede en gran parte de ciudades mediterráneas con clima que en ocasiones roza el subtropical.
Daños en el Ficus por frío
Pero por desgracia, cada varios años y sin avisar, el tiempo sorprende con unos días de muy bajas temperaturas produciendo daños preocupantes en estas plantas. Daños que pueden desde destruir volúmenes importantes de follaje que tantos años ha costado crearse… hasta la propia muerte delFicus si la helada es muy fuerte. Ante los daños en el Ficus por frío… qué se puede hacer?
¿Qué hacer ante una helada?

Las heladas, en estas zonas antes referidas, suelen ser breves, de pocos días, pero suficientes para ocasionar daños en nuestro Ficus.

Si sabemos que vienen estos fríos y las plantas las podemos entrar al interior de las casas… la solución es muy sencilla y perfecta. Una vez pasado el riesgo de la helada, basta con volver a sacar elFicus al exterior donde se encontraba.
El problema está si no podemos moverlo o simplemente nos hemos olvidado de resguardarlo. En los dos casos el daño se producirá. Si no la podemos mover ya sea por su ubicación o su tamaño, siempre se puede recurrir a cubrir el Ficus con un geotextil o tejido que pueda ayudar a resguardarlo. En estos casos, es recomendable cubrir la planta a media tarde y destaparla a media mañana durante todos los días de riesgo de heladas.
¿Qué hacer después de una helada?

Cuando los daños ya se han ocasionado, debemos saber que estos son irreversibles. Por lo tanto, lo aconsejable es esperar a que se manifiesten en toda su magnitud durante las próximas semanas.

Si el Ficus, lamentablemente ha muerto… está claro que no se podrá hacer nada. Si por el contrario quedan zonas sin dañar (es lo más probable en la mayoría de casos), hay que esperar al comienzo de las brotaciones que suelen venir acompañadas con la llegada de las buenas temperaturas. Es entonces cuando podemos empezar a actuar.
Lo primero será eliminar las zonas afectadas e ir saneando el Ficus poco a poco. Lo podaremos por encima de las nuevas zonas donde se producen los nuevos brotes. No hay que tener miedo a podas severas. Hay que dejar sólo las zonas de la planta sana.
Con el tiempo y tras ir observando las nuevas brotaciones, el trabajo consistirá en ir eliminando ramas nuevas no deseadas, pinzando aquellas que consideremos estructurales de la planta, dirigiendo correctamente las que ayudarán a cubrir espacios que han quedado vacíos, etc. En definitiva, ir trabajando de nuevo la planta mediante podas de formación para restablecer el aspecto ornamental deseado.
Es importante saber que tras la helada, una vez manifestados los daños, si el Ficus tira la hoja afectada… es muy buena señal ya que indica que está vivo y responde eliminando las partes de ella (hojas) que no le sirven. Si por el contrario, las hojas se quedan muertas en la propia rama… mala señal. El daño es muy serio.
Cuando podemos el Ficus, siempre es aconsejable aplicar un sellador de heridas sobre la zona del corte. Más recomendable cuanto mayor sea el corte.
La aplicación de un abonado foliar a las tres o cuatro semanas de la helada y también al comienzo de la brotación, ayuda considerablemente a la recuperación de nuestro Ficus.

Consejos para preparar el jardín para el invierno

Prepara tu jardín para el invierno. A medida que el otoño avanza y las temperaturas caen, tus flores y plantas pueden morir o sufrir graves daños sino les brindas los cuidados necesarios.



Preparar el jardín de invierno es sobre todo un asunto de limpieza y coberturas. A medida que el otoño avanza y las temperaturas caen, aquellas plantas que no murieron por la helada se preparan para la inactividad. 

Retira los tallos ennegrecidos y el follaje de flores anuales y verduras para prevenir la posibilidad de que alberguen agentes patógenos y huevos de insecto a lo largo del invierno. El clima fresco es bueno para hacer marcos de protección, cavar, embalar en lechos levantados, y hacer  reparaciones en general. 
Aunque pareciera que toda la actividad en el jardín se ha paralizado, muchas cosas siguen ocurriendo bajo la tierra hasta que se congela. Los árboles y arbustos recién trasplantados, las divisiones de los perennes, y los bulbos robustos todos están en proceso de crecimiento utilizando las sustancias nutritivas y la humedad del suelo a su alrededor. 
Los gusanos y varios microbios en la tierra están todavía procesando el material orgánico que encuentran. 
Muy probablemente, el pajote orgánico que extiendes para proteger el suelo durante los meses de verano se habrá descompuesto. Es importante extender un nuevo pajote y una capa más gruesa en invierno para proteger a las plantas y el suelo a lo largo de los meses de invierno. 
La idea no es tanto mantener el suelo caliente sino conservar una temperatura constante. Una vez que el suelo se congele, el pajote lo mantiene tibio. Por lo tanto si  tienes árboles de sombra, convierte las hojas caídas en pajote y utilízalos en todas tus parcelas. 

El clima

La nieve tanto protege como pone en peligro las plantas. Una buena cubierta para la nieve aísla el suelo como lo hace el pajote. Sin embargo, la nieve acumulada en las hojas de los perennes ponen en peligro de fractura a las ramas. Quita la nieve de las ramas inferiores primero, luego trabaja hacia arriba. 
De esta forma la nieve de arriba no agregará peso a las ya cargadas ramas inferiores. Si las ramas son dobladas por el hielo, no intentes liberarlas. Por el contrario deja que el hielo se derrita y las libere gradualmente.

  • Corta los tallos secos de perennes al nivel de suelo después de la helada para arreglar el jardín y remueve los huevos de parásitos y las esporas de enfermedades que puedan persistir. Deja los tallos con atractivas semillas que encabezaran el invierno.
  • Tritura las ruinas de plantas muertas para crear un acondicionador de suelo orgánico. Los montones calientes y activos matan las semillas de las malezas y las enfermedades patógenas; los montículos pasivos o inactivos no lo hacen. Tira el material de plantas dudosas en la basura
  • Corta el follaje enfermo de las plantas perennes y de los arbustos y dejalos en la basura. Pasa el rastrillo y descarta los viejos y también  enfermos pajotes.
  • Para impedir que los roedores aniden en la tierra, espera hasta que las heladas lleguen al suelo antes de agregarle una capa de 6 pulgadas (15.24 centímetros), de material orgánico como el pajote de invierno.
  • Cubre con pajote los lechos de los perennes y de los arbustos con agujas de pino u hojas cortadas. Esto protege tanto a las raíces de la planta como al suelo y modera los efectos de los extremos cambios de temperaturas que ocurren durante las heladas de invierno y los deshielos.
  • Cubre las camas de bulbos con pajote de ramas de hoja perenne para proteger el suelo de rajaduras durante el invierno. De otra forma las plantas, sobre todo las pequeñas, y los bulbos plantados superficialmente, pueden ser arrastradas a la superficie.
  • Proteje la tierna corteza de los árboles jóvenes de bichos roedores envolviendo sus tallos o troncos con cables o con mallas protectoras.
  • Proteje las plantas perennes, en particular las de hojas frondosas, de las sequías producidas por el viento de invierno y el sol, colocando pantallas de arpillera o refugios de paño de sombra.

Plantas especiales para bajas temperaturas

Mucha gente piensa que en invierno no podemos disfrutar de un jardín colorido y lleno de vida, pero sí que es posibles con especies que son resistentes y que se desarrollan en temperaturas extremas como la bergenia, el galanthus, el crocus y el heléboro. Es el momento de máximo esplendor de estas plantas y son las protagonistas de los meses más fríos.
Estas especies crearán en tu zona verde una explosión de color, por sus flores de tonalidades muy llamativas y vistosas. Es un gran acierto poder contar con plantas resistentes en inviernoporque no tendrás que renunciar a poder observar ejemplares con una amplia gama cromática.

Cuidados similares

A pesar de ser plantas muy diferentes y que provienen de zonas muy distintas, tienen unos cuidados básicos muy parecidos por su condición de plantas invernales. Los galanthus y los crocus son bulbos otoñales que suelen situarse en zonas donde puedan tener algo de sombra, en cambio el heléboro aparece en lugares soleados. Las hortensias de invierno, procedentes de Siberia prefieren situarse en lugares más sombríos junto a setos.
Flores Flor
Estos ejemplares no pueden desarrollarse en terrenos encharcados, porque necesitan sustratos profundos y bien drenados. Si se encuentran plantadas en zonas donde la nieve haga su aparición, cuando ésta se derrita hay que evitar que queden charcos alrededor, ya que podrían marchitarlas e incluso provocar la aparición de enfermedades.
Respecto al riego, normalmente las especies que se desarrollan y florecen en la etapa invernal no necesitan apenas agua, debido al frescor que el ambiente proporciona y a las continuas lluvias que aportan todo lo necesario a éstas para que crezcan. Sí que es recomendable realizar esta acción en el momento de la plantación y al final de su periodo vegetativo.
Flores Flores

Curiosidades de las plantas invernales

El galanthus es la bulbosa más temprana y crece muy bien si la plantas directamente en el césped. Así disfrutarás de una tonalidad blanquecina en tu jardín. Hay que tener cuidado con los caracoles, ya que esta plaga sobre todo afecta a la bergenia, por lo que hay que tomar la medidas oportunas para eliminarlos. Además, esta especie puedes encontrarla en setos, árboles altos e incluso en macetas.
Flor Flor
Cuando deje de florecer el heléboro se deben podar los tallos al ras y eliminar las hojas marchitas que puedan deteriorar la belleza de la planta. Los crocus son especies preciosas y son mucho más atractivos cuando se plantan en grupo.
En invierno también podemos disfrutar de plantas con flores maravillosas y de colores muy diversos. Por lo que es fácil tener un jardín vivo si sabes elegir las plantas más adecuadas.

Consejos para sembrar arboles para otoño e iniverno

Otoño e invierno son las dos mejores temporadas para plantar árboles. Durante los meses fríos, las raíces trabajan mejor en el suelo y emergen en primavera. La única dificultad por estos meses puede ser el suelo congelado y el tener que romper el suelo trabajando duro, pero una vez que se termina de picar el suelo, la plantación del árbol es simple.
1
Materiales necesarios:
  • Pala
  • Picota
  • Agua
  • Semillas
Instrucciones:
Escojan un árbol en un vivero local, ideal si investigan acerca de los árboles nativos de su zona, porque ese tipo de árboles tiene mayores posibilidades de supervivencia.
2
Localicen una parcela de tierra para plantar los árboles, tomando en consideración la forma del árbol y la altura a la cual puede llegar a crecer.
Caven un agujero de dos a tres veces más ancho que la semilla. Si la tierra esta dura, hay que picarla y romperla.
Hay que picar un espacio bastante más grande que el que ocupará la semilla, a fin que las raíces puedan crecer fácilmente en el suelo. Alrededor del agujero donde está la semilla, elaboren una berma y rieguen en suelo.
3
Rieguen la zona demarcada con la berma a fondo una vez cada dos semanas durante el otoño e invierno. No hay que sobrecargar con agua los agujeros ni dejarlos secarse, ya que la idea es que la tierra este siempre húmeda.
Otro punto de importancia a la hora de plantar árboles, es evitar las heladas, poniéndole protecciones de malla alrededor si es necesario a los pequeños arbolitos que recién germinan.

Las flores de invierno

Cuando la temperatura desciende creemos que ya no veremos nuestro jardín florido ni oleremos el perfume tan delicioso de los meses anteriores, pero hay una serie de flores que con cuidado, también florecen en invierno y dejan hermoso y colorido nuestro jardín.
Magnolias, camelias, begonia, jazmín chino o jazmín de invierno, violeta de los Alpes, jacintos, alvivias, fresias y muchas más.
Se recomienda plantarlas a principios del otoño para que florezcan en invierno y estén en su total esplendor, se pueden plantar tanto en macetas, como directamente en la tierra formando una galería, un círculo o donde más nos guste.
Combatiendo plagas tales como las hormigas, regandolas dia por medio en horas cuando cae el sol, cubriendolas de las heladas, estas flores nos acompañarán durante todo el invierno y mantendrán decorado nuestro jardín y darán un aspecto alegre a nuestro hogar.

Como se deben regar las plantas de interior en invierno

En el invierno, las plantas necesitan una menor cantidad de agua que en las otras estaciones. Esto se debe a que están en estado de reposo, debido a la falta de calor y luz que reciben diariamente.

En la mayoría de los casos, un riego semanal es suficiente, aunque tenemos que prestar atención a un factor muy importante como es la calefacción dentro del hogar. Esto suele resecar el ambiente y la planta necesitar más humedad.

Si notamos que alguna planta presenta partes marchitas o secas será conveniente retirar estas partes, para evitar que gaste sus energías en vano

La observación directa es la que siempre va indicar las necesidades de agua de cada ejemplar.
Si aún tenemos dudas, para no abusar del agua o darle de menos, una forma sencilla de comprobar la falta del líquido vital es tocar el sustrato y tierra con la yema de los dedos, y si se encuentra seco, debemos regarlo. Si aún está húmedo, debemos esperar un poco más.

Como preparar el jardín para el invierno

Preparar el jardín de invierno es sobre todo un asunto de limpieza y coberturas. A medida que el otoño avanza y las temperaturas caen, aquellas plantas que no murieron por la helada se preparan para la inactividad. 
Retira los tallos ennegrecidos y el follaje de flores anuales y verduras para prevenir la posibilidad de que alberguen agentes patógenos y huevos de insecto a lo largo del invierno. El clima fresco es bueno para hacer marcos de protección, cavar, embalar en lechos levantados, y hacer  reparaciones en general. 
Aunque pareciera que toda la actividad en el jardín se ha paralizado, muchas cosas siguen ocurriendo bajo la tierra hasta que se congela. Los árboles y arbustos recién trasplantados, las divisiones de los perennes, y los bulbos robustos todos están en proceso de crecimiento utilizando las sustancias nutritivas y la humedad del suelo a su alrededor. 
Los gusanos y varios microbios en la tierra están todavía procesando el material orgánico que encuentran. 
Muy probablemente, el pajote orgánico que extiendes para proteger el suelo durante los meses de verano se habrá descompuesto. Es importante extender un nuevo pajote y una capa más gruesa en invierno para proteger a las plantas y el suelo a lo largo de los meses de invierno. 
La idea no es tanto mantener el suelo caliente sino conservar una temperatura constante. Una vez que el suelo se congele, el pajote lo mantiene tibio. Por lo tanto si  tienes árboles de sombra, convierte las hojas caídas en pajote y utilízalos en todas tus parcelas. 

El clima

La nieve tanto protege como pone en peligro las plantas. Una buena cubierta para la nieve aísla el suelo como lo hace el pajote. Sin embargo, la nieve acumulada en las hojas de los perennes ponen en peligro de fractura a las ramas. Quita la nieve de las ramas inferiores primero, luego trabaja hacia arriba. 
De esta forma la nieve de arriba no agregará peso a las ya cargadas ramas inferiores. Si las ramas son dobladas por el hielo, no intentes liberarlas. Por el contrario deja que el hielo se derrita y las libere gradualmente.

  • Corta los tallos secos de perennes al nivel de suelo después de la helada para arreglar el jardín y remueve los huevos de parásitos y las esporas de enfermedades que puedan persistir. Deja los tallos con atractivas semillas que encabezaran el invierno.
  • Tritura las ruinas de plantas muertas para crear un acondicionador de suelo orgánico. Los montones calientes y activos matan las semillas de las malezas y las enfermedades patógenas; los montículos pasivos o inactivos no lo hacen. Tira el material de plantas dudosas en la basura
  • Corta el follaje enfermo de las plantas perennes y de los arbustos y dejalos en la basura. Pasa el rastrillo y descarta los viejos y también  enfermos pajotes.
  • Para impedir que los roedores aniden en la tierra, espera hasta que las heladas lleguen al suelo antes de agregarle una capa de 6 pulgadas (15.24 centímetros), de material orgánico como el pajote de invierno.
  • Cubre con pajote los lechos de los perennes y de los arbustos con agujas de pino u hojas cortadas. Esto protege tanto a las raíces de la planta como al suelo y modera los efectos de los extremos cambios de temperaturas que ocurren durante las heladas de invierno y los deshielos.
  • Cubre las camas de bulbos con pajote de ramas de hoja perenne para proteger el suelo de rajaduras durante el invierno. De otra forma las plantas, sobre todo las pequeñas, y los bulbos plantados superficialmente, pueden ser arrastradas a la superficie.
  • Proteje la tierna corteza de los árboles jóvenes de bichos roedores envolviendo sus tallos o troncos con cables o con mallas protectoras.
  • Proteje las plantas perennes, en particular las de hojas frondosas, de las sequías producidas por el viento de invierno y el sol, colocando pantallas de arpillera o refugios de paño de sombra.

Algunso consejos para cuidar tus plantas en invierno

– Los cactus deben controlarse de cerca. En invierno pueden sufrir el ataque de cochinillas, que los deterioran rápidamente. Pulverice con un insecticida sistémico apenas detecte las primeras. 

– No utilice abrillantadores de hoja durante los meses fríos: las altas temperaturas interiores pueden tornarlos tóxicos para las plantas
– No coloque las plantas de interior bajo la lluvia: el shock del agua fría sobre sus tejidos las daña y torna sus hojas amarillas rápidamente. 
– Hay plantas de baja exigencia lumínica que continúan desarrollándose incluso a 2 o 3 metros de distancia de una ventana: Aspidistra elatior (hoja de salón), Monstera deliciosa (costilla de Adán), tradescantia (la de hoja verde) Scindapsus aureus (potus) y filodendro. 
– Las plantas en interior se deben trasplantar a fines del invierno. Una vez trasvasadas se rociarán con agua templada y se comenzará a fertilizarlas. 
– Para agregar un poco de color en el interior podemos recurrir a ciertas plantas que florecen en invierno como, por ejemplo, Aechmea fasciata (una Bromeliacea con inflorescencia muy decorativa), Euphorbia pulcherrima (estrella federal), Hippeastrum (amarilis), Hyacinthus (jacinto), Uriesea (Bromeliacea con inflorescencia roja o anaranjada, sumamente vistosa). 
– Durante los meses en que se utilice la calefacción las plantas que necesitan una alta humedad ambiente (helechos, crotones, cissus y violeta africanas) deberán trasladarse al cuarto de baño (siempre y cuando tenga luz natural) para evitar que sufran marchitamientos.