Category Archives: Jardines del Mundo

jardinbotanicoalava

Jardines del mundo: Jardín Botánico de Santa Catalina

Anuncios Patrocinados
Un entorno privilegiado como es el de la Sierra de Badaya fue oculto durante años como un tesoro. En las ruinas del Monasterio de Santa Catalina, las hiedras, los musgos líquenes y otros elementos naturales aprisionaron la piedra para que no cayera y mantuviera su gallardía. Mucho tiempo tuvo que pasar para que la naturaleza hiciera su trabajo y el ojo del hombre se percatara de lo singular de este rincón. Hoy se ha convertido en el Jardín Botánico de Santa Catalina abierto para que el visitante disfrute de la combinación de la historia y la botánica.

En su recorrido se puede disfrutar de las plantas autóctonas y de diferentes especies traídas de lugares más o menos lejanos como las araucarias chilenas, helechos arbóreos de Nueva Zelanda, cactus argentinos, un olivo milenario, entre otros.
botanic-cullera-jardin-botanico_499267

Jardines del mundo: Botànic Cullera

La ciudad costera de Cullera (Valencia) cuenta con numerosos atractivos, entre ellos no hay que dejar pasar la visita al jardín botánico Botànic Cullera.



El Botànic Cullera es una institución de carácter privado, comprometida con la divulgación del ecologismo, la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático. El recinto ajardinado cuenta con una extensa colección botánica que comprende más de 2.500 especies vegetales distribuidas entre sus 22.000 m2 de zona ajardinada.


El jardín cuenta con más de 150 especies diferentes de palmáceas y más de 50 variedades de Cycas, Zamias, Dioones, Macrozamias y Encephalartos, junto a una gran colección de plantas autóctonas, cactáceas, aromáticas y arbóreas. Un paseo entre toda esta vegetación se convierte en un placer para los sentidos, donde disfrutar de la biodiversidad que nos rodea y escuchar el ritmo pausado de la vida, la flora y la fauna.

Nada de ruido, nada de estrés. El lugar perfecto para disfrutar con la familia y acercar a los estudiantes a la naturaleza. Donde sentir el peso de nuestra propia historia al entrar en la Masía del siglo XIX que ha sido restaurada para albergar el Museo Etnológico; muestra de aperos y utensilios tradicionales empleados antiguamente en las explotaciones agrícolas de la zona.

Saborear el momento de perderse por sus 3 km de caminos y respirar sus aromas nos dará la sensación de haber entrado en un autentico edén. Durante el paseo iremos descubriendo sus diferentes zonas; las dedicadas a especies hortícolas y frutales tropicales, el cactarium y una de sus partes más bonitas; el lago de palmeras del mundo.

Disponen de una Aula Verde a disposición de los Colegios para que sus visitas se completen con un mayor acercamiento de la naturaleza a los estudiantes; donde puedan conocer las diversas especies vegetales, sus características y peculiaridades.
be_Berlin_Dahlem_Tropenhaus_I__Hass_Botanischer_Garten_und_Botanisches_Museum_Berlin-Dahlem_3_452x

Jardines del mundo: Botanischer Garten und Botanisches Museum Berlin-Dahlem

El jardín botánico se desarrolló entre el siglo XIX y el XX gracias a la obra de Adolf Engler, que hizo de él uno de los más ricos y destacados del mundo. El jardín, que se extiende sobre una superficie de más de 40 hectareas, posee más de 22.000 especies diversas procedentes de todo el mundo, entre las que se destaca un excepcional núcleo de especies tropicales acogidas en el Grosse Tropenhaus, un gigantesco invernadero de vidrio en el que se reproducen las condiciones climáticas características de la selva pluvial. Cerca de una de las dos entradas, el Botanische Museum, dotado de un riquísimo herbario y de una excelente biblioteca especializada, ilustra a través de detalladísimos dioramas la evolución de las especies botánicas en la tierra.



El Botanischer Garten está gestionado por la Freie Universität. La casa de los cactus, es una de sus bazas junto con el invernadero descomunal (Grosse Tropenhaus: 25m de altura, 30m de anchura y 60m de longitud): no existe otro más grande en ninguna parte. Mantiene dentro temperatura tropical y humedad garantizada para los bambúes gigantes que llegan hasta el techo.


abren-nueva-seccion-del-high_323x216

Jardines de Nueva York mas amplios

Nueva York dio la bienvenida a la apertura oficial al público de la muy esperada ampliación del High Line, un innovador parque construido sobre antiguas vías de tren que recorren el lado oeste de la isla de Manhattan a nueve metros de altura.

Cientos de neoyorquinos y turistas recorrieron por primera vez el segundo tramo del nuevo jardín de moda de la Gran Manzana, que se extiende ya desde la calle Gansevoort hasta la número 30, por más de kilómetro y medio de vías abandonadas que han sido reinventadas para romper con el concepto tradicional de lo que es un parque.
Pocos esperaban, cuando se inauguró su primer tramo en junio de 2009, que esta original manera de rehabilitar una vieja línea ferroviaria traería consigo un enorme florecimiento económico en los tres barrios que ya atraviesa -Meatpacking, Chelsea y Midtown-, y que se convertiría en una de las zonas verdes más visitadas de la ciudad del famoso Central Park.
Sin embargo, este imaginativo parque ha sido visitado por más de dos millones de personas tan solo el año pasado y desde su apertura ha generado unos $2 mil millones en inversión privada, la construcción de dos hoteles -entre ellos el Standard, uno de los más exclusivos de la Gran Manzana- y la creación de 12 mil puestos de trabajo, aunque su construcción ha costado $153 millones.
Nacimiento de un mágico jardín
Fue hace una década cuando se empezó a discutir qué hacer con esta vieja y abandonada línea de tren, construida en los años 30 para transportar mercancías a lo largo de la Décima Avenida con las que abastecer las fábricas en las orillas del río Hudson.
Pero si entonces la mayor parte de los comerciantes y propietarios de edificios en ese área abogaban por la demolición de las viejas vías, hoy la apertura de la segunda sección de este parque es celebrada tanto por los dueños de locales de la zona como por los neoyorquinos, que llevaban dos años esperando la ampliación de este exitoso parque.
“Este mágico jardín en el cielo no solo se ha convertido en la característica que define los barrios del Meatpacking y Chelsea, sino que ha demostrado al público cómo la inversión pública en un espacio abierto puede estimular el desarrollo económico y la excelencia en el diseño”, dijo la comisaria de planificación urbanística de Nueva York, Amanda Burden, en la inauguración.
Al igual que en el primer tramo, la decoración de sus jardines se inspira en las plantas salvajes que crecieron entre las vías cuando dejaron de ser transitadas hacia los años 80, y desde allí se podrán observar las aguas del río Hudson, los emblemáticos edificios con escaleras de incendios de Chelsea y los icónicos edificios Chrysler y Empire State, así como el legendario hotel New Yorker.
Además, con la apertura de esta segunda sección -que duplica el recorrido inicial del High Line- se ofrecerán numerosas actividades culturales en el parque, entre las que se prevén una escultura de Sarah Sze, una instalación sonora de Julianne Swartz y una exposición de fotografía de Joel Sternfeld, así como espectáculos de danza de la compañía de baile de Trish Brown.
“El High Line se ha convertido ya en un destino de reconocimiento internacional y en un icono de la ciudad de Nueva York, por lo que la apertura de la segunda sección lo convierte en una experiencia aún más agradable”, dijo el alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, al cortar la cinta inaugural.
El alcalde anunció que la joyería Tiffany’s ha decidido donar $5 millones a este proyecto para completar la construcción del parque, que con su tercera y última sección se ampliará hasta la calle 34.

Los jardines orientales

Los japoneses consideran que el mundo es tal y como la imaginación lo crea. No se distingue de uno mismo, de los sueños y la locura. El universo está en constante cambio, en continuo proceso de creación y destrucción, de vida y muerte. Nada es estático, nada permanece y así como las nubes cambian de forma y las estrellas el firmamento, así se mueven las montañas y los valles, aunque demasiado despacio para que lo aprecie el ojo humano. Según una tradición milenaria, dos grandes fuerzas opuestas se revelan en este proceso constante, el yin y el yang , representantes de cada polo sexual. Cada elemento del paisaje pertenece a una y tiene, por tanto, un atributo sexual. El paisaje ideal es el producto del equilibrio de ambas.
Unas complejísimas premisas filosóficas son la base del increible y sutil arte de la jardinería en Japón. Esta tradición se plasma en el sakuteiki, uno de los primeros manuales sobre jardinería escrito por Tachibana Toshituna (1028-1094). Se basa en el Feng Shui, arte universal de equilibrar y armonizar el flujo de energías naturales en el entorno para crear efectos beneficiosos en la vida de quien lo practica. De esta forma, si se disponían los objetos de una manera que no fuera la correcta, era un símbolo de mal presagio. El sintoísmo, por su parte, difundía la creencia de que el mundo está repleto de espíritus, y que estos habitan en las rocas, el agua o las plantas de tal forma que, para no desatar su cólera, se había de extremar el cuidado y las atenciones a estos elementos.
Elementos naturalesEstos jardines, despojados de toda suntuosidad, seducen por la sabia combinación de piedras, arbustos y arena, reflejando la sensibilidad de los japoneses y su amor a la naturaleza. El surco de agua que simula el recorrido de un río es altamente apreciado porque trae al jardín el sentimiento del valle, mientras que las rocas enterradas hasta más de la mitad de su volumen permiten lograr una mayor naturalidad de las montañas. Así, los jardines japoneses cumplen con la finalidad de servir como lugar de meditación donde el ser humano puede interpretar lo que presencia a su modo, concentrando la energía hacia el interior de su espíritu.
En el mundo occidental, se intenta copiar esta forma de crear y cuidar el jardín. Sin embargo, la mera preocupación por lo estético que parecen tener estas réplicas no se tiene en su origen: en Japón, se huye del adorno fácil, tiene su origen en las creencias religiosas y busca una armonía mágica con el entorno y los elementos naturales.
Las rocas son elementos con gran fuerza simbólica, por lo que la elección de la piedra ha de realizarse con sumo cuidado. Debe tener formas artísticas, aunque lo importante es saber aprovechar las ventajas naturales de la roca escogida usando, por ejemplo, las más planas en la confección de cascadas. En cuanto a la disposición de flores y plantas, no debe haber abundancia de canteros y motivos florales. La flor debe ser un toque de distinción, porque de lo contrario desviaría la atracción visual. Un jardín sobrio y visualmente panorámico es el secreto de la elegancia.
La importancia del aguaEl agua es uno de los principales elementos en los jardines orientales, y debe dar la sensación de que brota de la vegetación. Los conocidos como ‘sansui’ eran unos jardines grandiosos que se podían recorrer en barca, surcando el agua del arroyo o de los lagos artificiales con islas . El estanque era el centro de atención, de forma que todo el diseño del jardín giraba a su alrededor y, aunque éste no se encontrase necesariamente en el medio, sí ocupaba un lugar privilegiado.
En los lagos, tiene suma importancia el lugar por donde penetra el agua, normalmente en forma de cascada, que debe ser un punto de interés donde se centre la atención. Además, no es conveniente que pueda verse totalmente desde ningún punto del jardín.
Las cascadas son otro de los elementos característicos de este tipo de jardines, ya que introducen el sonido y el movimiento en el diseño general, de forma complementaria a la del viento que mueve los árboles y el follaje.
Y, por supuesto, también relacionados con el agua, están los puentes, siendo el más característico el constituido por una única laja de piedra o sustituyéndola por un material más barato y menos noble como la madera. Las islas sirven también para crear otros focos visuales de interés.
También existen los jardines secos, que sustituyen el agua por la grava, marcando en ellas formas naturales, simulando arroyos, etc. Las piedras que sobresalen en grupos son, ni más ni menos, las islas donde reposan los elegidos en paz. Son las rocas las que cobran especial importancia y el concepto fundamental es el del equilibrio, equilibrio implícito, asimétrico de formas y esquemas, el equilibrio entre las formas y los colores, el agua y el follaje, entre lo vacío y lo lleno.

El jardín botánico de MAdrid

Real Jardín Botánico de Madrid
Real Jardín Botánico de Madrid. Un jardín botánico es una institución (generalmente estatal) donde se exhiben flores y plantas ordenadas e identificadas de acuerdo a su criterio científico.
Este jardín botánico fue fundado hace más de 250 de años por Fernando VI, y contaba entonces con unas 2000 plantas recogidas por José Quer en  sus viajes de intercambio con otros botánicos. El Real Jardín Botánico es un instituto que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas desde 1985;  desde su creación lleva las funciones de todos los jardines botánicos, lainvestigación, conservación y la educación sobre la naturaleza.
En este instituto hay recorridos donde se puede disfrutar de lanaturaleza y la calma, repletos de sitios donde se contemplan siglos de historia, al mismo tiempo promueve  conocimientos sobre ciencia. El Real Jardín Botánico ofrece un programa de actividades para los visitantes que no pertenecen a ningún grupo y que desean profundizar sus conocimientos sobre el mundo vegetal.
Cada semana se planifican actividades como talleres, visitas guiadas, exposiciones, etc., para cualquier ciudadano, desde estudiantes, familias y todo el público que desee puede participar en ellos. El objetivo es difundir el trabajo que realizan los científicosdesde su perspectiva lúdica y práctica.

El hermoso jardin japones

Es el más importante en cuanto a sus dimensiones respecto de otros jardines de su estilo ubicados en distintas partes del mundo fuera de Japón. Fue diseñado por el ingeniero Yasuo Inomata. En este lugar se combinan simbolismos, mitos y paisajes naturales que logran un escenario armónico con una atmósfera de paz en medio de la ciudad.

El dominio de las líneas curvas y de la asimetría como criterio reinante responde a la búsqueda del equilibrio entre las formas originales y el amplio vacío. Los materiales rústicos acompañan esta concepción simple del espacio que transmite paz y recogimiento, que respeta el paisaje natural y los símbolos de la filosofía Zen. Así, los elementos básicos de la naturaleza, como el agua, las piedras y las plantas, se vuelven protagonistas del diseño y exceden su valor meramente decorativo. 
El agua en sí representa una fuente de vida y es el símbolo de la riqueza. Este elemento fundamental puede presentarse en forma de lagos o cascadas. Los primeros siguen el modelo natural o se estructuran según caracteres de la escritura china. En cuanto a las cascadas, se prefiere la orientación este-oeste ya que, según la mitología china, en el lado occidental habitaba el mal y en el lado oriental, el bien. 

PEQUEÑAS OBRAS DE ARTE 

Las piedras merecen un capítulo aparte. En la construcción de jardines japoneses, las rocas –asociadas con la eternidad– se incorporan como un elemento básico que perdura a través del tiempo sin requerir mantenimiento alguno. Se valoran las formas extrañas resultantes de la erosión del agua y del viento y se las ubica, en general, semienterradas. Antiguamente, ubicar las piedras era una práctica condicionada por ciertas creencias supersticiosas. Entonces, para evitar que espíritus o demonios invadieran la tranquilidad de las familias, había reglas que debían ser estrictamente respetadas. A partir del siglo XIX, las piedras comenzaron a colocarse de acuerdo con principios del arte abstracto. 

Es el más importante en cuanto a sus dimensiones respecto de otros jardines de su estilo ubicados en distintas partes del mundo fuera de Japón. Fue diseñado por el ingeniero Yasuo Inomata. En este lugar se combinan simbolismos, mitos y paisajes naturales que logran un escenario armónico con una atmósfera de paz en medio de la ciudad.
La tendencia natural de una roca indicará si es vertical (TATE-ISHI), horizontal (SHOKO-ISHI), delgada y plana (HIPA-ISHI). Un grupo de tres, ubicadas de manera estética, forman un ISHI-GUMI básico y simbolizan: el cielo, la más alta; la tierra; el hombre, la más chica. Así, se representa, mediante elementos simples, todo un microcosmos (arte abstracto). 
Los diseños de los caminos de piedras en los jardines japoneses están basados en fenómenos de la naturaleza y sirven para guiar al caminante mientras cumplen una función ornamental. Una vez más, dominan las líneas curvas. La separación de 10 centímetros entre piedras se debe a que el kimono, atuendo característico de Japón, no permite dar largos pasos. 
Como símbolo de bienvenida encontramos diferentes tipos de faroles tallados en granito. Antes, eran ubicados cerca de los senderos que conducían a los templos y, de esta manera, funcionaban como “guías” en el camino hacia el paraíso. Asimismo, como símbolo de la pureza religiosa, se acostumbraba colocar grava en ciertos lugares de los jardines y a dibujar motivos sobre ella. 

PASEO Y CONTEMPLACIÓN 

En cada rincón del jardín puede percibirse el espíritu japonés, respetuoso y amante de la naturaleza. Cada pieza de este gran rompecabezas ocupa un lugar especial. 
Los puentes cumplen la función de unir diferentes puntos y de permitir recorridos que regalan otras visiones posibles. Como por ejemplo el puente curvo, por el que se accede a la Isla de los Dioses. Pero también encontramos puentes que encierran historias y tradiciones, como el Yatsu-Bashi (o de las decisiones) que otorga tres oportunidades para meditar (tramos rectos y largos) antes de tomar resoluciones importantes. 
En la Isla de los Dioses residen las divinidades. En ella encontramos una pagoda en cuya base se observa la figura de Buda. La cascada que se encuentra en la isla simboliza las distintas etapas de la vida. La naciente representa la juventud mientras que las ondulaciones, las experiencias acumuladas. Por último, encontramos el reposo de la vejez y la sabiduría. Las coníferas de este sector también tienen una razón o símbolo: con su madera se hace tanto la cuna como el ataúd al final de nuestras vidas. 
La Casa de Té, de dos plantas, brinda al público un lugar de descanso y de reunión. A la derecha se halla una representación abstracta que parece un gran damero: los cuadrados de césped se intercalan con baldosones. 
Es el más importante en cuanto a sus dimensiones respecto de otros jardines de su estilo ubicados en distintas partes del mundo fuera de Japón. Fue diseñado por el ingeniero Yasuo Inomata. En este lugar se combinan simbolismos, mitos y paisajes naturales que logran un escenario armónico con una atmósfera de paz en medio de la ciudad.
Hacia el final del jardín se encuentran el muelle y la glorieta, lugares que, para los japoneses, invitan a un examen de conciencia para evaluar el año en sus aspectos positivos y negativos. En el centro del último lago aparecen dos islas unidas por un puente de piedra. Ellas representan el deseo de alcanzar la juventud eterna y la longevidad. 
Rocas, islas, cascadas y quietos lagos, costas, glorietas y coloridos puentes, en cada elemento y en su ubicación puede encontrarse una razón de ser, un signo, un refugio para la contemplación. Los diferentes verdes se intercalan con el resto de los colores de la naturaleza en una composición armónica que también logra transmitir la paz que puebla este gran jardín. 

Los Jardines de Suzhou en China

Los Jardines de Suzhou entran en la categoría de los más famosos y destacados, tanto de China como del mundo entero. Son Jardines Históricos por excelencia, su origen data desde más de dos mil años de antigüedad, y, en la actualidad, son considerados Patrimonio de la Humanidad.
En ellos no sólo se puede disfrutar de la jardinería China, de una gran variedad de especies y ejemplares de vegetación, sino que se puede contemplar una hermosa y atractiva mixtura entre la naturaleza, la arquitectura y la pintura.
La ciudad de Suzhou es conocida, específicamente por sus jardines, por la calidad y la cantidad de los mismos, dado que cuenta con más de 150 jardines sobre su superficie. Si bien muchos de ellos se han visto deteriorados por el paso del tiempo y por la falta de cuidado, aun hay una buena cantidad que se mantiene y se conserva.

Los atractivos de los Jardines de Suzhou

Uno de los detalles más impactantes de los Jardines de Suzhou, es que su estructura y diseño, es la recreación y representación de paisajes naturales, en forma de miniatura. No son extensiones pequeñas, sin embargo se manifiesta una imitación de espacios naturales, mediante la ubicación de sus componentes, en tanto por las plantas, las rocas, los estanques, las torres y diferentes colinas artificiales.
Esta característica propia de los jardines de Suzhou, la de representar en miniatura los grandes paisajes, es propia de la jardinería china. De hecho, estos jardines no se remiten a algún reinado específico, sino que son creaciones particulares de los pobladores de la ciudad, en los siglos donde fueron desarrollados.
Algunos de los jardines más destacados de Suzhou, son el Jardín del Humilde Administrador (Jardín Zhuoizheng), Jardín del pescador (Jardín Wangshi Yuan) y el Jardín del Pabellón de las olas azules (Jardín Canglang Ting).

Espacios Verdes en Madrid

En las grandes ciudades, el cuidado y la conservación de los espacios verdes se han vuelto algo establecido. Madrid, por supuesto, no es la excepción. En esta ciudad hay una gran cantidad de parques y jardines, calificados como patrimonio, monumentos artísticos y naturales de su superficie.

Uno de los puntos más destacables de Madrid es su cantidad de árboles, llegando a un número cercano a las 250 mil unidades. En este sentido no es sólo la primera ciudad española, sino la primera ciudad europea. De hecho, únicamente Tokio cuenta con mayor cantidad de árboles en su superficie.

Diferentes parques y jardines se abren paso entre la urbanidad citadina y, más allá de su función ambiental, más que necesaria e indispensable, en Madrid se presentan con fuertes cargas estéticas, siendo lugares únicos. A continuación destacaremos los parques más impresionantes de la capital de España.

El Parque del Oeste y el Parque del Buen Retiro, Madrid

Si bien es muy importante la cantidad de jardines y espacios verdes en Madrid, como decíamos anteriormente mucho mayor a la media de toda Europa, destacaremos dos parques en esta ciudad, con una fuerte carga histórica y una excelente mixtura entre la naturaleza y la arquitectura.

El Parque del Oeste cuenta con la mayor calidad en referencia al paisajismo en toda la ciudad de Madrid. Su diseño se centra en la estética inglesa, naturista, extensas dimensiones de césped, arboledas y senderos que se determinan por el paseo natural del parque. Es un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza. Diferentes especies de flores y plantas, de donde se destacan sus variados rosedales. Este parque también ofrece una singular arquitectura.

Por otro lado, el Parque del Buen Retiro, se encuentra en una zona mucho más céntrica de la ciudad. Con un lago como núcleo, este parque tiene unos 15 mil árboles dentro de su extensión de 120 hectáreas. Las especies de árboles son diversas e impactantes. Con buena arquitectura, también ofrece su rosedal y sus hermosos paseos.

Sin duda, dos parques madrileños que debes visitar.

Jardines en Nueva York

Con la modernidad, Nueva York ha pasado a ser la ciudad más importante del mundo. En ella se pueden vislumbrar gran e impactantes obras de la arquitectura, allí se encuentra el centro de la economía y de las finanzas. Sin embargo, otro aspecto por el que se puede destacar a Nueva York, es por la cantidad y la belleza de sus parques.

Si bien el Central Park es el parque más reconocido de la ciudad, existen otros que, menos afamados, no tienen nada que envidiarle. Uno de ellos es el Prospect Park. Este parque neoyorquino se parece surgir y abrirse paso de repente, aun manteniendo un velo de misterio.
Tras un arco principal, el aire del Prospect Park se respira sin rascacielos o grandes edificios aledaños. La tranquilidad impera allí, y se puede disfrutar de sus esculturas y toda la jardinería cuidada y preservada.

Parques por los barrios de Nueva York

Después del Central Park y del Prospect Park, quizás los más destacados de la ciudad, caminando por las calles de Nueva York te toparás con diferentes parques que cuentan con los mismos atractivos que los mencionados anteriormente.

El Parque Kaiser, el Parque Bryant, el Parque Fort Greene y el Parque Riverside son algunos de los ejemplos más destacados. El Parque Kaiser, está ubicado en Coney Island, además de sus muestras naturales nos ofrece atractivos espectáculos de aves que revolotean sobre los pescadores de la zona.

El Parque Bryant está situado en Manhattan, y es visitado frecuentemente por los habitantes aledaños. Los altos y frondosos árboles son los personajes principales de este parque. El Fort Greene, en el barrio de Brooklyn, también ofrece una buena muestra de arquitectura, sobre todo en sus columnas dóricas.

Por último, el Parque Riverside, en el barrio de Harlem, se extiende a costas del río Hudson .también es un atractivo de flores, plantas y árboles, así como de ejemplos de arquitectura.

El Jardín de Boboli de Florencia

El Jardín de Boboli tiene origen en el siglo XVII. Aun en la actualidad, se mantienen y conservan algunas zonas de dicha época, lo que transforma a este jardín en un atractivo y destacado ejemplar de la jardinería histórica. El jardín Boboli está situado en Florencia, ciudad de la región italiana de Toscana, y es parte de los alrededores del Palacio Pitti.
Los atractivos que se presentan en este Jardín florentino, no radican únicamente en sus ejemplares y especies naturales, en tanto plantas, flores, arbustos y flores, sino que también presenta buenos ejemplos de arquitectura, en las construcciones erigidas en su predio, así como en las diferentes esculturas y fuentes.
Algunas muestras de la arquitectura en el Jardín Boboli son la estatua de la Diosa Fortuna y la Fuente de Neptuno, las cuales bordean un pequeño teatro. Los paseos, determinados por elegantes sendas, exhiben a sus contornos diferentes tipos de flores y frondosos árboles, los cuales generan un ambiente especial.

Los atractivos del Jardín Boboli

Como decíamos previamente, los atractivos que presenta el Jardín Boboli son variados. Entre la diversidad de naturaleza, la variedad de flores y colores, árboles y arbustos, las esculturas y las fuentes también juegan su papel importante, mostrando y reviviendo las características históricas de la ciudad.
El estilo de jardinería y paisajismo en el Jardín Boboli, si bien ha sufrido variaciones, transformaciones y remodelaciones, conserva aún ciertos detalles del paisajismo italiano de siglos pasados. Un lago, al que puedes arribar tras un paseo por un camino bordeado por de altos árboles, también se destaca en el gran parque de Boboli.
Dentro de sus construcciones, se mantienen activos diferentes museos, como el museo de Cerámica, el cual también presenta una interesante oferta. Sin duda, un hermoso lugar en la ciudad de Florencia.