cultivo-general1

Como cultivar la habichuela en casa

Anuncios Patrocinados

Los productores de habichuelas deben tener muy
claro que la elección correcta de la variedad es el factor más importante que
determinará el rendimiento y la calidad del producto. Deben establecerse cuales
son los materiales que mejor se adaptan a las condiciones locales.
  
Las habichuelas son susceptibles al ataque de
hongos del suelo que causan pérdidas de plántulas en la emergencia. Las plagas
también pueden afectar la plántula emergente causándole la muerte. La manera
más simple y eficaz de prevenir estas pérdidas es aplicando a la semilla
fungicidas e insecticidas. Las semillas de habichuelas ROYAL SLUIS vienen
tratadas, sin embargo tratamientos adicionales pueden ser aconsejables en
algunos casos.
  
Las habichuelas son sensibles a las condiciones de
baja temperatura del suelo. Idealmente se deben sembrar en suelos francos, de
buena textura, con un alto contenido de materia orgánica. Es importante  que una vez abiertos los surcos para sembrar,
se tapen a la mayor brevedad especialmente si son suelos susceptibles al secado
rápido ya que esto afectará negativamente la germinación.
  
La semilla de habichuela debe ser sembrada a 2.5 –
4.0 cm. de profundidad, pero sobre suelo húmedo, por lo tanto profundidades de
5 – 7cm. pueden ser necesarias en algunos casos.
  
El riego antes de la floración es importante para
incrementar en forma significativa el desarrollo vegetativo de la planta. El
riego durante la floración de la habichuela y los primeros estados de
desarrollo de las vainas es esencial, produciendo un incremento considerable
del rendimiento. Nunca debe faltar agua en este estado.
  
De los tres principales macronutrientes, el Nitrógeno
produce la mayor respuesta de la planta. El fertilizante más adecuado es el que
presenta la siguiente relación de NPK: 3N:2P:1K. Se recomienda utilizar
fertilizantes libres de cloro. La cantidad total de fertilizante  debería aplicarse al suelo al momento de la
siembra o en la preparación del suelo. Aplicaciones de fertilizante  posteriores a la implantación del cultivo o
durante el desarrollo de este deben considerarse solo en casos de deficiencia
de Nitrógeno. En ese caso es recomendable aplicar 25 kg. N/Ha.
  
Las habichuelas determinadas producen sus máximos
rendimientos en hileras poco espaciadas (14cm.). Generalmente estas distancias
son recomendadas para cosechas mecánicas. En los casos en que solo se hace
cosecha manual, espaciamientos mayores son necesarios. Distancias de 50 – 60
cm. entre surcos son recomendables.
Para calcular la dosis final de semilla por
hectárea a utilizar es necesario conocer el número de semillas por Kilo, el
porcentaje de germinación y dar un margen del 10% de plántulas perdidas. En
general se puede hablar de dosis de semillas por hectárea de 80 kg. promedio.
  
Para obtener máximos rendimientos el control de
malezas es primordial. Este puede ser efectuado en forma manual, mecánica y química.
En la preemergencia se debe tener en cuenta que los productos químicos
controlan las malezas presentes al momento de la aplicación o de semillas de
malezas que germinen más tarde, sin embargo su efecto residual para que no
afecte la semilla depende de una buena humedad en el suelo.
  
Hay una serie de enfermedades que puedan afectar a
la habichuela. Ellas  son  causadas por bacterias, virus y deficiencias
varias. En cuanto a bacterias la más importante es Pseudomonas phaseolicola que
ocasiona puntos acuosos por el envés de la hoja, las lesiones son de color café
con un halo amarillo de mayor tamaño. Se controla sacando del campo las plantas
enfermas y aplicando oxicloruro de cobre a intervalos de 10 días. Esta
enfermedad es trasmitida por la semilla por lo cual no se debe sacar semilla de
lugares con incidencia de esta enfermedad. La semilla ROYAL SLUIS está libre de
esta. Otras enfermedades son causadas por Botritys y Sclerotium.                
Anuncios Patrocinados