Espino-de-fuego-1

Conoce el Espino de Fuego

Anuncios Patrocinados
 Aunque la especie Pyracantha coccinea florece durante los meses más cálidos del año, cuando comienza el otoño y aparecen sus abundantes y vistosas bayas la planta adquiere un atractivo especial.

Amarillas, anaranjadas o rojas -pero siempre en tonos muy intensos- las bayas del espino de fuego le confieren a la planta un colorido especial, y permanecen en ella hasta bien promediado el invierno. Y curiosamente, además del innegable carácter ornamental han sido muy utilizadas en culinaria, para la preparación de dulces e infusiones, como reemplazo del café.
Espino de fuego

Este arbusto suele medir entre 1 y 2 metros de altura, aunque en algunos casos puede llegar a los 4 metros. Sus hojas perennes tienen una coloración verde oscura, y las flores -también muy bonitas- son blancas. Lo mejor de todo es que el espino de fuego se adapta muy bien a prácticamente todos los suelos, y puedes ubicarlo en jardines semisombra o a pleno sol.
La multiplicación de la especie se puede efectuar por medio de semillas durante la primavera o el otoño, o bien en verano por medio de esquejes. Otra ventaja adicional es que el espino de fuego no necesita muchos cuidados: requiere poco riego y poca poda, y queda fantástico en setos o adornando las paredes del jardín.
Espino de fuego