espatifilo-plantas-interior

El Espatifilo, una planta de interior

Anuncios Patrocinados
Dos de las características principales de esta planta de interior son sus famosas hojas vidriadas y su florescencia blanca (semejante a la del Anthuriums). Es una planta bastante extendida en los hogares, aunque normalmente las que solemos encontrar habitualmente son casi todos híbridos. Otra característica de la planta es sus rizomas cortos y subterráneos, de donde brotan las matas de hojas.
Vamos a hablar un poco de cuidados. En invierno es conveniente reducir los riegos, ya que la planta entrará en un período de descanso donde no requiere casi agua. Durante todo el año debes evitar exponer al Espatifilo a la luz directa del sol. Es una planta delicada, podrían dañarse las hojas. Mucha cuidado por tanto con la luz directa, principalmente en los meses más calurosos del año. Es una planta a la que le gusta la luz, pero filtrada. En primavera y en otoño podemos abonar con estiércoles diluidos cada dos semanas.
Cultiva el Espatifilo en un lugar de ambiente caliente y con una  atmósfera ligeramente húmeda. Si no cumple la primera condición, deberás calentar el follaje regularmente con agua tibia. Para aumentar la humedad, sigue el consejo que te hemos dado otras veces en la página: pon la vasija sobre un lecho de grava donde haya agua sin que este sumergida completamente. La evaporación que se realizará, hará un medio húmedo y óptimo para la planta.
Es una planta de interior de crecimiento rápido, por lo que precisará de un trasplante a otra maceta ligeramente más grande una vez al año. Este trasplante es conveniente realizarlo en primavera. En cada cambio de maceta que hagamos del Espatifilo, debes cambiar también toda la tierra. Y es que la planta necesita de un terreno no demasiado drenado.
Anuncios Patrocinados