Category Archives: Plantas Carnívoras

Plantas carnívoras ornamentales

Anuncios Patrocinados

Dado su importante interés por parte del consumidor final, son varias las empresas que han decidido especializarse en la producción de este grupo de plantas. Si bien es cierto que hay más de 900 especies de plantas carnívoras conocidas, a la hora de adquirirlas en las floristerías, centros de jardinería y demás tiendas especializadas, vemos que es muy reducido el número de especies existentes en el mercado ornamental. El motivo es que sólo se cultivan las plantas carnívoras ornamentales más comerciales.

Plantas carnívoras ornamentales
Tradicionalmente, no existe una cultura del cultivo de plantas carnívoras ornamentales a nivel particular, por lo que su disfrute se centra en la compra de estas plantas y su mantenimiento en el hogar hasta que mueren. Esta muerte viene dado o bien por un mal cuidado de la planta o por el envejecimiento natural en sí.
El cuidado de las plantas carnívoras ornamentales es muy similar a otras muchas plantas de interior. Basta con ir regándolas y abonándolas como nos aconsejen el la tienda donde las hemos comprado. Un aspecto a tener muy en cuenta a la hora del riego, es realizarlo con agua natural o de lluvia ya que el ‘agua potable del grifo’ suele tener cloro que les afecta mucho, o además demasiada cal, acumulándose con el tiempo sobre las hojas, acelerando su deterioro y afectando a su sistema radicular.
Como curiosidad, diremos que hay varios tipos de plantas carnívoras desde el punto de vista de cómo atrapan a los pequeños insectos y arañitas con los que complementan su alimentación. Entre los sistemas estratégicos que han desarrollado se encuentran ‘los cepos’ como la Dionaea muscipula, ‘los pelos pegajosos’ como la Drosera Drosera, los llamados ‘cucuruchos’ como la Sarracenia, ‘las urnas con tapa’ como la Nepenthes y ‘las vejigas de succión’ como en el caso de la Utricularia.

Las plantas carniolas se alimentan de sustratos

sustrato para plantas carnivoras
Los sustratos para plantas carnívoras no son un tema que deba tomarse a la ligera. Hablamos de plantas muy especiales que requieren cuidados más especiales aún; por ejemplo  nutrición para plantas carnívoras que en sí mismo es un aspecto delicado a contemplar.
Al pensar en sustratos debemos pensar en su hábitat natural para tratar de recrearlo lo más posible; éste suele estar caracterizado por carencia de nutrientes,  por lo que las plantas han  desarrollado en su evolución otras estrategias alimenticias y se han vuelto insectívoras. Para ue tengas una idea, si has pensado en cultivar una carnívora en tierra común, descarta la idea ya que su sistema radicular sería incapaz de tolerar el nivel de sales minerales de la misma.
¿Cuál es la mejor opción? El sustrato conocido como esfagno, que es una especie de musgo que permanece en un estado cuasi latente de putrefacción. Se caracteríza por niveles bajos de ph (ácidos), por retener agua con facilidad (manteniendo un hábitar húmedo) no obstante lo cual puede ser mezclado con arena para equilibrar un poco este aspecto.
Detalle: no puede ser cualquier arena, como dijimos antes estasplantas no toleran las sales minerales por lo que la arena debe ser lavada intensamente para asegurar la ausencia de las mismas. Una alternartiva intersante es usar Perlita que es mineral capaz de aumentar su volumen; probalmente lo ahas visto ya que se trata de unas pequeñas esferas blancas con alto poder de retención de agua.

Conoce las plantas carnívoras

Estas plantas, son otro grupo bien diferenciado en el mundo vegetal. obtienen la mayor parte de sus necesidades de alimento mediante la captura de animales, siendo los más habituales insectos y artrópodos. Las plantas atraen y atrapan a sus presas de las que absorven los nutrientes que necesitan.
Las plantas carnívoras se encuentran en lugares donde el suelo es pobre, donde hay una gran carencia de nitrógeno, normalmente en tierras ácidas y pantanosas. o regiones tropicales por lo que requieren un hábitat bastante húmedo.
plantcaar2.jpg
Los primeros conocimientos sobre estas plantas, datan del año 1875 y fueron descubiertos en los escritos que dejó Charles Darwin. A partir de aquí se han estudiado al rededor de 625 especies.
Estas plantas “cazan” por diferentes clases de trampas: pelos pegajosos, cepos, cucuruchos, vejigas de succión. Se alimentan mayormente de insectos y rara de vez de otros animales como pequeñas aves, escorpiones, gusanos, o pequeños roedores. Cuando el animal queda atrapado se estimula la secreción de jugos que lo van desintegrando, este proceso puede durar varios días.
Cuando se cultivan en el exterior, ellas mismas obtienen el alimento necesario para nutrirse (mediante insectos). Si se cultivan en el interior será conveniente proporcionárselo de manera manual, si bien hay que alimentarlas sólo con insectos. Otro tipo de alimento acabará pudriéndose en sus trampas terminando también con ella.
placar1.jpg
Se las debe regar con agua de lluvia, preferentemente, o agua destilada o acidificada. Las sales de calcio o el cloro que contiene el agua de la canilla acabarían por matar la planta.
En su mayoría, estas plantas precisan la infaltable presencia del sol, para poder sintetizar los pigmentos que necesitan. Pocas son las que toleran temperaturas por debajo de 0ºC, la mayoría prefieren temperaturas entorno a los 20ºC para desarrollarse bien.