Category Archives: Abonos

abonosorganicos-1-420x300

Pasos para la preparación un abono orgánico

Anuncios Patrocinados

Una manera de mantener la fertilidad de la tierra es incorporándoles abono. Y nada mejor que un abono orgánico, desprovisto totalmente de químicos.



Para preparar abono orgánico solo necesitamos un pedacito de tierra, paciencia y constancia.

Los restos de alimentos que nos sirven para preparar este abono son las cáscaras de huevos y de frutas, verduras, la yerba y el café usado, hojas, estiércol y algunos restos de poda.

También deberemos buscar algunos trozos de telas de algodón viejas o pedazos de chapa, para poder cubrir el pozo que vamos a realizar.

Lo primero que debemos hacer, luego de contar con los elementos básicos, es cavar un pozo de unos 50 cm de profundidad por unos 50 cm de diámetro.

Si queremos hacer solo un poco, podemos utilizar un tacho de 200 litros o similar, en el cual incorporaremos los “ingredientes” de la misma forma y procederemos igual en su cuidado.

En el fondo debemos ubicar los restos de poda, encima los residuos orgánicos y para finalizar, tapamos con un poco de tierra.

Todos los días se agrega un poco más de la tierra que sacamos cuando hicimos el pozo.
Mantener tapado con las telas y las chapas, e incorporar algunas lombrices para que ayuden a airear la tierra.

Si hace mucho calor, es conveniente regar el abono, ya que la humedad es indispensable para que el material se descomponga y pueda formarse.

El abono estará listo en unos 2 o 3 meses, si comenzamos a prepararlo en el verano. Si por el contrario, comenzamos a elaborarlo en el invierno, tardará alrededor de 5 meses en estar listo.

Para mayor seguridad, podemos ir revisándolo y cuando notemos que toda la materia orgánica que hemos colocado se ha descompuesto completamente, el abono estará listo para incorporar a nuestras plantas
derf.com_.ar_5857_17102009_188

Que es la Fertilización foliar

Generalmente es aceptado que la vida vegetal comenzó en los mares, ó en las lagunas costeras próximas. Las plantas primitivas como las algas no tenían raíces en donde pudiera absorber el agua y los nutrientes con lo que se puede inferir con cierta certeza que las plantas obtenían sus nutrientes del mar y del aire y que los asimilaban por medio de las hojas, característica que no se ha perdido a lo largo del tiempo.

Por contraposición, la nutrición normal a través de las raíces y el suelo se denomina radicular o edáfica.

Se tiene noticia que un suministro foliar de nutrientes comenzó a ser utilizado en Europa en el siglo XIX. Se usaron sales de hierro, como también nitrógeno, fósforo y potasio, en Brasil. A finales del mismo siglo, el F.W. Dafert hizo ensayos con podas de café, aplicando, nitrógeno, fósforo y potasio, a las hojas. La nutrición foliar se volvió a estudiar en 1938, cuando los radioisótopos estaban ya disponibles para la investigación.

La absorción foliar se realiza en tres pasos, después de disponer de los nutrientes en las hojas:
(1) penetran la cutícula y las paredes epidérmicas por difusión.
(2) son absorbidas por el plasmalema y entran al citoplasma.
(3) pasan a través de la membrana plasmática y entran en el citoplasma.

El interés de la fertilización foliar está relacionado con los siguientes aspectos principales: puede ser empleada en carácter complementario, del suministro de nutrientes vía suelo, es la manera más rápida de corregir deficiencia particularmente de micronutrientes como: magnesio, cobre, hierro, boro, manganeso, calcio, zinc.la aplicación a plantas con fertilizantes de uso foliar debe ser de 5 veces por semana.
ginkgohojas

Fabricar hormonas para nuestras plantas

En ocasiones deseamos fabricar nuestras propias hormonas de enraizamiento caseras en vez de comprarlas ya formuladas. Entre las causas, la más extendida es el que no hay muchos sitios donde poderlas comprar.



Para fabricar hormonas de enraizamiento caseras necesitaremos básicamente tres ingredientes: la o las materias activas de hormonas de enraizamiento, un fungicida y polvos de talco. Normalmente se fabrican en formulado en polvo ya que en líquido es algo más complejo.

Las materias primas de hormonas de enraizamiento suelen ser básicamente de dos clases: ANA (Ácido 1 – Naftilacético) y el AIB (Ácido 3 – Indolbutírico).

Estas pueden usarse en la formulación de forma individual o combinada. En cuanto a sus dosis son muy pequeñas y deben de ser respetadas, ya que un exceso no mejora los resultados sino todo lo contrario.

En cuanto a las dosis de composición, oscilan en torno al 0,2% y 0,5%, siendo el resto de material fungicidas y material excipiente (sustancia activa usada para incorporar el principio activo, en este caso polvo de talco).

Estas materias activas pueden solicitarse en las farmacias. No suelen tener pero la pueden pedir. En estos casos, comprar la mínima cantidad ya que como hemos dicho se utilizan en muy baja dosis.

Otro de los ingredientes en un fungicida. Recordemos que las hormonas de enraizamiento finales se van a aplicar sobre la zona de corte del esqueje y es muy recomendable que se encuentre un fungicida que impida que los hongos actúen.

Un fungicida recomendable puede ser el Ziram. Y la dosis de participación en la hormona de enraizamiento casera también debe de ser baja. Sobre el 4% está bien.

Y por último está el material excipiente sobre el que se mezclan los principios activos de hormonas y fungicida. En este caso polvos de talco.

Los polvos de talco son inertes y simplemente nos facilitan la manipulación correcta del formulado final.

Pesando correctamente estas materias primas y mezclándolas de forma homogénea, podemos fabricar nuestras hormonas de enraizamiento caseras para utilizarlas para el tratamiento de esquejes y estaquillas con el objetivo de favorecer aspectos en ellos como la emisión y rapidez de raíces, mejorar el porcentaje de plantas enraizadas, así como la calidad global de sus sistemas radiculares.
abonos-organicos-caseros

Otra técnica para hacer Abono Orgánico

Persona que se respete no importa su religión o ideología política, tiene plantas en su casa o jardín, así sea que la casa sea alquilada pero se encuentran las plantas ahí y como deber uno tiene que cuidarlas.



Las personas piensan que solo con regar las plantas estas tendrán todo lo que necesitan para crecer, pero hay qie saber que ha medida que va pasando el tiempo la tierra va perdiendo todo sus nutrientes y se hace necesario reponerlos procediendo al abonado, acá te traigo los mejores consejos para que abones las plantas sin gastar dinero de tu cuenta.

El café es uno de los abonos por excelencia, si tienes cafetera y vas a desechar lo que queda en el filtro, mejor echacelo a la tierra de tu planta, otra son las cascaras de las frutas estos aportan nutrientes importantes a las plantas, las puedes picar o licuar y echarlas en la tierra, esto hará que tus plantas reviva.

Las cenizas de una chimenea también aportan minerales, pero este se debe manejar con extremo cuidado ya que las cenizas tienen ácidos que pueden dañar a la planta, asi que recógelos y guárdalo en un recipiente y le echas solo un poco cada semana.

Coloca en practica todo lo que se explica y veras que puedes ahorrar dinero ahorrándote lo de abonos o fertilizantes comerciales.
bienverde-abono-organico-liquido-la-2

Como preparar un Abono Orgánico

Pon en práctica este paso a paso y aprende a generar abono orgánico líquido o biol que luego podrás aplicar a tus plantas a través del riego.
Necesitas

  • Bidón plástico de 20l 
  • Manguera para suero 
  • Botella plástica descartable con tapa 
  • Nylon grueso y flexible 
  • Precinto plástico

1m 

20x20cm 
1



Pasos
  1. Introduce en el bidón una capa de 15cm de estiércol, paja u hojarasca.
  2. Luego incorpora una capa similar de restos de verduras y cáscaras de frutas.
  3. Completa la mitad del volumen total del bidón con papel de cocina, restos de comidas, vísceras de pollo o pescado que no consumas, etc.
  4. Completa la otra mitad del bidón con agua, preferentemente agua de lluvia. Deja los últimos 2 o 3cm y el cuello del bidón sin llenar.
  5. Calienta un elemento punzante (puede ser un clavo) y realiza una perforación en la base del cuello del bidón. El agujero debe tener un diámetro capaz de albergar la manguera para suero.
  6. Realiza otra perforación de similar característica en la tapa de una botella plástica descartable (gaseosa, agua mineral, jugo).
  7. Coloca un trozo de nylon flexible pero resistente sobre la boca del bidón y sujétalo con el precinto. La fermentación de la materia orgánica producirá gas metano y es importante que el tapón pueda soportar la presión de éste.
  8. Introduce uno de los extremos de la manguera en la perforación del bidón y el otro en la de la botella pequeña que funcionará como escape del gas metano que se produzca.
  9. Coloca el bidón en algún lugar del jardín y una vez por semana sacúdelo un poco para ayudar con la reacción.
  10. Al cabo de 2 o 3 meses (dependiendo del clima) la materia orgánica se habrá transformado en un líquido oscuro y sin olor llamado biol.
  11. Diluye 1 litro de biol en 10 litros de agua y aplícalo a tus plantas, funcionará como un excelente abono orgánico.
Importante

Si tienes conejos, hamsters o gallinas agrega sus deposiciones (estiércol y orina) en el preparado.
plantasdeflor_thumb

Algunos consejos para abonar las plantas de interior

Las plantas de interior suelen conseguirse por un aspecto decorativo, dado que brindan una mejor vista a los ambientes agregando color y diseño. Pero para que las plantas se luzcan, es necesario que llevan cierto cuidado, y una de las bases para ello es el abono.
plantas-de-flor
Tenemos dos formas de abonar las plantas de interior, y estas son a través de la tierra o bien a través de las hojas con abono foliar, pero no obstante es preferible escoger tipos de abono de lenta liberación para la tierra y utilizar abonos rebajados en agua para las hojas, siempre y cuando la aplicación de este último no dañe las hojas.
Estas plantas deben abonarse con bastante frecuencia, ya que en sus etapas de floración o desarrollo no tendrán tanta luz solar o riego al encontrarse bajo techo, y el abono ayuda en este proceso. Si las plantas están en una etapa de descanso, el abono es requerido solo cada mes o dos.

Hay muchos tiempos de abono que se pueden utilizar, pero ante la duda, siempre podemos utilizar compost mezclado en la tierra.
abono

La Jardineria: Paso 3 – Abonar

• Todos los años debes aportar a todas tus plantas (árboles, arbustos, rosales, flores, césped, etc.) algún tipo de abono.

• Puedes abonar sólo a base de abonos orgánicos, como estiércol, mantillo, compost, humus de lombriz, guano, turba…, pero lo mejor es usar un abono orgánico combinado con un abono mineral.

• El abono orgánico se hace en invierno u otoño, extendiendo en el suelo una capa de 2 ó 3 cm (si es guano, menos); luego se entierra ligeramente con la azada. Una vez el mes o cada dos meses (en invierno, nada), esparce un puñado de gránulos de fertilizantes minerales convencionales en la base de las plantas, por ej., Nitrophoska. Si usas los llamados fertilizantes de lenta liberación, los nutrientes los suelta poco a poco, a lo largo de 3 meses o más, y es suficiente con una aplicación en primavera y otra en otoño en lugar de un poco cada mes.

• Te recomiendo, por último, que añadas a la tierra, o que pulverices sobre las hojas, quelatos de hierro y otros micronutrientes con el fin de prever la carencia de Hierro y así tener hojas más verdes. Esto hazlo una vez al mes.

• El césped abónalo con 3 aplicaciones/año.
tierra-elsalvador

Los abonos organicos

En una creciente tendencia hacia el mundo de la ecología, la agricultura y la jardinería no iban a ser una excepción. A partir de aquí, se abren variantes según el grado de compromiso que se desee establecer con la ecología: abonos ecológicos, semillas ecológicas, sustratos ecológicos, insecticidas ecológicos… todos los insumos que participan en el desarrollo de los cultivos o la jardinería deben de serlos, si se pretende que la finalidad sea verdaderamente ecológica.



En el caso de los abonos ecológicos, deben de ser fabricados mediante la transformación de la materia orgánica, convirtiéndola en asimilable para el suelo y la planta sin dejar residuos contaminantes.

Pero en los procesos de elaboración de estos abonos ecológicos también deben de contemplarse los métodos de trabajo ya que deben de ser igualmente respetuosos con el medio ambiente. Dicho de otra manera, una empresa contaminante y que utiliza técnicas de fabricación invasivas… no puede ofrecer abonos ecológicos como tales. Para tener la seguridad de que esto es así, existen empresas de certificación que establecen la confirmación de compatibilidad para el uso de insumos en la agricultura ecológica, como por ejemplo las emitidas por “BCS ÖKO Garantie” según los requerimientos de las regulaciones 2092_91 (UE) Anexo II. A y NOP 7 CRF Part. 205.601 (j) (3).

Con la aportación de fertilizantes o abonos ecológicos a la tierra se mejora las condiciones del suelo, se aportan los nutrientes necesarios para obtener plantas sanas, son beneficiosos para el medio ambiente y la fauna… y permiten cultivar frutas y hortalizas bajo el marco legal de la agricultura ecológica.

Entre los diferentes materias primas para la elaboración de abonos ecológicos se encuentran el estiércol animal (vaca, caballo, ovino, caprino, cerdo, gallinácea, etc.), los purines, el compost (abono natural producido a partir de restos de materia orgánica vegetal), el humus de lombriz, algas desalinizadas, restos orgánicos vegetales convenientemente tratados (orujo de uva, orujo de aceitunas, etc.)… e incluso los denominados abonos verdes que contemplan aquellos cultivos realizados con la función principal de ser enterrados en verde en el suelo como abono, como son el caso de algunas especies de cereales, leguminosas y crucíferas.

En el marco de la bricojardinería, todo queda en manos del particular y que muchos casos se llega a ejercer el grado de alquimista. El compost casero, el uso de las cenizas de leña o madera, etc. se suman a la adquisición de productos comerciales elaborados para tal fin.

Consejos para realizar abono casero

Hacer abono en casa es realmente muy sencillo, y lo único que necesitaremos es de una compostera y residuos orgánicos, preferentemente de origen vegetal para evitar atraer animales e insectos.
arx1213392810n
Las cascaras de frutas y recortes de verduras son una excelente fuente para compost, y debemos colocarlas sobre una capa de hojas secas o césped dentro de la compostera, para luego intercalar capas de residuos con mas hojas o césped hasta finalizar con una de estas ultimas para evitar los olores.
Si la compostera cuenta con la suficiente oxigenación no es necesario remover la composta, pero es recomendable hacerlo al cabo de una semana o dos.
No hay un tiempo específico para saber cuando el compost esta disponible, aunque podremos comprobarlo cuando se haya vuelto medianamente uniforme, color negro y granulado, en donde notemos cierta humedad.
La utilización es como los fertilizantes sólidos, siendo la mejor forma de abonar la tierra haciendo surcos o pozos, ubicando compost y después mezclando con la tierra. El riego es opcional pero recomendable.

Como abonar las plantas de los acuarios

Qué abonos para las plantas de acuarios son los más adecuados, es una de las preguntas más comunes y a su vez de difícil respuesta. Por una parte, se dice que cada acuario es un mundo… depende de la cantidad de luz, CO2 y por supuesto del tipo de plantas acuáticas que hay en él, así como de la rapidez de crecimiento de las especies elegidas. Y a todo ello hay que contar con los peces que viven en él.
Abonos para las plantas de acuarios
Entre los abonos para acuarios más utilizados se encuentran los complejos con macro más microelementos y si la mayoría de estos elementos nutritivos son quelatados mucho mejor, ya que serán asimilados por las plantas con mayor rapidez y eficacia.
Uno de los productos muy utilizados para el abonado de plantas en los acuarios es el Tarssan mix.
Tarssan mix es una mezcla sólida en forma de microgránulos de microelementos quelatados, preparada para la corrección y prevención de carencias múltiples. Su alta solubilidad y la forma del quelato EDTA, permiten a la planta una rápida asimilación y un total aprovechamiento del producto.
Las riquezas garantizadas de Tarssan mix son Boro 0,7% p/p, Cobre quelatado por EDTA 0,2% p/p, Hierro quelatado por EDTA 7,4% p/p, Manganeso quelatado por EDTA 3,5% p/p, Molibdeno 0,2% p/p y Zinc quelatado por EDTA 1,5% p/p.
Otro aspecto a tener en cuenta es la estabilidad de sus elementos quelatos que se sitúa entre un pH 4 y 9.
Tarssan mix se puede aplicar disuelto en el agua puesto que es un producto muy indicado para cultivos hidropónicos. Y otro aspecto a destacar es que se puede comprar en envases de 1 kilo, cantidad más que suficiente para fertilizar las plantas del acuario durante mucho tiempo como consecuencia de las bajas dosis utilizadas. Recordemos que al tratarse de un fertilizante de uso profesional también se suministra en envases de 5 y 20 kilos.

Sustratos que ayudan a las plantas de tierras acidas

Entro de las fórmulas de tierras y sustratos que podemos encontrar en los centros de jardinería o gardens center, centros comerciales, grandes superficies, floristería y demás tiendas especializadas, se encuentran los sustratos y tierras para plantas ácidas.
Flores de Hortensias azules
Son sustratos elaborados normalmente a base de turba rubia de Sphagnum, perlita, compost vegetal, extracto de algas y abono orgánico y/o mineral como abonado de fondo. Su pH se sitúa sobre 5,5 y se presenta principalmente en envases de 20 ó 25 litros.
Los sustratos y tierras para plantas ácidas están indicados para todo el grupo de plantas acidófilas que se suelen comprar como plantas ornamentales en maceta. Este grupo de plantas lo componen aquellas que viven sobre un sustrato o tierra con un pH más bien ácido, la mayoría de ellas con preferencia entre 5 y 6.
Entre las plantas acidófilas más populares ornamentales se encuentran las Azaleas, Camelias, Hortensias, Ericas o Rododendros por ejemplo. Son plantas naturales de zonas con clima muy lluvioso y que vegetan en terrenos turbosas. Con estos sustratos y tierras para plantas ácidas, podremos disfrutar de estas plantas en zonas geográficas no habituales para ellas.
En cuanto a su forma de uso de estos sustratos pueden servirnos de varias formas. Una será utilizándolo de forma directa para el trasplante cuando queremos pasar una de estas plantas acidófilasa una maceta mayor; otra será sustituyendo la tierra existente, en una zona concreta de jardín, por esta si vamos a plantarlas allí; y también mezclándola con la propia tierra del jardín con la intención de mejorarla notablemente. En este último caso, la proporción será como mínimo del 50% e ir incrementando el porcentaje en función de la calidad de la tierra existente en el jardín.
También podemos, para bajar el pH de una tierra del jardín, el añadir turba rubia de Sphagnum pura en una proporción del 50% aproximadamente. Esta suele tener en estado puro un pH muy bajo… del orden del 4, pero no estaremos incorporando fertilizantes como en el caso que comentábamos de utilizar sustratos y tierras para plantas ácidas ya preparados.
Y otro tema muy importante es la fertilización de mantenimiento. Para ello debemos de usar solamente abonos formulados especialmente para plantas acidófilas, con el objetivo de mantener la acidez del suelo.
Y si deseamos aportar un mulching, la corteza de castaño es una de las indicadas.

Que es mejor, el abono natural o artificial

Abono orgánico vs. abono inorgánico. Leemos mucho, nos dicen mucho y nos prometen cada uno sus ventajas y desventajas…; lo cierto es que a la hora de la elección y de buscar respuestas no todo resulta tan claro.

La propuesta del presente post es tratar de respondernos la pregunta ¿qué es mejor, abono orgánico o inorgánico? Comienzo por decir que hay aspectos positivos y negativos para ambos y sólo podré aportar información, pero la decisión final (para tu cultivo, tu terreno y tu zona geográfica) debes tomarla tú.
Si bien la definición de orgánico es muy variable, suele convenirse en calificar de tal, aquel producto que contiene carbono; así, los fertilizantes orgánicos se obtienen a partir de los restos de seres vivos una vez que culminan su ciclo de vida, por lo que contienen carbono. Los fertilizantes inorgánicos son fabricados por el hombre a partir de sales minerales y no contienen carbono.
Una nota pertinente, es señalar que los abonos orgánicos (como la emulsión de pescado, harina de alfalfa, harina de sangre, harina de huesos) proporcionan beneficios a largo plazo para el suelo, alimentando incluso a los microorganismos beneficiosos del suelo y a las lombrices de tierra. La materia orgánica también mejora la estructura y la viabilidad de suelos a través del tiempo.
En el próximo post, ahondamos ventajas acerca de los abonos inorgánicos.

El uso de sustratos en la jardinería

Actualmente, bajo la denominación de sustratos, se pueden encontrar una importante gama de productos destinados a la jardinería. Estos se encuentran identificados por especialidades en función del tipo de planta para los que se va a utilizar.
Sustratos profesionales
Debemos saber que generalmente de define como sustrato al lugar que sirve de asiento a una planta. Pero industrialmente se matiza que es todo aquel material sólido distinto del suelo, ya sea natural o de síntesis, residual, mineral u orgánico, que colocado en un contenedor, ya sea en su forma pura o en mezcla, permite el desarrollo del sistema radicular de las plantas.
Todos los sustratos desempeñan por tanto un papel de soporte para la planta, independientemente de que puedan intervenir o no en el complejo proceso de la nutrición mineral de la planta. Un claro ejemplo de que un sustrato no tiene el por qué intervenir en la nutrición de la planta es la lana de roca utilizado como sustrato en hidroponía. En este caso, sin los aportes constantes y bien dosificados de agua y nutrientes… las plantas plantadas en él morirían en pocas horas.
Como decimos, los sustratos para la jardinería se encuentran identificados según a qué tipo de planta van destinados. Así, por ejemplo encontraremos especialidades como sustratos para plantas de interiorsustratos para plantas de exteriorsustratos para plantas acuáticassustratos para plantas acidófilassustratos para bonsáissustratos para cactus, etc.
Cada uno de ellos es el resultado de una mezcla concreta de diferentes materias primas… en unas proporciones determinadas de cada una de ellas. Al resultado se les llama “fórmulas”.
Entre las diferentes materias primas utilizadas en la elaboración de estos sustratos se encuentra lasturbas, el compost, la perlita, la vermiculita, la arcilla, la arena… incluso los fertilizantes aplicados comoabonado de fondo. Todos ellos pueden o no intervenir, en mayor o menor cantidad en estas fórmulas, pero los que sí lo hacen, lo hacen en las cantidades apropiadas.
También debemos saber que la rusticidad de ciertas plantas les permite desarrollarse perfectamente en diferentes sustratos, si bien siempre lo harán mejor en aquel que ha sido fabricado especialmente para ellas.
De igual forma, los sustratos pueden ser buenos o malos según quien los utiliza ya que el manejo de los mismos es de vital importancia. Riegos excesivos, apelmazamientos exagerados en la plantación… pueden dar al traste con sustratos perfectamente formulados.

Conoce mas del bonsai

Es conveniente cultivarlos en el exterior durante todo el año. En el caso de las especies tropicales y subtropicales, éstos han de protegerse de las temperaturas bajas durante la época más fría, protegiéndolos en un invernadero frío muy bien iluminado. En todo caso, si se cultiva en el interior de casa, debe estar lejos de fuentes de calor y junto a una ventana muy luminosa, sin sol directo, sólo durante la época fría del año (otoño/invierno).



Riego

Se ha de regar cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y de forma abundante, es decir, hasta que salga por el drenaje. Esto suele suceder dependiendo de muchos factores (época del año, clima de la zona, actividad del árbol, situación, etc.) y, por tanto, el riego puede ser necesario varias veces al día en verano o cada dos o tres días en invierno.
Se debe emplear una regadera de agujeros finos, para así aportar más oxígeno, evitar degradar el sustrato y no alterar su granulometría ni el drenaje del mismo. La primera vez, se riega para humedecer la tierra por encima y una segunda vez al cabo de unos minutos, a fondo, hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje de la maceta, evitando el encharcamiento de la tierra.
La mejor agua que se puede utilizar es la de lluvia, ya que es la que absorben las raíces de los árboles en su estado natural. Al utilizar agua de uso corriente se recomienda dejarla reposar como mínimo 24 horas, ya que de este modo gran parte del cloro y demás elementos químicos nocivos quedan en el fondo del recipiente. También es recomendable el uso de agua con un pH de 6,5.
La pulverización de las hojas sólo debe emplearse cuando se haya aplicado un tratamiento fungicida preventivo en primavera y otro en otoño, de lo contrario aparecerán los hongos, especialmente si el cultivo es en interior o invernadero.
Si la maceta está muy seca, o el agua no penetra bien en el suelo, es conveniente sumergir la maceta en agua y dejarla reposar unos minutos. No obstante, este sistema de riego sólo se debe utilizar en caso de emergencia y nunca como un método habitual de riego.

Abono

El más adecuado es el abono orgánico sólido (hechos con harinas, de soja, de sangre o huesos). Hay que abonar especialmente durante los períodos de crecimiento y formación de yemas (primavera y otoño). Si se usa fertilizante químico líquido se deberían seguir las instrucciones del fabricante, ya que si se utiliza en exceso se pueden quemar las raíces. En período de reposo vegetativo, es preciso dejar de abonar, salvo que su cultivo sea en interior. No se deben abonar plantas débiles o enfermas, ni durante los treinta días posteriores a un trasplante o poda.

Poda

Se realizan de dos clases:
  • Poda de mantenimiento: sirve para formar poco a poco el bonsái y para acentuar las formas deseadas. Para hacerlo se podan las ramitas cuando tienen 7 u 8 pares de hojas, cortando por encima de los 2 ó 3 primeros pares de hojas. Se han de quitar las hojas amarillas y los brotes del tronco.
  • Poda drástica o de formación: consiste en podar drásticamente para darle la forma deseada. La forma de poda más drástica es la que se realiza a los ejemplares en escoba: cuando se quiere crear este estilo se debe cortar el tronco con una navaja afilada en bisel o cóncavamente para que las ramas que surjan lo hagan desde el mismo punto. Y para que éstas crezcan hacia arriba conviene rodear el corte con un cartón opaco que sobresalga unos 5 cm para que las ramitas se dirijan hacia arriba disimulando la cicatriz. La herida del corte se debe untar con una pasta cicatrizante.

Trasplante

Cuando la tierra se haya agotado (cada 2 ó 3 años) es necesario trasplantarlos, dependiendo de la especie y situación de cada ejemplar. Se ha de recortar a la vez parte de las raíces y podar las ramas en una proporción similar. En general, suele hacerse al comienzo de la primavera, justo cuando las yemas están hinchadas pero los brotes aún no han abierto, cortando entre 1/3 y 2/3 de las raíces, aunque puede haber casos en los que no sea necesario. Hay dos clases de raíces: las de sostén y las de alimento. Se deben cotar las primeras. Estas pueden reconocerse porque son largas y más gruesas. Las de alimento son más finas y con pequeños filamentos parecidos a cabellos. Estas no se deben cortar. Esta operación es delicada y si no se está seguro de que el bonsái sobreviva es mejor no podar las raíces o consultar con un profesional. En cualquier caso, el volumen de raíces que dejemos debe ser 1/3 superior al volumen de copa o parte aérea.

Musgo

El musgo es una parte decorativa opcional que aporta una textura sedosa a la superficie del suelo, aunque también es útil para mantener más la humedad en la tierra durante la época seca.
No obstante, aunque el musgo resulta agradable visualmente, es necesario que no cubra más del 50% de la superficie de la maceta para que las raíces puedan respirar adecuadamente y se pueda realizar un riego correcto observando la situación en la que se encuentra la superficie de la tierra. En ningún caso se debe cubrir parte del tronco.


Si deseas conocer mas del bonsai te recomendamos el siguiente tutorial que te incluye fabulosos trucos sobre como mantenerlo siempre saludable (Acceder).

Trucos para cuidar tu bonsai

Aprende a preparar abono organico

Una manera de mantener la fertilidad de la tierra es incorporándoles abono. Y nada mejor que un abono orgánico, desprovisto totalmente de químicos. Para preparar abono orgánico solo necesitamos un pedacito de tierra, paciencia y constancia.
Los restos de alimentos que nos sirven para preparar este abono son las cáscaras de huevos y de frutas, verduras, la yerba y el café usado, hojas, estiércol y algunos restos de poda.
También deberemos buscar algunos trozos de telas de algodón viejas o pedazos de chapa, para poder cubrir el pozo que vamos a realizar.
Jamás debemos incorporar a nuestro abono orgánicorestos de vidrios, huesos, carnes, plásticos o latas.
Lo primero que debemos hacer, luego de contar con los elementos básicos, es cavar un pozo de unos 50 cm de profundidad por unos 50 cm de diámetro.
Si queremos hacer solo un poco, podemos utilizar un tacho de 200 litros o similar, en el cual incorporaremos los “ingredientes” de la misma forma y procederemos igual en su cuidado.
En el fondo debemos ubicar los restos de poda, encima los residuos orgánicos y para finalizar, tapamos con un poco de tierra.
Todos los días se agrega un poco más de la tierra que sacamos cuando hicimos el pozo.
Mantener tapado con las telas y las chapas, e incorporar algunas lombrices para que ayuden a airear la tierra.
Si hace mucho calor, es conveniente regar el abono, ya que la humedad es indispensable para que el material se descomponga y pueda formarse.
El abono estará listo en unos 2 o 3 meses, si comenzamos a prepararlo en el verano. Si por el contrario, comenzamos a elaborarlo en el invierno, tardará alrededor de 5 meses en estar listo.
Para mayor seguridad, podemos ir revisándolo y cuando notemos que toda la materia orgánica que hemos colocado se ha descompuesto completamente, el abono estará listo para incorporar a nuestras plantas. Ellas lo agradecerán.

Abono gratis para tu jardin

Cultivar plantas es una actividad que le gusta a la mayoría de las personas que tienen tiempo en casa. El gran problema, es sin embargo, saber cuidar las plantas de modo que éstas sobrevivan y crezcan de manera abundante.
1
Mantener las plantas bien abonadas, fuertes y bellas, no es costoso, es más, me atrevo a decir que es gratis, ya que pueden utilizar residuos orgánicos generados en el seno del mismo hogar para abonarlas.
Entre los residuos orgánicos que podemos utilizar, tenemos:
  • Cáscaras de frutas secas
  • Cáscaras de huevo
  • Residuos de hortalizas
  • Frutas y verduras
  • Otros residuos orgánicos que se puedan triturar
Todos estos residuos se deben moler, mezclar y disponerse alrededor de la planta. Una vez hecho este trabajo, ponen algo de tierra encima.
Incluso el agua donde se hierven los huevos es muy útil para regar las plantas, una vez que ya está fría, porque en ella quedan muchos minerales. Algo importante a tener en cuenta es que esa agua no contenga sal, ya que el sodio puede terminar dañando las plantas.
El té preparado, las hebras o los saquitos son también un excelente abono para las plantas.
La borra del café tiene la cualidad de dar brillo y vigorosidad a las plantas.
Cuando les cambien el agua a sus peces, reutilicen esa agua regando sus plantas, aprovechando todos los nutrientes que han quedado en ella. El agua que deban cambiar de los floreros también será muy útil para tal fin.
Otros restos muy útiles, son las colillas de cigarrillos, aportan fósforo y potasio a tus plantas. Solo deben ponerlas rodeando la planta.
Los restos que quedan del césped recién cortado, son también muy útiles para abonar la tierra. Es cosa de mezclar esos restos de pasto bien cortito con la tierra, y listo.

Como conocer los distintos tipos de fertilizantes

Los fertilizantes químicos pueden ser los siguientes: triple 15, urea, fosfato diamónico, cloruro de potasio, entre otros. Los orgánicos son: el lombri compuesto, el humus de lombriz y la harina de huesos, entre muchos otros. 

Para lograr que las plantas tengan un buen estado de sanidad, debe aplicarse 1,5kg de triple 15 cada 100m2 una vez cada 30 a 45 días, en primavera y en verano, si el suelo tiene buen drenaje. Si esto no fuese así, las aplicaciones hay que hacerlas cada 60 días. En árboles, incorporar 100g de triple 15 por año de crecimiento aplicado en la perpendicular de la copa proyectada hacia el suelo en 5 o 6 perforaciones. En el césped es recomendable aplicar 1,5kg de fosfato diamónico cada 100m2, previo a resembrar. En primavera debe fertilizarse cada 30 a 45 días con sulfato de amonio para reponer el nitrógeno del suelo que consumió la resiembra de invierno. 
En un jardín lo más recomendable es hacer un balance entre fertilizantes químicos y orgánicos. Debe aplicarse regularmente, en primavera y verano, humus de lombriz en la superficie para mejorar la estructura del suelo. Este producto tiene la particularidad de darle esponjosidad a suelos compactados y estructura a los arenosos. 
En suelos pobres y arcillosos conviene hacer este tipo de aporte cada 45 a 60 días. Luego de aplicarlo sobre la superficie es conveniente incorporarlo en el sustrato ya que los micro organismos que lo componen son muy sensibles a la luz y al calor. En canteros conviene incorporarlo con un escardillo y, en césped, mediante riego o después de haber realizado una descompactación con saca bocados. 
También existe otro grupo de fertilizantes llamados foliares. Son fertilizantes líquidos que pueden aplicarse pulverizando las hojas de las plantas. Es un error común creer que el fertilizante foliar reemplaza a los fertilizantes que se aplican en el suelo. Éstos son sólo un complemento. Lo ideal es aprovechar cuando se pulverizan las plantas con algún fungicida o insecticida y mezclar un fertilizante foliar en el mismo pulverizador. 

Como esta compuesto el Compost

El compost es materia que se genera a raíz del reciclaje orgánico, de donde surge el abono orgánico, mediante un proceso de reutilización y reciclado de la materia orgánica en descomposición. La acción de compostar constituye la fermentación de una serie de materiales orgánicos, con humedad y oxígeno presente. Esto deriva en una masa compacta, buena en humus y microorganismos.
El proceso de realización del compost consta con materia orgánica en descomposición, agua, oxigeno y organismos vivos. El carbono es un elemento abundantemente presente, en forma de carbohidratos, en casos de mayor facilidad de descomposición, como en los azúcares (cáscaras de frutas, restos de hortalizas, ramas verdes, césped fresco), en casos de descomposición más lenta, como la lignina (ramas, restos de leña) y la celulosa (hojas secas, paja).
Por otro lado, el nitrógeno es otro elemento que también importa en el proceso de compostación. El nitrógeno se mantiene presente en al descomposición de los materiales orgánicos, en aminoácidos y proteínas. Por último, el estiércol de animales herbívoros también es bueno para el compost, permaneciendo húmedo.

Elaboración del compost

La elaboración del compost estará determinada en cantidad y en espacio, por la cantidad que se precise y el espacio que disponga. Se debe realizar una pila con los materiales orgánicos mencionados anteriormente. Estos se pueden mantener con alambres o maderas, o simplemente apilados.
En primera instancia se debe hacer una base de ramas cruzadas. Sobre ésta primera capa, se coloca una segunda con hojas y paja. Posteriormente, una capa de materia verde y fresca, como ramas verdes, césped fresco, desechos de cocina, restos de frutas y restos de hortalizas. Una capa siguiente de estiércol y, por último, una capa más fina que las anteriores de compost maduro o tierra. El apilado se repite hasta alcanzar la altura que se quiere.
Al tiempo que se va realizando la pila se debe humedecer constantemente. Al llegar a la altura que se esperaba, la pila se debe cubrir con paja, con el fin de mantener el calor y las temperaturas que se generan. 

Algunos abonos naturales que puedes utilizar

Para mejorar el aspecto de tus plantas, puedes utilizar los siguientes abonos naturales:
  • Ceniza de leña, lo que te pueda quedar de una chimenea natural o una barbacoa constituye un excelente abono para las plantas.
  • Poso del café, para tus macetas y plantas del jardín.
  • Agua sin salar donde se han hervido las espinacas, resulta muy beneficiosa para los rosales.

Conoce mas sobre los Abonos naturales

Seguramente han escuchado alguna vez sobre los abonos naturales para nuestras plantas. En varias ocasiones, nos encontramos tomando café, té o mate y luego tiramos las hierbas utilizadas a la basura, sin pensar siquiera en la posibilidad de estar desechando algo tan útil para nuestras plantas.
Es por eso que nos gustaría contarte sobre algunas “desechos“ que para nosotros no tienen utilidad y tiramos a la basura.
En ese momento, nuestras plantas parecieran alzar sus voces y gritar: ¡No , no tires eso! ¡Dámelo a mi!

No solo el café, el  y la yerba, que poseen un ph ligeramente ácido que sirve para compensar la alcalinidad que provoca el agua de la canilla, son excelentes para la tierra de nuestras plantas.
También, por razones similares, podemos utilizar botellas con resto de vino, que si las llenamos de agua y luego usamos esa mezcla para regar nuestra tierra obtendremos buenos resultados.
También el agua que resta de un hervor de huevos, es muy rica en sales minerales, al igual que las cáscaras de éstos bien picadas o machacadas actuarán como excelentes fertilizantes.
Como pueden ver, hay restos que para nosotros ya no tienen utilidad y que nuestras plantas amarían recibir.